Coronavirus, el activismo no ha parado – 11. «Lashistoriassalvanatodos» y «Cestas colgantes» en el distrito Dergano de Milán

19.04.2020 - Veronica Tarozzi

Este artículo también está disponible en: Italiano

Coronavirus, el activismo no ha parado – 11. «Lashistoriassalvanatodos» y «Cestas colgantes» en el distrito Dergano de Milán
(Imagen de https://www.facebook.com/Mamusca.it/)

Después de los testimonios de Anita Sonego, Pietro Forconi, Davide Scotti, Mattia Rigodanza, Serena Vitucci, Veronica Alfonsi, Rolando D’Alessandro, Antonella Freggiaro, Valerio Colombaroli y Amnistía Internacional de Legnano, damos espacio a las experiencias de «Storiesalvatutti» (lashistorisalvanatodos) y «Ceste sospese» (cesta colgante) en el barrio de Dergano de Milán.

Muchos de nosotros esperamos que el «lockdown» (encierro) debido al Coronavirus nos dé la oportunidad de pensar profundamente, como muchas veces no hemos encontrado el tiempo para hacerlo, en cómo poner en práctica una forma de vida más atenta a todos y a todo.

Esperemos, y, sobre todo, trabajemos para que «todo no vuelva a ser como antes», para no tener que apoyar más personalmente un sistema que se ha vuelto claramente insostenible. Y esto, junto con la conciencia y las condolencias para aquellos que han sufrido con el precio más alto el costo de un aparato socio-económico que quisiera y en parte logra convencernos de que es correcto invertir en combustibles fósiles y armamento y reducir el bienestar social y la atención de la salud.

Empecemos desde aquí: de una humanidad redescubierta, incluso en pequeñas acciones cotidianas, en un barrio de las afueras de Milán en la época del Coronavirus. Entrevistamos a tres de las muchas personas comunes que nos dan esperanza para un futuro mejor: Maura Termita y Valentina Sachero del condominio «La casa ecológica» y Francesca Rendano del bar/librería «Mamusca». Son mujeres, madres, trabajadoras que han sabido dedicar la atención necesaria a sus vecinos en un excepcional momento de pausa. La experiencia de «Lashistoriassalvanvidas» y «Cestas colgantes» en el distrito Dergano de Milán.

Valentina Sachero

Maura Termite

La emergencia del coronavirus ha creado una nueva situación para todos, trastornando hábitos y certezas, pero para los activistas también ha significado la cancelación de iniciativas organizadas hace mucho tiempo, o aún por realizarse. ¿Cómo viviste y vives este momento?

Maura: Lo que pasó casi inmediatamente en el vecindario es la búsqueda de alternativas para mantenerse en contacto. Creo que fue mucho más natural porque empezó con las mujeres, acostumbradas a moverse con lo inesperado y en varios frentes, el hogar y la familia al mismo tiempo. Ahora muchos se encuentran trabajando en el mismo espacio compartiendo con sus hijos, aunque no es tan nuevo para las mujeres. En cuanto a mí, tenía proyectos personales que ahora están pendientes, pero creo que trataré de realizarlos en forma digital de todos modos.

Valentina: Sé que es extraño, pero como activista social y una persona consciente de los problemas ecológicos y ambientales, de alguna manera dentro de mí sabía que una crisis vendría. Esta fase nos pone en cierto modo en posición de experimentar, aunque no de forma extrema, una condición «catastrófica», en el sentido de un cambio repentino y radical en nuestro sistema. Tengo la suerte de tener una casa espaciosa y la seguridad de un trabajo que sigo haciendo desde casa y que me garantiza (al menos por ahora) que no experimentaré la angustia de muchos. Los pensamientos son muchos y por primera vez toco la verdadera sensación de incertidumbre del futuro, incluso del próximo.

El filósofo francés Edgar Morin dijo en su libro «Los siete conocimientos necesarios para la educación del futuro» que una de las formas de poder afrontar los retos que esperan a nuestra civilización es «esperar lo inesperado»: estar preparados para acogerlo y tratar de dejar que los recursos desconocidos y desconocidos que tenemos para aprender y evolucionar.

Sinceramente no sé qué podré enfrentar y aprender y cuánto podré cambiar y actuar. Me hago esta pregunta y me observo a mí mismo en esta nueva y extraña vida, buscando razones y formas de sentirme parte de un todo y en contacto con los demás.

Francesca: Mi negocio, Mamusca, está cerrado. Su fuerza siempre ha sido estar un poco en el centro de muchos eventos en el área. De repente me encontré sin el suelo bajo mis pies y sin saber, como muchos otros, cuándo y si podría reanudar mi actividad. Inmediatamente busqué soluciones para mantenerme en contacto con la gente que ama la librería. No es fácil, y no sólo por la falta de ingresos. Creo que este debe ser un momento de reorganización, de reflexión, de reconstrucción, de relaciones reales.

¿Qué respuestas nuevas y creativas ha encontrado su grupo para continuar su actividad a pesar de las limitaciones impuestas por esta emergencia?

Maura: Como decía, se unieron más realidades del barrio, tanto comerciales como culturales y sociales, y en particular la extraordinaria movilización fue para las cestas colgantes, para dar una mano inmediata a los que de repente se encontraron sin ingresos. Además, muchas personas del barrio han participado en una actividad que consiste en la lectura en voz alta (incluso junto con los niños) de cuentos de hadas en varios idiomas, insertados en archivos de audio en el sitio web de Mamusca y accesibles a todos (vea el enlace más abajo). También en este caso se pensó en los más frágiles: niños que de repente se ven obligados a quedarse en casa y aislados de sus amigos.

Valentina: Hace veinticinco años que participo en asociaciones y grupos de la sociedad civil y todavía hoy participo en la vida colectiva, aunque en una dimensión más individual y menos totalizadora.

En estos días, a través de la red de relaciones y amistades de los barrios, me uní a la iniciativa «Cestas colgantes». Es una forma muy concreta, pero al mismo tiempo muy simbólica y política de sentirse parte de esta era. Poco a poco la cesta se está convirtiendo en un «medio» entre personas, incluso extraños, incluso con una dinámica algo misteriosa. Poco a poco las canastas se han convertido en puntos de contacto indirectos, presencias poderosas, vacías o llenas que están comunicando algo.

Con el grupo de mujeres que inicialmente lanzó la iniciativa en Bovisa y Dergano estamos reflexionando sobre esto. Sobre el sentido que tienen las cestas, sobre el sentido que queremos que tengan y sobre cómo su observación nos ayuda a comprender las diferentes realidades que conviven en el territorio y que a menudo no se cruzan. Estamos tratando de entender si las canastas pueden convertirse en un viático de algo más: en primer lugar, para facilitar el conocimiento y el acceso a formas de ayuda más robustas y estructuradas a quienes quizás no quieran o no sepan que pueden.

Francesca: La primera iniciativa fue la de las Storiesalvatutti (lashistoriassalvanatodos). Fue muy agradable porque cada día, desde el comienzo del encierro, recibí cuentos de hadas leídos por niños, adultos y adolescentes. En el sitio web de Mamusca hay ahora unos cien cuentos de hadas leídos por familias enteras en cuarentena; era una forma de hacerse compañía, de escuchar la voz de parientes o amigos lejanos. Hoy ha sido una actividad, esperamos que dentro de unos años sea un recuerdo sobre el que siempre podamos reflexionar.

Luego con Ilaria (una amiga, nota del editor) y los demás decidimos mirar desde nuestros balcones y tratar de hacer algo en el respeto de las reglas de la distancia. La nueva pobreza es lo que nos preocupa. A nuestro alrededor, entre nosotros, hay muchos que han perdido sus trabajos, los que han cerrado y no saben si podrán volver a abrir. Se trata de personas que no forman parte de las vías ya puestas en marcha para las personas en estado de pobreza; personas que se han encontrado de repente sin nada. Un momento de emergencia. Nos inspiramos en el «Panaro solidale» de Nápoles y bajamos las cestas de nuestros balcones con comida.   La acción se extendió muy rápidamente. Las cestas al principio estaban en 16 lugares diferentes, pero ahora las cestas que se reponen regularmente son muchas y no sólo en Dergano Bovisa (haga clic aquí para ver el mapa).

Fue maravilloso interactuar con los demás para la organización; además de ser una acción útil, también fue una cura para todos los que nos dedicamos a algo colectivo y solidario.

Hoy Mamusca se está organizando para hacer entregas de libros, desayunos y almuerzos en casa. Entonces decidimos inspirarnos en esta extraña experiencia para llevar virtualmente a Mamusca a otras ciudades y viceversa. Con amigos y colegas de Roma y Florencia estamos imaginando reuniones en línea para compartir experiencias que han despertado el espíritu comunitario de algunas personas u organizaciones.

Creo que será una época en la que las pequeñas empresas o asociaciones locales desempeñarán un papel fundamental en la reconstrucción de todo, pero debemos aprovechar la oportunidad que tuvimos en esta época para observar con tanta sencillez las soluciones encontradas por otros.

Creo firmemente que se necesitará positividad, espíritu comunitario, disposición a escuchar y voluntad de cambiar sus usos en favor de acciones de proximidad, ecológicas y sostenibles tanto económica como afectivamente.

 

Francesca Rendano – Mamusca – Cestas colgantes


Traducido del italiano por Estefany Zaldumbide

Categorías: Cultura y Medios, Ecología y Medio Ambiente, Europa
Tags: , , , , , , , ,

Noticias diarias

Escriba su correo electrónico para suscribirse a nuestro servicio diario de noticias.

Buscar

 

Catálogo de documentales

Renta Básica

Jornadas FCINA-Internet Ciudadana

Todos los domingos

Cuaderno de cultura

¡Movilicémonos por Assange!

App Pressenza

App Pressenza

Programa de Radio

International Campaign to Abolish Nuclear Weapons

International Campaign to Abolish Nuclear Weapons

Foro para la integración de NuestrAmerica

Foro para la integración de NuestrAmerica

Telegram Pressenza

Conéctate con nuestro canal Telegram

Archivos

Except where otherwise note, content on this site is licensed under a Creative Commons Attribution 4.0 International license.