Fuente: Servindi

Indígenas mostraron su sorpresa por la reacción que hay en Lima ante un derrame, muy distinta a cuando ocurre un incidente similar en la Amazonía peruana.

Indígenas de la Amazonía lamentaron que el Estado solo despliegue sus mayores esfuerzos para controlar y remediar un derrame cuando este ocurre en Lima y no cuando pasa en sus territorios.

Asimismo, recordaron que la crisis ecológica que hoy vive la capital la enfrentan desde hace 50 años las comunidades indígenas de la Amazonía por la contaminación de hidrocarburos.

En ese sentido, demandaron con urgencia la restauración ambiental de las zonas impactadas, además de la imposición de multas ejemplares a las empresas responsables.

Atención desigual

“Cuando hay un derrame (de petróleo) en los pueblos indígenas ni siquiera toman una decisión”, le dijo el apu de Pucacuro (Loreto), Emerson Mucushua, a la radio local RPP Noticias.

Según Mucushua, pese a los pronunciamientos y las exigencias que hacen cuando un derrame impacta sus territorios, “el Estado no toma acciones legales” frente al hecho.

“Hasta hoy no hay nada”, expresó el apu tras mostrarse sorprendido por como los ministerios se han movilizado para controlar el derrame de petróleo en el mar de Ventanilla.

No ocurre solo en Lima

En línea con esta indignación también se manifestaron las cuatro federaciones de Loreto que integran la plataforma de Pueblos Indígenas Amazónicos Unidos en Defensa de sus Territorios (Puinamudt).

Desde Puinamudt, recordaron que desastres como el registrado recientemente en Lima, “también ocurren en el Lote 182, Lote 8, el Oleoducto Norperuano y otros”.

En efecto, desde fines de 2021 se reportaron cuatro derrames en dichos lotes y se estima que entre 2000 y 2019 la cantidad de derrames ocurridos en la Amazonía Norte asciende a 474.

“Desde la plataforma Puinamudt sabemos lo que estos impactos conllevan y el perjuicio que generan”, indicó la organización que representa a 98 comunidades indígenas ubicadas en ámbito petrolero.

Restauración y sanción

Por su parte, la Asociación Interétnica de Desarrollo de la Selva Peruana (Aidesep) también se pronunció ante el reciente incidente para recordar que ellos lo viven desde hace décadas.

“Los derrames se producen de manera permanente en la Amazonía ante la mirada pasiva y permisiva del gobierno, así como la falta de reacción de la ciudadanía y lo medios de comunicación nacionales”, señalaron.

Enseguida, advirtieron que “el impacto de estos derrames en los territorios, los ríos, la vida y salud de los pueblos amazónicos es enorme”, por lo que no basta con sancionar a las empresas responsables.

“En este escenario, la imposición de las multas a las empresas es una medida insuficiente, se necesita mayor contundencia del Estado frente a los crímenes ecológicos para que no queden impunes”, precisaron.

Desde Aidesep exigen una restauración ambiental de las zonas impactadas por derrames petroleros, no solo en Lima, sino también en las comunidades indígenas de la Amazonía.

El artículo original se puede leer aquí