El Sínodo para la Amazonía se cierra y deja su huella en la Iglesia y en la conciencia verde

29.10.2019 - Giampiero Valenza

Este artículo también está disponible en: Italiano

El Sínodo para la Amazonía se cierra y deja su huella en la Iglesia y en la conciencia verde
(Imagen de Papaboys)

Una revolución que no sólo afecta al pulmón verde del mundo. Una revolución que se manifiesta sobre todo en la relación entre el hombre y el medio ambiente, pero también en la Iglesia misma, que se abre a la ordenación sacerdotal de los diáconos casados y que se centra en el papel de la mujer y su diaconado.

Este es, en esencia, el resumen de estas tres semanas del Sínodo de la Amazonía que tuvo lugar en el Vaticano. Antes de fin de año, el Papa Francisco escribirá la exhortación post-sinodal, pero ya en el documento final hay rasgos de cambio profundo.

Estos cambios se llevarán a cabo, sin duda, incluso después de los resultados de la Comisión de Estudio que fue creada en 2016 por el mismo Pontífice precisamente sobre el diaconado femenino. Con la ordenación de diáconos, de hecho, este fue uno de los temas más discutidos.

A veces no sólo se necesitan meses, sino también varios años para «que un sacerdote pueda regresar a una comunidad para celebrar la Eucaristía, ofrecer el sacramento de la Reconciliación o ungir a los enfermos en la comunidad».

La idea propuesta en el sínodo, leemos en las conclusiones, es la de ordenar «sacerdotes idóneos y reconocidos por la comunidad, que tengan un fructífero diaconado permanente y reciban una formación adecuada para el sacerdocio, pudiendo tener una familia legítimamente constituida y estable, para sostener la vida de la comunidad cristiana a través de la Palabra y la celebración de los sacramentos en las zonas más remotas de la región amazónica».

Si la ordenación sacerdotal para diáconos parece ser parte de un camino cuesta abajo, la del diaconado femenino podría tener un camino cuesta arriba. Sobre esto, de hecho, el Sínodo pidió esperar los resultados de la «Comisión de estudio sobre el diaconado permanente de las mujeres», creada por el Papa Francisco en 2016. En el rito amazónico (es decir, en el rito particular de oficiar servicios religiosos sólo para el área amazónica) la solución encontrada fue abrir una comisión que pudiera elaborarlo, implementando «los ritos eclesiásticos con la forma en que estos pueblos cuidan su territorio y se relacionan con sus aguas».

En la Amazonia hay, recordó el mismo Papa Francisco en su discurso de clausura, 23 Iglesias con rito propio, de las cuales «al menos 18, si no 19, son Iglesias sui iuris, que empezaron siendo muy pequeñas». «No debemos temer a las organizaciones que custodian una vida especial: siempre con la ayuda de la Santa Madre Iglesia, que es la Madre de todos, que nos ayuda en este camino para no separarnos», dijo el Papa. Gracias al sínodo nacen los pecados ecológicos, que son «una acción u omisión contra Dios, contra el prójimo, la comunidad y el medio ambiente». Se propuso la creación de «ministerios especiales para el cuidado de la’casa común’ y la promoción de la ecología integral a nivel parroquial y en cada jurisdicción eclesiástica, cuyas funciones incluyen el cuidado del territorio y de las aguas, así como la promoción de la encíclica Laudato si’».

En el frente ambiental, los obispos promovieron el concepto de la huella ecológica, para «reparar la deuda ecológica que los países tienen con la Amazonía» con la idea de crear un fondo global que cubra parte de los presupuestos de las comunidades del pulmón verde que promuevan su desarrollo integral y autosostenible y, por lo tanto, también para protegerlas del deseo depredador de las empresas nacionales y multinacionales de extraer sus recursos naturales.

El Sínodo de Panamazzonico fue también una oportunidad para centrar la atención en el diálogo interreligioso. El mismo pontífice subrayó que durante las tres semanas de trabajo «se rindió homenaje a uno de los pioneros de esta conciencia de la Iglesia, el Patriarca Bartolomé de Constantinopla». Citando entonces a Greta Thumberg y a los jóvenes que «salieron con un cartel que decía’ el futuro es nuestro’», habló de una «conciencia del peligro ecológico» que existe no sólo en la Amazonia.


Traducido del italiano por Estefany Zaldumbide

Categorías: Ecología y Medio Ambiente, Europa
Tags: , , , , , ,

Noticias diarias

Escriba su correo electrónico para suscribirse a nuestro servicio diario de noticias.

En VIVO movilizaciones diarias en Santiago 20.11.19

Documental: RBUI, nuestro derecho a vivir

Documental: el principio del fin de las armas nucleares

2a Marcha Mundial por la Paz y la Noviolencia

Renta Básica

Alerta Paz Colombia

Comunidad internacional en alerta por una Colombia en paz

App Pressenza

App Pressenza

Despenalizar la eutanasia

Milagro Sala

Programa de Radio

International Campaign to Abolish Nuclear Weapons

International Campaign to Abolish Nuclear Weapons

Foro para la integración de NuestrAmerica

Foro para la integración de NuestrAmerica

Telegram Pressenza

Conéctate con nuestro canal Telegram

Archivos

Except where otherwise note, content on this site is licensed under a Creative Commons Attribution 4.0 International license.