La primera semana de Mayo, asumieron y juraron los gobernadores, alcaldes, asambleístas departamentales, concejales y representantes regionales que ganaron las Elecciones Subnacionales 2021 en Bolivia, configurando el nuevo mapa de poder político territorial en el país. Recordemos que el MAS ganó tres de las nueve gobernaciones: Cochabamba, Oruro y Potosí. Con respecto a las alcaldías el MAS obtuvo 240 de 336 alcaldías, o sea el 67%. De las diez alcaldías de las ciudades capitales más importantes del país, el MAS ganó dos. Y mantiene mayoría parlamentaria de las asambleas legislativas departamentales a nivel nacional. Todos juraron por un mandato de cinco años y tuvieron un discurso conciliador, a excepción de Fernando Camacho actual gobernador de Santa Cruz.

Las gobernaciones más importantes: Santa Cruz, Cochabamba y La Paz

Santa Cruz: Luis Fernando Camacho de “Creemos” asumió la gobernación de Santa Cruz con el 55 % de votos frente a Mario Cronembold por el MAS con el 38 %. En su discurso se dirigió al presidente Luis Arce: “Si no cambia la actitud hacia Santa Cruz, si continúa con el amedrentamiento y la persecución, si nos siguen lastimando con medidas económicas que nos asfixian, lo único que nos queda es defendernos y usted sabe que lo sabemos hacer y lo hacemos muy bien”.

Cochabamba: Humberto Sánchez del MAS ganó con el 57 % de los votos frente a Henry Paredes por “Súmate” con el 25% y juró como gobernador de Cochabamba.

La Paz: Santos Quispe por “Jallalla La Paz” ganó con el 55% de votos frente a Flanklin Flores del MAS con el 45 % y juró como gobernador de La Paz. Reemplazó como candidato a gobernador a su padre, Felipe Quispe “El Mallku” tras su fallecimiento, obtuvo la victoria y dispuso que en todas la instituciones esté la imagen de “El Mallku”.

La posesión de Santos Quispe se llevó a cabo bajo una ceremonia ancestral ante una multitud de organizaciones indígenas a la cabeza de los famosos “Ponchos Rojos” en Ajaria, municipio de Achacachi capital de la Provincia de Omasuyus en La Paz donde nació Santos Quispe y su padre y dónde se encuentra su tumba. Primeramente, Santos Quispe se dirigió a la tumba de “El Mallku”, allí le entregó la banda de gobernador: “Venimos porque el verdadero gobernador tenía que ser Felipe Quispe (El Mallku) Él se fue y como él decía “no hay que llorar, hay que ponerse fuertes (…) Vamos a cumplir con su plan de gobierno. Le quiero decir a mi padre, no voy a traicionarlo, ni a mi pueblo humilde, voy a unificar a La Paz”.

El Mallku insólitamente no ocupó cargos políticos, pese a su lucha protagónica en la insurrección de la “guerra del gas” del 2003 que permitió la llegada de Evo Morales como presidente de Bolivia, ni tampoco posterior a la recuperación de la democracia pos golpe de estado, pese a haber liderado los bloqueos que obligaron a Jeanine Añez a establecer fecha electoral en la que ganó el MAS.

En su discurso expresó: “Hoy es un día histórico, “El Mallku” siempre estuvo a lado del pueblo sin ningún interés por detrás, ha tumbado tres gobiernos presidenciales. Este último, ha luchado contra Añez, sino fuera por su lucha, Evo Morales nunca hubiera podido volver al país, seguiría en la Argentina (…) solo pedía un “gracias” porque nunca pidió un ministerio, ni una embajada porque él era un hombre de lucha. Él decía “si yo muero, van a nacer muchos mallkus”.

Alcaldías de las diez ciudades más importantes del país y las concejalías

El Alto (La Paz): Eva Copa por “Jallalla La Paz”, ganó con el 70% de votación frente a Zacarías Maquera del MAS con el 20 % y juró como alcaldesa del El Alto ante el grito de sus seguidores: “El alto de pie, nunca de rodillas”.

La ceremonia ancestral se llevó a cabo en la Ceja de El Alto a partir de las 8 AM, estuvo a cargo de un amauta andino que al entregarle el bastón de mando a Eva Copa sostuvo: “Nuestra hermana valiente dio la cara por nosotros y lucho junto a los oprimidos (durante el golpe) este bastón lo traigo de Tiwanaku de los pueblos milenarios”.

En el acto estuvieron presentes invitados internacionales: el embajador de Cuba, Nicaragua, Ecuador, México, el cónsul de Perú, el embajador de Alemania, Gran Bretaña, República Federal de Alemania, Francia, Italia, el ministro consejero de los estados americanos, la coordinadora de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) y Alexis Dessard activista ecológico francés. A nivel nacional estuvieron comitivas de senadores y diputados del MAS de diversas regiones del país, familiares de víctimas de Senkata, empresarios, diversas organizaciones sociales como la FEJUVE, académicos de diversas universidades, representantes de D.D.H.H., etc.

Eva copa llegó al palco escoltada por los “Ponchos Rojos” y las mujeres de pollera alteñas. La recibió Iris Quispe presidenta del consejo municipal de El Alto y le tomó juramento, le entregó la banda y el bastón de alcaldesa. Frente al palco una gigante banda militar tocaba ante una multitud de organizaciones sociales indígenas. Luego, se pidió un minuto de silencio por los caídos en la Masacre de Senkata ocurrida en El Alto y por el fallecimiento de “El Mallku” quién integró primeramente la fórmula electoral junto a Eva Copa.

A continuación se entonó el himno nacional de Bolivia y de El Alto y la alcaldesa se dirigió al público con un discurso que hizo un recorrido histórico de la lucha alteña, señaló la importancia del protagonismo del pueblo en la toma de decisiones políticas, del rol de los políticos junto a las bases, el poder al servicio del pueblo y la importancia de la coherencia ideológica: “Los jóvenes como herederos de las luchas y conquistas tenemos el deber histórico de dar continuidad a esta revolución y defensa de nuestros recursos naturales (…) nunca más debe quedar marcado el destino de nuestro país sin la participación de las mayorías, de los verdaderos dueños de estas tierras”.

Siguió su alocución: “Nuestra lucha, no es por el poder simplemente, este tiene que ser un instrumento que sirva para alcanzar nuestros objetivos, el poder debe estar al servicio del pueblo, no de las minorías, ni de los políticos, el poder solo por obtener poder corrompe al ser humano, divide a nuestro pueblo y tergiversa nuestra lucha”.

Luego hizo una crítica a esa “cúpula intelectual del MAS” a los que acusó de haber desviado el carácter revolucionario originario del proceso de cambio: “Después de tantos años de avance de un proceso de cambio, surgen contradicciones que no podemos callar por la ambición de unos cuantos (…) No hay coherencia entre el discurso y la práctica, la política se ha convertido en un trampolín de viejas estructuras de izquierda (blanca-colonial) y de derecha”.

Finalmente afirmó: “Es tiempo del proceso de renovación de una nueva generación de nuestra amada Bolivia”.

Ciudad de La Paz: Iván Arias de “Somos Pueblo” ganó con el 69% frente a César Dockwailer del MAS con 38%. Fue ex ministro de obras públicas de facto de Añez y juró como alcalde de la Ciudad de La Paz.

Cochabamba: Manfred Reyes Villa de “Creemos”, el golpista ganó con el 56% frente a Nelsón Cox del MAS con el 30%. Lideró la llamada Media Luna desde donde se llevó a cabo el intento de golpe de estado del 2008.

Santa Cruz: Johnny Fernández de Unidad Cívica Solidaria (UCS) ganó con el 35 % frente a Adriana Salvatierra del MAS con 17%, que recibió el “voto castigo” por su cuestionado papel durante el golpe al renunciar a la presidencia del senado. Además, fue acusada de no haber sido elegida para su candidatura por las bases y haber sido elegida a “dedo”.

Sucre: Enrique Leaño ganó con el 33,27% por el MAS frente al neonazi Horacio Poppe de R-2025 con el 33,07%.

Oruro: Adhemar Wilcarani sobrino de Evo Morales, pertenece al MAS y ganó con el 30% frente a Marcelo Medina de “Sol para Oruro” con el 28%.

Tarija: Jhonny Torres de “Unidos por Tarija” ganó con el 54% frente a Rodolfo Meyer del MAS con el 25%.

Beni (Trinidad): Cristián Miguel Cámara del Movimiento Tercer Sistema (MTS) ganó con el 28% frente a Ernesto Suarez de “Todos” con el 23%.

Pando (Cobija): Ana Lucía Reis ganó con el 48% del Movimiento Tercer Sistema (MTS) frente a Luis Gatty Riveiro con 46%.

Los asambleístas juraron en sus posesiones y el MAS mantiene mayoría de las asambleas legislativas a nivel nacional. Con respecto a las concejalías podemos marcar la de Iris Flores Quispe como Presidenta del Consejo Municipal de la Ciudad de El Alto con 20 años de edad por ser quién acompañará la gestión de Eva Copa en la alcaldía más importante de Bolivia. Dicho consejo está compuesto por once concejales, tres son del MAS.