Francia, con su «fuerza de disuasión», y la OTAN en el contexto geoestratégico pasado y presente

04.07.2020 - París, Francia - Luigi Mosca

Este artículo también está disponible en: Francés, Italiano, Alemán

Francia, con su «fuerza de disuasión», y la OTAN en el contexto geoestratégico pasado y presente
(Imagen de CC BY-SA 3.0, https://commons.wikimedia.org/w/index.php?curid=62269)

Fue el 7 de marzo de 1966 cuando el General De Gaulle anunció al Presidente de los Estados Unidos Lyndon Johnson la retirada de Francia del mando militar integrado de la OTAN, para recuperar en su territorio todo el ejercicio de su soberanía, a pesar de que Francia había sido uno de sus principales miembros fundadores en 1949.

Los Estados Unidos tuvieron que evacuar 27.000 soldados, 37.000 oficiales y 30 bases, incluyendo las aéreas, terrestres y navales.

La razón de esta decisión fue el rechazo de De Gaulle a la posición hegemónica de los Estados Unidos en la Alianza Atlántica. De hecho, sin embargo, Francia siempre ha sido un «socio» de la Alianza Atlántica, aunque en una posición a menudo crítica. Francia se reincorporó entonces al mando integrado de la OTAN por iniciativa de Nicolás Sarkozy en 2009, sin por ello volver a acoger las bases de la Alianza Atlántica.

En lo que respecta a las armas nucleares en particular, Francia desarrolló su propia «fuerza disuasoria», primero con la bomba A (fisión nuclear) en 1960 y luego con la bomba H (fusión termonuclear) en 1968.

Francia realizó, para el desarrollo de su arsenal, 210 ensayos nucleares, de los cuales 50 en la atmósfera (4 en el Sáhara argelino en 1960-1961 y 46 en la Polinesia entre 1960 y 1974) y los otros 160 en emplazamientos subterráneos, en el Sáhara (13) de 1961 a 1966 y en la Polinesia Francesa (147) entre 1966 y 1996.

Francia ratificó entonces el  TICE (Traité d’Interdiction Complète des Essais Nucléaires) (= CTBT en inglés) el 6 de abril de 1998.

Desde entonces, Francia ha desarrollado la instalación «Laser MégaJoule» en el CESTA (Centre d’Etudes Scientifiques et Techniques d’Aquitaine) en Burdeos para tratar de «simular» los ensayos nucleares con el fin de contribuir a la modernización de su arsenal nuclear.

Además, Francia ha firmado un acuerdo de cooperación con el Reino Unido (Trattato di Lancaster House del 2010) principalmente para la modernización de sus armas nucleares, en particular en el Centro CEA-DAM de Valduc, cerca de Dijon.

En lo que respecta a las numerosas víctimas de los ensayos nucleares franceses, su reconocimiento como tales y su «compensación» han seguido siendo hasta ahora muy parciales a pesar de todos los insistentes esfuerzos de la sociedad civil por obtener justicia del Gobierno francés.

Durante la Guerra Fría, el arsenal nuclear francés alcanzó la cifra de 600 bombas y luego se redujo a unas 300 bombas: 250 bombas H de 150 Kt (es decir, 10 veces la potencia de la bomba de Hiroshima) y 50 bombas H de 300 Kt, por lo que el poder destructivo total equivale al de 3500 bombas de Hiroshima.

Aquí está un resumen de la configuración actual:

– la «Force Océanique Stratégique (FOST)» basada en la península de Ile Longue, cerca de Brest, con 3 submarinos SNLE (S ous-marins N ucléaires L anceurs d’ E ngins) (más uno de escolta), cada uno equipado con 16 misiles ( M51 ), con hasta 6 bombas nucleares cada uno. De estos, al menos 1 submarino está siempre en alerta. Estos nuevos misiles M51 pueden llegar a Beijing (9000 km), mientras que los anteriores M45 tenían un alcance máximo de «sólo» 6000 km

– La «Force Aerienne Stratégique (FAS)», con base en Istres, con 54 misiles ASMP-A (**) para los 50 cazabombarderos con capacidad nuclear Rafale.

– la «Force Aéronavale Nucléaire (FANu)» con el portaaviones «Charles De Gaulle», capaz de recibir hasta 36 aviones cazabombarderos Rafale. También se está diseñando un portaaviones de nueva generación y mayor tamaño para sustituir al «Charles De Gaulle» que llegará al final de su vida útil alrededor de 2038.

– La única base terrestre para el lanzamiento de misiles con ojivas nucleares, situada en la ‘Plateau d’Albion’, en el Vaucluse, fue cerrada definitivamente en 1999.

En cuanto al potencial humano y financiero dedicado a la energía nuclear militar en Francia, aquí están algunas cifras:

El Personal: en el CEA (***) (DAM = Direction des Applications Militaires) hay 5.000 investigadores, ingenieros, técnicos y administradores, además de personal para la construcción y gestión de «lanzadores» y sistemas de lanzamiento (misiles, aviones, submarinos y portaaviones).

el presupuesto: 4.500 millones de euros en 2019, y luego hasta 6.000 millones en 2023. El presupuesto previsto para la renovación de todo el sistema de armas nucleares (¡que acaba de ser renovado!) es de 37.000 millones de euros, para «cubrir» el período hasta al menos 2070 con la «fuerza de disuasión nuclear».

En cuanto a la «doctrina» de Francia sobre su «fuerza de disuasión», se presenta en una clave defensiva («strictement défensive et suffisante», «clef de voûte de la stratégie de défense» y «assurance-vie de la Nation»), afirmando que sólo se utilizaría en caso de que se vieran afectados los «intereses vitales» de la Nación. En tal caso, se realizaría primero un «último aviso» que consistiría en el lanzamiento de una sola bomba nuclear, con el objetivo de «restablecer la disuasión», ¡lo cual sería mucho más probable que desencadenara una guerra nuclear!

Por otra parte, la posición actual de Francia en el seno de la OTAN no es muy serena: recientemente, por ejemplo, Emmanuel Macron declaró que la OTAN se encuentra en un estado de «muerte cerebral» y está presionando claramente por una Defensa de Europa tan independiente como sea posible de los EE.UU.. En cuanto a la «fuerza de disuasión» francesa, propuso ampliar su alcance a otros países de la Unión Europea, sin especificar las modalidades.

También se avecina una situación de crisis en Alemania con respecto a ≈ 20 bombas B61 de los EE.UU. estacionadas en su territorio. Además, la posición de Turquía dentro de la OTAN parece ser bastante «esquizofrénica» …, mientras que los países del Este son muy «pro-OTAN», específicamente anti-rusos.

Por otra parte, Francia ha propuesto a la Comunidad Internacional la adopción de un Tratado que comprometería a las partes contratantes a cesar definitivamente la producción de material fisible de calidad militar (Plutonio 239 y Uranio altamente enriquecido en el isótopo 235): el FMCT (Fissile Material Cut-off Treaty). Francia ha desmantelado ciertamente sus unidades de producción en 1996 (en Marcoule para el plutonio 239 y en Pierrelatte para el uranio altamente enriquecido), pero mantendría sus existencias actuales de unas 50 toneladas de plutonio y 26 toneladas de uranio altamente enriquecido. Este hecho ha contribuido a que esta propuesta haya sido desatendida hasta ahora por otros Estados nucleares.

Por otra parte, Francia ha criticado la disolución del Tratado INF (Intermediate range Nuclear Forces) que comenzó con el acuerdo entre Gorbatchev y Reagan en 1987, que había permitido la eliminación de casi todos los misiles de alcance intermedio en Europa (≈ 2700), así como criticó la salida unilateral de los Estados Unidos del Tratado de Viena de 2015 sobre el programa nuclear del Irán (el JCPOA = Joint Comprehensive Plan of Action) y cooperó con Alemania y el Reino Unido para establecer INSTEX (por sus siglas en inglés  Instrument in Support of Trade Exchanges)) con el fin de facilitar el comercio con el Irán.

En resumen: Francia considera que su comportamiento con respecto al artículo VI del NTP es «ejemplar», ha reducido a la mitad su número de bombas en comparación con la época de la Guerra Fría (de 600 a 300), suprimió su única base de lanzamiento terrestre (en la Plateau d’Albion), ratificó el Tratado de Prohibición Completa de los Ensayos Nucleares y «lanzó» el FMCT, tras desmantelar sus dos unidades de producción de material fisionable (plutonio y uranio altamente enriquecido).

En realidad, su cooperación con el Reino Unido para la modernización de las armas nucleares, el aumento del 50% del alcance de sus misiles (de 6.000 km a 9.000 km), la puesta en marcha de una nueva renovación de su armamento nuclear, después de haberlo renovado ya recientemente, con la perspectiva de mantener la «fuerza de disuasión» al menos hasta 2070: todo ello supone una violación flagrante del artículo VI del NPT

Por otra parte, Francia se ha opuesto a todo el proceso que condujo a la adopción y luego a la firma y ratificación del TPNW (Treaty on the Prohibition of Nuclear Weapons), y ha hecho todo lo posible para sabotearlo (con poco éxito).

Por consiguiente, es evidente que Francia no sólo no quiere, sino que no podría en las condiciones actuales adherirse al TPNW: para ello tendría que cumplir el artículo IV del TPNW, que exige un compromiso preciso con el desarme nuclear, según una hoja de ruta que debe ser aprobada por los Estados que ya son partes en el Tratado.

Por lo tanto, ahora se trata de «ayudar» a Francia a cumplir esta condición. ¿De qué forma?

Quizás haya una «pista», comenzando por la verificación de que lo que principalmente motiva el mantenimiento y modernización de la «fuerza de disuasión» de Francia, como la de las demás potencias nucleares occidentales, es el llamado «peligro ruso», es decir, considerar a Rusia como «nuestro enemigo».

Ahora bien, Emmanuel Macron insiste desde hace tiempo en la necesidad de abrir un diálogo con Rusia, y también otros países europeos, como Alemania, Italia, Bélgica, Chipre y Eslovaquia, que tienen intereses comunes con Rusia, podrían sumarse a este tipo de iniciativa para atenuar las tensiones que se concentran a lo largo de los «países fronterizos»: los 3 países bálticos, Polonia, Rumania, Bulgaria y, por supuesto, Ucrania.

Es importante comprender que el origen de estas tensiones reside en la enorme frustración (¡y la humillación!) de la Rusia de Putin tras la disolución de la Unión Soviética y que es urgente abrir negociaciones para encontrar soluciones satisfactorias para las minorías de habla rusa, que son tantas «bombas tardías» en todos estos países de la frontera Rusa, como desgraciadamente ya se ha visto en el caso de Ucrania.

———————————————

(**) ASMP-A = Air-Sol Moyenne Portée -Amélioré

(***) CEA = Commissariat à l’Energie Atomique et aux Energies Alternatives

 


Traducción del italiano por Maria Consuelo Alvarado

Categorías: Europa, Paz y Desarme, Política
Tags: , ,

Noticias diarias

Escriba su correo electrónico para suscribirse a nuestro servicio diario de noticias.

Buscar

Catálogo de documentales

Renta Básica

Jornadas FCINA-Internet Ciudadana

Todos los domingos

Cuaderno de cultura

¡Movilicémonos por Assange!

App Pressenza

App Pressenza

Programa de Radio

International Campaign to Abolish Nuclear Weapons

International Campaign to Abolish Nuclear Weapons

Foro para la integración de NuestrAmerica

Foro para la integración de NuestrAmerica

Telegram Pressenza

Conéctate con nuestro canal Telegram

Archivos

Except where otherwise note, content on this site is licensed under a Creative Commons Attribution 4.0 International license.