Ante la convocatoria para participar del primer Encuentro Virtual Mundial del Nuevo Humanismo, el pasado 30 y 31 de Mayo, una dinámica concurrencia se hizo presente.

Durante el pasado fin de semana se generó una multitudinaria, diversa y activa participación de humanistas de variadas organizaciones e integrantes de distintas salas del Mensaje de Silo a través de un popular servicio de videoconferencia. Del encuentro participaron representantes de 51 países.

Con emotivas palabras y recordando a Silo se dio comienzo a la jornada. Te diré cuál es el sentido de tu vida aquí: ¡humanizar la Tierra! ¿Qué es humanizar la Tierra? Es superar el dolor y el sufrimiento, es aprender sin límite, es amar la realidad que construyes”.*

Los participantes también vieron la transmisión de Punta de Vacas 2008 «El Humanismo, que dio un importante contexto al encuentro. Y se completó la inauguración del Encuentro con la ceremonia llamada “Oficio”.

La sala virtual central se dividió luego para formar grupos de intercambio y reflexión, separando a los participantes según las distintas lenguas que hablaban y se había dispuesto un equipo de traductores voluntarios de castellano, francés, inglés, italiano, portugués y árabe.

Las preguntas propuestas para el intercambio en el primer día fueron: “¿En qué situación estamos nosotros?” y “¿En qué situación está el mundo?” Los temas de discusión del segundo día fueron: “¿Cómo convergemos?” y “Propuestas hacia un próximo Encuentro”.

Posterior a los intercambios se realizaba una breve síntesis para compartir con el conjunto y se invitaba realizar una ampliación de la misma en un documento donde se incluía el nombre del grupo y sus participantes.

Las reflexiones y propuestas que se produjeron en los intercambios, reflejaron la profundidad y el gusto por los temas propuestos.

El equipo promotor inicial estaba compuesto por 20 personas. Se sumaron previo y posterior a la actividad, quienes difundieron el encuentro a través de las diferentes redes sociales.

En el evento también colaboraron traductores, facilitadores y ayudas, lo que permitió que se produjera una satisfactoria jornada para todos sus participantes.

Quienes participaron coincidieron en que se trató de una actividad acertada, oportuna y muy adecuada para el momento actual y manifestaron a los organizadores sentirse felices, satisfechos y plenos al finalizar el encuentro.

En el cierre se leyó un texto realizado por un equipo de trabajo inspirado en el Exordio de Silo “Que la espiritualidad y la trascendencia se busquen en el fondo dormido de uno mismo. En aquel fondo lleno de fuerzas desconocidas y de poderes inmensos. Que nuestros propósitos sean: despertar cada día armonizando el pensamiento, el sentimiento y la acción, “tratando a los demás del modo en que queremos ser tratados”. Liberémonos de la venganza, preparando el camino de la Nueva Humanidad”.