El rol de Italia en caso de guerra

10.01.2020 - Luca Cellini

Este artículo también está disponible en: Italiano

El rol de Italia en caso de guerra
«Nacido para matar» (Foto de Full Metal Jacket)

Siempre he creído que la Constitución italiana era una de las más bellas del mundo, pero creo que hemos recorrido un largo camino en cuanto a su aplicación.

Esto queda demostrado, al menos según los recientes acontecimientos en el Medio Oriente.

Permítanme explicarme mejor: se puede estar de acuerdo o no en que la Constitución italiana es una de las más bellas del mundo, pero, al leerla, todo el mundo puede estar de acuerdo desde el principio en que la Carta Constitucional italiana es decididamente antibelicista y firmemente contraria a la guerra. Al igual que el pueblo italiano, si quiere, puede decirlo todo, pero por supuesto no puede dudar del muy fuerte y más que motivado rechazo fundamental tanto de la guerra como de la energía nuclear. Los italianos, de hecho, han renunciado a ello varias veces con un referéndum sobre la energía nuclear, incluso para fines civiles.

Y sin embargo, a pesar de todo esto, Italia, especialmente en los últimos años, se ha convertido en el «gabinete de guerra» operativo de Estados Unidos y la OTAN.

La base militar de Camp Darby en Livorno se ha convertido en el principal arsenal militar estadounidense en Europa, el mayor de los Estados Unidos fuera de su territorio. En el Campamento Darby las rutas de la guerra pasan por mar. En Camp Darby hay armas estratégicas y tácticas de todo tipo, 125 búnkeres, donde se calcula que hay un millón de balas de artillería almacenadas, así como bombas aéreas y misiles. Según algunos expertos militares, también hay equipo nuclear, así como tanques y diversos vehículos militares aéreos y terrestres.

Es una especie de enorme centro de armas. El más grande de todo el Pacto del Atlántico. Éstos llegan por mar, a bordo de imponentes buques de la marina USS, al puerto de Livorno. Desde aquí se almacenan en el Campamento Darby, para ser clasificados y destinados a Jordania, Arabia Saudita y otros países de Oriente Medio para abastecer a las fuerzas de Washington involucradas en los diversos teatros de guerra principalmente en el área de Oriente Medio, desde Siria a Yemen, pero también a Libia, sin olvidar por supuesto a Irak.

Más allá de Camp Darby, en suelo italiano a la vanguardia de la política de guerra, se encuentra la base militar de Sigonella en Sicilia, desde donde despegan los combatientes de guerra utilizados en los distintos conflictos, y los drones controlados a distancia, el mismo que se utilizó para el bombardeo de los últimos días para matar al general iraní Soleimani.

También en Sicilia, en Niscemi, desde 2014 ha surgido uno de los centros de transmisión del MUOS (Mobile User Objective System): un sistema de comunicaciones militares por satélite de alta frecuencia (UHF) y banda estrecha (hasta 64 kbit/s), utilizado directamente por el Departamento de Defensa de los Estados Unidos. El MUOS es un sistema compuesto por cuatro satélites (más un satélite de reserva) y cuatro estaciones terrestres, una de las cuales es Niscemi. El MUOS integra las comunicaciones bélicas de las fuerzas navales, aéreas y terrestres que se desplazan en cualquier parte del mundo, y por ello, en estos días está directamente involucrado en la transmisión y control operativo de varias operaciones bélicas en Medio Oriente.

También en Italia tenemos ya unas 90 cabezas nucleares, varias de las cuales están estacionadas en la base militar de Aviano en el Véneto. Un potencial nuclear que ya es capaz de superar el poder destructivo de 300 Hiroshima. Y así, sólo porque estábamos en el aire de la Navidad, justo en los días de Navidad nos enteramos de otro pequeño y bonito regalo, que está a punto de ser entregado a nosotros por nuestros amigos aliados en estrellas y rayas. 50 bombas nucleares estadounidenses de Turquía con destino a Italia.

Cincuenta ojivas nucleares estratégicas listas para ser llevadas desde la base turca de Incirlik, en Anatolia, a la base de los EE.UU. en Aviano, en Friuli Venezia Giulia. Estados Unidos desconfía cada vez más de la lealtad del presidente turco Erdogan a la OTAN, por lo que recurre a la cada vez más leal Italia. Esta noticia nos fue reportada por Fanpage y luego reanudada por Ansa, el 30 de diciembre, 4 días antes del bombardeo estadounidense que vio la matanza del general iraní Soleimani en Irak. La fuente es el general retirado Chuck Wald de la Fuerza Aérea de los Estados Unidos, en una entrevista exclusiva concedida a la agencia Bloomberg.

Todo esto sería al menos «digno» de una pregunta parlamentaria urgente, para preguntar tanto al Gobierno como al Presidente de la República Sergio Mattarella, porque, aunque nuestra Constitución habla clara e inequívocamente del repudio a la guerra, y el pueblo italiano ha expresado repetidamente su oposición al uso de la energía nuclear, incluso en el ámbito civil, para que los Estados Unidos de América y la OTAN, sigan llenando el «patrio suelo» con dispositivos nucleares militares, y armas de todo tipo y clase, utilizadas en el conflicto de Medio Oriente. Sí, son temas serios que nos deben explicar tanto la Presidencia de la República como el Gobierno, al menos abrir un debate en el Parlamento; un órgano creado específicamente para tratar y parlamentar al menos los aspectos más importantes que conciernen a nuestro país, a nuestras vidas, a nuestro futuro. Más aún en el caso de un posible conflicto armado directo entre Estados Unidos e Irán. ¿No es esto una flagrante violación de los requisitos constitucionales? ¿Y no es la última orden de acción directa de Trump una total violación del derecho internacional, que fue destruida con un simple clic remoto a través de la Web? Una redada en este último, que también ha sido juzgada como un crimen por el Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos.

Con la última medida de las fuerzas armadas estadounidenses (la redada en la que mataron a Soleimani), se han burlado y pisoteado las instituciones internacionales para salvaguardar la paz, la cooperación mundial y el respeto a las Cartas Universales y el Derecho.

La palabra misma, y las garantías que el propio Trump había dado unos días antes, al final del año, públicamente, han sido canceladas, una por una. Incluso aquellos países europeos que han sido llamados «aliados» durante más de 75 años han sido ultrajados, de hecho, puestos en ridículo, dejando claro que en términos de toma de decisiones es como si ni siquiera existieran. Esto debe ser discutido en el Parlamento con carácter de urgencia, a partir de hoy y en los días venideros, porque esta es la función para la que se creó el órgano parlamentario.

O todo ya lo ha decidido el Sr. Trump, quizás con un bonito tweet, como está tan de moda hoy en día en el exclusivo «club» de los «grandes estadistas», aquellos que con un solo clic en su smartphone deciden sobre la vida de miles, quizás millones de personas. Incluyendo también nuestro destino, el de un país que, a pesar de estar fundado en el repudio absoluto de la guerra, debe vernos obligados como nación, a estar al frente de un conflicto creciente.

Todo esto, parece, está sucediendo hasta ahora, sin siquiera tener la oportunidad de pronunciarse dentro de la institución de nuestro Parlamento, que, dado el aire tan pesado que está tirando, tendría al menos la función de discutir la dramática condición en la que Italia, como país, viene a visitarnos; de las gravísimas implicaciones que implica en este momento ser más que aliados, de hecho cómplices de una tercera nación que está operando fuera de cualquier criterio de Derecho Internacional, y también fuera de cualquier mandato de las Naciones Unidas. Dentro de esto, también existe la absoluta necesidad de discutir cómo, en este momento, nuestro suelo está siendo el cuartel general operativo de las operaciones de guerra reales, sin que nuestro Estado pueda ejercer más alguna forma de toma de decisiones sobre lo que se está haciendo en nuestro propio territorio.  Al hablar de esto, debemos señalar que, en este momento, nuestro papel, más que el de aliados, nos ve en parte como cómplices, en parte ocupados militarmente por una tercera nación que parece estar preparándose para ir a la guerra, ya no por poder, sino dentro de un conflicto armado dirigido contra otros estados.

Todo esto es lo que es absolutamente urgente debatir en el Parlamento, y al menos estar informado de los gravísimos hechos y de las cuestiones vitales que ponen en grave peligro nuestro Estado y la vida de 60 millones de ciudadanos.

Esto se hace aún más urgente a la luz de la intensa guerra y los movimientos militares que están afectando a nuestro territorio en este momento. Por eso, estamos esperando que uno de nuestros más altos órganos institucionales, refiriéndose al Presidente de la República, Jefe de las Fuerzas Armadas, y al Gobierno, el primer y más importante órgano de decisión llamado a deliberar y decidir sobre temas de vital importancia para el país, tenga la bondad de informarnos lo que está sucediendo, y cuáles son nuestras intenciones como nación que repudia la guerra, dentro de un escenario que nos ve fuertemente involucrados en un estado de preguerra. Mientras tanto, perdónennos finalmente los señores diputados, si entre las peticiones legítimas que se han hecho, podemos al menos esperar que, entre una demanda televisiva sobre los invitados del próximo Festival de Sanremo, y un chisme sobre cuál es la próxima llama de Salvini, Podría haber en este país nuestro al menos algún componente parlamentario que se tome la molestia y el compromiso de poder mover una pregunta parlamentaria de máxima urgencia sobre los peligrosos escenarios de guerra que se perfilan en el horizonte de nuestro país, y que, no queremos si se lo recordamos, nos conciernen a todos y a nuestras vidas realmente muy de cerca.


Traducido del italiano por Estefany Zaldumbide

Categorías: Asuntos internacionales, Europa, Medio Oriente, Política
Tags: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Noticias diarias

Escriba su correo electrónico para suscribirse a nuestro servicio diario de noticias.

Buscar

 

Documental: el principio del fin de las armas nucleares

Renta Básica

Documental: RBUI, nuestro derecho a vivir

Todos los domingos

Cuaderno de cultura

Alerta Paz Colombia

Comunidad internacional en alerta por una Colombia en paz

¡Movilicémonos por Assange!

App Pressenza

App Pressenza

Milagro Sala

Programa de Radio

International Campaign to Abolish Nuclear Weapons

International Campaign to Abolish Nuclear Weapons

Foro para la integración de NuestrAmerica

Foro para la integración de NuestrAmerica

Telegram Pressenza

Conéctate con nuestro canal Telegram

Archivos

Except where otherwise note, content on this site is licensed under a Creative Commons Attribution 4.0 International license.