Church and Peace hace un llamado a las iglesias y comunidades cristianas de Europa

15.08.2019 - Wethen - Pressenza Berlin

Este artículo también está disponible en: Alemán

Church and Peace hace un llamado a las iglesias y comunidades cristianas de Europa
(Imagen de Church and Peace)

Pida al gobierno de su país que se adhiera al Tratado Internacional para la Prohibición de las Armas Nucleares (TPNW).

Fortalecer a las personas e iniciativas en las iglesias, la sociedad civil y la política que están comprometidas con la paz y el desarme a través de la oración, la palabra pública y la participación.

Apoyar a las personas de buena voluntad de todas las religiones y denominaciones que, por razones humanitarias, están comprometidas con el desarme mundial de todas las armas nucleares, por ejemplo, la Campaña Internacional para la Abolición de las Armas Nucleares (ICAN), que recibió el Premio Nobel de la Paz en 2017, los Alcaldes por la Paz, la organización médica IPPNW o la Cruz Roja.

Ayudar a las víctimas de las guerras de los Balcanes que han caído enfermas con munición de uranio radiactivo y apoyar la educación al respecto.

Pide al gobierno de tu país que apoye (dentro de la Unión Europea) un nuevo acuerdo multilateral en el que participen Estados Unidos y Rusia para prohibir el despliegue de misiles de corto y medio alcance en Europa.

Contexto:

Poco después del final de la Segunda Guerra Mundial, se fundó en 1949 la red ecuménica europea de iglesias de paz «Church and Peace». Durante 70 años, las iglesias, congregaciones, comunidades y servicios de paz asociados han estado trabajando por la reconciliación y la paz, la no violencia y la justicia, siguiendo los pasos de Jesús.

En la conferencia internacional que marcó el 70º aniversario de Church and Peace, los delegados discutieron los desarrollos actuales en la militarización en Europa y la amenaza nuclear. Algunos miembros se ven especialmente afectados; como testigos presenciales. Informan sobre las consecuencias del uso de municiones de uranio radiactivo en las zonas de la ex Yugoslavia, que todavía hoy son perceptibles. Otros miembros de Church and Peace están en contacto con los sobrevivientes de las bombas atómicas lanzadas sobre Hiroshima y Nagasaki o de las pruebas de armas nucleares de las últimas décadas.

Estamos alarmados por los peligros actuales de las armas nucleares y las municiones radiactivas en Europa. Unos pocos estados en el mundo tienen el poder de disponer de unas 15.000 armas nucleares.

Cada uno de ellos supera por sí solo el poder explosivo de las bombas atómicas que se detonaron sobre Hiroshima y Nagasaki en agosto de 1945. Actualmente están siendo modernizados técnicamente y las ojivas están siendo reducidas en tamaño, es decir, su uso es más probable. Esto se enfrenta a una situación política mundial, que se caracteriza por nuevas crisis y tensiones también entre los nueve estados poseedores de armas nucleares.

En varios aspectos, los países europeos y las personas que viven aquí se ven afectados por los peligros actuales y están implicados en la situación:

  • El Tratado INF, que es importante para la seguridad en Europa y en el que los Estados Unidos y la antigua Unión Soviética acordaron la prohibición y el desguace completo de sus misiles nucleares de corto y medio alcance, fue introducido primero por los Estados Unidos y luego por Rusia sobre la base de acusaciones mutuas de violación del tratado.
  • Los nueve estados poseedores de armas nucleares están en proceso de actualizar técnicamente sus arsenales nucleares y sistemas de transporte (por ejemplo, aeronaves). La mayor precisión da la fatal impresión de que es posible un uso limitado de las armas nucleares a nivel regional. Esto reduce el umbral de inhibición política para una guerra nuclear.
  • Las instalaciones de armas nucleares en Europa son -como en la Guerra Fría- lugares que corren un riesgo especial como objetivos potenciales en guerras y ataques terroristas, pero también como resultado de accidentes.
  • Personas de Bosnia, Serbia y Kosovo informan de numerosos casos de enfermedad entre la población, incluidos los niños, debido a la munición de uranio radiactivo que utilizaron las unidades de la OTAN en las guerras y que todavía se puede encontrar en algunas partes del país.
  • Las iglesias de África, América del Sur y América del Norte son testigos de que muchos conflictos armados implican la extracción de uranio y de tierras raras necesarias para producir tecnología nuclear.
  • Los bancos europeos participan en la cofinanciación de las armas nucleares. Sólo a través de estas inversiones es posible producir un arsenal renovado de armas nucleares.
  • La modernización de las ojivas nucleares y de los sistemas vectores absorbe enormes recursos financieros de los estados poseedores de armas nucleares y de otros estados, que también se necesitarían urgentemente en Europa para las personas afectadas por la pobreza, el hambre y la violencia, así como para la educación y la protección del clima.

Estamos alarmados por los riesgos irreversibles de una guerra nuclear

La investigación sobre las consecuencias de una posible guerra con armas nucleares concluye que las consecuencias para la vida humana, la naturaleza y el clima provocarían catástrofes de magnitud incontrolable. Ninguna organización de ayuda sería capaz de proteger vidas humanas de las radiaciones radiactivas y las precipitaciones. Los vivos y las generaciones siguientes se verían extremadamente afectados por enfermedades graves y la contaminación del espacio vital de la atmósfera. Incluso si la guerra nuclear se limitara a una sola región reduciendo el tamaño de las ojivas nucleares, la población civil sufriría un número extremadamente elevado de víctimas y las consecuencias climáticas para la producción de alimentos provocarían la inanición de miles de millones de personas. [1]

En el espíritu de Jesucristo estamos llamados a la paz – iglesias contra las armas nucleares

Creemos que Jesucristo nos llamó a ser embajadores de la reconciliación (2 Cor 5, 20).

La misión de las iglesias interconectadas a nivel mundial es trabajar por la superación de la injusticia, la pobreza y la guerra y promover la coexistencia pacífica y la seguridad común de todas las personas.

La amenaza de la aniquilación de cientos de miles de personas y la radiación radioactiva de continentes enteros contradice todo lo que se nos ha confiado como personas que confían en Jesucristo según el testimonio bíblico.

La doctrina nuclear de disuasión no trata de formas de violencia constitucional o de defensa nacional, reconocidas como éticamente legítimas en la mayoría de las iglesias, sino de una amenaza extremadamente inhumana e ilegal con la destrucción de cientos de miles y más personas.

En este sentido, los sínodos y los órganos rectores de muchas iglesias han declarado en los últimos años que su fe en Jesucristo contradice la legitimación ética de una amenaza o el uso de armas nucleares, por ejemplo la Iglesia Unida de Cristo (Estados Unidos), las Iglesias de Suecia y Noruega, la Iglesia Reformada Unida de Sudáfrica, la Iglesia Presbiteriana, la Iglesia Metodista Unida, el Consejo Nacional de Iglesias de Corea, el Consejo Nacional de Iglesias de Japón, los Moderadores de la Federación Reformada de Alemania y la Reunión Anual Alemana de la Sociedad Religiosa de Amigos (Cuáquera).

Después de diez años de compromiso continuo por parte de la Campaña Internacional para la Abolición de las Armas Nucleares (ICAN), apoyada por muchas organizaciones de la sociedad civil como la Cruz Roja Internacional, el Consejo Mundial de Iglesias y el Vaticano, la Convención de las Naciones Unidas sobre Armas Nucleares y el Tratado para la Prohibición de las Armas Nucleares (TPNW), fue adoptada el 7 de julio de 2017. El tratado fue aprobado por 122 Estados reunidos en las Naciones Unidas, 70 de los cuales lo han firmado desde entonces.

El tratado cierra una brecha en el derecho internacional. Prohíbe el desarrollo, los ensayos, la producción, el transporte, el almacenamiento, el uso o la amenaza del uso de armas nucleares.

Esto significa que los estados que todavía tienen armas nucleares son deslegitimados éticamente por la mayoría de los estados.

Este tratado histórico necesita el apoyo público continuo y decisivo del ecumenismo mundial y de tantas iglesias y denominaciones como sea posible. Por eso, Church and Peace se dirige a los sínodos y a los órganos de gobierno de las iglesias en Europa y les pide que se dirijan a sus propios gobiernos y que defiendan resueltamente el Tratado de No Proliferación Nuclear. 

Algunos ejemplos del apoyo de las iglesias cristianas al Tratado de No Proliferación Nuclear:

Desde la fundación del Consejo Mundial de Iglesias (CMI), todas las asambleas han pedido el desarme de todos los sistemas de armas nucleares, biológicas y químicas. El CMI ha apoyado firmemente las diversas iniciativas de la sociedad civil, las organizaciones internacionales y los grupos de expertos en materia de política de desarme que condujeron al Tratado Internacional sobre Armas Biológicas (1972), al Tratado sobre Armas Químicas (1993), al Tratado sobre Minas Terrestres (1997) y a la Convención de las Naciones Unidas sobre Armas Nucleares (2017). En su última asamblea plenaria en 2013, los representantes del CMI reafirmaron el llamamiento hecho en varias asambleas anteriores para prohibir la producción, posesión y uso de armas nucleares como un «crimen contra la humanidad» por razones éticas y teológicas.

El Papa Francisco apoyó repetidamente el establecimiento del Tratado de las Naciones Unidas sobre la Prohibición de las Armas Nucleares (TPNW). El Vaticano fue uno de los primeros signatarios. En noviembre de 2017, el Papa se pronunció a favor de la superación de la doctrina de la disuasión nuclear: «Si pensamos en las catastróficas consecuencias humanitarias y medioambientales que todo uso de las armas nucleares conlleva, entonces no podemos dejar de sentir una gran preocupación. Por lo tanto, incluso teniendo en cuenta el peligro de una explosión involuntaria de esas armas, cualquiera que sea el error, la amenaza de su uso y posesión debe condenarse firmemente, precisamente porque su posesión está en función de una lógica de miedo que afecta no sólo a las partes en el conflicto sino a toda la raza humana». La Asamblea de 2018 de la Conferencia de Iglesias Europeas (CEC) en Novi Sad hizo un llamado a «pronunciarse en contra de cualquier investigación y producción de armas nucleares». El 13 de julio de 2018, el Sínodo General de la Iglesia de Inglaterra, en una declaración (Moción para la Prohibición de las Armas Nucleares), apoyó explícitamente la Convención de las Naciones Unidas sobre Armas Nucleares y la exigencia de desarme de todas las armas nucleares y apeló a su propio gobierno.

La Iglesia Protestante en Renania, Alemania, adoptó la «Palabra de Paz 2018«. En cuanto a las armas nucleares, afirma: «Confesamos que la amenaza de las armas nucleares, pero también de las armas químicas y biológicas de destrucción masiva, ya no puede considerarse como un medio de legítima defensa. Confiando en la paz de Dios, ya no queremos ser rodeados, protegidos y puestos en peligro por tales armas». Se exige la retirada de las armas nucleares en Büchel, en el Eifel, Alemania, y de todas las armas nucleares en Europa. Se pide al Gobierno Federal que firme el Tratado de No Proliferación Nuclear.


1] Los estudios correspondientes se mencionan en la siguiente dirección Peter Rudolf, Aporien Atombarer Abschreckung, Zur US- Nukleardoktrin und ihren Probleme, Stiftung Wissenschaft und Politik, SWP Study 15, Berlín, julio de 2018; Campaña Internacional para la Abolición de las Armas Nucleares, Sección Alemana: www.icanw.de/fakten; Sección Alemana de Médicos Internacionales para la Prevención de la Guerra Nuclear/ Physicians in Social Responsibility www.ippnw.de.


Traducción del alemán por Sofía Guevara

Categorías: Comunicados de Prensa, Internacional, Paz y Desarme
Tags: , , , , , , , ,

Noticias diarias

Escriba su correo electrónico para suscribirse a nuestro servicio diario de noticias.

Buscar

Día de la Noviolencia

Día de la Noviolencia

Formación Pressenza

Catálogo de documentales

Renta Básica

Jornadas FCINA-Internet Ciudadana

Todos los domingos

Cuaderno de cultura

¡Movilicémonos por Assange!

App Pressenza

App Pressenza

Programa de Radio

International Campaign to Abolish Nuclear Weapons

International Campaign to Abolish Nuclear Weapons

Foro para la integración de NuestrAmerica

Foro para la integración de NuestrAmerica

Telegram Pressenza

Conéctate con nuestro canal Telegram

Archivos

xpornplease pornjk porncuze porn800 porn600 tube300 tube100 watchfreepornsex

Except where otherwise note, content on this site is licensed under a Creative Commons Attribution 4.0 International license.