Historia de una dictadura anunciada

16.07.2019 - Luca Cellini

Este artículo también está disponible en: Italiano

Historia de una dictadura anunciada
Madre de Plaza de Mayo (Foto de Archivo Pressenza (remasterizada por Luca Cellini))

VERANO 1978

Era el verano de 1978, y Argentina se preparaba para jugar la edición más dramática e infame de la Copa Mundial. Aunque los gobiernos de la mitad del mundo y las autoridades del fútbol mundial eran conscientes de los tremendos crímenes que se cometieron en Argentina bajo la dictadura militar, también optaron por asistir a lo que debería haber sido un gran festival deportivo para todo el mundo, pero que en cambio fue la confirmación de la cobardía e hipocresía internacional.

Los distintos jefes de Estado internacionales presentes en la final, todos seguidos, rinden vergonzosamente homenaje a la dictadura establecida por los coroneles argentinos.

ARGENTINA, TIERRA DE INMIGRANTES ITALIANOS

Argentina, un país hermoso, inmenso, una tierra generosa, llena de recursos, cuyo pueblo está compuesto en al menos la mitad de su población por descendientes de emigrantes italianos: familias pobres expatriadas de Italia, que huyeron en varias oleadas del hambre, la miseria y la injusticia, dirigidas al otro lado del mundo, en una nación que, para muchos de ellos, representaba una especie de tierra prometida, de salvación, de renacimiento a una nueva vida. Argentina, un Estado joven cuyos acontecimientos están a menudo entrelazados con los italianos, especialmente en la página considerada como la más oscura de su historia: el golpe de Estado argentino de marzo de 1976.

Una página escrita con sangre, compuesta por decenas de miles de asesinatos, violencia, violaciones, torturas; una dictadura basada en la masacre de miles de desaparecidos y el secuestro de sus hijos, secuestrados y entregados en adopción a familias adineradas de la burguesía de la Argentina. Para entender plenamente lo que sucedió en esos años, es necesario mirar el contexto histórico en el que ocurrió esta tragedia.

UN PASO ATRÁS

Para ello, hay que dar algunos pasos atrás, remontarse al 21 de marzo de 1970, cruzar el Atlántico y aterrizar en Italia; es el año del inicio de la Gran Maestranza de Lino Salvini, un médico florentino, que, tres meses después de su elección como Gran Maestro del Gran Oriente de Italia, delega en Licio Gelli «la gestión» de la «Logia P2», (Propaganda 2).

Lino Salvini le da a Gelli la facultad de iniciar nuevos miembros. Esto es completamente inusual en la institución masónica, ya que el poder de iniciación, según los estatutos, está exclusivamente «reservado al Gran Maestro y a los Venerables Maestros», o «en caso de impedimento, a aquellos que ya habían ocupado tales cargos».

En septiembre del año siguiente, 1971, Salvini nombró a Licio Gelli «secretario de organización de la Logia P2», encargándole «preparar un estudio para la reestructuración de la misma».

Licio Gelli, el último de cuatro hermanos, nació en Pistoia el 21 de abril de 1919, en 1937 a la edad de dieciocho años Gelli se ofreció como voluntario en el 735º batallón de Camisas Negras que participó en la Guerra Civil española para ayudar a las tropas franquistas.

Luego se convirtió en empleado de la GUF, pero nunca fue a la universidad, porque a la edad de 16 años fue expulsado de las escuelas del Reino de Italia por haber abofeteado a un profesor.

En julio de 1942, nombrado inspector del Partido Nacional Fascista, transportó a Italia el tesoro del rey Pedro II de Yugoslavia, requerido por el Servicio de Información Militar, 60 toneladas de lingotes de oro, 2 toneladas de monedas antiguas, 6 millones de dólares y 2 millones de libras.

En 1947, cuando el tesoro fue devuelto a Yugoslavia, faltaban 20 toneladas de lingotes, una hipótesis avanzada, pero siempre negada por Gelli, de que los había transferido a la Argentina en ese momento y que parte de esas 20 toneladas habrían estado entre los preciosos encontrados más tarde en las cajas de flores de villa Wanda.

Después del armisticio del 8 de septiembre de 1943, Gelli se unió a la República Social Italiana convirtiéndose en un oficial de enlace entre el gobierno fascista y el Tercer Reich Nazi. Sin embargo, cuando la derrota nazi-fascista comienza a anunciarse inevitable, Gelli comienza la segunda fase de su vida. Comenzó a colaborar con los partisanos, permaneciendo dentro del aparato fascista, jugó un doble juego gracias a los contactos y conocimientos hábilmente adquiridos en su militancia fascista. Escapa en secreto y distribuye a los partisanos los «pases rojos» emitidos por la Kommandatura, y proporciona a sus superiores información engañosa para la incursión de los partisanos que se celebraron en los Apeninos.

Junto con el partidario pistoyano Silvano Fedi, posteriormente asesinado en circunstancias poco claras, también participó en la liberación de los presos políticos de la prisión de Villa Sbertoli. Esta es al menos la principal crónica histórica antes y durante la guerra.

LICIO GELLI EN LA POSGUERRA

Después de la Segunda Guerra Mundial, siempre al estilo de un hábil traidor, Gelli se mueve en varios frentes. Por un lado, trabajó en estrecha colaboración con la CIA y el Pacto Atlántico. Hay varias comisiones de investigación que, si no totalmente, al menos en su mayor parte han reconstruido el importante papel que Gelli desempeñó en la organización «Gladio», una estructura secreta promovida por la OTAN y financiada en parte por la CIA, en parte por los antiguos aparatos fascistas, con el objetivo de contrarrestar la influencia comunista en Italia, así como en los demás Estados europeos. La estrecha relación de Gelli con Edward Herman y Michael Ledeen, considerados, según las investigaciones, dos agentes de la CIA, es cierta y está probada. Alguien también ha planteado la hipótesis de que el propio Gelli, además de ser un estrecho colaborador, como él mismo ha declarado, podría ser también un agente de la Inteligencia americana.

Al mismo tiempo, el SIFAR sospechaba que Gelli era un colaborador del PCI y que realizaba actividades de espionaje en favor de los Estados de Europa del Este, al calificarlo de «persona capaz de llevar a cabo cualquier acción».

De 1948 a 1956, Gelli fue también secretario del diputado demócrata-cristiano Romolo Diecidue, elegido para el colegio de Florencia-Pistoia.

En 1956 fue nombrado director comercial de Permaflex en Frosinone, en la zona de Cassa del Mezzogiorno. Durante su gestión, la planta se convirtió en un proceso continuo de políticos, ministros, obispos, empresarios y generales.

Iniciado a la francmasonería en 1963, en poco tiempo ascendió en sus principales filas, hasta convertirse en un venerable maestro de la Logia de la Propaganda 2 (llamada P2); entre 1970 y 1981 logró iniciar en P2 a un gran número de sujetos que ocupaban cargos públicos, políticos, financieros, administrativos, cuyos nombres sólo habrían sido conocidos «por el oído» de Gelli. Aunque para muchos era sólo un lugar más y más frecuentado de negocios políticos, durante los años setenta el P2 se distinguió por sus propósitos subversivos, incluyendo el Plan de renacimiento democrático elaborado por Francesco Cosentino bajo las instrucciones del propio Gelli en persona.

LA LOGIA MASÓNICA DESVIÓ LA PROPAGANDA 2 (P2)

Para las generaciones que fueron contemporáneas o anteriores a mí, no creo que haya necesidad de recordar lo que representaba P2, para las generaciones que siguieron es necesario resumir que P2 era una logia masónica cubierta, es decir, cuyos miembros no fueron declarados públicamente, sino mantenidos en secreto, originalmente pertenecientes al Gran Oriente de Italia. Formalmente disuelta en 1974 por el congreso de los Venerables Maestros reunidos en la Gran Logia de Nápoles, que decretó la «demolición» de la misma, voto que, sin embargo, permanecerá insatisfecho en lo esencial, ya que el P2 fue reconstituido en 1975, de nuevo bajo la dirección de Gelli, que lo transformó en una poderosa fuerza oculta capaz de condicionar fuertemente el sistema económico y político italiano. El descubrimiento y la publicación en 1981 de las listas de los afiliados y del programa de la asociación abrió un caso político y judicial. Disuelta de la autoridad, ya que fue declarada una asociación secreta con fines subversivos. El P2 fue objeto de varias investigaciones parlamentarias y de varios procedimientos judiciales. Oficialmente, las listas P2 incautadas y publicadas hace treinta y nueve años reportan 963 afiliados, de hecho, según lo que el propio Gelli declaró, «la lista no estaba completa, faltaban cientos de nombres, incluyendo personajes extranjeros, personas muy importantes», así lo revela Licio Gelli en sus últimos días de vida, se habla en realidad de un total de más de 3.000 miembros, así que al menos de acuerdo a lo que declaró en enero de 2017 el ex Gran Maestre de la Francmasonería, Giuliano Di Bernardo: «A excepción de los 900 nombres, en las listas de los P2 hay más de 3 mil».

Sólo por nombrar algunos de los más conocidos, entre los afiliados en la lista oficial se encuentran:

Capitanes de la Industria:

– Dr. Romolo Arena (Roma, 848) (participante en el «Grupo de los Trece», ex presidente de la acería Terni Italimpianti, ex director central y vicepresidente del IRI).

Dr. Silvio Berlusconi (Milán, 625), en ese entonces Presidente de Fininvest, luego fundador de Forza Italia y desde 1994 Presidente del Consejo en varias ocasiones.

-Dr.  Alberto Capanna (Roma, 553) (ex presidente de Finsider)

– Dr. Giorgio Mazzanti (Roma, 826) (Presidente de ENI 1979-80, implicado en el caso ENI-Petronim)

Políticos:

– Honorable Dr. Enrico Manca (Roma, 864) (editor del Giornale Radio Rai de 1961 a 1972, Ministro de Comercio Exterior del Gobierno de Cossiga II y del Gobierno de Forlani, Presidente de la RAI de 1986 a 1992, fallecido en 2011)

– Honorable Luigi Mariotti (Florencia, dormido, 489) (Ministro de Salud 4 veces, Ministro de Transporte y Aviación Civil 1968-69)

– Honorable Fabrizio Cicchitto (Roma, 945) (en el momento del descubrimiento de la lista era miembro del Partido Socialista Italiano, era jefe del Grupo en la Casa del Pueblo de la Libertad, ahora en NCD. Su solicitud de registro fue encontrada)

– Dr. Duilio Poggiolini (Roma, 961) (Director General del Servicio Farmacéutico Nacional, implicado en Tangentopoli)

Banqueros:

Dr. Roberto Calvi (Milán, 519) El presidente del Banco Ambrosiano fue ahorcado en Londres bajo el puente de los frailes negros.

Abogado Michele Sindona (501, muerto) (banquero, presidente de Banca Privata Italiana, vinculado al escándalo del Banco Ambrosiano, envenenado en prisión en circunstancias nunca aclaradas).

– Dr. Giovanni Cresti (Siena, 521) (ex Director General de Monte dei Paschi di Siena)

– Dr. Alberto Ferrari (Roma, 520) (ex Director General de BNL)

– Dr.  Giovanni Guidi (Roma, 830) (antiguo Director General del Banco di Roma)

– Abogado Gaetano Lo Passo (Messina, 43) (antiguo Vicepresidente de Sicilcassa), abogado

– Honorable Loris Scricciolo (Chiusi, 125) (ex vicepresidente del Monte dei Paschi di Siena)

Periodistas y editores:

– Dr. Roberto Ciuni (Roma, 814) ex director de los periódicos Mattino, Giornale di Sicilia, La Nazione

– Maurizio Costanzo (Roma, 626) periodista y presentador de televisión

– Dr. Giampaolo Cresci (Roma, 525) (ex Director General Adjunto Rai y Director de Il Tempo. fallecido en 2003)

– Dr. Stefano de Andreis (Roma, 939), periodista y fundador de la Agencia de Prensa Il Velino.

Dr. Franco Di Bella (Milán, 655) (ex director del Corriere della Sera)

– Massimo Donelli (Nápoles, 921) (ex director de Época, ex director de Canale 5)

– Dr. Roberto Gervaso (Roma, 622) (escritor)

– Dr. Paolo Mosca (Roma, 813) ex director Domenica del Corriere

– Dr. Luigi Nebiolo (Roma, 810) (entonces director de TG1)

– Dr. Giampiero Orsello (Roma, 60 años) (antiguo vicepresidente de la RAI)

– Abogado Carmine (Mino) Pecorelli (Roma, asesinado en 1979, 235) (periodista)

– Dr. Giuseppe Pieri (Roma, 530) (director adjunto de la RAI)

Dr. Angelo Rizzoli (Milán, fallecido en 2013, 532) (Presidente Rizzoli-Corriere della Sera de 1978 a 1983)

Dr. Bruno Tassan Din (Milán, fallecido, 534), (en el momento del descubrimiento de la lista, director general de Rizzoli Editore, propietario de Il Corriere della Sera, también implicado en el crack del Banco Ambrosiano, por el que será condenado en 1996).

Altos representantes de la policía y de los servicios de inteligencia:

– General Giovanni Allavena (Roma, 505) (General de los Carabinieri, colaborador de Giovanni De Lorenzo, comandante de la oficina D (información) y del CCS (contraespionaje) y luego último jefe del Sifar; en 1967, cuando entró en el P2, habría transmitido parte de los archivos SIFAR a Gelli).

– General Giuseppe Casero (Roma, 488) (General de la Fuerza Aérea Italiana, implicado en el Golpe Borghese)

– General Gian Adelio Maletti (Roma, 499) (ex jefe del Departamento D (contraespionaje) de la SID, condenado por haber sido desviado para la masacre de Piazza Fontana, ahora ciudadano sudafricano).

– General Vito Miceli (Roma, 491) (antiguo jefe del Servicio de Información de Defensa, implicado en el Golpe Borghese y en la organización Rosa dei Venti).

– Coronel Pietro Musumeci (Roma, 487) (antiguo general del SISMI, condenado por difamación agravada en la investigación de la masacre de Bolonia).

Noble:

– Dr. Vittorio Emanuele di Savoia (Ginebra, 516) (pretendiente al trono de Italia)

Empresarios, traficantes y golpistas:

– Gioacchino Albanese (Roma, 913) (estrecho colaborador de Eugenio Cefis, implicado en el escándalo de Eni-Petronim)

– Vito Alecci (Milán, 789) (conviviendo con Nara Lazzerini, secretaria de Licio Gelli, falleció el 3 de marzo de 1985 en circunstancias misteriosas; Lazzerini afirmó que fue un asesinato).

– Enrico Nicoletti (Roma, morto, 950) (constructor romano, vinculado a la banda Magliana)

Abogado Umberto Ortolani (Roma, muerto, 494) (empresario, condenado por delitos financieros), abogado

Dr. José López Rega (Argentina, 591), Jefe de la Alianza Anticomunista Argentina

Almirante Emilio Eduardo Massera (Buenos Aires, 478) (miembro de la junta militar que derrocó al gobierno de Isabelita Perón con el golpe de estado de 1976).

De esta lista hay que tener en cuenta cinco nombres, los tres italianos Umberto Ortolani, Roberto Calvi y Michele Sindona, y los dos argentinos José Lòpez Rega y Emilio Eduardo Massera, inscritos en el P2, junto con muchos otros miembros del consorcio de poder del último período del peronismo argentino antes del golpe de estado.

Muchos de los principales protagonistas del golpe de estado, tanto argentinos como uruguayos de los años setenta, estaban afiliados a la Loggia P2.

Gelli a menudo se jactaba de haber sido un amigo cercano del líder argentino Juan Domingo Perón, afirmando que esta amistad era realmente importante para Italia, pero nunca explicando por qué.

TODO COMENZÓ CON LOS VALORES DE GIANCARLO ELIA

Creo que quizás podamos entender mejor por qué, volviendo al trabajo de Gelli y P2 en el período anterior al golpe de Estado argentino, los años que van de 1971 a 1976.

Gelli conoció a Juan Domingo Perón por primera vez en Madrid en 1971, para presentarlo, Giancarlo Elia Valori, inscrito como Gelli en la Francmasonería desde 1965, el ex diputado Flamigni en una de las muchas comisiones parlamentarias de investigación sobre P2, describe a Valori como: «camarero de honor de Espada y Kappa del Vaticano».

Giancarlo Elia Valori, ha sido presidente de numerosas empresas, entre ellas: Autostrade per l’Italia S.p.A., SME – Società Meridionale di Elettricità, UIR – Unione Industriali di Roma. De 2006 a 2011 fue Presidente de Sviluppo Lazio, la sociedad controladora de todas las empresas de la región, Presidente de Confindustria durante dos mandatos, y de la empresa constructora Torno Internazionale S.p.a.

Desde 2005 es presidente honorario de Huawei Technologies Italia, luego presidente del holding La Centrale Finanziaria Generale S.p.a., desde 2008 es presidente de la asociación Israel 60 y desde 2009 presidente de la delegación italiana de la Fundación Abertis.

En 2016, con el fin de ocuparse de la alta «Inteligencia» y de la súper «Seguridad», fundó las nuevas iniciales, «Consejo Italiano de Asuntos de Seguridad Nacional», que nosotros llamamos simplemente «Asociación para la Seguridad Nacional Italiana». Evidentemente inspirado por modelos extranjeros ya probados, el «Centro de Estudios Estratégicos e Internacionales» en Washington, DC es una estrella polar.

El 28 de diciembre de 2007, el Juez Luigi De Magistris, en relación a Valores, escuchado por el Ministerio Público de Salerno en el contexto de los acontecimientos del juicio «Por qué no», declaró lo siguiente sobre sus investigaciones:

«Estábamos reconstruyendo la influencia de los poderes ocultos (….) en los mecanismos vitales de las instituciones republicanas: en particular, estaba reconstruyendo los contactos mantenidos por Giancarlo Elia Valori, Luigi Bisignani, Franco Bonferroni y otros, y su influencia en el mundo bancario y económico-financiero (….) Giancarlo Elia Valori parecía estar en la cima de la actual «masonería contemporánea» y Valori se ocupaba a menudo de las obras públicas».

El periodista Walter Settimelli, en 1990 de Giancarlo Elia Valori escribe: «fue empleado como funcionario de la Rai, llevando a cabo una serie de actividades paralelas que incluían la adquisición de negocios para Fiat, siendo particularmente cercano a varios cardenales de la Iglesia Católica y promotor de varias inversiones en nombre del propio Vaticano, fue también «maestro de ceremonias» de Amintore Fanfani, disfrutando ya en la época de las amistades de «alto rango»».

Su influencia en ese momento ya era tal que pudo organizar un segundo encuentro entre Gelli y Perón, que tuvo lugar el 12 de marzo de 1972 en la villa de Perón, Madrid, como prólogo a su posterior retorno al poder en Argentina.

El 7 de febrero de 1973, Valori realizó otra acción a favor de Gelli: dirigió una cálida carta a Perón para apoyar la figura del líder piduista. Lo describió como un «doctor» y un estudioso apasionado de los problemas de América Latina y un gran admirador de sus obras. Una copia de la carta fue publicada por el mismo Gelli en el libro La Verdad: «Estimado Presidente, portador del presente y buen amigo mío, el Dr. Gelli, gerente industrial que viene a la Argentina por razones relacionadas con su profesión. El Dr. Licio Gelli es un convencido defensor de las tesis de la integración nacional (…). Es interesante, querido Presidente, que converse un poco con él y, finalmente, le agradecería que se lo presentara a su amigo Rogelio Frigerio, porque su encuentro, con este amigo mío, sólo puede ser útil, querido Presidente, sobre todo teniendo en cuenta el hecho de que tiene muchos contactos importantes a nivel económico y político, en el ámbito internacional…».

LA PENETRACIÓN DE GELLI Y P2 EN LA ARGENTINA

Más tarde, antes de partir para Argentina, Gelli también convenció a Lino Salvini, entonces Venerable Gran Maestre del Gran Oriente de Italia, para que lo acreditara oficialmente en los círculos masónicos argentinos, a fin de obtener una carta del Gran Maestre. El 27 de mayo de 1973, el nombramiento asumió un papel oficial: en Argentina, pero también en Uruguay, Gelli pudo presentarse como embajador de la «hermandad italiana».

Así, en el segundo semestre de 1973, Gelli inició la gran penetración de P2 en el sistema político y financiero argentino. Esto fue especialmente gracias a Umberto Ortolani, y a otro exiliado fascista italiano, Giampietro Pellegrini, (ex Ministro de Finanzas durante la República de Salo, que escapó al final de la guerra en Uruguay y posee un banco, el Banco del Lavoro ItaloAmericano), que juntos lograron iniciar las primeras operaciones financieras en Argentina, apoyados más tarde financieramente por Roberto Calvi, otro afiliado de P2 y luego Presidente del Banco Ambrosiano en Italia.

Así, en el segundo semestre de 1973, Gelli inició la gran penetración de P2 en el sistema político y financiero argentino. Esto fue especialmente gracias a Umberto Ortolani, y a otro exiliado fascista italiano, Giampietro Pellegrini, (ex ministro de Finanzas durante la República de Salo, que escapó al final de la guerra en Uruguay y posee un banco, el Banco del Lavoro ItaloAmericano), que juntos lograron iniciar las primeras operaciones financieras en Argentina, que más tarde fueron apoyadas financieramente por Roberto Calvi, otro afiliado de P2 y luego Presidente del Banco Ambrosiano en Italia.

Gelli y Ortolani convencieron a Calvi para que invirtiera una cantidad considerable de dinero disponible para el banquero en ese momento. Actuando como «gato y zorro» de la fábula de la memoria coloidal, maniobrando a voluntad al «hermano» Calvi, empujándolo en diversas iniciativas económicas, fue reconstruido posteriormente por varias comisiones parlamentarias de investigación.

Fue en esos años que, a pesar de la inestable economía argentina, Gelli y Ortolani convencieron a Calvi para que abriera una oficina del Banco Ambrosiano en Buenos Aires, tomando el nombre de «Grupo Ambrosiano Promociones y Servicios».

En poco tiempo, durante su estadía en Buenos Aires, Gelli logra tejer una densa red de contactos, especialmente a través de Alcibíades Lappas, importante productor de objetos de valor y secretario de la Gran Logia Argentina.

«Para poder tratar más eficazmente los muchos asuntos y relaciones públicas en Buenos Aires, el jefe piduista dejará la suite del hotel Claridge y comprará una hermosa villa en Cerrito 1136», escribe Flamigni en su libro «Trame (Trama)», describiendo luego cómo Gelli se alistó en los importantes hombres de poder P2: Como José Lòpez Rega (el influyente Ministro de Bienestar Social), Alberto Vignes (Ministro de Relaciones Exteriores), el Almirante Eduardo Emilio Massera (Jefe de la Armada), el Almirante Carlos Alberto Corti, y otros militares; así como en Argentina como anteriormente en Italia, Gelli establece estrechos vínculos con oficiales y hombres clave del Servicio Secreto.

A los nombres ya mencionados hay que añadir, César De la Vega, Gran Maestre de la Logia de Buenos Aires de 1972 a 1975, y posteriormente embajador en Dinamarca; Guglielmo De la Plaza, embajador en Uruguay; el yerno de López Rega, presidente del Senado Raúl Alberto Lastiri, inscrito en P2 (expediente 0621). Otro nombre destacado en la jerarquía militar argentina fue el del General Guillermo Suárez Mason, quien falleció a la edad de 81 años el 21 de junio de 2005. Flanqueador de la Logia P2 y luego comandante del ejército del distrito de Buenos Aires, también recordado como uno de los más feroces supresores de los jóvenes opositores de la dictadura impuesta por la junta militar del dúo Massera-Videla. El general Suárez fue acusado de cientos de ejecuciones (que él mismo admitió) y de un número desconocido de desaparecidos, los «desaparecidos».

EL ÚLTIMO PERIODO PERONISTA

Cuando Perón, el 13 de octubre de 1973, toma triunfalmente en Argentina, Gelli es parte de su séquito presente en esmoquin y corbata, el jefe del P2 es invitado a la sede del gobierno de Casa Rosada en Buenos Aires. Aquí se celebra la gala por el regreso al poder de Perón y su tercera esposa, la ex bailarina del club nocturno María Estela Martínez, alias Isabelita, quien es nombrada Vicepresidenta.

Gelli es también representante oficial del Gobierno italiano, presidido por Giulio Andreotti, Presidente del Consejo.

Perón presenta a Gelli a su secretario, Rega, ex cabo de la policía y masón apasionado por los ritos esotéricos. A través de López Rega, como el propio Valori testificó ante una Comisión Parlamentaria sobre la Logia P2. «Gelli tuvo relaciones con Perón y con todo el sector del gobierno, que creo que ningún ciudadano italiano ha tenido nunca, una relación política y sobre todo comercial muy importante».

Habiendo ingresado al séquito gubernamental, el líder piduista estableció una serie de contactos de alto nivel con la empresa petrolera; lo hizo en nombre del Banco Nacional del Trabajo, estableciendo relaciones con los banqueros; inició varias actividades de importación-exportación y también recibió un pasaporte diplomático argentino (no. 001847), convirtiéndose en Cónsul honorario argentino en Florencia.

La muerte de Perón el 10 de julio de 1974 no afecta nada del poder que Gelli había construido por sí mismo.

El 2 de septiembre siguiente, con el decreto 73, el nuevo gobierno argentino lo designó como asesor económico de la embajada en Italia. Aunque formalmente gobernada por Isabelita, viuda del difunto Perón, que tira de las filas en la sala de control del gobierno es José López Rega, inscrito en el P2 que tras el golpe de 1976, se convierte en el cínico organizador de los notorios escuadrones de la muerte.

Volando sobre los actos criminales de Rega, en uno de sus libros Gelli recuerda en parte su experiencia en Argentina. Un testimonio que, además de esbozar el modo de operar del capo piduista, representa una muestra representativa de la historia argentina. Así es como escribe Gelli:

«Comencé a reunirme con Juan Perón en enero de 1973 para coordinar un plan para promover su regreso al poder. Las reuniones tuvieron lugar en Madrid, en el apartamento de Perón en Puerta di Jerro, y la Sra. Isabelita participó junto con López Rega, que actuó como secretaria personal de Perón. El primer viaje de mi misión a Argentina tuvo lugar el 5 de febrero de 1973».

López Rega fue también el inspirador e instigador de la llamada organización Triple A, más tarde definida como una organización terrorista con fines subversivos, lo que llevó a la deposición de Isabelita, con el golpe de Estado de 1976.

En un testimonio suyo, Gelli informa lo siguiente:

«Por conveniencia y en secreto le habíamos dado al proyecto el nombre en clave «Operación Gianoglio». Acompañado por Héctor Campora, logré convencer a todos los generales masones de la oportunidad del regreso de Perón a la Argentina, incluso a los generales recalcitrantes Osvaldo Cacciatore y Guglielmo Suares Masson. Mi punto fuerte fue la seguridad de que el General Perón restauraría la libertad y la democracia, valores indispensables para que el pueblo argentino logre el progreso social. Después de las luchas internas entre el Presidente Campora y el Presidente Lastiri, Perón decidió regresar definitivamente a Buenos Aires, que tuvo lugar el 20 de junio de 1973, saludó la escalera de la zona que salía de Madrid por el generalísimo Franco». […]

«Como muestra de su gratitud por mi discurso con la «Operación Gianoglio», el Presidente Perón me otorgó el más alto honor de la Argentina, la Gran Cruz de San Martín Libertador. También fui nombrado asesor económico de la República Argentina en la Embajada en Roma y acreditado ante el Ministerio de Relaciones Exteriores de Italia, incluido en la lista oficial de la diplomacia italiana».

LA MUERTE DE PERON Y EL ADVENIMIENTO DE LA DICTADURA

El resto, desgraciadamente, es la crónica de cómo, tras la muerte de Perón, en un clima de confusión y miedo, la figura de López Rega fue arraigando cada vez más, de cómo se creó un estado policial, inaugurando la fase de terrorismo con la formación de la Alianza Anticomunista Argentina (la Triple A). De aquí nacen las distintas bandas y organizaciones criminales paramilitares, a sueldo y al servicio del poder político, con el objetivo de llevar a cabo asesinatos y secuestros selectivos de los opositores al régimen.

Y es en este clima de terror y gran incertidumbre económica y política que los militares deciden asumir el poder directamente al derrocar al gobierno de Isabelita Perón.

Hemos llegado al 24 de marzo de 1976, día en que los libros de historia, relatan como un comienzo la dictadura militar argentina, sancionada con el triunvirato Massera (comandante de la Armada), Agosti (comandante de la Fuerza Aérea) y Jorge Rafael Videla (comandante del ejército y Presidente de facto).

Con el pretexto de llevar a cabo un proceso de reorganización nacional, establecen el terrorismo de Estado a gran escala. Declaran la emergencia y el estado de sitio, derogan los derechos constitucionales, suspenden las actividades políticas, cierran asociaciones, se apoderan de periódicos y disuelven sindicatos.

A fin de obtener información sobre opositores reales o supuestos del régimen, se institucionaliza la delación, se alienta a la población temerosa y amenazada a denunciar a sus vecinos, conocidos, compañeros de trabajo, compañeros de escuela; la práctica del secuestro, el encarcelamiento y la tortura se convierte en una práctica común para toda persona sospechosa de oponerse al régimen militar. Decenas de miles de jóvenes son declarados opositores, sacados de las calles, plazas o directamente de sus casas, encarcelados sin juicio en centros de detención, tanto institucionales como ilegales, en los que casi todos desaparecen sin regresar. El clima de terror y miedo entre la población ha ido creciendo desde las primeras desapariciones de personas; este es el comienzo del drama de los desaparecidos.

Más de 30.000, este es el costo humano de la inmensa tragedia de los desaparecidos en Argentina, a lo que hay que añadir otras cifras espantosas como la apropiación de más de 500 hijos de desaparecidos, la detención de decenas y decenas de miles de activistas políticos y el exilio de más de 2 millones de personas.

Una historia que ha visto desde hace más de dos años, despegar cada miércoles de la base militar de la ESMA en Buenos Aires, aviones cargados de desaparecidos que volaron al océano, miles de personas torturadas y narcotizadas arrojadas al mar aún vivas. La verdad sobre todos esos miles de desaparecidos surgió lentamente, tomó muchos años, especialmente gracias a las confesiones de Adolfo Scilingo, ex capitán de la Armada Argentina que sirvió en la ESMA en esos años.

LA OTRA PARTE DE LA HISTORIA

La otra parte de la historia, sin embargo, tuvo lugar a este lado del Atlántico, aquí mismo en Italia, y vio el interés económico de los grandes grupos italianos públicos y privados que entretenían a la Argentina, entonces liderados por los generales, considerables negocios en la venta de armas, fragatas, tanques, equipos de apoyo logístico y táctico, de las concesiones para la explotación de yacimientos minerales y recursos energéticos en Argentina, pero también en Uruguay, la otra parte de la historia habla de los bancos italianos como el Banco Ambrosiano y el Banco Nacional del Trabajo que hicieron negocios e hicieron grandes inversiones con el golpe de Estado general que entonces tomó el poder. Tal vez por estas razones, hace 41 años, en junio de 1978, los representantes del gobierno italiano, aunque ya conocían lo que estaba ocurriendo en Argentina, asistieron en fila al campeonato mundial argentino, en homenaje a la dictadura.

SE INICIÓ EL MUNDIAL ARGENTINO, Y SIN EMBARGO LAS AUTORIDADES MUNDIALES SABÍAN

Los costes del evento deportivo fueron enormes, todos «para que la imagen de un país «feliz» bajo la protección de los militares se extendiera a los cuatro vientos», según informó Eduardo Galeano. Paralelamente a la celebración de la Copa del Mundo, los planes de exterminio continuaron, hasta el punto de que, justo en el momento del evento futbolístico, la represión en Argentina alcanzó su punto álgido y, con ella, el mayor número de secuestros y asesinatos. Anunciada la victoria del equipo de la selección argentina, sobrecargada de arbitrajes y engaños, fue para que los campeonatos mundiales fueran utilizados por Videla y Massera para desviar la atención de un pueblo aterrorizado por la trágica realidad y dar al mundo una imagen de «normalidad». Muchas de las autoridades del mundo, aunque sabían lo que estaba pasando en Argentina, no les importaba en absoluto, al igual que pretendían no saber muchas otras cosas. Hubo muchas declaraciones de agradecimiento al régimen militar. El Presidente de la FIFA, Havelange, hablando ante las cámaras de televisión de la época, observó: «Finalmente, el mundo puede ver la verdadera imagen de Argentina».

Henry Kissinger, invitado de honor del evento, declaró: «Este país tiene un gran futuro, a todos los niveles».  Un futuro que ha visto a toda una generación de jóvenes aniquilados, asesinados o exiliados con más de dos millones de refugiados políticos, pero que, por otro lado, también ha visto a los bancos y a las multinacionales hacer muchos negocios para una cierta red de empresarios: «La dictadura, al privatizar los bancos, ha puesto el ahorro y el crédito nacional en manos de bancos extranjeros y al compensar al Itt y Siemens ha recompensado a las empresas que han engañado al Estado, incrementando los beneficios de Shell y Esso», escribe Daniele Biacchessi en su libro: «Una generazione scomparsa» (Una generación que ha desaparecido).

Es el 24 de junio de 1978, la selección italiana pierde 2 a 1 con Brasil en la final por el 3er puesto, la noche del mismo día, todo Buenos Aires aguanta la respiración. En la Vía 9 de julio, la calle más grande del mundo, en los barrios burgueses de Palermo y Recoleta, en los barrios más pobres de la capital, en el silencio de la espera intentas al menos soñar, sueñas con los goles de Mario Kempes, los de Daniel Bertoni, la entrada resbaladiza de Daniel Passarella, sueñas con una redención a través del fútbol, una forma de aliviar un poco el sufrimiento de todo un pueblo, olvida por un momento de todo ese horror.

Sin embargo, esa misma noche antes de la final, al pasar cerca de varios garajes y sótanos de la capital, se podían escuchar los gritos desesperados, tal vez, ahora resignados por miles de personas.

Continuaron torturando y matando a opositores políticos, estudiantes universitarios y voluntarios católicos.

Sin embargo, ya era conocida por las autoridades mundiales a través de los servicios secretos, la historia de Claudio Marcelo Tamburrini, un futbolista argentino de origen italiano, un guardameta, cuyas historias se cuentan en una película «Crónica de una fuga».  El 23 de noviembre de 1977, tras la muerte de uno de sus conocidos, Tamburrini fue secuestrado por los escuadrones de la muerte de extrema derecha, leales al régimen de Videla; llevado al centro clandestino de detención de Mansión Seré, a todos los efectos una cerveza rubia, en la que Claudio Marcelo era torturado y torturado continuamente.

Después de cuatro meses de detención, en marzo de 1978, en vísperas de la Copa del Mundo, Tamburrini decidió intentar una fuga desesperada, lo hizo junto con otros tres prisioneros, durante una fuerte tormenta que se arrojó atrevidamente desde una ventana, los cuatro completamente desnudos, con cuerpos marcados por la tortura, corriendo bajo la lluvia, cuyas gotas se mezclan con sus lágrimas de esperanza y alegría por la libertad recuperada. La fuga tiene éxito, Tamburrini se refugia primero en Brasil, luego en Suecia donde se gradúa, completando sus estudios de filosofía.

EL MAYOR TRABAJO DE PROPAGANDA DEL MUNDO DESPUÉS DE LOS JUEGOS OLÍMPICOS  DE BERLÍN DEL 36′

La junta militar logró manipular hábilmente la información, con la complicidad de las autoridades mundiales e incluso de los medios de comunicación, logrando ocultar escrupulosamente cualquier verdad. Yo, que era sólo un niño de ensueño, así como los más de mil millones de espectadores, no podía imaginar el horror y las tragedias que se escondían tras las imágenes festivas a color que se transmitían en la visión del mundo. En vísperas del torneo, un único periódico europeo, el escocés The Guardian, escribió eso: «La Copa del Mundo de 1978, el mayor espectáculo de propaganda desde los Juegos Olímpicos de Berlín». Obviamente aludiendo a las prácticas de manipulación mediática, introducidas y experimentadas por Goebbels en la entonces Alemania nazi.

Escondiéndose detrás de una imagen «serena» de los horrores de la dictadura militar, la prensa mundial tenía una enorme responsabilidad, especialmente la italiana. El texto de un artículo de Elio Domeniconi, uno de los 121 periodistas acreditados de nuestro país, que escribió en el Guerin Sportivo es vergonzoso: «Los argentinos se sienten espiritualmente, y no sólo simbólicamente cercanos al Ente Autárquico Mundial. En este Mundial 78 no sólo está en escena la Argentina de Menotti, sino también la de Videla».

Descrito más tarde en el artículo como un hombre justo y devoto. Una miopía, acentuada por el hecho de escribir desde el retiro de los azzurri, en el Hindu Club, a 30 kilómetros de Buenos Aires. Sin embargo, para el entonces principal periódico del país, el Corriere della Sera, el silencio parece haber sido el resultado de una estrategia precisa.

El único periodista deportivo italiano que no estuvo de acuerdo con el coro fue Gianni Minà, relegado a un rincón como si fuera una plaga o un visionario cuando puso al menos dudas sobre la propaganda política relacionada con el evento de la Copa del Mundo.

Tal vez porque fueron los años en que el grupo Rizzoli (ahora RCS Mediagroup) era propiedad de Angelo Rizzoli, justo en el período en que el control sobre el grupo editorial fue ejercido directamente por P2, esto es también a través de la figura del administrador Bruno Tassan Din y el director Franco Di Bella, ambos inscritos en la Logia Masónica. Tal vez porque, a cambio de la adquisición del grupo editorial más grande de Argentina, Abril, con sus 22 títulos, Corriere aseguró a las autoridades argentinas una línea muy suave que iba más allá del servilismo hacia la dictadura militar. Será un caso que el grupo Corriere, en ese entonces bajo Rizzoli, vino a sacar de Buenos Aires en 1977 a Giangiacomo Foà, quizás el más valiente de los periodistas que denunciaron abiertamente y sin miedo los crímenes cometidos por los militares.

En Buenos Aires, en la Avenida Cerrito, Rizzoli tenía su sede, el mismo edificio albergaba el Banco Ambrosiano de Roberto Calvi y las oficinas privadas del Almirante Massera, quien, al igual que Calvi y Rizzoli, fue inscrito en las listas P2. Para la Copa del Mundo, el entonces director del Corriere della Sera, Franco Di Bella, prohibió el traslado a Enzo Biagi, considerado poco «manso», en su lugar se eligen otros periodistas mucho más maleables.

EL DÍA DE LA FINAL

Y así es como se llega al día de la final, que se celebra en Monumental, la sede del River Plate. Más de 70.000 espectadores llenaron el estadio para el partido contra Holanda. El cielo gris metálico, como los inviernos de Mar del Plata, el termómetro indica 12 grados.

Son las 15.00 horas del domingo 25 de junio de 1978, todo está listo, el holandés René Van der Kherkof, a pesar de una herida en el brazo, decide jugar en igualdad de condiciones, un vendaje rápido y el árbitro italiano Sergio Gonella silba el comienzo. Son las 15.08, Argentina se arriesgó a perder el partido varias veces, Holanda fue sin duda más fuerte, pero gracias al arbitraje italiano, logró llegar a las dos prórrogas, finalmente los goles de Kempes a los 104 ‘y Bertoni a los 115 ‘, dieron a Argentina el primer Mundial y prolongaron la supervivencia de la dictadura que caerá en 1983, con la derrota ante los británicos en la guerra de las Malvinas.

Son las 17.41, todos los representantes de las autoridades e instituciones mundiales presentes, son festivos, con vista a la baranda, celebran la copa del mundo que se levanta en el cielo y rinden homenaje a los verdugos de la dictadura argentina.

El único gesto digno lo hacen los jugadores holandeses, derrotados en la final por los anfitriones gracias a la ayuda de los árbitros: en el momento de recibir el trofeo se niegan a saludar a los dirigentes de la dictadura.

Era la noche del 25 de junio de 1978, los rugidos de los argentinos cubrían el rugido de los aviones de la muerte, los desaparecidos volaban sobre los estadios en su último viaje, antes de ser arrojados vivos al mar.

UNA HISTORIA ACTUAL

Una larga historia que se extiende a lo largo de casi 50 años, y que todavía lleva consigo la huella de hace unos días, la noticia de que un hombre de 40 años en la época de la dictadura, Javier Matías Darroux Mijalchuk, tenía sólo 4 meses cuando fue secuestrado ilegalmente por los militares a sus padres, el nieto número 130 encontrado por Abuelas de Plaza de Mayo, la asociación de abuelas argentinas que buscan a los más de 500 niños secuestrados durante los años de la dictadura.  Así como hace unos días la noticia de la presencia en Italia de Carlos Luis Malatto, ex militar italo-argentino que todavía tiene que responder por crímenes muy graves contra la humanidad, inmortalizados en un vídeo en el refugio de oro de Portorosa-Furnari, en la provincia de Messina. Malatto, entre otros muchos delitos, está acusado de contribuir al secuestro, detención ilegal, asesinato y desaparición del cuerpo de la estudiante de 24 años, Marie Anne Erize, uno de los acontecimientos más brutales de los años de la dictadura del golpe de Estado militar argentino.

Para más jóvenes, si alguna vez leen estas líneas, pueden parecer historias antiguas, de épocas pasadas; pero la historia, sobre todo si es olvidada, se repite, ya que se dice que la apariencia engaña, siempre engaña y la realidad a menudo supera con creces lo que la imaginación más ferviente puede llegar a imaginar, es una página fea de la historia que acaba de ser contada, pero siempre actual, siempre dispuesta a volver a las escenas del mundo, en más de un país, adaptándose a los tiempos, cambiando a los actores, a los escenarios, a los actores, a los actores y a los protagonistas, pero siempre respetando siempre las más o menos las mismas «tramas».  Lo que sí se sabe, precisamente porque la historia nos enseña, es que las cosas malas nunca vienen solas, como las dictaduras, nunca se quedan solas, están «acompañadas», y siempre tienen detrás de sí un aparato impresionante, del que pueden disfrutar de apoyo, financiación, armas, dinero, silencios, coberturas, información, propaganda a favor; todo ello siempre en una relación mutua de «intercambio» mutuo, en la que «alguien», generalmente ya rico, invirtiendo el derecho, gana mucho más que algo. No importa si la gente siempre paga el precio, con sangre, muerte y sufrimiento atroz, o si es la historia misma, que en esos momentos es como detenerse y parece retroceder, lo importante después de todo es hacer «buenos negocios», y las dictaduras, así como las guerras, especialmente en tiempos de crisis estancada, siempre han representado algo más que simples oportunidades de negocio, nunca se dan por casualidad y se anuncian para aquellos que tienen «ojos para ver». Por lo tanto, estamos en campana.


Traducido del italiano por Estefany Zaldumbide

Categorías: Cultura y Medios, Derechos Humanos, Economía, Europa, Internacional, Opiniones, Política, Sudamérica
Tags: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Noticias diarias

Escriba su correo electrónico para suscribirse a nuestro servicio diario de noticias.

 

#8M

Documental: el principio del fin de las armas nucleares

Renta Básica

Alerta Paz Colombia

Comunidad internacional en alerta por una Colombia en paz

Documental: RBUI, nuestro derecho a vivir

¡Movilicémonos por Assange!

2a Marcha Mundial por la Paz y la Noviolencia

App Pressenza

App Pressenza

Despenalizar la eutanasia

Milagro Sala

Programa de Radio

International Campaign to Abolish Nuclear Weapons

International Campaign to Abolish Nuclear Weapons

Foro para la integración de NuestrAmerica

Foro para la integración de NuestrAmerica

Telegram Pressenza

Conéctate con nuestro canal Telegram

Archivos

Except where otherwise note, content on this site is licensed under a Creative Commons Attribution 4.0 International license.