8 de mayo, Sudáfrica elige su futuro. La corrupción y la falta de ética socavan el partido de Mandela

09.05.2019 - Lorella Beretta - Redazione Italia

Este artículo también está disponible en: Italiano

8 de mayo, Sudáfrica elige su futuro. La corrupción y la falta de ética socavan el partido de Mandela
(Imagen de Lorella Beretta)

Mañana se vota en Sudáfrica, 25 años después de las primeras elecciones libres, las cuales proclamaron a Nelson Mandela presidente de la Sudáfrica libre. Existieron, entonces, extensas colas de espera para obtener esos derechos nunca reconocidos y la esperanza de un futuro mejor para la gran mayoría de la población que hasta ese entonces se había mantenido separada. Votaron en masa por el creador de ese sueño que se había hecho realidad, el que no había despreciado la lucha armada pero que había podido sentarse durante 27 años tras las rejas del apartheid y, a pesar de eso, conseguir dialogar con sus artífices, hasta el punto de doblegarlos para que renunciaran a ese sistema de tan pequeñas y tan grandes discriminaciones.

Ahora su partido, el Congreso Nacional Africano, corre el riesgo de pasar por debajo del 60% considerado como el umbral mínimo, extremadamente mínimo, de consenso, en comparación con el 80% del electorado negro que debería ser una zona de votos asegurados. Pero el voto negro de los últimos años se ha visto socavado por el descontento general con la falta de promesas y por la aparición de una nueva formación, la EFF, los Economic Freedom fighters, que golpea precisamente sobre las todavía demasiadas desigualdades, sobre todo en los municipios y en las zonas rurales remotas.

Las últimas encuestas de Ipsos dan al ANC un 55%, las de la semana pasada a los 57, pero según algunas instituciones, como el Instituto de Relaciones Raciales, el partido gobernante incluso caería a un 49%. En las elecciones parlamentarias de 2014, alcanzó la cifra de 62,15, que ya había hecho temblar aún más a esos sectores del partido durante años con el entonces Presidente, del partido y del país, Jacob Zuma.

De hecho, en las elecciones municipales de 2016 el porcentaje de pobres fue de 53,9, pero sobre todo el partido que había luchado por la liberación de Sudáfrica había perdido el gobierno de Johannesburgo y Pretoria. Los resultados se anunciarán tres días después de la votación, el 11 de mayo, y el clima de incertidumbre hasta el momento ha contagiado incluso a personas con una posición política muy clara. De hecho, la presidencia de Cyril Ramaphosa no ha sufrido ningún cambio importante en la vida cotidiana de la gente, ni ha mirado hacia el futuro próximo: primero un combatiente y militante del ANC, luego la mano derecha de Mandela en negociaciones con Frederik De Klerk para la salida del apartheid; un poderoso sindicalista entre los trabajadores explotados de las minas, luego en ese sector se abrió camino como empresario, Ramaphosa reemplazó a Zuma en febrero de 2018, culpable de haber debilitado a Sudáfrica y al partido con nueve años de cientos de casos de corrupción y con el aumento vertiginoso y desmedido del endeudamiento de la que, de otro modo, habría sido una economía fuerte.

El adjetivo comúnmente utilizado en los medios de comunicación nacionales e internacionales y en cualquier aula o comentarista de calle es «desastroso». Zuma el traidor de Mandela, el sentimiento popular gritó incluso en el funeral de Tata Madiba, en un sofocante diciembre de 2013. En 2011, el ganador del Premio Nobel de la Paz Desmund Tutu incluso acusó al ANC de esos años de ser peor que los gobiernos del apartheid. Tutu, que tiene 87 años, y su esposa Leah votaron ayer, lunes, cuando se abrieron las «votaciones especiales»: los escrutadores fueron a su casa para permitir que los ancianos y el Arzobispo de Ciudad del Cabo hagan su elección. Él les dio las gracias, jovial como siempre, dijeron los oficiales. Hay 700.000 sudafricanos a los que se les ha concedido el derecho a un voto especial. Pero es precisamente mañana, 8 de mayo, cuando se contabilizará la participación: 26 millones de personas inscritas para votar, algo menos de la mitad de la población total, el 75% de los electores con derecho a voto, diez millones menos que el electorado activo, y se teme que ni siquiera todo el mundo se decida finalmente a ocupar los escaños repartidos por todo el territorio nacional. «Uno de cada tres decidirá el futuro de Sudáfrica», tituló The Citizen today. La primera página de Cape Times, por su parte, juega a nivel emocional y elige como título «It’s in your hands» (Está en tus manos), citado por Nelson Mandela. En resumen, ¡voten!

Para incrementar la confusión están las 48 siglas de los tantos grupos políticos que surgen, algunos de los más imaginativos y originales. El ex presidente Thabo Mbeki hizo un llamado a la nación y jugó la carta emocional de las largas colas del 27 de abril de 1994, cuando los negros sudafricanos votaron por primera vez. En particular, en un vídeo, Mbeki se dirigió a los jóvenes, que ya han manifestado su desinterés. Y al final son los que más sufren el desempleo, la violencia, los niveles de calidad en la educación que han ido deteriorándose cada vez más. Los jóvenes, dados a la fuga, son a quiénes se dirigen los altos directivos del ANC, pero quizás sea más atractivo el EFF y en particular su líder, Julius Malema, nacido en 1981, expulsado de la Liga Juvenil del ANC en 2012 por Zuma, por su desobediencia, que lo llevó a salir en primera plana de los cantos que invitaban a disparar contra los blancos: «¡Dispárenle a los bóers! ¡Mata al bóer! – o por una vida de derroche e insubordinación, con un hecho que nunca le perdonó que lo hubiera visto comer sushi directamente del cuerpo de una bella modelo en la fiesta de su amigo, el magnate Kenny Kunene. Frente al Comité Nacional del partido, Malema lo había negado, mientras que las confirmaciones provenían del congresista. En 2013 Malema dio a luz a su partido, los luchadores por la libertad económica, que se sientan en el Parlamento con trajes y boinas rojas con las que marchan por las calles de los municipios y de las metrópolis sudafricanas. El demagógico Malema es ahora aterrador para el ANC, pero también para el DA, el primer partido de la oposición hasta ahora: la Democratic Alliance es la llamada formación de blancos, votada también por muchas personas de color, especialmente en el Cabo Occidental, la única región que no está gobernada por el Congreso Nacional Africano. Los blancos son casi el 10% de la población y los de color unos decimales menos, según el último censo nacional de 2011. La DA ha tratado de quitarse de encima esta etiqueta y, para tratar de extender su zona electoral a la clase media negra, ha nombrado a un presidente negro, joven y guapo, Mmusi Maimane, nacido y criado en el popular Soweto, casado con una mujer blanca, joven y bella, tanto católica como muy conocida en la iglesia. Demasiado tarde y muy poco, sobre todo con Malema tocando el tambor de la protesta de los últimos.

Y no es que los últimos estén equivocados: hace tan sólo dos días, las noticias de Cabo Oriental informaban de una escuela primaria construida en 1985 y desde entonces todavía sin un solo baño para los estudiantes, con techos que se derrumban con cada lluvia y la falta de una valla para asegurar la seguridad de los niños y niñas. Sin embargo, es posible que los datos sobre la preparación de los profesores sean peores: el 79% de los de matemáticas del sexto grado, la primera mitad, tiene conocimientos inferiores al nivel de educación que deberían impartir. Los datos son los datos oficiales del Ministerio de Educación. Sin embargo, Sudáfrica no es Zimbabue, no es Mozambique, no es ninguno de los otros países africanos. El desempleo se sitúa en el 27%, mientras que asciende a casi 40 entre los jóvenes. Una cuarta parte de la población vive en la pobreza extrema y más del 50% tiene un ingreso mensual correspondiente a unos 100 euros. Pero los sectores agrícola y manufacturero siguen mostrando signos positivos, incluso cuando el PIB es peor de lo esperado. Los nuevos escándalos vinculados a los años de incumplimiento de las normas en los asuntos públicos y los dramáticos apagones causados por la pésima gestión del gigante energético Eskom y por la falta de mantenimiento de las plantas de producción tanto como de las redes de distribución de electricidad, han puesto en crisis el crecimiento anunciado. Como ha sucedido a menudo en los últimos años, los ciudadanos y las empresas han tenido que adaptar sus ritmos a las agendas que comunicaban diariamente si habría o no electricidad y cuándo. Dos noticias de ayer informan lo delicado y sentido que es este tema: una es sobre las 400 organizaciones que promovieron una demanda colectiva contra Eskom. El otro habla de la falta de liquidez que se espera de China, fuertemente interesada en entrar en este mercado, pero evidentemente ahora preocupada por el futuro de la empresa y del país.

Pero entre los peores datos, que arrojan a Sudáfrica a la oscuridad, está el de la delincuencia, que se consume principalmente en las comunidades pobres: en 2018 hubo más de 20 mil asesinatos y la violencia sexual reportada fue de 40 mil. Las víctimas son mujeres, hombres, gente muy joven e incluso niños. Una plaga declarada repetidamente, pero que ocupa poco espacio en la agenda. En este momento, la principal preocupación son las reformas -una palabra mágica que ahora también está muy extendida aquí- que se esperan en el período posterior a Zuma, especialmente en el ámbito económico. Una expectativa interna, pero compartida por los principales inversores internacionales, que tienen fuertes intereses en el país más estable y avanzado de África. Y precisamente por esto, la puerta de entrada al continente es cada vez más privilegiada para todos los extranjeros interesados en el mismo. De hecho, no es casualidad que a mediados de abril se estrenara The Economist con un apoyo inequívoco en Ramaphosa, retratado en la portada con toda su brillante sonrisa. Título: La mejor opción para Sudáfrica. En un especial con varios artículos que recuerdan las responsabilidades «que en los nueve años de mandato -leemos- ha robado sistemáticamente al país»: el desempleo, pero también el miedo a la policía sudafricana, la ineficiencia del gigante estatal en el suministro eléctrico para garantizar la energía, la corrupción, y el 80% de los niños y niñas de 10 años que no pueden leer o entender una simple frase. «Para detener la decadencia de Sudáfrica, voten por Ramaphosa, el hombre que Mandela quería», escribe el semanario económico británico perdiendo ese patriotismo que se suele reconocer.

Un capítulo que se ha convertido en decisivo, sobre todo en el debate político, es el de la redistribución de la tierra: fue una de las promesas de Ramaphosa en el discurso de inauguración, pero en marzo la Comisión responsable de la aplicación de la nueva ley, que autoriza las expropiaciones sin compensación, pospuso toda aplicación hasta la próxima legislatura. Cabe señalar que las tierras afectadas por la reforma no son las de pequeños y medianos propietarios blancos, sino las tierras no cultivadas del Estado y los terratenientes o grandes empresas privadas. Cabe señalar también que el tema es menos escuchado por los sudafricanos en relación con el tema del empleo, la mejora de la educación de los pobres, una vivienda decente en lugar de chozas de hojalata y la atención de la salud para todos.

Por lo que Nelson Mandela luchó, dentro y fuera de la prisión, y lo que una vez prometió. Antes de ser traicionado, junto con su pueblo, por sus sucesores. En un país que todavía tiene demasiadas desigualdades. En un partido desgarrado por las guerras internas, como nunca sucedió en 107 años de historia y lucha, y 25 años de democracia.


Traducción del italiano por Nicole Salas

Categorías: Africa, Opiniones, Política
Tags: , , , ,

Noticias diarias

Escriba su correo electrónico para suscribirse a nuestro servicio diario de noticias.

Buscar

 

Catálogo de documentales

Renta Básica

Jornadas FCINA-Internet Ciudadana

Todos los domingos

Cuaderno de cultura

¡Movilicémonos por Assange!

App Pressenza

App Pressenza

Programa de Radio

International Campaign to Abolish Nuclear Weapons

International Campaign to Abolish Nuclear Weapons

Foro para la integración de NuestrAmerica

Foro para la integración de NuestrAmerica

Telegram Pressenza

Conéctate con nuestro canal Telegram

Archivos

Except where otherwise note, content on this site is licensed under a Creative Commons Attribution 4.0 International license.