Heroísmo, terrorismo y violencia social: Notas en psicología política I

09.08.2018 - Moscú - Akop Nazaretyan - Centro Mundial de Estudios Humanistas

Este artículo también está disponible en: Inglés, Francés

Heroísmo, terrorismo y violencia social: Notas en psicología política I
(Imagen de Fotomovimiento.org)

Akop P. Nazaretyan.-

La diferencia de comportamiento y psicológica entre los terroristas de los años 1990 – 2010 y los de 1950 – 1980 refleja una tendencia mundial hacia un pensamiento político cada vez más primitivo. La estructura y la lógica de las motivaciones religiosas y la fe literal en las recompensas de la vida después de la muerte hacen que las actividades de los terroristas sean más crueles y destructivas en comparación con las de los “románticos revolucionarios” seculares. Las conclusiones del autor se basan no sólo en las fuentes literarias, sino también en muchos años de observaciones personales y experiencia práctica trabajando con políticos de diferentes partes del espectro político.

La peligrosa tendencia psicológica va acompañada de líneas borrosas entre la guerra y las condiciones de paz, así como entre las tecnologías militares, de producción y domésticas: las armas modernas son cada día más baratas y están más fácilmente disponibles. El documento muestra que el retroceso de la inteligencia humanitaria, junto con el acelerado desarrollo tecnológico, está plagado de efectos fatales para la civilización mundial. Los cálculos independientes realizados por los científicos de Australia, Rusia y los Estados Unidos han demostrado que se espera que el siglo actual sea crucial no sólo para la historia de la humanidad, sino también para toda la evolución planetaria, lo que confiere una responsabilidad especial a las generaciones actuales.

A lo largo de milenios, la solidaridad de grupo ha sido apoyada por la imagen del enemigo común (“ellos – nosotros”), que al mismo tiempo ha facilitado la formación del significado. En realidad, las condiciones clave para la sostenibilidad de la civilización de la Tierra son la formación y la asimilación masiva de nuevos significados estratégicos libres de confrontaciones intergrupales. Experimentos psicológicos (Muzafer Sherif et al.) y observaciones políticas muestran que la consolidación sin confrontación está disponible. La ciencia interdisciplinaria moderna proporciona puntos básicos para los significados panhumanos; sin embargo, las actitudes políticas reales se están orientando hacia una dirección peligrosa.

Hemos creado una civilización de la Guerra de las Galaxias, con emociones de la Edad de Piedra, instituciones medievales y tecnología divina.

Edward Wilson

Fotomovimiento.org

En la década de 1960, un popular periódico juvenil soviético (“Komsomolskaya Pravda”) relató una historia en la vida escolar provincial. El Consejo del escuadrón Pioneer (un análogo soviético de la organización Boy Scout) decidió privar a un niño de 11 años de su corbata roja (el signo de pertenecer a la organización) por su mal comportamiento. Sin embargo, el adolescente luchó por su tesoro con los puños, las piernas y los dientes y no se lo dio ni a sus compañeros ni a los maestros que vinieron a ayudarlos. Por lo tanto, fue expulsado de la escuela por ser un “hooligan” y su caso pasó al departamento de policía. El periodista que vino de Moscú para considerar el caso criticó severamente a los maestros y señaló que la resistencia del niño podría haber sido considerada como heroica en una circunstancia diferente.

El siguiente episodio parece aún más dramático. Un intento fallido pero sangriento de golpe militar ocurrió en enero de 1986 en un país del Cercano Oriente. En las calles de la capital se escucharon escaramuzas y explosiones de bombas de aviación. Las esposas y los hijos del personal extranjero fueron llevados urgentemente a un barco inglés que se encontraba cerca (tenían que vadear para llegar a él) para su evacuación. Ciertamente, tuvieron que dejar la mayor parte de los bienes personales a merced del destino.

De repente, la esposa de un secretario de una embajada soviética (ambos tenían más de treinta años) le dijo a su esposo: “Haz lo que quieras, pero no me iré sin dos cosas”. Se trataba de un abrigo de piel de visón que había sido pedido y recibido de Alemania y una grabadora de vídeo japonesa – los artículos de gran prestigio que no se podían comprar en Moscú en ese momento. Para conseguir y traer las dos piezas, uno tenía que pasar por un camino lleno de amenazas. Su parte más peligrosa era la plaza de armas bajo las tribunas de la que dos grupos de soldados estaban cubiertos e intercambiando disparos. Nuestro “caballero” encontró una sábana blanca y caminó por la plaza blandiéndola sobre su cabeza y gritando en voz alta “Sovet rafic” (“camarada soviético”). Los soldados respetaron un comportamiento tan temerario y realmente cesaron el fuego; los tesoros deseados fueron entregados a la señora que tan felizmente dejó el país.

El comportamiento de la amante esposa está fuera de todo comentario, pero el esposo estaba muy orgulloso de su acto. Sin embargo, no le hice la pregunta que parecía sin tacto: ¿Arriesgaría el tipo su propia vida en caso de que la vida de su media naranja estuviera en peligro? ¿O fue el hábito preconcebido de obedecer las órdenes de la esposa autoritativa lo que realmente influyó en su acción? Después de todo, ¿podemos considerarlo heroico?

Pixabay

Actividades desinteresadas que parecen bastante estúpidas para un observador son frecuentes en situaciones de estrés; podemos encontrar muchos ejemplos similares tanto en bellas letras clásicas como en actividades prácticas. Por casualidad, trabajé como psicólogo durante más de veinte años (en los años 1960-1980) con partisanos, miembros de grupos clandestinos y aquellos a quienes incluso la prensa soviética llamaba “terroristas” en América Latina, Oriente Próximo, Oriente Medio y África. La diversidad de los motivos que hacían que las personas arriesgaran su bienestar y sus vidas siempre me sorprendió. Conocí a individuos realmente valientes que se dedicaban de todo corazón a cierta ideología. También conocía a los sadomasoquistas maníacos: la equivalencia de las motivaciones maníacas y heroicas está bien descrita en la literatura correspondiente [1]. Además, recuerdo a los tímidos (por no decir cobardes) que actuaron desinteresadamente, quizás en un ataque histérico. La dependencia de una sensación emocional de un escenario o actitud real ha sido otro punto de mis sorpresas regulares. Un veterano de guerra con heridas de combate y condecoraciones apenas esconde sus temores en la sala de espera del dentista. Un oficial de las tropas aerotransportadas siente vértigo mirando desde el balcón del quinto piso. Un joven activista clandestino ecuatoriano con experiencia de resistencia en cámaras de tortura se cubre de frío sudor de miedo mientras oye que el médico de Moscú propone tratar su escalofrío con un yeso de mostaza; ni siquiera las bonitas insinuaciones de la enfermera sobre su hombría le hacen aceptar el “doloroso” procedimiento.

También recuerdo a los narcotraficantes sudamericanos que aceptaron (después de una hábil propaganda) las ideas de “lucha contra el imperialismo” y así adquirieron nuevos significados de vida y autoevaluación. Los manuales nos informan que entre los revolucionarios rusos y los héroes de la Guerra Civil hubo muchos que también comenzaron su carrera política como ladrones comunes. Los ardientes “luchadores por el poder popular” reclutaron nuevos asociados en las cárceles; esos hechos históricos son muy similares a las aventuras de los propagandistas modernos de ISIS…

El sociólogo ruso y americano Pitirim Sorokin [2] enunció su Ley de Polarización durante la Segunda Guerra Mundial. La ley afirma que dos polos conductuales son señalados dentro de cualquier población humana en circunstancias catastróficas. Por un lado, se actualizan las patologías sociales y psicológicas, el egoísmo extremo, la cobardía y la malignidad. Por otro lado, encontramos los ejemplos más brillantes de altruismo, generosidad y altruismo. Conceptualmente, esto se remonta a los patrones sociológicos de Vilfredo Pareto y Emile Durkheim y se correlaciona con la teoría del Imán Social mediante la cual no sólo las jerarquías de propiedad y poder sino también las morales se reproducen espontáneamente como los polos magnéticos. Los experimentos con los animales muestran a nivel básico cómo se reproducen los nichos funcionales a pesar de los cambios en las composiciones individuales de la población [3].

De hecho, la máxima variedad en las estrategias de comportamiento, especialmente en una situación de crisis, aumenta la viabilidad de la población. Sin embargo, este es el punto de vista de un sociólogo, etólogo, genetista del comportamiento o teórico del sistema. Mi problema aquí es la motivación individual. Después de todo, ¿en qué se diferencia una acción “heroica” de una “delincuente”, una “sugerida”, una “maníaca” o simplemente una mercenaria si todas ellas pueden conllevar riesgos mortales? ¿Depende la atribución exclusivamente de los propios valores del observador?

Immanuel Kant [4] distinguió entre las buenas acciones humanas – las “agradables” y las “morales”: las primeras están motivadas por la “disposición emocional” mientras que las otras requieren esfuerzos volitivos. Es bien sabido que una acción altruista puede deberse a la superación voluntaria de la resistencia instintiva o del hábito adquirido (post-volitivo), pero también puede estar condicionada por un impulso involuntario que tiene profundas raíces evolutivas. El instinto respectivo ha sido heredado por los humanos y complementado por la “pragmática” de la recompensa celestial en una cierta etapa de su desarrollo cultural.

Mucho más tarde, los humanos aprendieron a elegir conscientemente entre el bien y el mal; trataré de demostrar que, de todos modos, una acción desinteresada puede ser calificada como propiamente heroica sólo en el caso de que no esté condicionada por la fe en la recompensa celestial. Otras apreciaciones dependen de nuestros valores sociales y políticos. Alguien podría considerar heroica la batalla del joven pionero por su corbata roja, y una dama melancólica sobre un “auténtico macho” se deleitará con el marido que arriesga su vida para cumplir el capricho de su esposa.

Mi interés específico en este tema inagotable es rastrear las formas cambiantes del terrorismo político. En particular, comparo el terrorismo de “tonalidad roja” que prevaleció en los años 1950-1980 y el posterior que se desplazó hacia el espectro de colores “negro-verde”.

Aunque el concepto de “terrorismo político” tiene una larga historia, no era tan popular en el periodismo antes de la década de 1990 como lo es ahora. Sin embargo, nunca ha tenido una definición clara. En 2004, mi colega estadounidense me presentó una postal con las fotos de Gorge Bush-junior y Bin Laden y las indicaciones: “El buen terrorista” y “El mal terrorista”; fue sin duda una sátira. Los autores de los “respetables” textos políticos no suelen llamar así a los presidentes y generales que envían bombarderos contra civiles: el término se aplica a los grupos e individuos que matan a personas bajo consignas políticas sin tener altos cargos oficiales.

Muchos individuos y movimientos políticos en las décadas anteriores se ajustan a una definición similar. Entre ellos, los “barbudos” que llegaron en la goleta “Granma” a la costa cubana, Ernesto Che Guevara que intentó sin éxito provocar un levantamiento masivo de Congo a Bolivia, los sandinistas durante su lucha armada contra la dictadura de Somoza, las guerrillas de Salvador, Colombia y Angola, las “Brigadas Rojas” italianas, etc. Algunos de ellos creían ciegamente en el leninismo, el maoísmo u otras teorías de “progreso social” y el calor emocional de su fe eran comparables al fanatismo religioso de los militantes islámicos.

Sin embargo, los “románticos revolucionarios” atacaron cuarteles militares y cuarteles policiales o mataron a políticos odiosos (en su opinión) pero trataron de minimizar las víctimas entre los civiles. Incluso el secuestro y otras formas de chantaje fueron acompañados de demandas y negociaciones definitivas, para que los rehenes tuvieran una oportunidad de sobrevivir. Esto se refiere también a los nacionalistas de todo tipo, incluidos los palestinos que eran en su mayoría ateos en ese momento (lo que era motivo de conflictos con sus vecinos religiosos): si mataban rehenes, era después del fracaso de las negociaciones. Los irlandeses y los vascos solían advertir de una explosión para que la policía tuviera tiempo de desactivar la bomba y pudiera evacuar al público.

Los nuevos terroristas de formación se comportan de manera diferente, y aquí veo una distinción esencial entre los adherentes de las cuasi-religiones de la Nueva Époque (las ideologías nacionales y de clase) y las religiones medievales de revelación; la distinción es altamente relevante para el trabajo práctico. Habiéndonos abstraído de las infinitas variantes individuales y siguiendo el axioma de la Racionalidad Subjetiva [5] [6], podemos reconstruir los patrones de su lógica motivacional.

La autoridad divina de los líderes ideológicos, la vida póstuma y la venganza no son más que alegorías para los radicales seculares. En muchos casos, la idea de inmortalidad en la memoria agradecida de la descendencia compensa sus complejos personales y racionaliza los impulsos inconscientes de agresión afectiva que se ennoblecen con los altos significados. Sin embargo, aunque uno está dispuesto a arriesgar su vida por un futuro mejor, su inspiración es, en el mejor de los casos, estar presente en el mundo venidero como una imagen inmortal.

Pixabay

El mecanismo compensatorio de los guerreros religiosos se construye de manera muy diferente: sirven a su Señor celestial (cuyas órdenes, incluyendo la bendición para la Guerra Sagrada, provienen de Sus representantes terrenales); el Paraíso y el Infierno no son figuras alegóricas sino los verdaderos espacios de habitabilidad. Al enviar a los infieles al fuego y al azufre, un atacante suicida proporciona a su propia alma una bienaventuranza eterna. Algunas versiones modernas del Islam complementan la garantía incondicional e inmediata del Paraíso con un bono peculiar: el que muere en una Guerra Sagrada puede pedir atraer a setenta almas más en el futuro [7]. Por lo tanto, los vecinos felicitan a los parientes del héroe muerto y tratan de complacerlos con la esperanza de ganar el patrocinio del cielo para sus propias almas.

Las observaciones prácticas demuestran que todas esas fantasías se ven literalmente. Un agente del Mossad que fue invitado al Comité Antiterrorista de la Duma Estatal Rusa (Parlamento) en 2009 nos dijo por qué los “shahids” masculinos eran a menudo sustituidos por mujeres. Recordó que el paraíso musulmán era más “interesante” que el de los cristianos, en el que las almas incorpóreas permanecen en una postración dichosa. A diferencia de esto, un musulmán fiel se encuentra en la eterna alegría con el vino y el amor de las mujeres. Para disfrutar del amor al máximo, el hombre tiene que conservar la parte respectiva de su cuerpo. Así pues, redondeándose con explosivos, defiende su falo con láminas de acero. La “armadura” local modifica la forma de caminar del tipo, por lo que los agentes de servicios especiales aprendieron a registrar visualmente al asesino que se acercaba; después de eso, es mucho más fácil neutralizarlo. Tan pronto como los organizadores terroristas se dieron cuenta de esto, recurrieron más a las mujeres: las que “no tienen nada que perder” no necesitan una defensa particular.

La literatura pertinente está llena de historias sobre las viudas y novias “negras” que se detonan para reunificarse con los guerreros muertos. Más aún, a veces el deseo de alcanzar el paraíso es autosuficiente: “No quería vengarme por nada. Sólo quería ser un mártir” [7, p.31]….

Exagerando un poco, puedo afirmar que el sacrificio personal en un contexto secular nos deja un amplio espacio para las evaluaciones, dependiendo de nuestras propias creencias, entre los hitos “heroísmo – idiotismo – crimen”, mientras que el sacrificio personal religioso es siempre egoísta a gran escala; aquí, la escala de valoración se aplana excluyendo la coordenada del heroísmo. Lo que es particularmente importante es que el cambio hacia el terrorismo religioso es uno de los síntomas de la regresión espiritual; recibimos pruebas de ello rastreando las tendencias históricas a largo plazo.

Referencias

[1] Hare R.D. Sin conciencia: El inquietante mundo de los psicópatas entre nosotros. N.Y.: Guilford Press, 1999.

[2] Sorokin P.A. Un largo viaje. La autobiografía de Pitirim A. Sorokin. New Haven, Conn. College y Univ. Press, 1963.

[3] Helder R., Desor D., Toniolo A.-M. Diferencias potenciales en el comportamiento social de las ratas en una situación de acceso restringido a los alimentos // Comportamiento Genético, 1995. Vol. 25, #5: 483-487.

[4] Kant I. Fundamentos de la metafísica de la moral // Immanuel Kant. Obras en doce volúmenes. Volumen 7, Frankfurt am Main: 385-464.

[5] Petrovsky V.A. Sobre la psicología de la actividad personal // Cuestiones de Psicología, 1975, #3: 26-38. (En ruso).

[6] Nazaretyan A. El axioma de la “racionalidad subjetiva” y una reconstrucción teórica de la jerarquía de los impulsos humanos // Proceeding of the Tartu State University. Vol. 714. Inteligencia Artificial. Tartu: TSU, 1985: 116-132. (En ruso).

[7] Hurries S. El fin de la fe. Religión, terror y el futuro de la razón. N.Y., Londres: Norton & Co. 2005.

 

Segunda parte
Heroísmo, terrorismo y violencia social: Notas en psicología política II

Última parte
Heroísmo, terrorismo y violencia social: Notas en psicología política III

Categorías: Asuntos internacionales, Ciencia y Tecnología, Internacional, Noviolencia, Región
Tags: , , , , , , ,

Noticias diarias

Suscríbete ingresando tu correo electrónico para recibir un resumen diario de noticias.


App Pressenza

App Pressenza

Milagro Sala

Programa de Radio

Renta Básica

International Campaign to Abolish Nuclear Weapons

International Campaign to Abolish Nuclear Weapons

Foro para la integración de NuestrAmerica

Foro para la integración de NuestrAmerica

Telegram Pressenza

Conéctate con nuestro canal Telegram

Archivos

Except where otherwise note, content on this site is licensed under a Creative Commons Attribution 4.0 International license.