Comprender la situación actual de Oriente Próximo. De 1945 a 1990, un desafío de la Guerra Fría (2/3)

11.03.2017 - Olivier Flumian

Este artículo también está disponible en: Inglés, Francés, Alemán, Griego

Comprender la situación actual de Oriente Próximo. De 1945 a 1990, un desafío de la Guerra Fría (2/3)
Principales oleoductos (en verde) y gaseoductos (en rojo) en Oriente Próximo. (Imagen de Wikimedia CC)

Para comprender la situación actual de Oriente Próximo, hay que volver atrás un siglo en la historia. De hecho, hay que remontarse a la época posterior de la Primera Guerra Mundial para organizar la mayoría de la información geopolítica que explica la multiplicidad y el enredo de los conflictos actuales. Una cosa es segura, si las grandes potencias hubieran influido antaño de manera decisiva en el curso de los acontecimientos, los actores regionales y locales se habrían fortalecido a lo largo del siglo. Tras el dominio de Gran Bretaña y Francia durante el periodo de entreguerras, las dos superpotencias de la guerra fría tomaron el relevo. Tras la caída del Muro de Berlín, se abrió la fase de la omnipotencia estadounidense expuesta tras el 11 de septiembre de 2001. La era de la globalización está viendo crecer rápidamente a las potencias regionales su autonomía, incluso su independencia, influencia y el empeoramiento de las rivalidades entre ellas. Intentemos verlo un poco más claro.

Enlaces en 3 partes:

De una guerra mundial a otra (1/3)

De 1945 a 1990, la apuesta de la Guerra Fría (2/3)

Del fin de la Guerra Fría al futuro de las « Primaveras árabes » (3/3)

A la tradicional rivalidad franco-británica, donde Oriente Medio actuó de teatro durante el periodo de entreguerras, el final de la Segunda Guerra Mundial substituyó la rivalidad americano-soviética. Esta marcaría la región durante medio siglo.

En 1945 se produjo el famoso encuentro entre Roosevelt y Ibn Saoud, el soberano saudí. Se trata del acuerdo de Quincy: la protección americana está asegurada con el régimen en contrapartida del monopolio sobre el petróleo saudí. Los estadounidenses toman, progresivamente, el relevo de los británicos. Los franceses deben abandonar Siria y El Líbano, debido a la presión de los nacionalistas árabes y a la presión de los aliados anglosajones. Turquía se adhiere a la OTAN en 1952. Mossadegh, el primer ministro del Shah, intentó nacionalizar el petróleo iraní. Fue derrocado por un golpe de estado dirigido por la CIA. El Shah debe mantener su poder en los estadounidenses. Se crea el pacto de Bagdad, un tipo de OTAN en Oriente Próximo. Nos encontramos en la época de la doctrina Eisenhower, «el continente”, que pretende mostrar la influencia de la URSS. Es evidente que Oriente Medio, donde se encuentran las reservas más importantes de hidrocarburos, representa el mayor desafío de la guerra fría. Para las economías occidentales (EE.UU., Europa, Japón), hay que recordar, que se trata de la era «Todo petróleo». Los precios bajos estimulan el consumo, uno de los pilares del crecimiento económico de los años posteriores a la guerra.

El caso de Israel, cuya independencia se proclamó en 1948, es un caso aparte, ya que, este estado es un objetivo del intercambio de Palestina en noviembre de 1947, votado en la Asamblea General de las Naciones Unidas compuesta, mayormente, por países occidentales. La mayoría de los países de Asia y África se encontraban bajo la tutela colonial. El rechazo del intercambio, por parte de Palestina, apoyado por los países vecinos, desencadenó la primera guerra árabe-israelí (1948-49) que se saldó con una victoria israelí. Otras tres guerras (1956, 1967, 1973) acabaron con nuevas victorias del estado hebreo. En 1959 se fundó la OLP (Organización de Liberación de Palestina). Esta desencadenó la lucha armada contra el estado judío, marcada por acciones de guerrillas en las fronteras. Tras la guerra de 1967, denominado “guerra de los seis días”, Israel ocupó Cisjordania y la frontera de Gaza, es decir, los territorios palestinos que seguían siendo árabes tras la guerra de 1948-1949. Esto marcó el comienzo de lo que se conoce como “Territorios Ocupados”, según la terminología onusiana. En 1982, la armada israelí invadió el sur del Líbano para atrapar a las fuerzas de la OLP, que se habían instalado en una base de retaguardia para dirigir la guerrilla contra el estado hebreo. La OLP fue expulsada y la ocupación israelí duró 3 años. En los Territorios Ocupados de Cisjordania y Gaza comenzó una primera revuelta palestina, la Intifada, en diciembre de 1987, que fue destruida por los ocupantes varios años después del enfrentamiento.

A nivel mundial, el enfrentamiento entre el campo occidental y el soviético produjo un impacto directo en toda la región. Los estados árabes nacionalistas, que rechazaron la interferencia occidental, se aproximaron a Moscú. Se trata de Siria, Egipto e Irak. Naserianos y Baazaistas, de ideología panárabe, laicos y socialistas, se opusieron a los regímenes monárquicos prooccidentales: el del Golfo, pero también el de Egipto que fue derrocado en 1952, el de Irak destruido en 1958, el de Jordania, que resistió a varios intentos de golpe de estado. El movimiento nacional palestino, dirigido por la OLP donde Arafat tomó el control en 1965, se aproximó también a los países del Este. Y, así fue como Oriente Próximo entró de lleno en la Guerra Fría. Ante todo triunfaron los regímenes autoritarios, ya estuvieran aliados en el Oeste o Sur. La sociedad de Oriente Próximo se enfrentó a la censura, al estado policial y a la represión.

En 1971, Gran Bretaña acordó la independencia de los pequeños estados de la ribera sur del Golfo Pérsico. Koweït, Bahreïn, Qatar y los Emiratos Árabes, miembros de la OPEP (Organización de Países Exportadores de Petróleo, constituida en 1960), intentaron aliarse a la política del “gran hermano” saudí. Además, como petromonarquías, se beneficiaron de la protección estadounidense de la solicitud de Occidente. El Shah de Irán se impuso como la policía regional del Golfo, gracias al petróleo y su ejército. Turquía, pilar del sudoeste de la OTAN, alternó regímenes civiles y militares, realizando después golpes de estado (1960, 1971, 1980) cada vez que el ejército estimaba que la política del país se alejaba demasiado de la herencia kemalista.

1973 fue un golpe de advertencia. Tras la guerra de Kippour, que puso a Israel en una situación difícil por el ejército árabe antes de volver a la situación normal con la ayuda estadounidense, los países productores de petróleo decidieron el embargo y el aumento de los precios del crudo. La OPEP defendió sus intereses duramente. Las economías occidentales entraron en crisis por el enriquecimiento de la energía, sobre la que se asentaba el crecimiento de años posteriores a la guerra, las famosas «Treinta Glorias».

El impacto de la revolución iraní

En 1979 se produjo un segundo impacto petrolífero, con las mismas consecuencias del primero sobre las economías occidentales. Esta vez fue consecutivo a un acontecimiento político mayor. La revolución iraní fue un verdadero trueno. Esta revolución había sido popular y había destruido la autocracia del Shah, antes de recuperar el área más conservadora y autoritaria del clérigo chiita oculto bajo la figura carismática del ayatolá Jomeini. También reunió tanto a las clases medias tradicionales y la burguesía liberal, como a las clases populares y el clérigo chiita, o los movimientos estudiantiles de extrema izquierda y el partido comunista. En varias semanas, la administración y el ejército se destruyeron, rechazando servir a un régimen desconsiderado por su autoritarismo, su corrupción, su megalomanía y su alianza con EE.UU. Occidente estaba retada como nunca antes lo había estado en esta región. Entonces, apoyó al régimen baazista iraquí de Saddam Hussein para mostrar la revolución: Irak ataca a Irán. Las monarquías del Golfo financiaban la guerra iraquí. Tras una mortífera guerra de 1980 a 1988, con más de medio millón de muertes, se firmó un armisticio sin vencedor ni vencido.

El Islam político se impuso, durante tiempo, como un actor mayor de la escena política, ideológica y geopolítica de Oriente Medio y Próximo. Al activismo político chiita inspirado por Teherán, responde como un eco, medio rival, medio discípulo de los sunitas. Los movimientos islamistas sunitas, inspirados en Hermanos Musulmanes egipcios o de Jamat-i-Islami paquistaníes, se desarrollaron en el mundo árabe y musulmán. Impugnaron el orden heredado del colonialismo, así como los poderes, ya fueran republicanos o monárquicos. Tomaron el relevo de las corrientes nacionalistas y marxistas que habían perdido su popularidad, seguida de las derrotas militares contra Israel, a los relativos fallos económicos de los regímenes y a la represión política. Se aprovecharon del dinero de las monarquías del Golfo, que fluían a flote desde el enriquecimiento consecutivo del aumento de los precios del petróleo. Los wahabitas sauditas exportaron su interpretación del Islam hasta donde pudieron. En diciembre de 1979, el ejército soviético intervino en Afganistán para apoyar al régimen comunista de Kaboul con el fin de una resurrección. Reclutadas masivamente en la guerra contra la invasión soviética de Afganistán, los yihadistas dieron un paso muy importante. Financiados por los saudíes, armados por los estadounidenses, organizados y formados por paquistaníes, aportaron su contribución a la yihad antisoviética. Sin embargo, los “mujaidines” afganos llevaron a cabo lo importante del combate. En este contexto se formó Al-Qaeda, una organización internacional dirigida por el islamismo saudí de Ben Laden. Adquirirá una siniestra celebridad perpetrando los atentados del 11 de septiembre de 2001 en las Torres Gemelas de Nueva York.

Durante todo el periodo, los estados de la región se vieron dentro del enfrentamiento Este-Oeste. El conflicto árabe-israelí se apartó, en gran parte, de esta configuración ya que Israel chocó más o menos con la hostilidad de los estados árabes de la región, cualquiera que fuera su lealtad, pro-estadounidense o pro-soviética. La revolución islámica iraní hizo que apareciera un nuevo factor de perturbación: el factor político-religioso. Este huyó completamente de las determinaciones de la Guerra Fría. Prefiguró las evoluciones geopolíticas posteriores como se verá en el próximo capítulo.

 

Traducido del francés par María Angeles Jurado Bello – Trommons.org

Categorías: Asuntos internacionales, Medio Oriente
Tags: , ,

Noticias diarias

Escriba su correo electrónico para suscribirse a nuestro servicio diario de noticias.

Buscar

Catálogo de documentales

Renta Básica

Jornadas FCINA-Internet Ciudadana

Todos los domingos

Cuaderno de cultura

¡Movilicémonos por Assange!

App Pressenza

App Pressenza

Programa de Radio

International Campaign to Abolish Nuclear Weapons

International Campaign to Abolish Nuclear Weapons

Foro para la integración de NuestrAmerica

Foro para la integración de NuestrAmerica

Telegram Pressenza

Conéctate con nuestro canal Telegram

Archivos

xpornplease pornjk porncuze porn800 porn600 tube300 tube100 watchfreepornsex

Except where otherwise note, content on this site is licensed under a Creative Commons Attribution 4.0 International license.