El festival de cine dedica un espacio a visibilizar la situación de la Amazonía y sus defensores. Se desarrollará entre el 2 y 8 de abril.

Servindi, 2 de abril, 2022.- Este sábado 2 de abril se inaugura la VIII edición de ‘Censurados Film Festival’, que se enfocará en la situación de las personas defensoras de la Amazonía.

Con proyecciones de cine, talleres, diálogos y otras intervenciones artísticas, el festival también contará con un programa específico para conectar al público con las historias y realidades de defensores que luchan por sus territorios.

Como parte de la red internacional de festivales de cine sobre derechos humanos Human Rights Film Network, el Censurados Film Festival se realiza junto a Dinamo, el Instituto del Bien Común (IBC), Oxfam, Amazonarte y organizaciones aliadas.

Tierra Nuestra

En esta octava edición, el festival ha elaborado el foco “Tierra Nuestra – Defensores de la Amazonía” que incluirá proyecciones, conversatorios, talleres e intervenciones artísticas.

La muestra contiene cortometrajes elaborados por realizadores indígenas y películas que integran la Selección Oficial del festival.

Entre estas se encuentran ‘Los árboles mueren de pie’ (México), ‘Siona’ (Colombia) o ‘Cunico, donde la selva se tiñe de negro’ (Perú), que se proyectarán el domingo 3 de abril en El Gato Tulipán de Barranco.

El lunes 4 de abril, en la Sala Armando Robles Godoy del Ministerio de Cultura (San Borja), se presentará la serie documental Bicentenario. ¿Qué Bicentenario?, compuesta por cuatro cortometrajes.

Mientras que el jueves 7 de abril en el Centro Cultural España, de Lima, se proyectará ‘Herlin’ e ‘Ina Nugke Awanti’, documentales que abordan las luchas de defensores.

Arte y diálogo

Además de la propuesta audiovisual, se presentará el mural ‘Amazonarte’, que está compuesto por cinco piezas pintadas simultáneamente desde diferentes regiones del país.

El resultado de esta intervención, coordinada por el artista Joe Fernández Carrasco ‘Zelva’, será revelado en el día de la inauguración, en una proyección en El Gato Tulipán, en Barranco.

Además, en el marco del foco ‘Tierra Nuestra’, se desarrollará un conversatorio entre representantes de organizaciones indígenas y especialistas sobre la situación de derechos en la Amazonía.

Este encuentro tendrá lugar el jueves 7 de abril a las 7 p.m. en el Centro Cultural España, de Lima, donde participarán Teresita Antazú (Aidesep), Herlin Odicio (Fenacoka), Marcelino Tangoa (C.N. Unipacuyacu) y Ronald Suárez.

En la mesa también estarán Nelly Aedo, Jefa del Programa de Pueblos Indígenas de la Defensoría del Pueblo y Miguel Macedo, del IBC.

Como parte de la programación del Festival, se exhibirán 55 películas de 26 países sobre derechos humanos, activismo, migración, género y desigualdad que participarán en esta edición.

Realidades visibilizadas

Verónica Boggio, antropóloga visual y miembro del equipo organizador, recalcó que uno de los objetivos del Censurados Film Festival desde sus inicios fue generar un espacio para la reflexión y la acción en torno a los derechos humanos.

Por esta razón, desde el año 2019, la lucha de las personas defensoras del territorio se convirtió en uno de los ejes.

Como investigadora del cine amazónico, Boggio resalta que en los últimos diez años se viene impulsando el cine indígena, aunque estas iniciativas todavía se mantienen en esferas cerradas.

“En el mundo del arte en general, ahora se está explotando mucho la imagen de lo amazónico”, sostiene la investigadora.

“Pero no se está dando la oportunidad a los propios indígenas a revelar su trabajo y a que sea justa la posición como artistas que ellos puedan tener dentro del mercado”, complementa.

Ante este contexto, las propuestas presentadas en esta edición del festival abordan la situación que enfrentan los defensores ambientales, un tema que, como resalta, está siendo relegado y no se debate en la opinión pública.

Así, las propuestas recogidas le hacen frente a la visión centralista “que borra del mapa a la persona amazónica y presenta a la Amazonía solo como un paisaje exótico”, indica.

En medio de la indiferencia general, la antropóloga explica que se busca poner sobre la mesa la situación de personas “que a menudo viven (y mueren) en el olvido de las instituciones, pero también de la gente”.

De esta forma, resaltó que el festival trata de construir puentes “desde el reconocimiento ya no solo de sus derechos, sino de lo más básico: su propia humanidad”.

“Más aún en estos tiempos, en los que la ignorancia selectiva y el ‘terruqueo’ son usados como excusas para justificar lo injustificable: el silencio, el olvido, el criminal asesinato de tantas personas que, ante los ojos de muchos, siguen siendo ciudadanos de segunda clase”, subraya.

El artículo original se puede leer aquí