Alrededor de 100 organizaciones de 114 países y cerca de 3.000 activistas se dan cita este fin de semana en Barcelona para participar del Segundo Congreso Mundial por la Paz, organizado por International Peace Bureau (IPB).

El objetivo de este segundo congreso es ofrecer un espacio para reunirse y compartir experiencias entre todos los implicados en movimientos internacionales de paz y justicia.

Crear un lugar donde favorecer sinergias entre organizaciones e individuos y entre movimientos sociales interconectados que luchan por la justicia global: defensores de la paz y el desarme, activistas feministas y LGBTQ +, ecologistas y activistas climáticos, antirracistas y indígenas, defensores de derechos humanos y sindicalistas.

Diversas personalidades han dado la bienvenida a los participantes al congreso; la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, que ha pedido al gobierno español que firme de manera urgente el tratado de prohibición de armas nucleares; el president de Catalunya, Pere Aragonès, que ha recordado el compromiso de Catalunya con la paz; Jordi Calvo de IPB Barcelona que afirma como el final de la ocupación Afganistán da la razón a los pacifistas; Kristian Herbolzheimer de l’Institut Català Internacional per la Pau (ICIP) ha anunciado que se creará el primer congreso catalán de la cultura de la paz.

En este acto de apertura han intervenido Wade Masako (Japón) de Nihon Hidankyo (Confederación Japonesa de Víctimas de Bombas A i H). Beatrice Fihn (Suecia), Directora Ejecutiva de la Campaña Internacional para Abolir las Armas Nucleares (ICAN). Jeremy Corbyn (Reino Unido), Miembro del Parlamento británico y la famosa activista Vandana Shiva.

Para finalizar esta primera jornada, se ha celebrado la performance “una vigilia por la paz” organizada por Pressenza y la asociación Mundo sin Guerras, en la que los participantes al congreso han construido un símbolo de la paz y un símbolo de la no violencia mientras se escuchaba el himno a la alegría, el “cant dels ocells” y Imagine. El acto se ha cerrado con un pedido por el fin de las guerras, la superación del odio, la venganza, la extrañeza, la frustración, el resentimiento, y todos aquellos sueños y deseos que han provocado ruina y muerte a la humanidad.