La primera gran noticia de las últimas semanas de El Salvador fue el tema que el gobierno del presidente Bukele, legalizó, aceptó los bitcoins como moneda nacional, eso ya desde antes venía un debate sobre el tema de los bitcoins, había posiciones a favor, posiciones en contra, los de las ventajas, los de las desventajas. El presidente Bukele sacó adelante el asunto, entonces primero hablemos de ese tema porque luego vamos a las consecuencias, que no es solo consecuencia de eso, sino consecuencia de muchas otras cosas. Pero hablemos de qué pasó, como lo recibió el pueblo salvadoreño, qué ha sucedido en las siguientes semanas a la aprobación de los bitcoins.

Gracias Nelsy por la invitación a la entrevista y gracias por estar pendiente y dar seguimiento a lo que pasa en El Salvador. A mí me ha tocado andar en estas últimas tres semanas fuera del país y he conversado mucho de El Salvador y me toca siempre decir “miren lo que voy a decir es una cosa que parecerá de ciencia ficción”, porque lo que se conoce afuera es el presidente más cool del mundo, porque es un presidente narcisista que pauta publicidad en redes sociales en todo el mundo porque quiere que lo admiren como el presidente más cool del mundo. Pero lo que pasa es otra cosa, El Salvador va en una velocidad terrible hacia una deriva autoritaria, en este mes de septiembre ha sido histórico, por desgracia no en sentido positivo de un avance para el país sino que El Salvador en un mes ha retrocedido décadas de su historia.

En este mes de septiembre, en primer lugar, el presidente Bukele tiene luz verde para reelegirse. Debo decir que la reelección en sí misma no me parece ni buena ni mala, depende de quién se reelija y cuál es el proyecto político del que se va a reelegir. Pero el presidente Bukele violentando la constitución hay cuatro artículos de la constitución que prohíben la reelección presidencial, pero los magistrados de la sala de lo constitucional que él los ha puesto, destituyeron ilegalmente el 1 de mayo a los magistrados que estaban y puso a sus propios magistrados que acaban de autorizar la reelección. Lo segundo que pasó en septiembre fue que se ha presentado un pliego de reformas a la constitución de la Republica de nuevo. Yo creo que la constitución hay que reformarla, hay que actualizarla, pero lo que motiva esta reforma constitucional no es un propósito democrático, sino que es adecuar el marco constitucional a la perspectiva autoritaria de Bukele. Lo tercero que ha sucedido es que el ejecutivo perpetró el golpe final contra el poder judicial. Ya Bukele se había adueñado de la sala de lo constitucional, de la corte plena, de la corte suprema y ahora están destituyendo a los jueces, hicieron una reforma a la ley orgánica judicial para obligar a jubilarse a los jueces mayores de 60 años y a los que tengan más de 30 de servicio, entonces de un solo se han mochado a un tercio de jueces del sistema judicial con un discurso falso de la depuración judicial.

Ciertamente, al sistema judicial hay que depurarlo, hay jueces corruptos pero lo que está haciendo Bukele no es eso, sino que está quitando a los jueces para poner a sus jueces, es una cosa terrible. Ahora Bukele controla la policía, controla al fiscal, controla la corte suprema y controla los juzgados, no hay ninguna posibilidad del debido proceso. Y lo último que ha sucedido, Nelsy, es justamente la implementación del bitcoin, lo dejé de último porque es el tema del que quieren conversar.

El bitcoin es una criptomoneda que no es exactamente una moneda sino que es un activo digital donde cualquiera puede invertir, pero como moneda de cambio no tiene practicidad, porque por su alta volatilidad, por la fluctuación extrema de los precios entonces no funciona, la medida de hecho es rechazada por más del 70% de la gente, en todas las encuestas la rechaza y cuando le preguntan a la gente si prefieren dólares o bitcoin el 95% de la gente dice que dólares, porque no tiene practicidad. Detrás de la implementación del bitcoin más bien hay otros intereses vinculados a negocios familiares de la familia Bukele.

¿Cuáles son esos otros intereses?, ¿cuáles son esos otros negocios?

Además de los negocios familiares del clan Bukele, por ejemplo la aplicación que han creado para utilizar el bitcoin, van tras el negocio del envío de las remesas de Estados Unidos a El Salvador, deja una ganancia de 400 millones de dólares al año, pero probablemente Nelsy la cosa sea todavía más grave, probablemente el bitcoin esté siendo utilizado como un nuevo paraíso fiscal, como una nueva forma de paraíso fiscal ahora que hemos visto los escándalos con los pandora papers. Antes los vimos con los Panamá papers, entonces el bitcoin es un sistema oscuro regulado por nadie, ni el estado ni nadie interviene. Entonces probablemente quieran utilizar para esconder dinero de la corrupción, para meter dinero de actividades ilícitas, es una nueva forma de lavar dinero, sobre todo lo que voy a decir es muy delicado, el gobierno de Bukele está conectándose fuertemente con el crimen organizado. Primero tiene un pacto con las maras, eso está documentadísimo y no es un pacto como las treguas que hicieron los gobiernos anteriores, sino que hayan artistas respetados como Janeth Aguilar, voy a mencionar a una persona fue la directora del instituto de opinión publica de la UCA, ella sostiene que Bukele tiene una alianza estratégica con las maras para la gobernabilidad, luego está la posible conexión con los carteles de las drogas.

Les voy a dar un dato, los paquetes de alimento que el gobierno repartía durante la cuarentena venían de Sinaloa. Les doy otro dato, periódicos mexicanos publicaron que un candidato a alcalde en Sinaloa repartía paquetes que decía gobierno de El Salvador, este gobiernito de El Salvador es un combo terrible y luego está duplicando el ejército. Bukele escribió en su Twitter hace tres semanas que necesitan 20 mil jóvenes valientes, está convocando a 20 mil personas para duplicar la cantidad de militares.

¿Para qué?

Es lo que no sabemos, suponemos que es para forzar la alianza con los militares, probablemente para utilizar a los militares en su estrategia de dominio, para reprimir en algún momento. Solo les doy un dato más, hace 2 semanas presentaron la propuesta de presupuesto 2022, el ejército va a tener el presupuesto más alto después de la firma de los acuerdos de paz en 1992, es decir el proceso de militarización que avanza en El Salvador es terrible. Esto a propósito del presidente más cool del mundo, eso es lo que está pasando realmente.

Leonel, panorama clarísimo, el pueblo salvadoreño se movilizó, salió a las calles, es de suponerse que todo esto que tú has mencionado sumado, sumado, aunque no necesariamente toda la población que se moviliza como que toma en cuenta todos estos factores, probablemente tiene más en cuenta lo que siente que le afecta más cotidianamente. La cosa es que los salvadoreños se movilizaron, salieron a las calles en situación de pandemia todavía y aun así salieron con mucha fuerza. ¿Cuál es tu balance de estas movilizaciones?

Eso es lo positivo, esa es la otra parte esperanzadora frente a esta desolación que les he descrito antes. El 15 de septiembre en la celebración del bicentenario hubo movilizaciones, yo considero no menos de unas 50 mil personas, movilizaciones que fueron masivas, pacíficas y muy unánimes en las demandas de no al bitcoin, de no a la reelección presidencial, de no a la militarización. Fueron movilizaciones que descolocaron al presidente, tanto que él suspendió el evento conmemoración del bicentenario y se encerró en casa presencial con los militares, ahí hizo un acto y la mitad de su discurso fue para descalificar las manifestaciones. Eso es interesante porque Bukele no se suele referir a las cosas que no le afectan, una de sus estrategias es guardar silencio, el usó la mitad del discurso para descalificar las manifestaciones.

Digamos que sí se atemorizó un poco.

Estaba descolocado, él no se esperaba que las manifestaciones fueran a ser de esa manera, luego el 30 de septiembre hubo nuevas movilizaciones, no eran masivas como las del 15 porque el 15 de septiembre era feriado, fue más gente. En cambio el 30 de septiembre no, sin embargo hubo una fuerte movilización convocada por jueces y trabajadores, algunos sindicatos, algunas organizaciones sociales y están convocadas nuevas movilizaciones para el 12 de octubre en el marco del día de la resistencia indígena y para el 17 de octubre también hay convocadas nuevas movilizaciones, esto creo yo es lo interesante, lo único que puede revertir este deterioro digamos político que tenemos en el país son las movilizaciones, es lo único, porque Bukele parece tener todo el poder.

Leonel, ya vamos casi terminando, también llegaron noticias de la represión a la movilización, ¿eso pasó o no pasó, la respuesta del gobierno fue esa en la última movilización, cómo es la cosa?

Mira, represión abierta no ha habido, de hecho Bukele él dice “bueno, dicen que aquí hay una dictadura pero la policía no ha disparo bombas de goma, no ha hecho nada”. Por ahora verdad, de hecho en el discurso que dio el 15 de septiembre dijo que no descarta que lo vaya a hacer si la oposición porque él lo llama la oposición sigue actuando de esta manera, lo que ha habido y creo que son las noticias que se difundieron, es que la policía y los militares montaron un operativo de detener en las entradas de la capital a buses donde se transportaba mucha gente que iban del interior del país para participar en las movilizaciones. Entonces los detuvieron, los registraban, la estrategia era entretenerlos, que no llegaran a tiempo, pero era claramente una estrategia de obstaculizar las movilizaciones. El gobierno claramente está preocupado porque la gente se ha empezado a movilizar y un último dato, Nelsy es que también en los Estados Unidos, porque Bukele se jacta que la diáspora salvadoreña esta con él, pero ya empezaron también desde septiembre movilizaciones en Washington, en Los Ángeles y en otras ciudades donde la presencia salvadoreña es muy importante, esa también es una muy buena señal,

Muy buena señal porque por otra parte son estos salvadoreños y salvadoreñas que migraron los que casi, casi sostienen la economía de El Salvador, así que tienen un poder importante. Leonel para cerrar y estar atentos, ¿en las próximas semanas, muy brevemente, qué nos espera?

Yo esperaría que crezcan las movilizaciones, hay que ver qué pasa el 12, qué pasa el 17. Pero yo creo que es una cosa que va creciendo, cada vez más gente se está dando cuenta cómo Bukele va una a una deshaciéndose de todas sus promesas. Solo te doy la última y con esto cierro. Bukele fue antes de ser presidente dos veces alcalde de un pueblo chiquito y de la capital, mientras fue alcalde siempre pujaba por la soberanía de los municipios, pues resulta que lo que ha hecho esta semana es presentar una reforma de ley para eliminar el presupuesto que se les entrega a las alcaldías y va a crear una obra centralizada para el ministerio de obras públicas que es el que va a tramitar locales de las municipalidades, es un golpe al poder local, ya tomó el poder legislativo, ya tomó el poder judicial, hoy es un golpe al poder local.

Vamos a ver qué es lo que viene, porque Bukele hace unos meses, en junio, cuando dio su discurso de segundo año de gobierno, dijo que ahora la estrategia es desarticular el aparato ideológico y probablemente también venga el tema de las concesiones de los medios de comunicación, pero ojala que la expectativa que la movilización vaya creciendo. Es la única alternativa.