La comunidad LGBTI en Honduras está nuevamente de luto tras el asesinato de Tatiana Martínez García, mujer trans de 32 años y activista en la promoción y protección de derechos humanos, incluyendo el acompañamiento y asesoría a personas LGBTI para la denuncia de los delitos de los cuales eran víctimas.

Según las primeras informaciones, el cuerpo de la joven fue encontrado el domingo 26 de septiembre con heridas de arma blanca en su casa, en la ciudad de Santa Rosa de Copán.

En un comunicado de ayer, la Oficina en Honduras del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos (OACNUDH) condenó el asesinato de la reconocida integrante de la comunidad LGBTI y defensora de derechos humanos.

De acuerdo con la información recibida por este organismo multilateral, Tatiana Martínez García había sido víctima de amenazas y ataques previos.

Según el Observatorio de Muertes Violentas de la Red Lésbica Cattrachas, se trata de la cuarta mujer trans asesinada este año en Honduras, de un total de 17 personas LGBTI muertas de forma violenta.

En poco más de 12 años son 390 las personas LGBTI asesinadas en este país. El 91 por ciento de los casos queda en total olvido e impunidad. Solamente el 9 por ciento logra sentencia condenatoria.

El informe de Sin Violencia señala que entre 2014 y 2020 al menos 1949 personas LGBTI fueron asesinadas en América Latina. Honduras está entre los países más letales de la región para dicha comunidad.

“Las personas defensoras de derechos humanos de la población LGBTI enfrentan particulares riesgos por la violencia ejercida en su contra. El asesinato de Tatiana debe ser esclarecido por medio de una investigación pronta, imparcial y exhaustiva que contemple todas las posibles líneas, incluida la posibilidad de un crimen de odio o una represalia por su actividad de defensa de derechos humanos”, manifestó Isabel Albaladejo, representante de OACNUDH en Honduras.

Vicky Hernández, un precedente importante

A ese propósito, es importante recordar que el 26 de marzo pasado, el Estado de Honduras fue condenado por la Corte Interamericana de Derechos Humanos por la muerte violenta de Vicky Hernández, mujer trans de 26 años y activista del Colectivo Unidad Color Rosa [1].

Ella fue ultimada por integrantes de la fuerza pública la madrugada del 28 de junio de 2009, mientras en el país se fraguaba un sangriento golpe de estado.

En aquella ocasión, Indyra Mendoza, directora de la Red Lésbica Cattrachas, explicó a La Rel que se trataba de un gran precedente judicial para las personas LGBTI en Honduras y América Latina, y para la lucha contra la violencia y discriminación.

El órgano judicial con sede en Costa Rica fijó cinco medidas de verdad, justicia y reparación para las víctimas y las personas LGBTI, entre otras, investigar, juzgar y sancionar a los responsables del asesinato y crear una beca educativa (anual) que lleve su nombre, a favor de mujeres trans.

También instó a adoptar un procedimiento para el reconocimiento de la identidad de género en los documentos y en los registros públicos de Honduras, así como adoptar un protocolo de investigación y administración de justicia durante los procesos penales para casos de personas LGBTI víctimas de violencia.

[1] http://www.rel-uita.org/honduras/fallo-historico-vicky/

Fuente: Rel UITA

El artículo original se puede leer aquí