Por Karla Mijangos Fuentes

Hay una cosa que es universal y es el arte, porque el arte también puede estar presente en la salud (Italivi Elorza Velasco)

En esta ocasión a REHUNO nos tocó hacer un giro al concepto de salud, y para ello nos tomamos de la mano de la artista oaxaqueña de y para las infancias Italivi Elorza Velasco. Originaria de Miahuatlán Oaxaca, México, una población zapoteca ubicada en la sierra madre del sur de Oaxaca.

Al iniciar la conversación con Italivi, ella nos cuenta que apropiándose de sus cualidades artísticas que la han acompañado desde siempre, tales como el canto, el teatro, la radio, los cuentos, entre otras, fue descubriendo con el paso de los años su interés por trabajar con la niñez oaxaqueña.

Su interés surge de lo personal, pues con la llegada de la maternidad descubrió un cambio notable en su vida, y con ello no sólo hacemos referencia al cambio de hábitos y prácticas, sino también a un cambio de paradigma. Italivi señala que su hija “la educó” , porque desde que supo que estaba embarazada se cuestionaba constantemente cómo iba a preparar el nidito para esa personita y cómo se tenía que preparar para atender lo físico y lo emocional.

“ Empecé a estudiar maneras diferentes de estimulación temprana. Y en estas investigaciones me di cuenta que también cantándole y leyéndole cuentos era otra forma de estimularla, algo diferente a lo que entendemos por estimulación temprana. Y a partir de esta etapa de la maternidad me interesé en el trabajo con las infancias”, nos dice.

Italivi rescata el valor subjetivo de los ambientes, consciente de que no existe una sola forma de nombrar, significar y crear ambientes propicios para que los niños y niñas crezcan en un espacio que los enriquezca y nutra constantemente.

Los ambientes se ideologizan y piensan desde las instituciones, tanto del espacio privado como público, y nunca desde otros lugares imaginados o construidos en el territorio. Es ahí donde ella centró su interés, sobre todo porque se preocupaba por estos otros niños y niñas que no ocupan estos espacios categorizados y que también son dignos de recibir estos derechos.

Su interés se colocó en poner en el ambiente los elementos que son necesarios y posibles para el desarrollo de la infancia. Desde esta perspectiva puntualiza y reflexiona: “Y que, con ello de verdad podamos cumplir esta promesa de respetarles y que puedan ejercer sus derechos, y uno de estos derechos es la recreación”.

“El arte juega un papel fundamental, el cual pareciera un poco banal, pero la verdad es que en esas edades vemos como el arte, el juego, las caricias, los apapachos, los cantos, todos estos procesos que a lo mejor parecen muy sencillos, son lo que van enriqueciendo de a poco en poco en su desarrollo del habla, la psicomotricidad, etcétera”.

La artista miahuateca, en su autodescripción refiere que ella no cuenta con los papeles que la acrediten sobre todos sus saberes y conocimientos respecto al tema, sin embargo, desde la propia experiencia de maternidad y vida, así como desde otros espacios de formación y participación en diferentes proyectos educativos ha construido una amplia gama de conocimientos y experiencias que la legitiman en su comunidad y en todo el Estado de Oaxaca.

(Italivi durante uno de sus talleres)

Y desde estos saberes, Italivi ha construido estos espacios y actividades que potencializan el desarrollo de la niñez oaxaqueña. Ha creado diversos proyectos con niñas y niños que no siempre están ubicados en las escuelas, sino en estos otros territorios donde ellos y ellas habitan y pueden explorar y comprender; y justo ahí, es donde se centró el interés de REHUNO para crear esta conversa.

Como señala Italivi, el espacio no está determinado por la escuela, sino que son los mismos niños y niñas quienes configuran el espacio. Así todo el ejercicio comienza y gira sobre lo que las niñas y niños decidan hacer y aprender en su día, por ende, el espacio también se debe adaptar a dichos intereses. “Incluso he dado clases en la calle, nos hemos adueñado de parques y de otros espacios como banquetas. Yo por eso digo que los espacios, son más bien, en cómo nos apropiamos de ellos y cómo los concebimos a la hora de trabajar” .

Desde REHUNO reflexionamos junto a Italivi en el sentido que como sociedad le hemos asignado a la recreación. Normalmente se ubica desde los espacios públicos (parques, escuelas, centros de atracción), sin embargo, la pandemia por la COVID-19 también nos ha volcado estas formas de recrearnos, porque ahora la casa se ha convertido en todo. Y desde este contexto, muchas personas ahora nos preguntamos sobre cómo cumplir con el derecho a la recreación de nuestras niñas y niños.

Nuestra invitada nos interpela poniendo sobre la reflexión una premisa, la cual adquirió a través de las enseñanzas del Maestro Emilio Lome, (Premio Bellas Artes del Cuento Infantil Miguel de Cabada 2020) y que apuntan: “hay que cuidar al cuidador”. En esta línea, Italivi nos describe que para que una persona pueda brindar el apapacho y la contención a sus hijos/as, primero ésta necesita brindarse un respiro y mirar hacia adentro para saber cómo está. En esta dirección, Italivi nos regala la siguiente enseñanza de Emilio:

«Aunque sea cinco minutos nos pongamos una mano en el corazón y desde ahí respirar profundo, cerrar los ojos, imaginarnos que somos un globo y respirar. Así nos damos ese pequeño espacio para refrescarnos, para aclararnos, para descansar un poco del ajetreo; y ahora sí, pensar qué vamos a hacer con nuestros niños y niñas, por eso, lo que yo siempre propongo es muy al cuerpo, porque nuestro cuerpo tiene memoria, nuestro cuerpo habla”.

Asimismo, ella tiene la certeza que no todas las personas tienen la experiencia y conocimiento sobre estas otras formas de recreación porque existe una baja divulgación sobre estas estrategias. Pero también afirma que frente a estas otras formas de pensar las consecuencias del estrés en las niñas y niños durante este época de pandemia; y que muchas veces esto se relaciona con el ambiente que viven los niños y niñas en casa, lo importante es que exista la intención de la familia en atender estas dimensiones, porque desde ahí el ambiente cambia, tal como señala Italivi “desde ahí la mirada está hacia nuestros hijos, eso es básico y súper importante”.

Con la principal herramienta en mano, que es la intención del cuidador o cuidadora Italivi nos invita a acompañar a nuestros/as niños y niñas buscando un momento del día para poder acostarnos junto a ellos/ellas/elles, y así, pedirles que cierren sus ojitos, tomarles la mano (si es posible) y empezarles a hablar; iniciando con el ejercicio de la respiración, después guiarlo por la imaginaria del cuerpo y posteriormente llevándolos hacia un lugar que les guste, haciendo uso de esta capacidad de imaginación tan genial que ellos/as/es tienen.

Esta estrategia de relajación infantil, sobre la que hoy platicamos permite a las niñas y niños aprender a darse un espacio para respirar, a situarse en el aquí y ahora, a tener una rutina donde esté consciente que en algún momento del día va a relajarse y soltar, porque justo lo que se trata con estos ejercicios, es ayudar al niño/niña a conectar con sus emociones, con sus molestias. Tal como refiere Italivi “creo que ahí está la clave para entender muchos de los problemas emocionales, llámese bullying, violencia, hiperactividad. Tampoco estoy proponiendo esto como una solución, porque también hay cuestiones de diagnóstico, pero creo que sí es un gran aliado”.

Así vemos que, con estas otras formas de mirar la recreación y el arte en la niñez, también se rompen las utopías adultocéntricas, las cuales giran en torno a pensar que estos ejercicios fueron diseñados exclusivamente para adultos/as. Además, como comenta Italivi también se rompen paradigmas sobre las expectativas que muchas de las personas ostentamos sobre los ejercicios de relajación, por ejemplo, que para conseguir un estado pleno de relajación se requiere de una determinada posición y espacio. Sin embargo, los niños y niñas nos han deconstruido sobre todos estos pensamientos y haceres.

“Con los niños y niñas he aprendido en todos estos años de trabajo que hay que soltar todas esas ideas que ya traemos, esa cosa ideal que pensamos, esa expectativa hay que soltarla porque en este ejercicio habrá niños que desde el principio que tú les dices ¡vamos a realizar el ejercicio de relajación! ellos te dirán ¡va, vamos a relajarnos!, pero habrá alguien que te dirá ¡no, yo no quiero relajarme!, o habrá quien no siga las instrucciones, por ejemplo, de cerrar los ojos, de acostarse, y esto es parte importante del respeto hacia ellos/ellas, hacia su cuerpo. Asimismo, hay algunos que se relajan en la primera sesión, algunos otros hasta la quinta, pero todo es de a poquito, así que también los invito a desarrollarlo en casa”

Uno de los saberes que hoy nos apropiamos desde el pensar de Italivi, es la reflexión sobre el arte como una estrategia de salud, pero, por demás, como un derecho, porque como ella señalaba, el arte para cualquier ser humano es su derecho y más para las infancias.

Sin embargo, el arte se ha visto manchado por una idea demonologizada, porque pareciera ser que el ejercicio del arte sólo puede ser asequible para una determinada clase social, para personas que poseen características muy particulares, y principalmente, que sólo puede ser ejercido desde espacios académicos y sofisticados.

(Italivi Elorza Velasco)

En este sentido, Italivi concuerda con REHUNO, pero también reafirma y reaviva su idea sobre la necesidad sentida de sacar las pinturas de los museos, la música del teatro y foros y el arte de la academia. Todo esto, con el objetivo de acercar todas estas herramientas a los espacios donde se ubican a nuestros/as niñas/os, porque como lo enuncia Ita “la verdad es que el arte está en todos lados, a donde vayamos hay arte, por ejemplo, la pintura es una de nuestras grandes aliadas cuando queremos trabajar sobre la psicomotricidad fina y gruesa y cuando queremos trabajar con conceptos y números”.

Asimismo, nos propone la música como una herramienta artística y nos cuenta que desde ahí se están desarrollando otros espacios de creación, innovación y movimientos, por ejemplo, la existencia de bandas que están trabajando sobre papirofléxica de los pintores/as mexicanas/os para describir a través de canciones la vida del pintor o pintora, o, incluso también existen grupos de raperos que regalan cuentos en su arte musical.

Así como la música, la danza, el canto y el teatro, que son más posicionados desde el concepto de arte y recreación, existen otras formas de hacer arte y salud, tal es el caso de las pinturas, la poesía, las coplas, los juegos, la relajación, entre otras. Lo más importante, como pudimos apreciar, es la intención y el descubrimiento de los intereses sobre los que versa la iniciativa de construcción de nuestros/as niñas y niños.

“debemos de soltarnos a la hora de estar con nuestros niños y niñas, soltar esa posición de adulto, volver a ser niños/as, soltar el cuerpo, el ánimo, porque muchas veces hay papás y mamás muy ceremoniosos y quieren que los chiquillos hagan todo con mucha formalidad y muchas veces ellos/ellas lo que necesitan es despeinarse, correr, colgarse de una cuerda que los rete a utilizar su peso. Debemos salir de nuestra cajita para buscar esas otras herramientas que seguro las tenemos ahí, pero no las habíamos visto”.

Por ejemplo: “No le tengas miedo a cantar a tu bebé, la voz tuya es la más hermosa, no esperemos a tener todo lo ideal para hacer las cosas, tengamos esa intención”

“Definitivamente, esta pandemia nos quitó estos espacios presenciales, pero yo siempre digo que mis espacios son imaginarios, en donde se pueda: en la radio, en el compartir una lectura en la noche a través de charlas, en el compartir, esto que tanto hacemos en Oaxaca, porque creo que al final estas redes de apoyo son las que nos sostienen en estos momentos”.

Para mayores informes sobre el trabajo que Italivi realiza, les dejamos con estas recomendaciones sobre algunas páginas y espacios donde pueden ubicarla.