OPINIÓN

 

Que no es guitarra de ricos
ni cosa que se parezca
mi canto es de los andamios
para alcanzar las estrellas
que el canto tiene sentido
cuando palpita en las venas
del que morirá cantando
las verdades verdaderas
no las lisonjas fugaces
ni las famas extranjeras
sino el canto de una lonja
hasta el fondo de la tierra
Ahi donde llega todo
y donde todo comienza
canto que ha sido valiente
Siempre sera canción nueva

(Víctor Jara, Manifiesto ).

 

“El Poder Judicial se ha convertido en un partido político en el continente», palabras de Milagro Sala. La guerra en que la ley se usa como arma y lleva el hermoso nombre de «Lawfare» para los anglófilos compulsivos, es una realidad que vivimos. En síntesis, está exponiendo este proyecto en que el Poder Judicial se ha convertido en brazo de articulaciones autoritarias y antidemocráticas. Así fueron víctimas Rafael Correa, Cristina Kirchner, Lula y la líder indígena, líder de la organización Túpac Amaru, diputada del Parlasul (parlamento del MERCOSUR) y autora de las palabras que abren este texto: ¡Milagro Sala!

Mucho gusto en conocerte, Milagro

La provincia de Jujuy está ubicada en el norte de Argentina, es mucho más pequeña geográficamente que Buenos Aires y pertenece a la región más pobre del país. Allí surge una resistencia popular irresistible. Bajo el signo del eterno rey rebelde Tupac Amaru, la organización se esfuerza por dar dignidad a los indigentes, a los que el sistema excluyente rechaza y estigmatiza como pobres. Así, surge la COPA DE LECHE, que garantiza la alimentación básica para los niños necesitados.

El movimiento es auténtico y la base popular comienza a crecer en inclusión.

De hecho, desde el centro del movimiento Túpac Amaru, una figura de liderazgo indiscutible va ganando espacio hasta llegar a la línea del frente, Milagro Sala.

La líder jujeña siempre supo contra qué luchaba: en un principio, tenemos una población estigmatizada por la pobreza como algo natural, como si la miseria fuera una determinación de un dios maligno creado por los dueños del poder. El liderazgo es romper ataduras y cadenas y, por eso mismo, Milagro Sala trabaja para emancipar las mentes y corazones de la falsa fe que naturaliza la injusticia como algo dado por la naturaleza.

Emancipando a sus iguales, Milagro se mantuvo al frente de una ola libertaria que logró romper el silencio de los desamparados y forzar puentes. Fue en ese momento que logró comunicarse con Néstor y Cristina Kirchner y convirtió a la organización Túpac Amaru en una instancia fundamental para implementar proyectos verdaderamente populares del gobierno argentino en esa época.

Como el viejo ídolo mediático, el sector privado volvió a mostrar sus carencias, en este caso nunca hubo respuesta ni voluntad de su parte de ella para desarrollar las regiones más pobres de la Argentina. No hizo ni haría nunca planes de desarrollo en la región, porque no podría satisfacer sus dos vectores: maximizar las ganancias inmediatas y reducir las cargas y responsabilidades.

Retirada la iniciativa privada, hubo que activar la intelectualidad del interés público. Milagro continuó al frente con su don y destino de líder. Articulándose con los Kirchner, obtuvo muchos beneficios nunca imaginados por el pueblo de Jujuy: más de tres mil casas construidas; una escuela; un centro de salud; tres fábricas (una textil, uma metalúrgica y otra de bloques de concreto), además de veintisiete piscinas acogedoras para la población, hermosas como se puede ver em las fotos del lugar.

La estrategia es simple: se relacionó para estimular políticas de financiamiento de cooperativas destinadas a la construcción de viviendas y se extendió a lugares públicos, incluso a un hospital y una escuela.

Cualquier observador con un mínimo de moralidad comprenderá que no le quedó más alternativa que la autonomía y cooperación de ese pueblo. De hecho, esta necesidad resultante de la incapacidad de la iniciativa privada y los excesos de los acumuladores de capital hizo que la gente tomara conciencia y, una vez más, Milagro supo proyectar su liderazgo fomentando las cooperativas en lugar de los individualismos.

Y así fue ganando volumen el movimiento de toma de concienciay protagonismo popular, hasta el triunfo del revés en las urnas y la elección de Mauricio Macri como presidente en 2015. Impulsando una vez más el agotado modelo del neoliberalismo en la región, inició medidas de austeridad y recorte del gasto en políticas inclusivas, mientras que la inflación alcanzó el 41% en 2016.

En este escenario retrógrado, Milagro y el pueblo de Jujuy tuvieron que enfrentar a la vieja oligarquía que había organizado en las sombras una respuesta a la emancipación popular, encarnando el retroceso en la figura del gobernador Gerardo Morales. Es al amparo de ese gobernante provincial, que Milagro comienza a sentir la ofensiva de la reacción de los dueños del poder contra el pueblo: ¡así comienza la persecución de la líder!

Milagro criminalizada

En Brasil estamos muy familiarizados con la formulación del derecho como Lawfare, dicho sea de paso, tenemos una de las mayores aberraciones jurídicas jamás engendradas en la historia del mundo: Lula fue condenado en vísperas de las elecciones y el juez, basado en “convicciones” junto a la obtusa acusación de un fiscal que ni siquiera pasó la prueba para ocupar el cargo de Fiscal Federal de Curitiba (era hijo de fiscales y yo actuaba como tal hasta que le concedieron una demanda que culminó en convirtiéndolo en fiscal federal en base a la teoría del hecho consumado, es decir, desde que estás trabajando como promotor, te conviertes en promotor). Para empeorar la vergüenza el juez, que tiene rasgos de analfabetismo, –no sabe hablar ni escribir correctamente–, fue nombrado ministro del opositor de Lula, el loco fascista Bolsonaro. Las luchas de egolatría y codicia desenfrenadas de los dos, terminaron alejándolos, convirtiéndolos en enemigos acérrimos. Todo basado en la comedia de payasadas. Incluso sería gracioso si el poder en manos de ese fascista no llevara al máximo el número de muertes por la pandemia (por el negacionismo de la enfermedad y el proyecto necropolítica) y a la persecución y muerte de líderes populares en el Brasil.

Como vivimos esto aquí, podemos entender la configuración de Lawfare en el caso de Milagro Sala.

El Juzgado en lo Penal de la provincia de Jujuy condenó al líder a trece años de prisión. Milagro ya cumplía prisión preventiva desde 2016.

La acusación es otro fraude legal a ingresar en la historia de América Latina. Dado que el liderazgo de Milagro es una dínamo de emancipación popular y forzó el cooperativismo como forma de suplir la incompetencia y el desinterés de la iniciativa privada para desarrollar la región –su fuerza está en esos núcleos de política popular, que de hecho fueron probando ser eficaces y verdaderos–, no habría forma más astuta que difamar su actuación con las cooperativas.

Para conseguir eso lograrlo tendrían que mentir descaradamente y, tal como lo hicieron en Brasil, iniciaron una campaña para engañar a los desprevenidos y a los reaccionarios (los que insisten en luchar contra sus propios intereses) y, siempre con la martilleo mediático (nunca antes Clarín y sus ansias monopólicas perdonarían a los Kirchner, y mucho menos su base popular de articulación y comunicación); resultado: la desinformación y mentiras mantienen presa a Milagro Sala hace cinco años. Prisión explícitamente ilegal, porque se basa en la absoluta falta de justificación de la acusación.

En 2018 ya había sido absuelta por falta total de pruebas en el caso del tiroteo de Azopardo, ¡un intento caricaturizado de criminalización como el pseudo fiscal Dallagnol y sus bromas! (Para quien desconoce este hecho, es un deplorable intento mediático de naturalizar la acusación contra Lula en un momento en que la ausencia total de pruebas era clara, y el usurpador de la función pública salió en el noticiero televisivo de mayor audiencia y, con la mayor cara de piedra vista en el mundo legal, presentó un cuadro esquemático en el que varios factores obtusos tenían el nombre de “Lula” como epicentro).

Los dueños del poder, el oligopolio de Jujuy, Macri y el gobernador Gerardo Morales forzaron y forzaron hasta lograr una más de esas fantasías jurídicas que vienen ocurriendo en América Latina: ¡la detención de una auténtica líder popular basada en acusaciones insostenibles, falsos testimonios y ausencia total de pruebas!

El vergonzoso caso de Pibes Villeros (niños de los barrios marginales) fue el detonante para asociar a Milagro con una serie de crímenes inexistentes presuntamente perpetrados por la organización Túpac Amaru. Ahora, ¿por qué descabezar solo el liderazgo y dejar el cuerpo intacto aunque sea desmembrado?

El caso es tan perverso que tengo que detenerme en ese punto; esas personas tienen que mantenerse pobres y morir, si no es por hambre, a causa de la persecución policial. Surge una organización para dar a conocer incluso la producción industrial de ese pueblo; se organizan cooperativas; pero la furia de los condenados acumulaciones de dinero y poder tienen para que mantener intactas sus bases de dominación: si ya no pueden avanzar por la falsa religión y la ignorancia, necesitan manipular al Poder Judicial disfrazándolo de servo de intereses creados.

Para ilustrar la injusticia: Amnistía Internacional, la Corte Interamericana de Derechos Humanos- CIDH, la Organización de los Estados Americanos (OEA), declararon oficialmente la detención de Milagro Sala como de carácter político.

Por la actuación de esas mismas organizaciones internacionales, la prisión de la líder se hizo domiciliaria.

Brasil, Fuerza y Defensa y los milagros de Milagro

El milagro es la acción divina sobre la realidad natural de la humanidad, siempre como una sorpresa sobre lo que se considera normal. El milagro proviene de la comunicación del individuo con la divinidad, a menudo reforzada por la intermediación de un ser que presenció en su vida las causas trascendentales de lo divino en un grado casi inimaginable en comparación con la mayoría absoluta de creyentes o una entidad del alma.

En este tono, quiero presentar la vida de Milagro como un milagro seguido por otro en su camino. Mujer pobre y desamparada, estigmatizada por la ignorancia y por ser sometida a la ideología de quienes la pisotean –ella, su familia y sus pares–: el hecho de que se diera cuenta de la explotación de los dueños del poder sobre su pueblo es un milagro, porque escapa a lo normal. Lo normal es ser servil y obsecuente. La ascensión como líder es algo que siempre se caracteriza como una “unción divina” en el imaginario religioso, de ahí otro milagro de Milagro.

No sucumbir al mal de perjurio con el que la acusan, es un signo de resistencia y de carácter reforzado por la resignación de los mártires de la fe.

El mayor milagro de Milagro será lo que dice mi amigo Eduardo Alves: “Milagro Amália Ángela Sala, hoy representas nuestra voluntad y solidaridad por la lucha general por un mundo diferente al que prevalece”.

Los de Fuerza y ​​Defensa que siempre nos encontramos cuando hay necesidad de reflexión y concientización popular, estamos integrados en la lucha por la liberación de Milagro Sala, porque ejercitamos nuestro arte contra la mentira y el atraso de toda la humanidad.

Mi nombre es Guilherme Maia, soy escritor, dibujante y columnista de Pressenza Internacional y compositor. Reuní a los mejores artistas que conozco porque son perfectos en su sentido de justicia y amor por la vida y el futuro de todos nosotros.

Alan Magalhães canta con el corazón y el brío latino que late en sus venas de lirismo sincopado, en total sintonía con la utopía que luchamos por Milagro.

Amadeu Alves es una perla virtuosa de Itapuã, Bahía, que teje espiritualidades con poesía y libertad. ¡Los ojos de Amadeu están vueltos hacia el horizonte de la vida y la liberación de la Pachamama! Él asimiló mi sentimiento y compusimos Pachacamac, porque nuestra Tierra tiene madre. Ese sentimiento está en las últimas palabras de Tupac Amaru y está en Milagro Sala y está con nosotros de Fuerza y Defensa.

 

¡Viva Milagro Sala!
¡Viva Pachacamac!
Nuestra Tierra tiene una Madre
¡Y tenemos la Justicia que irradia desde arriba!