La Red Humanista por la Renta Básica Universal (Red.HRBU) ha participado el pasado 29 de agosto en el Encuentro de Redes Ciudadanas Globales, en la que se han encontrado miembros de Diálogos en Humanidad, del Movimiento Humanista, la Internacional Convivialista, la Red Global de Ecovillas (GEN), el Ágora de los Habitantes de la Tierra, Economía de Francisco y Clara, Viral Open Space y Forum Social Mundial de Economías Transformadoras.

En nombre de la Red.HRBU, habló la boliviana Gilka Lazarte, cuya intervención reproducimos.

Después de saludar, Gilka Lazarte explicó:

Soy parte de la Red Humanista por la Renta Básica Universal, que está trabajando en horizontalidad y muy abiertos a difundir, junto a otras organizaciones e individualidades en todos los rincones, esta propuesta.

Hoy la pandemia mundial del Covid-19 ha puesto de relieve una vez más, que el actual sistema de gobernanza mundial no es adecuado para hacer frente a las crisis.

Les pido me permitan ambientar esta presentación con una reflexión que realizara Silo fundador del Humanismo Universalista el año 2005 en una celebración

“...pero ¿Cómo puede una persona decidir la dirección de su vida, si está muy lejos de tener el control de su situación diaria? ¿Cómo puede una persona decidir libremente por el sentido de su vida estando sometido a las necesidades que se imponen desde su propio cuerpo? ¿Cómo puede decidir libremente encadenado como está a un sistema de urgencias económicas a un sistema de relaciones de familia, de trabajo y de amistad que a veces se convierte en un sistema de desempleo, desesperación, soledad, desamparo y fracaso de las propias esperanzas?, ¿Cómo puede decidir libremente, basándose en una información manipulada y en una exaltación mediática de antivalores capaz de mostrar como máximo modelo de comportamiento al poderoso que exhibe impúdicamente la violencia, la amenaza, el atropello la arbitrariedad y la sinrazón? ¿Cómo puede decidir libremente si los rectores morales de las grandes religiones justifican o quedan silenciosos ante los genocidios, las guerras santa,, las guerras defensivas o las guerras preventivas?

Porque la atmosfera social esta envenenada de crueldad, nuestras relaciones personales se hacen cada día más crueles y el trato que se da uno a sí mismo es también cada vez más cruel.

Los grandes miedos del ser humano impiden dar a la vida a la vida una dirección querida y con significado, los temores a la pobreza, a la soledad, a la enfermedad y a la muerte, se conjugan y fortalecen en la sociedad, en los grupos humanos y en los individuos…”

Esta reflexión y otras, hoy lanzan nuestras intenciones hacia la acción como respuesta moral frente a las grandes necesidades.

Como Red Humanista por la Renta Básica Universal, comprendemos que es necesario un cambio de paradigma, un cambio de pensamiento que nos permita superar en conjunto los flagelos y desvíos que se han dado al llevar la dirección de los acontecimientos humanos basándolos en el capital financiero. Hoy el dinero es más importante que la vida humana, se ha convertido en el dios dinero. La riqueza se concentra cada vez más en menos manos. Según un informe “Oxfam” de este año, se estima que 2.153 billonarios tienen más riqueza que los 4.600 millones de personas más pobres del mundo. Esta concentración crea las condiciones para que aumenten la muerte, la enfermedad, la ignorancia y la violencia en todas sus formas. Condena a países enteros a mendigar la ayuda de los ricos y es indigno de una civilización que se supone está en la cima de su desarrollo intelectual, científico y tecnológico.

La tecnología en su avance positivo también lamentablemente dejará en poco tiempo al 60% de la población mundial, sin condiciones de trabajo, ¿cómo hará el ser humano para superar semejante crisis? Solo podremos basarnos en una nueva sensibilidad y solidaridad conjuntas.

Como Red, tenemos una carta circulando y recolectando firmas para ser enviada al Secretario General de Naciones Unidas de cara a promover e impulsar un esfuerzo global para remodelar el mundo en el que vivimos.

En ella, están contempladas temáticas que hacen a la estructura de necesidades vividas hoy en el mundo

Dentro de ella, nuestra necesidad URGENTE es la implementación de una RENTA BASICA UNIVERSAL como DERECHO HUMANO, poniendo en el primer lugar la vida humana y sus condiciones de vida.

La renta básica tiene las siguientes características:

Universal: para toda la población del mundo (habilitando un paso hacia la igualdad de oportunidades para todas las personas)

Incondicional: Sin importar si un individuo tiene fuentes de ingreso o no (rompiendo la discriminación, la violencia, el individualismo y la división)

Individual: para cada persona, independientemente de con quién viva (eliminando la dependencia y la libertad de opción para cada persona, rescatando la diversidad personal y social)

Suficiente: que permita cubrir las necesidades básicas de subsistencia (comida, vivienda, etc.) y condiciones de vida digna (facilitando el desarrollo integral que le permita al ser humano crear y reconstruir su vida y su capacidad de cuidado del otro y del planeta)

Permanente: más allá de la duración de la pandemia del Covid-19.

Esta renta básica será complementaria y nunca reemplazante de derechos ya adquiridos en algunos países, tales como la educación y salud pública y gratuita, jubilaciones y pensiones, subsidios por discapacidad, etc.

Hoy celebramos que una nueva sensibilidad se va expresando en organizaciones como las de ustedes y muchas más sobre el planeta que buscan justas reivindicaciones no escuchadas. Estamos contentos ya que sabemos que estamos iniciando esta posibilidad planetaria compartiendo necesidades y posibilidades. Les pedimos llegar a cada rincón del planeta para poder avanzar en aquello que nos une.