Superar el miedo: El camino del Movimiento Hipocrático

09.07.2020 - Olivier Turquet

Este artículo también está disponible en: Inglés, Francés, Italiano, Portugués, Catalán

Superar el miedo: El camino del Movimiento Hipocrático
(Imagen de fernando zhiminaicela en Pixabay)

Muchas veces durante la pandemia del Covid 19 surgió la cuestión de las posibles curas para el virus y causó controversia. Por iniciativa de Mauro Rango, un entusiasta de la medicina italiana que vive en Rodrigues (República de Mauricio), se formó un grupo de estudio que se ha formalizado en la asociación HippograteOrg. Hablamos de ello con algunos de ellos. Mauro, Maria, Adriana, Nicola, Massimo.

Mauro, ¿puedes resumir lo que pasó?

MAURO Vivo en la República de Mauricio. La isla donde vivo es Rodrigues, 600 km al este de Mauricio, el último punto de África en el Océano Índico. Siempre he amado la medicina, aunque no soy médico. Al estallar la epidemia del Covid-19 empecé a investigar posibles terapias con amigos médicos, lo que siempre me llevó a la combinación de azitromicina e hidroxicloroquina.

Cuando el Coronavirus llegó a Italia y empezaron a morir las primeras personas, llamé a mi amigo neumólogo, el Dr. Alberto Palamidese, ya jubilado, quien confirmó (a principios de marzo) que el órgano objetivo del virus era el pulmón y que los resultados eran de una neumonía intersticial similar a las de Mycoplasma Pneumoniae que, si no se abordaba inmediatamente, provocaría la muerte del paciente. Me dijo que, en su época, el tratamiento consistía en azitromicina, altas dosis de cortisona, heparina de bajo peso molecular, hasta el uso de plasma hiperinmune.

En los primeros diez días de marzo llamé por teléfono a un amigo médico muy querido del Departamento de Prevención de la USL-2 de Umbría, que me dijo que estaban tratando a todos los pacientes con los primeros síntomas con hidroxicloroquina 400 mg/día x 7 días y azitromicina 500 mg/día x 6 días en casa. Excepto por unas pocas y muy raras hospitalizaciones, todos los casos se resolvieron en una semana. Cero muertes (incluidas las hospitalizadas). Cero efectos secundarios

Al mismo tiempo me enteré de que las autoridades sanitarias locales de Mauricio estaban almacenando hidroxicloroquina y azitromicina. Informé a las autoridades y, cuando llegó la epidemia, el plan (que luego sería anunciado por el Primer Ministro) era el siguiente: hidroxicloroquina, azitromicina, las mismas dosis de umbra y, en los casos más graves, plasma hiperinmune.

La misma terapia se utilizó anteriormente en Corea del Sur, que rápidamente erradicó la epidemia.

Así que descubrí que todas mis investigaciones siempre conducían al mismo lugar.

Empecé a escribir largos correos electrónicos a varios periódicos explicando que la terapia existía mientras que, en mi región de origen, el Véneto, antiguos compatriotas y amigos de amigos se fueron al hospital a morir, sin ninguna terapia, sólo con oxígeno. Entonces la hecatombe comenzó en Lombardía. Seguí escribiendo sin que nadie me escuchara.

El 17 de marzo, la circular de la AIFA autoriza el uso no oficial de la hidroxicloroquina, pero también advierte contra el uso simultáneo con azitromicina debido al alargamiento de la curva QT y al posible paro cardíaco por arritmias graves. La circular de la federación de médicos de familia recomienda el uso de la hidroxicloroquina en el hogar, pero son pocos, especialmente en el norte de Italia, los que la utilizan en combinación con la azitromicina. Mientras que la situación en el centro y el sur de Italia era diferente. Incluso en muchos grandes hospitales, como Tor Vergata en Roma o Cutugno en Nápoles, la azitromicina y la hidroxicloroquina se han utilizado en combinación desde mediados de marzo.

Por último, a mediados de abril, la terapia con azitromicina e hidroxicloroquina es tomada en consideración por los hospitales de Lombardía y del Véneto, pero todavía que se cree un mosaico porque muchos intentaron, por consejo de virólogos, inmunólogos y epidemiólogos, el tratamiento con antivirales que tuvo poco efecto.

Mientras que en Piacenza el Prof. Cavanna Primario Ospedaliero se trató en casa con hidroxicloroquina y azitromicina sin muertes y sin efectos secundarios.

Y en Alemania pudieron contener la tasa de mortalidad dentro del 3% gracias al gran uso de hidroxicloroquina, azitromicina y una gran cantidad de plasma hiperinmune. Pero en gran silencio, como los alemanes saben hacer.

Sufrí mucho al ver morir a mis compatriotas y la ira aumentó cuando vi que la información estaba siendo utilizada por médicos de laboratorio, expertos de diversa índole y estadísticos y no por médicos clínicos, especialmente neumólogos, que habrían podido tratar la enfermedad. Hubo una confusión total y nadie en el nivel superior se encargó de establecer las normas terapéuticas a seguir tanto a nivel territorial como hospitalario. Cada región, cada hospital, pero también cada departamento y cada médico generalista siguió su propia línea de conducta con respecto a la terapia.

Otra razón de estas contradicciones y de la confusión reinante que tuvo consecuencias catastróficas, creo, fue que una parte de la comunidad médica continuó siguiendo el camino conocido de validación de la investigación científica que no podía llegar en tan poco tiempo, manteniendo una actitud de espera, con la esperanza de identificar una medicina aprobada a todos los niveles, mientras que otra parte de la comunidad médica, más acostumbrada a filtrar los resultados de las investigaciones a través de la lente de la experiencia clínica personal o de la de otros médicos, se proyectaba a sí misma para reproducir las experiencias que habían tenido la validación del «resultado de campo» en otras realidades, es decir, las terapias que habían tenido el reconocimiento experimental de haber curado a los pacientes.

La intuición clínica de los médicos, validada por resultados contundentes, parece no encontrar aún ciudadanía en la actual comunidad médica científica. La experiencia clínica demostrada por los registros de curación de muchos casos tratados sin ningún efecto secundario parece ser menos significativa que en un ensayo aleatorio. Quisiera recordar aquí el reciente trabajo retrospectivo del grupo de Marsella que demostró la validez del protocolo con hidroxicloroquina y azitromicina en más de 3700 pacientes con Covid 19 (https://www.sciencedirect.com/science/article/pii/S1477893920302817).

El 5 de mayo recibí un mensaje de un amigo de Milán. Me habla de una intervención en la transmisión realizada por Fazio de un virólogo llamado Burioni que intentaba frenar la iniciativa de algunos médicos de utilizar plasma hiperinmune. Un enorme movimiento de ira me hizo escribir mi primer mensaje de Whatsapp sobre el tema. Lo envié a unos cuarenta amigos con una oración para que lo reenvíen a sus conocidos.

Desde ese día, mi vida cambió.

Recibí miles de mensajes de Whatsapp y miles de correos electrónicos. Entre las personas que me contactaron también había muchos médicos. Muchos de ellos habían hecho los mismos intentos que yo al señalar que la cura ya existía. Inmediatamente nació un grupo de médicos de hospital de guardia y jubilados, médicos territoriales y también personal de enfermería con el objetivo de informar sobre las posibilidades terapéuticas. Pero también de miles de ciudadanos con diferentes profesiones.

¿Quién es parte del grupo en este momento y qué está haciendo?

El grupo nació como una convergencia de personas con diferentes habilidades profesionales e ideas que se encontraron preguntándose qué se puede hacer para encontrar una cura para este coronavirus. Lo primero que queríamos hacer era reconstruir cómo fueron las cosas en la práctica.

En definitiva, desde principios de marzo en los grandes hospitales romanos, napolitanos, sardos y sicilianos, pero ciertamente también en otras realidades desconocidas para nosotros, la terapia con hidroxicloroquina, la azitromicina se utilizó como medicamentos básicos siempre presentes. Entonces los protocolos diferían entre los hospitales y entre las mismas salas de un hospital (como prueba de la ausencia total de un director). Los que añadieron vitamina C, cortisona, heparina, varios antivirales y heparina y vit. A, pero el núcleo básico siguió siendo la azitromicina y la hidroxicloroquina. En esos hospitales, en los que los protocolos contenían los fármacos mencionados, la mortalidad se redujo sustancialmente a los mayores de 80 años con más patologías. Sin embargo, al mismo tiempo, en los hospitales de Lombardía y el Véneto, el número de muertes fue enormemente mayor, alcanzando una tasa de mortalidad récord del 17% en la región de Lombardía.

Mi video de Youtube en el que hablamos de las 30.000 vidas que podrían haberse salvado después de 9.000 visitas fue eliminado. A nuestra objeción Youtube respondió instantáneamente con un mensaje obviamente automático, pre empaquetado, diciéndonos que el contenido era inapropiado.

Con este grupo de médicos y dialogando con el coordinador de otro grupo de médicos territoriales que han utilizado ampliamente la hidroxicloroquina con sus pacientes, realizamos varias iniciativas, sin darles demasiada publicidad, entre ellas:

  1. Fue firmado por unos ochenta médicos italianos una carta que envié personalmente a The Lancet y para conocimiento a la OMS desglosando, con la ayuda de una cardióloga (Dra. Adriana Privitera), el estudio publicado por The Lancet después de que la OMS retirara la hidroxicloroquina de los ensayos y la AIFA suspendiera el uso de productos no etiquetados para el Covid. A diferencia de The Guardian y los 120 científicos (https://zenodo.org/record/3862789#.XvikvV9xfIX) que atacaron el estudio desde un punto de vista metodológico, hemos demostrado que las muertes a las que se refiere el estudio ocurrieron por dos razones 1. Inclusión de pacientes con enfermedad demasiado avanzada, 2. Uso de hidroxicloroquina en pacientes cardio paticos, (isquémicos, descompensados y arrítmicos) que no deberían haberla tomado. En el estudio se contabilizaron esas muertes como causa directa de los efectos del fármaco en cuestión y se llegó a la conclusión de que la hidroxicloroquina era ineficaz y peligrosa para el aumento de la mortalidad y las arritmias. Conclusiones que hemos demostrado ser poco fiables desde el punto de vista médico y científico.

2. Escribimos una carta al presidente Mattarella explicando la absurda posición de la AIFA y pidiéndole que intervenga.

Ahora nos hemos comprometido a prestar asistencia a los protocolos de algunos países de América del Sur y estamos en la búsqueda de maquinaria de plasma para Somalia.

Además de los médicos, hemos involucrado a miles de personas de la sociedad civil en torno a un proyecto llamado IppocrateOrg. La página de Facebook (https://www.facebook.com/IppocrateOrg/) ya está activa, mientras que el sitio web www.ippocrateorg.org  lo estará muy pronto.

Este proyecto NO tiene ninguna ambición política. Hemos rechazado las intrusiones de exponentes de diversas formaciones políticas, de ayudas, de peticiones de colaboración con asociaciones afiliadas o vinculadas a partidos que hemos rechazado amablemente porque nacemos como una agregación de ciudadanos y profesionales de la salud cuyo único objetivo es la defensa de la Salud de la Persona Humana. Nuestro objetivo es desarrollar un movimiento que pueda dar voz a esa parte de la comunidad médico-científica que, en este asunto del Coronavirus, no se sentía representada por las Instituciones de Salud. Al mismo tiempo, nos comprometemos a oponernos a todas aquellas investigaciones o informaciones que tengan por objeto debilitar el acceso a las terapias médicas adecuadas para el tratamiento y que violen el Derecho Humano a la Salud y al Bienestar.

La terapia con hidroxicloroquina acabó en el epicentro de la corriente principal y suscitó posiciones contrastadas de la OMS, los institutos de investigación y la Agencia Italiana de Medicina: ¿puede resumir brevemente la historia de esta diatriba?

ADRIANA Hace falta un poco de claridad. El uso de la cloroquina se remonta al pasado [1] y durante la epidemia del Covid-19, China y Corea del Sur utilizaron hidroxicloroquina con y sin asociación con macrólidos, (WangMet al.Remsedivir and chroloquine effectively inhibit the recently emergednovel coronavirus.CellRes 2020 Feb 4[2]). Unos 20 estudios in vitro realizados en China con excelentes resultados han recomendado su uso para la prevención y el tratamiento de la neumonía por Covid-19 en curso ( https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/32075365/). En marzo de 2020, un estudio realizado en Francia en 20 pacientes mostró una menor persistencia del virus, especialmente en asociación con la azitromicina ( https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/32205204/). Después de estos estudios, la asociación hidroxicloroquina azitromicina se ha prescrito en todo el mundo incluso fuera de los ensayos clínicos autorizados. En Italia, en abril, la Federación Italiana de Médicos de Familia (FIMMG) recomendó su uso tanto en los casos confirmados de Covid-19 como en los casos sospechosos, por lo que muchos médicos de familia utilizaron el tratamiento a tiempo y evitaron los ingresos hospitalarios. El 26 de febrero de 2020 el Gobierno del Reino Unido añadió la cloroquina a la lista de fármacos que no podían exportarse, dado el creciente número de pruebas de la eficacia del fármaco. En marzo, la AIFA emitió una circular que autorizaba el uso de hidroxicloroquina no registrada, advirtiendo contra el uso simultáneo de azitromicina en varios estudios que demostraban el peligro de las arritmias graves [3]. Pero después de tal positividad los problemas comenzaron [4]. En mayo, Mandeep Mehra y sus colaboradores publicaron en The Lancet un estudio de observación de 96032 pacientes hospitalizados en 6 continentes que tomaban hidroxicloroquina y cloroquina solas o con macrólidos, que concluyó con pruebas de arritmias graves en el grupo tratado en comparación con el grupo de control, alta mortalidad y ausencia de ventajas terapéuticas de la hidroxicloroquina y la cloroquina tanto solas como en asociación con macrólidos. ( https://doi.org/10.1016/S0140-6736(20)31180-6).  La OMS, sobre esta base, suspende las investigaciones y estudios sobre la hidroxicloroquina, la AIFA el 29 de mayo, ya no concede la prescripción no indicada en la etiqueta y sólo permite que continúen los ensayos oficiales. Esto crea una situación muy grave porque esta terapia ha sido muy útil para tratar la primera fase de la enfermedad.

Afortunadamente, el estudio de Lancet está siendo cuestionado por 120 investigadores de todo el mundo que discuten tanto su recopilación de datos como su metodología. The Lancet retiró el estudio y la OMS reanudó el ensayo de la hidroxicloroquina el 3 de junio.

Y nosotros, con la firma de 80 doctores, escribimos a la revista profundizando en el mérito de su valor científico. Lamentablemente, la AIFA no da un paso atrás, manteniendo la indicación de utilizar la hidroxicloroquina covid-19 sólo para ensayos clínicos tanto en el hospital como en el hogar, por lo que la prescripción queda excluida del reembolso y, lo que es más grave aún, quien la prescribe es personalmente responsable de cualquier efecto secundario del tratamiento. Un grupo de médicos hace una solicitud legal a la AIFA pidiendo que se vuelva a utilizar para el tratamiento temprano de la enfermedad. Finalmente, en junio el ensayo británico RECOVERY (www.recoverytrial.net/files/recovery-protocol-v6-0-202005-14.pdf), que utilizó dosis muy altas del fármaco, no encontró ninguna diferencia en la mortalidad entre los grupos tratados y los controles después de un mes de tratamiento. Este estudio también es criticable porque se han reclutado más de 10.000 pacientes en hospitales de todo el Reino Unido, la dosis de hidroxicloroquina es ALTA, y los pacientes son tratados en monoterapia, cuando el efecto de la hidroxicloroquina está asociado con el macrólido, incluyendo pacientes graves, algunos bajo ventilación. Como todo el mundo sabe ya, la hidroxicloroquina es el tratamiento ideal en la fase inicial o intermedia de la enfermedad, evitando su agravamiento con complicaciones fatales conocidas. Muy útil la explicación del Prof. Viale di Boloña sobre la historia natural de la enfermedad y las intervenciones terapéuticas en las distintas fases (https://youtu.be/mVBfCzDWxPQ).

Después de RECOVERY, la OMS ha vuelto a bloquear todo.  Recordar que Recovery recibe fondos de Oxford, pero también de la Fundación Bill y Melinda Gates.

Del análisis de todos los estudios, hasta la fecha NO hay un SOLO ESTUDIO que demuestra la peligrosidad del fármaco, cuando se da con las indicaciones CORRECTAS. Entonces es legítimo preguntarse hacia dónde va la investigación científica.

¿Qué le pide al Gobierno y a las instituciones médicas italianas?

NICOLA Italia ha entrado en la fase 2 de la epidemia con una reducción del número de infecciones en casi todas las regiones y el vaciado de las salas de cuidados intensivos y una disminución constante de las muertes.  Esto ha ocurrido, en nuestra opinión, por tres factores concomitantes:

1) el confinamiento fue observado por los ciudadanos de manera digna de elogio, junto con las medidas higiénico-sanitarias (mascarillas, distancia social. higiene de las manos, superficies, etc.).

2) La buena terapia utilizada, aunque sea de forma empírica y localizada en el mosaico, con un amplio uso en particular de la hidroxicloroquina en la fase inicial de la infección y de la heparina tan pronto como se descubrió el mecanismo fatal de la trombosis multiorgánica, que causó la precipitación del estado clínico de los pacientes.

3) las condiciones climáticas de la estación cálida que parecen ser favorables para limitar el contagio de esta clase de virus respiratorios.

A la luz de lo anterior, para no correr el riesgo de frustrar lo que se ha logrado hasta ahora, pedimos al Gobierno italiano, pero también a las regiones, que informen a la población sobre la terapia que se aplicará tras la prohibición del uso de la hidroxicloroquina, hasta ayer el arma ganadora de la terapia inicial. La pérdida de su uso, de hecho, hasta la fecha, sugiere que se ha decidido dejar a los pacientes sin cobertura desde el punto de vista de la inflamación, dejando a la única acción del antiviral la difícil tarea de prevenir la subsiguiente tormenta citoquínica. También preguntamos qué tipo de molécula antiviral se utilizará, y el costo de un tratamiento completo del paciente con Covid, para evaluar si hay una correcta y aceptable relación costo/beneficio. En caso de que se reanude la epidemia en Italia, ¿cuál será la intervención en el territorio?

Si no se utiliza la hidroxicloroquina como droga de primer uso inmediato en el territorio, inevitablemente habrá una mayor afluencia de pacientes en estado grave en los centros de salud: ¡un escenario ya visto y aterrador, especialmente en la RSA!

MARÍA: Me gustaría una experimentación seria e independiente de la Hidroxicloroquina, que claramente, como todos los fármacos, debe ser usada con sabiduría y con la sagacidad que Adriana ya ha expuesto en su totalidad, dando a todos una información sana y verdadera sobre los datos estadísticos y las posibles terapias.

Además, me parece importante que todos nos detengamos a reflexionar sobre las responsabilidades de quienes gestionaron la epidemia a nivel gubernamental, el ISS, la AIFA y las Regiones, en particular Lombardía, releyendo todo el proceso de los flujos de información, revisando la sucesión de acontecimientos a partir de un perfil amplio que incluye el medio ambiente, la prevención, la sensibilización y la libertad de los ciudadanos. En resumen, una visión amplia que relee todo el proceso en su conjunto.

Deseo señalar, con los datos y el calendario que tenemos a mano, que, si se hubieran aplicado las terapias correctas desde la primera etapa y en todo el territorio, se habrían evitado las medidas cautelares, con especial atención a la protección de los trabajadores de la salud, la hecatombe y la crisis económica del encierro nacional. ¡Sin mencionar la masacre de nuestros ancianos en los asilos!

Ahora, con la epidemia casi concluida, se declara la necesidad de la vacunación masiva contra la gripe, para beneficio de las empresas farmacéuticas, cuando la correlación entre la vacunación contra la gripe y la gravedad del Covid 19 es cada vez más evidente (https://www.facebook.com/Articolo71/photos/a.109803843911684/175394604019274/?type=3&theater). También nos gustaría saber qué pruebas científicas justifican la vacunación contra la gripe de los niños de seis meses a seis años. ¡Explíquennoslo!

Nos proyectamos en una dimensión surrealista en la que, junto al peligro real del virus, nadie sabía nada, incluídos famosos virólogos y políticos, pero todos pretendían saber sumiendo al país en la angustia y el pánico, con graves perjuicios para los niños, los ancianos, los discapacitados y las personas que padecen sufrimientos mentales.

La atención médica debe ser de buena calidad y gratuita en todo el mundo: la  Covid 19 mostró lo lejos que estamos de este objetivo. ¿Cuál cree que es el papel de BigPharma (la Gran Industria Farmacéutica) en este asunto y qué deberíamos hacer los ciudadanos?

MASSIMO La influencia de BigPharma distorsiona la realidad sobre la relevancia real de las enfermedades y sus tratamientos, a veces cambiando sustancialmente la información pública.

Para superar este importante problema, sería necesario que las personas invitadas a hablar en público estuvieran obligadas a declarar cualquier vínculo con las empresas del sector.

La pandemia de la COVID2019 ha demostrado que los médicos en el campo pueden encontrar respuestas efectivas (¡y sostenibles!) mucho antes de que los investigadores puedan verificar su validez. La verdadera fuerza reside en la capacidad de intercambiar libre y rápidamente experiencias y resultados. Creemos que se debe devolver a la clínica el valor y la dignidad que le ha quitado la costosa investigación.

La investigación de BigPharma está explotando el caso COVID invirtiendo miles de millones de dólares para proponer medicamentos muy caros o, incluso, todavía inexistentes, cuando ya tenemos disponible un conjunto de fármacos que han demostrado una gran eficacia tanto en las fases iniciales de la enfermedad (hidroxicloroquina, azitromicina, heparina) como en las fases más avanzadas (plasma hiperinmune).

Los fondos filantrópicos de gran cuantía en la esfera médica deberían poder ser dirigidos exclusivamente y de manera transparente por órganos gubernamentales independientes a fin de evitar una mezcla perjudicial de intereses económicos, gestión de la información publicitaria y necesidades sanitarias.

MARIA Gracias, Olivier, por la pregunta «¿qué debemos hacer los ciudadanos?» ya que cambia el enfoque en todos nosotros, en nuestra capacidad de entender y actuar, sin delegar totalmente la lectura de la realidad a los expertos, o presuntos expertos. Creo que es una responsabilidad que debemos asumir para empezar a pensar en lo que ha ocurrido de nuevo, de forma crítica y creativa. Podemos, como ciudadanos y médicos, redescubrir juntos la sabiduría que es profundamente innata en el ser humano para sentir y coordinar el conocimiento de manera que sea funcional al surgimiento de la verdad, no entendida de manera dogmática y estática, sino como un continuo devenir que se revela a los que observan lo real sin prejuicios, censuras o intereses que preservar.

Sin la recuperación del pensamiento crítico y la libertad de expresión de los médicos, temo que nos encontremos de nuevo en una situación dramática por otro virus o por la emergencia climática y medioambiental que ya nos está poniendo en jaque a todos los niveles.

MAURO Tras la publicación del estudio de Marsella, mencionado anteriormente, nos preguntamos cuántos médicos han experimentado con el protocolo de hidroxicloroquina-azitromicina en su práctica clínica en Italia y les invitamos a unirse a nuestra investigación para realizar un estudio epidemiológico retrospectivo de los casos tratados conjuntamente.

ESCRÍBANOS A ESTE CORREO PROVISIONAL: ippocrateor@gmail.com (tan pronto como el sitio web Ippocrateorg.org esté activo abriremos otro).

Más información:

www.ippocrateorg.org (pronto se abrirá);

Solicitud de los médicos a la AIFA para la reintroducción de la hidroxicloroquina en el Covid 19: https://www.nursetimes.org/coronavirus-caos-idrossiclorochina-140-medici-contro-laifa/90879

Carta a Lancet

Todos los videos de Mauro Rango:

[1]          Hoy en día, además del tratamiento de la malaria, la hidroxicloroquina está indicada tanto en adultos como en niños en caso de artritis reumatoide, lupus eritematoso sistémico, artritis juvenil idiopática, con precauciones recomendadas para: problemas de retina, enfermedades cardiovasculares, cardiomiopatías, insuficiencia cardíaca, prolongación del intervalo QT, insuficiencia renal, insuficiencia hepática, glucosa 6 fosfato deshidrogenasa.

[2]         El efecto antiviral de la hidroxicloroquina se debería al aumento del PH dentro de la célula precisamente porque se une a los radicales ácidos dando como resultado un aumento del PH que se vuelve más básico con la consiguiente incapacidad del virus para desarrollarse en la célula. Otro mecanismo de acción de la hidroxicloroquina es que impide que el virus se una a la porfirina inhibiendo la EME que es la parte no proteica de la hemoglobina (compuesta por el complejo Hierro + Porfirina + Oxígeno) El coronavirus impide el enlace entre el hierro y la porfirina y por lo tanto ya no puede transportar oxígeno, la hidroxicloroquina forma un enlace estable con la EME al eliminarla del coronavirus. Por otra parte, la azitromicina, además de su acción antiinflamatoria, tiene una actividad antiviral e inmunomoduladora.

[3]         En 2015, 33 estudios chinos encontraron que esto es peligroso (https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/26564594/

[4]         Un estudio retrospectivo de la Universidad de Nueva York mostró un incremento del QT de hasta 500mseg (val ni QTc en hombres 0.44seg, en mujeres 0.45seg) con riesgo de arritmias severas, por lo que es increíble que el estudio incluyera pacientes con insuficiencia renal y la ingesta simultánea de Amiodarona contraindicada en el tratamiento con hidroxicloroquina y azitromicina! Es espontáneo preguntarse si tal estudio es ÉTICO. De hecho, una elongación del tracto QT puede llevar a una severa arritmia llamada Torsión del Dedo del Pie que fácilmente degenera en fibrilación ventricular, una arritmia mortal que se resuelve sólo con desfibrilación eléctrica.


Traducido por Estefany Zaldumbide

Categorías: Ciencia y Tecnología, Entrevistas, Internacional, Salud
Tags: , , , , ,

Noticias diarias

Escriba su correo electrónico para suscribirse a nuestro servicio diario de noticias.

Buscar

Formación Pressenza

Catálogo de documentales

Renta Básica

Jornadas FCINA-Internet Ciudadana

Todos los domingos

Cuaderno de cultura

¡Movilicémonos por Assange!

App Pressenza

App Pressenza

Programa de Radio

International Campaign to Abolish Nuclear Weapons

International Campaign to Abolish Nuclear Weapons

Foro para la integración de NuestrAmerica

Foro para la integración de NuestrAmerica

Telegram Pressenza

Conéctate con nuestro canal Telegram

Archivos

xpornplease pornjk porncuze porn800 porn600 tube300 tube100 watchfreepornsex

Except where otherwise note, content on this site is licensed under a Creative Commons Attribution 4.0 International license.

maltepe escort