Lo que podemos hacer… concretamente

Hace unos meses escribimos un artículo con este mismo título. Antes del virus Covid-19.

En ese momento parecía irreal porque este sistema se veía tan fuerte, nadie hubiera previsto donde está hoy.

El sistema se detuvo completamente. Lo que antes era impensable ahora es una cruda realidad. Los aviones se detuvieron, las ciudades bulliciosas se convirtieron en pueblos fantasmas.

Una vez que la crisis del virus termine, no será el mismo mundo. Eso es lo que la gente dice y así será.

Aparentemente este sistema es más fuerte ahora que hace unos meses, como puede verse por la popularidad de algunos gobiernos, que es mayor ahora que antes. Además, la gente está obedeciendo sin cuestionar todas las diferentes órdenes que los gobernantes imponen. Pero tal vez no obedecen porque respeten tanto a los gobernantes o porque les temen. Más bien, es su propio miedo a desaparecer lo que los mantiene encerrados.

Sabemos más o menos lo que sucederá una vez que el virus Covid-19 esté «controlado» y se haya desarrollado una vacuna.

Para empezar, muchos quieren volver a su existencia acelerada y sin sentido, donde sienten que no tienen tiempo para nada. Pero simultáneamente son conscientes de que ya estamos en una profunda crisis económica que durará unos pocos años.

Los gobiernos y las instituciones financieras internacionales han distribuido fondos a las empresas y a los trabajadores, pero es el pueblo el que después tendrá que pagar por ello, mientras que los gobiernos esperan poder recortar más servicios básicos y ponerlos casi todos en manos privadas.

Pero no les será tan fácil hacerlo porque ahora muchas personas han estado reflexionando sobre sus vidas y han tomado cierta distancia respecto del sistema, que los ha explotado. Ahora, tienen un poco más de conscia de eso. Algunos pensarán, ¿cómo es que no tenemos un mejor sistema de salud en lugar de usar nuestros fondos conjuntos para producir armas, subvencionar bancos y empresas privadas? ¿Cómo es que toda esta corrupción sigue continuando?

Las crisis y el espantoso número de muertes pueden hacer que la gente piense incluso en cuántos niños mueren cada día de hambre y no se hace nada serio al respecto. Algunos podrían incluso pensar ¿por qué no hemos hecho realmente un esfuerzo para desarrollar los países pobres del tercer mundo? ¿Por qué no hemos hecho un esfuerzo como el que se hizo con el Plan Marshal para restaurar a Europa después de la Segunda Guerra Mundial?

Algunos querrán ayudar al mundo en desarrollo porque nos hemos dado cuenta de que si hay un brote serio del virus allí, nos golpeará más tarde. Tal vez incluso podríamos empezar a exigir que las guerras se detengan no sólo por las muertes y la destrucción que traen, sino porque producen refugiados que podrían contagiarnos ese virus.

La profunda crisis económica que se manifestará en la mayoría de los países en los años venideros estimulará el malestar social porque los que eran ricos antes de la crisis quieren asegurarse de que sacan provecho de la crisis, como lo han hecho durante otras crisis anteriores.

Esta vez será más difícil engañar a la gente porque han tenido tiempo de reflexionar sobre sus propias vidas y sobre el sistema injusto en el que han vivido.

Los que gobiernan y especialmente los que tienen tendencias dictatoriales, estarán muy contentos ahora porque la gente obedece lo que dice. Querrán seguir controlando, prohibiendo todas las protestas y todo lo que vaya en contra de sus propios intereses.

Eso también será más difícil porque la gente está ahora más despierta de lo que estaba antes. Al igual quelo que sucedió en Chile el año pasado con el despertar social, también lo hará el resto del mundo. Habrá más conciencia de nosotros como humanos en lugar de sólo pertenecer a una localidad o nación.

Todo eso debería ser suficiente para hacer que el sistema se desmorone. Es decir, la fe de la gente en el sistema, que no era tan grande antes de la crisis, se reducirá aún más. También verán cómo el sistema es ineficiente para tratar con cosas importantes como la salud y el clima. La gente y especialmente los jóvenes querrán algo más, buscarán poner el bienestar del ser humano y de la naturaleza por encima del dinero y el consumo.

Hay otra razón y es simplemente porque es hora de que nuestra especie dé un importante salto hacia la inteligencia, hacia el ser humano.

Este cambio drástico se producirá cuando los jóvenes se unan y protesten de manera similar a como lo hicieron en Chile.

Lo que caracterizó esa protesta fue que su espontaneidad, surgió sin controles centrales, y en un clima emocional muy cálido, suave y alegre, que se comunicó entre la gente. Este buen clima duró muchos meses ya que el proceso no violento se hizo cada vez más mayor. A pesar de la represión del gobierno, el asesinato y la mutilación de la gente.

Hemos dicho que lo que estaba detrás de ese proceso único en Chile era como otra dimensión, alguna fuerza que estaba allí por una razón u otra. Esa dimensión está ligada al desarrollo de la especie humana y no necesariamente a agravios sociales particulares en un lugar u otro.

Veremos este mismo fenómeno en todo el mundo.

Dijimos en un artículo anterior que sería imperativo que las personas fueran conscientes de esta otra dimensión, si querían que el cambio tuviera un final fructífero.

En esas circunstancias, cuando el cambio se está produciendo, cuando los jóvenes protestan masivamente y las otras generaciones se les unen, ¿qué podemos hacer como individuos y como fuerza colectiva para ayudar a dar a esa protesta un efecto positivo y duradero que vaya en una dirección evolutiva y no violenta?

En primer lugar, ayudar a la gente a conectar con esa otra dimensión. Que estos cambios que se avecinan no tienen realmente nada que ver con una injusticia social y económica específica, sino que están relacionados con algo mucho más grande.

En segundo lugar, deshacerse del miedo, la raíz de la violencia. Es este miedo el que nos hace estar atrapados hoy en día y lo que hace que sea fácil manipularnos.

¿Cómo nos deshacemos de ese miedo? La única manera de hacerlo es tener un futuro completamente abierto porque ese miedo no es nada más que una indicación de que sentimos que el futuro está cerrado, sentimos que podemos desaparecer o, dicho de manera más simple, morir.

¿Podemos realmente deshacernos de ese miedo que ha sentido la humanidad desde el principio? Sí, porque estamos «hechos» para funcionar bien tanto física como mentalmente. Para poder funcionar bien mentalmente necesitamos tener un futuro abierto. Cuando no es así, nuestra conciencia nos dice que lo abramos. Nos dice eso con señales que llamamos «sufrimiento» y que consideramos sólo como parte de una vida normal y saludable. No es más normal sufrir que tener un dolor de estómago. Hacemos algo al respecto, no lo consideramos normal o deseable. Pero por alguna razón inexplicable aceptamos el sufrimiento.

Puedes decir que sabes cómo deshacerte del dolor de estómago pero no sabes realmente cómo deshacerte del miedo a los miedos, del miedo a morir. Si realmente quieres deshacerte de él, entonces probablemente tienes que tener la experiencia de la inmortalidad, de la certeza de tu continuación. Eso suena casi como ciencia ficción pero muchas cosas que una vez fueron consideradas imposibles por la humanidad, como volar, se convirtieron más tarde en lo más normal. Volar ocurrió cuando la gente sabía cómo volar, tenía las herramientas necesarias para construir los aviones y la profunda intención de volar.

Lo mismo es indudablemente cierto en cuanto a cómo deshacerse del miedo a los miedos.

Si te interesa, puedes ponerte en contacto con los que trabajan eficazmente en ello. Hay quienes están usando algunos libros que he escrito como guía para superar este miedo. Libros que forman parte de una serie llamada Futuro Abierto, cuyo primer libro se llama «Lo que realmente importa«.

La gente está trabajando con estas ideas y métodos en diferentes países. Si quieres saber más, aquí tienes algunos contactos: Ivan Andrade o Samira Weng

Si te interesa puedes participar con otros en la superación de este miedo sin importar donde vivas, porque las distancias físicas no importan en el mundo virtual donde ahora se realizan reuniones, seminarios y retiros.

Este proceso está siendo inspirado entre otras cosas por lo que dijo mi orientador espiritual, un amigo cercano, un maravilloso ser humano llamado Silo (1938-2010)

Hay un acto público muy potente del que formó parte en Madrid en 1981, donde dice que la única manera de conquistar ese miedo es tener fe interna.

Hagas lo que hagas, necesitas encontrar gente que esté absolutamente segura de que podemos tener esta experiencia de inmortalidad ahora, no más tarde, no una vez que el cuerpo deje de existir. Gente que considere el sufrimiento mental como una ilusión y no como algo «normal» e imposible de eliminar.

La otra dimensión es más fácil de experimentar porque todos han tenido algún contacto con ella. La cuestión es cómo hacerla más permanente. Para ello, encuentra personas que te ayuden a estar más en contacto con esta otra dimensión que está impulsando toda la evolución. Somos parte de esta dimensión, o más bien la mejor parte de nosotros ya es parte de ella.

Este cambio drástico va a ocurrir en todo el mundo. Así que sería imperativo para nosotros ser capaces de orientar este cambio en cada país, en cada ciudad… en todas partes. Físicamente y/o virtualmente.

Aparte de todo eso, el camino que tenemos por delante es hermoso.

Un poco accidentado al principio, a medida que el sistema se disuelve, pero luego será algo realmente de otro mundo, ya que cada vez más perderemos el miedo a desaparecer y nos sentiremos fuerte y permanentemente conectados a lo que realmente somos: una parte de algo llamado cuerpo humano.