Francia: Emmanuel Macron se ancla a la derecha

12.01.2020 - París, Francia - Redacción Chile

Francia: Emmanuel Macron se ancla a la derecha
(Imagen de sinpermiso.info)

Por Clémentine Autain*

El presidente Macron no va a hacer concesiones, con las elecciones de 2022 ya en mente, apuesta por una nueva versión de las de 2017. Ante esta peligrosa apuesta, la posibilidad de una salida progresista es no solamente necesaria sino doblemente urgente. Es la hora de la huelga, avanti popolo!

Emmanuel Macron ha decidido. La excavadora de la reforma de las pensiones no se detendrá, las aspiraciones populares deben ser aplastadas. El presidente y el gobierno no cederán a la indignación popular, no se moverán ante el rechazo de la mayoría de los franceses que obstinados han rechazo durante meses su plan de pensiones. La duración y la escala sin precedentes de la movilización social deberían haber preocupado y movido las líneas rojas de la cúspide del estado. No ha sido así.

Incluso los esfuerzos de la CFDT para buscar una posible salida con la retirada de la edad de jubilación no han flexibilizado al gobierno, que sigue avanzando sin vacilaciones. Presentó su plan al Consejo de Estado, intacto en sus principales líneas, tan contestadas, y anunció un calendario para su adopción. El hecho de que los huelguistas persistan después de más de un mes de huelga, que las manifestaciones sigan siendo masivas, no ha cambiado su posición sustantiva. Esta decisión es, en parte, asombrosa. ¿Cómo puede un gobierno, en un régimen democrático, situarse tan lejos con semejante mar de fondo de protestas?

Esta terquedad obviamente está teñida de cinismo. La famosa estrategia de “pudrir» la situación se basa en la esperanza del desgaste vinculado a la dura realidad social: los sectores populares en huelga, en particular los trabajadores ferroviarios y los empleados de RATP a la vanguardia de este movimiento, no pueden resistir indefinidamente porque tienen que pagar el alquiler, alimentarse, no hundirse financieramente. Las cajas de huelga ayudan, pero no son un pozo sin fondo, no son los hiper-ricos los que las van a llenar. Tras casi cuarenta días sin paga en el caso de los huelguistas más activos, obviamente estamos con el agua al cuello. La “Macronie” (el régimen Macron) cree que algunos ya se han retirado agotados, y que otros seguirán su camino por necesidad.

Y no importa que los primeros en dejar la huelga lo hagan sin cambiar de opinión y con un sabor en la boca furiosamente amargo hacia un gobierno que no escucha en absoluto. Que ignora visiblemente una determinación impresionante en el país, raramente lograda en las últimas décadas. El gobierno se cree victorioso. No es solo el dogmatismo y el cinismo lo que le lleva a continuar inflexible su camino. También es un cálculo político a corto plazo.

Con los ojos clavados en las elecciones presidenciales de 2022, Emmanuel Macron busca repetir el escenario de 2017. El mayor desafío sería llegar a la segunda vuelta asegurando un resultado superior al 20% y con la esperanza de enfrentarse a RN, que sería barrida porque la mayoría de los franceses no están dispuestos a dar las llaves del país a la extrema derecha. Lo que ha cambiado en comparación con 2017, piensan sin duda en la cima del estado, es la base social con la que conseguir pasar a la segunda vuelta. Atraer a la derecha es el nuevo credo prometedor. Emmanuel Macron es consciente de haber perdido su pierna izquierda. El latiguillo «y con la derecha y la izquierda» ha cambiado en dos años a «todo con la derecha».

Regalos a los más ricos, políticas ultra represivas hacia los migrantes, comentarios despectivos hacia el mundo popular, impunidad para la violencia policial, la distancia con los principios esenciales asociados con la izquierda no puede ser mayor. Las encuestas de opinión confirman el efecto. Emmanuel Macron ha reemplazado en su apoyo a los votantes de izquierda por una parte de los de la derecha, que lo aprecian cada vez más: el 40% confía en él en enero, una subida de más de 10%. La penosa situación de la derecha clásica no le permite disputar seriamente este ascenso de la “Macronie” a costa de su electorado.

Emmanuel Macron y Édouard Philippe, por lo tanto, aceleran sus políticas y no buscan ningún compromiso con los sindicatos, no hacen ninguna concesión a las críticas firmes y continuas que provienen de las profundidades de la sociedad. A pesar de la gran movilización del sábado 12 de enero, el confuso anuncio del Primer Ministro sobre el aplazamiento de la entrada en vigor de la edad de jubilación a los 64 años, en el sentido de que solo se aplicaría en 2027, parece una diversión y obviamente no cambia la esencia de la contrarreforma.

Esta opción consciente es eminentemente peligrosa. Primero, para el país. Creer que Marine Le Pen no puede salir beneficiada es una apuesta de una audacia curiosa. El divorcio completo de la “Macronie” con el sector moderado del electorado de izquierda puede tener como efecto la negativa de estos votantes a participar a favor de Macron en una posible segunda vuelta contra Marine Le Pen. En la hipótesis de un duelo Macron-Le Pen en 2022, las cartas no serán las mismas que en 2017. Y me viene a la cabeza el notable trabajo en sobre 1938 de Mickaël Foessel, Récidives, y como la política de Daladier, su autoritarismo frente a las huelgas y manifestaciones, su austeridad presupuestaria y su precocidad neoliberal (el término aparece en ese momento), preparó el terreno al fascismo del que pretendía ser una muralla

Si la elección de Emmanuel Macron es peligrosa, también lo es para él. Podría ser barrido, al igual que François Hollande, que no pudo siquiera representarse a sí mismo, a fuerza de llevar a cabo políticas y hacer comentarios que indignaron a sectores cada vez más amplios del electorado. La victoria de Emmanuel Macron frente al movimiento, si impone por la fuerza con una mayoría puramente parlamentaria su proyecto de pensiones, solo puede ser una victoria pírrica. Inflingiría heridas considerables y profundas en la sociedad, la indignación y un resentimiento masivo. Sí, Emmanuel Macron podría caer en la segunda vuelta.

El desafío de la aparición de una alternativa progresista a las crisis actuales se plantea con necesidad y urgencia redobladas. Por el momento, la relativa debilidad y atomización de la izquierda social y ecologista no permite abrir esa perspectiva. Pero el movimiento es un punto de partida. La justicia social y la igualdad están en el centro de sus reivindicaciones. La ambición ecológica, que contribuye a reorganizar los objetivos de la alternativa, a repensar el significado del trabajo y hacer sociedad, progresa en las cabezas movilizadas. Por lo tanto, existe una aceleración del potencial favorable a la emancipación humana. De este lado, es posible frustrar los escenarios de miedo con los que nos atosigan, como si el duelo Macron-Le Pen fuera inevitable. Millones de franceses no quieren ni a uno ni a la otra, y buscan, actúan, inventan gradualmente las coordenadas de una solución emancipadora.

Por eso la situación es seria y es el momento de la huelga. Y la esperanza está permitida. La esperanza de que la protesta masiva contra la contrarreforma de las pensiones agriete los sueños de dominación del poder y derrote al gobierno. La esperanza de que una reorganización del campo político en la izquierda ecologista evite lo peor y ofrezca un horizonte tangible de victoria. Cada minuto pasado al lado de los huelguistas, en las manifestaciones, escuchando las palabras y las consignas de la revuelta da nueva energía para superar las rutinas. La conciencia de que tenemos que comprometernos masivamente, buscando todas las convergencias posibles para vencer los pequeños cálculos miserables de la “Macronie”, debe ser la prioridad. Avanti popolo!

 

*activista política francesa. Co-directora del mensual Regards y ex-portavoz de Ensemble!, ha sido secretaria adjunta de la Fundación Copernic.

Categorías: Europa, Opiniones, Política
Tags: , , , ,

Noticias diarias

Escriba su correo electrónico para suscribirse a nuestro servicio diario de noticias.

En VIVO movilizaciones diarias en Santiago 25.02.20

Documental: el principio del fin de las armas nucleares

Renta Básica

Alerta Paz Colombia

Comunidad internacional en alerta por una Colombia en paz

Documental: RBUI, nuestro derecho a vivir

¡Movilicémonos por Assange!

2a Marcha Mundial por la Paz y la Noviolencia

App Pressenza

App Pressenza

Despenalizar la eutanasia

Milagro Sala

Programa de Radio

International Campaign to Abolish Nuclear Weapons

International Campaign to Abolish Nuclear Weapons

Foro para la integración de NuestrAmerica

Foro para la integración de NuestrAmerica

Telegram Pressenza

Conéctate con nuestro canal Telegram

Archivos

Except where otherwise note, content on this site is licensed under a Creative Commons Attribution 4.0 International license.