El viernes 24 de enero en la colonia de helioterapia de Germignaga (Varese) la segunda convocatoria del ciclo de encuentros «Una multitud imparable – Historias del nuevo mundo» ilustró a la perfección el propósito de mostrar las experiencias positivas, creativas y solidarias que ya existen y que no encuentran un espacio adecuado en una información distorsionada, manipulada y negativa.

Una presentación de diapositivas y el tráiler del documental Ubuntu introducen con imágenes y entrevistas la historia de la extraordinaria experiencia que comenzó en Poggio alla Croce, un pequeño pueblo a pocos kilómetros de Florencia, que luego se expandió a la Toscana, Italia y ahora a varios países europeos.

Andreas Formiconi describe con pasión, claridad y humor el «proceso de autocuidado» emprendido por un grupo de voluntarios tras la llegada, en agosto de 2017, de 30 jóvenes migrantes de diferentes países africanos y asiáticos y acogidos en un Cas (Centro de acogida extraordinaria). Un proceso que llevó a la comunidad a «curarse» del proceso inflamatorio de miedo y rechazo causado por la presencia de esos jóvenes, inicialmente vistos como un cuerpo extraño. Del encuentro surge una increíble riqueza de lenguas, culturas y competencias, que lleva a la creación de la llamada escuela, una «escuela de proximidad» según el modelo de la escuela de Don Milani en Barbiana. La escuela dura dos años, se traslada a Florencia gracias a la colaboración con Cospe y promueve la integración laboral y humana de la mayoría de los jóvenes migrantes. La voluntad de los jóvenes de aprender y la disponibilidad de los maestros se traducen en un beneficio general. «Vengo aquí porque me hace sentir bien» es la simple y profunda síntesis de uno de los voluntarios.

Otro paso adelante llega con el proyecto financiado por la Región de Toscana y realizado junto con asociaciones, municipios, universidades y diócesis, que da lugar a nuevos desarrollos: el documental Ubuntu, que muestra la reacción positiva de los ciudadanos a la llegada de los migrantes, el desarrollo de una red para descubrir y conectar historias y prácticas de acogida positivas y para recoger informes de cualquier cuestión crítica y un curso online para ayudar a los migrantes a moverse en el tortuoso campo de la burocracia italiana y a encontrar ofertas educativas adecuadas. Esto nos lleva a la necesidad de construir un «mapa de positividad» gracias al software Ushahidi, creado por la joven keniana Ory Okolloh, para recoger y poner en red las infinitas experiencias de acogida y solidaridad existentes en Italia.

El mapa pronto cruza las fronteras italianas y se amplía a experiencias europeas muy diferentes (desde grupos feministas en Berlín, a realidades religiosas griegas, a Finlandia, Holanda, Polonia, el Reino Unido y pronto Islandia). Más allá de las diferencias, podemos ver el número de historias positivas presentes en todas partes, que no sólo son un ejemplo concreto de ayuda y solidaridad, sino también un proyecto político para contrastar la narrativa tóxica propuesta por muchos medios de comunicación y políticos cínicos y sin escrúpulos a la caza de votos.

A continuación, Andreas toca un aspecto inquietante de la situación actual: el uso distorsionado de los medios de comunicación social para crear «monstruos» y el uso de técnicas sofisticadas y personalizadas para bombardear con información la parte del electorado juzgada «influenciable» y manipular las elecciones. ¿Qué se puede hacer para oponerse a estas manipulaciones? La respuesta es más sencilla de lo que se podría pensar: salir de casa, conocer, encontrar y conectar las muchas realidades ocultas que no se conocen entre sí y reunir todas estas historias.

Y aquí volvemos al mapa de positividad, atestiguado por varias intervenciones del público, que describen experiencias locales muy similares a las contadas al principio de la velada y la importancia de dar a conocer el nuevo mundo que ya existe en el corazón y las acciones de muchas personas.

Para informar de experiencias de acogida, integración y solidaridad que se incluirán en el «mapa de positividades» escribir al correo electrónico arf@unifi.it

 


Traducido del italiano por Estefany Zaldumbide