“¿Quién manda realmente, si aquí se aprueban grandes declaraciones y después no se cumplen?”, pregunta la alcaldesa de Barcelona a las Naciones Unidas, donde ha pedido mayor cooperación de los Estados y las ciudades para cambiar el modelo económico “especulativo y depredador”.

La alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, ha presidido en las Naciones Unidas la inauguración de la cumbre mundial de ciudades sobre la emergencia climática. El Foro de Gobiernos Locales se celebra en Nueva York coincidiendo con la semana de Alto Nivel convocada por Naciones Unidas, y que reúne las principales jefas de Estado y de Gobierno con el objetivo de afrontar el reto de la emergencia climática y hacer seguimiento de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) adoptados en la Agenda 2030.

Este foro de Naciones Unidas es el espacio donde las ciudades debaten y hablan directamente con los representantes del Estado. “Queremos hacer más que esto. Los Estados tienen que reconocer las ciudades como aliadas, socias y protagonistas de la acción climática”, ha dicho la alcaldesa, que ha pedido que las ciudades participen en la gobernanza y la distribución de la financiación para hacer más efectiva la actuación.

“¿Quién manda realmente aquí?”, ha preguntado la alcaldesa ante un auditorio formado por grandes ciudades y representantes de los Estados y las Naciones Unidas. Ada Colau ha destacado el papel de Naciones Unidas como espacio donde reposa la soberanía y la legitimidad democrática, pero ha lamentado que se aprueben grandes declaraciones y agendas de acciones y después no solo no se cumplan, sino que se siga manteniendo un modelo económico especulativo y depredador. «Queremos que estos encuentros no se limiten a gente que viaje en avión y duerme en hoteles: estas cumbres tienen que tener un retorno a la sociedad, que quiere soluciones concretas», ha dicho Colau, que ha manifestado su coincidencia con el secretario general de Naciones Unidas, António Guterres, y la activista Greta Thunberg, que dijo el lunes que ahora es momento de pasar a la acción.

La alcaldesa ha situado las ciudades como protagonistas del cambio: el lugar donde se concentran todos los retos globales y la mayoría de la población. “Los Estados nos necesitan, no solo tienen que venir aquí a escucharnos”, ha dicho la alcaldesa, que también es copresidenta de CGLU, la principal red mundial de ciudades. En este sentido, ha propuesto mecanismos estables de colaboración con los Estados que incluyan mejoras en la financiación y la gobernanza.