Zizek: por qué Estados Unidos puede girar a la izquierda

06.08.2019 - Outras Palavras

Este artículo también está disponible en: Francés, Portugués

Zizek: por qué Estados Unidos puede girar a la izquierda

En los preparativos para las elecciones cruciales de 2020, son los socialistas demócratas quienes desafían a Trump. Para ello, proponen redistribuir la riqueza, ampliar los servicios públicos y una nueva articulación entre feminismo, antirracismo y justicia social.

Por Slavoj Zizek/ Traducción Pressenza

En los Estados Unidos, muchos de los llamados miembros «moderados» del Partido Demócrata prefieren a Donald Trump para ocupar la presidencia, a una victoria de Bernie Sanders u otro izquierdista genuino. En este sentido, son espejos de republicanos vinculados al establishment, como George W. Bush y Colin Powell, que expresaron públicamente su apoyo a Hillary Clinton en las elecciones de 2016.

En un acalorado debate antes de la elección del candidato demócrata la semana pasada, el ex gobernador de Colorado, John Hickenlooper, advirtió que «podríamos entregar las elecciones a Donald Trump» si el partido toma posiciones radicales, como el New Deal verde, el programa gratuito de salud pública para todos los propuestos por Bernie Sanders y otras iniciativas de cambio de paradigma.

El debate subsiguiente expuso claramente los dos bandos del Partido Demócrata: los «moderados» (que representan al establishment del partido, cuya cara principal es Joe Biden) y los demócratas socialistas (Bernie Sanders, quizás Elizabeth Warren y las cuatro congresistas apodadas por Trump del «escuadrón demócrata» [Dem Squad], cuya cara más popular ahora es Alexandria Ocasio-Cortez.

Esta disputa es probablemente la batalla política más importante que tiene lugar hoy, en cualquier parte del mundo.

Puede parecer que los moderados tienen una posición convincente. Después de todo, ¿no son los socialistas demócratas claramente demasiado radicales para ganar la mayoría de los votantes? ¿No es la verdadera batalla por votantes indecisos (y moderados) que nunca apoyarían a una mujer musulmana, como Ilhan Omar, cuyo cabello está cubierto por un velo? ¿Y el propio Trump no sabe esto, incluso después de haber atacado al «escuadrón» y forzado al Partido Demócrata en su conjunto a simpatizar con las cuatro chicas, elevadas al estatus de símbolos del partido? Para los centristas del Partido Demócrata, lo importante es deshacerse de Trump y volver a la hegemonía normal, liberal-democrática, que las elecciones de 2016 han deshecho.

Déjà Vu

Desafortunadamente, esta estrategia ya ha sido probada: Hillary Clinton la siguió, y una gran mayoría de los medios de comunicación pensaron que no podía perder porque Trump no sería elegible. Incluso dos ex presidentes republicanos, Bush padre e hijo, la apoyaron, pero ella perdió ante Trump. Su victoria minó el establishment desde la derecha.

Ahora, ¿no sería la hora de que la izquierda demócrata haga lo mismo? Al igual que Trump, hace tres años, tiene una posibilidad real de ganar.

Es, por supuesto, una perspectiva que aterroriza al establishment en su conjunto. Los economistas del mainstream predicen el colapso económico de los EE.UU. en caso de una victoria de Sanders, y los analistas políticos del establishment temen el surgimiento de un socialismo estatal totalitario. Al mismo tiempo, los izquierdistas moderados simpatizan con los objetivos de los socialistas democráticos, pero advierten que, desafortunadamente, no son realistas. Algo completamente nuevo está sucediendo en los Estados Unidos.

Lo más alentador en el ala izquierda del Partido Demócrata es que ha dejado atrás las aguas tranquilas de lo Políticamente Correcto, que recientemente han surgido en los excesos del movimiento «Me Too». Si bien apoyan firmemente las luchas feministas y antirracistas, los miembros de este ala se centran en cuestiones sociales como la atención médica universal y las amenazas ecológicas.

Están lejos de ser socialistas locos, interesados ​​en convertir a los Estados Unidos en una nueva Venezuela. Simplemente traen a los EE.UU. algunas de las viejas y buenas democracias sociales europeas. Solo un vistazo rápido a su programa lo deja claro: no representan una amenaza mayor para las libertades occidentales que Willy Brandt u Olof Palme.

Todo cambió

Pero aún más importante es que no son la única voz de la joven generación radicalizada. Sus rostros públicos, cuatro mujeres jóvenes y un viejo hombre blanco, ya cuentan una historia diferente. Sí, demuestran claramente que la mayoría de la generación joven en los Estados Unidos está cansada del establishment en todas sus versiones. También es escéptico sobre la posibilidad de que el capitalismo, tal como lo conocemos, pueda lidiar con los problemas que enfrentamos. Para ellos, la palabra socialismo ya no es un tabú.

Sin embargo, el verdadero milagro es que muchos de los que se unieron a los «viejos hombres blancos», como Sanders, eran miembros de la generación anterior de trabajadores comunes, personas que a menudo tendían a votar por el Partido Republicano o incluso por Trump.

El fenómeno en curso es algo que los partidarios de las Guerras Culturales y las políticas de identidad consideraron imposible: antirracistas, feministas y ecologistas uniendo fuerzas con lo que se consideraba la «mayoría moral» de los trabajadores comunes. Bernie Sanders, no la «nueva» extrema derecha, es la verdadera voz de la mayoría moral, si este término tiene algún significado positivo.

Por lo tanto, el posible ascenso de los demócratas socialistas no favorece la reelección de Trump. De hecho, en el debate, John Hickenlooper y otros moderados le enviaron a Trump un mensaje. Lo que querían decir es: “Podemos ser tus enemigos, pero todo lo que queremos es la derrota de Bernie Sanders. No se preocupe. Si él o alguien similar es el candidato del Partido Demócrata, no lo apoyaremos. Secretamente preferimos que ganes».

Categorías: Norteamérica, Opiniones, Política
Tags: , , , , , , , , , , ,

Noticias diarias

Escriba su correo electrónico para suscribirse a nuestro servicio diario de noticias.

En VIVO movilizaciones diarias en Santiago 15.11.19

Documental: RBUI, nuestro derecho a vivir

Documental: el principio del fin de las armas nucleares

2a Marcha Mundial por la Paz y la Noviolencia

Renta Básica

Alerta Paz Colombia

Comunidad internacional en alerta por una Colombia en paz

App Pressenza

App Pressenza

Despenalizar la eutanasia

Milagro Sala

Programa de Radio

International Campaign to Abolish Nuclear Weapons

International Campaign to Abolish Nuclear Weapons

Foro para la integración de NuestrAmerica

Foro para la integración de NuestrAmerica

Telegram Pressenza

Conéctate con nuestro canal Telegram

Archivos

Except where otherwise note, content on this site is licensed under a Creative Commons Attribution 4.0 International license.