Sí, siempre es la maldita economía

15.08.2019 - Gerhard Mersmann - Neue Debatte

Este artículo también está disponible en: Alemán

Sí, siempre es la maldita economía
(Imagen de iodeng en Pixabay | CC0)

A veces la verdad está en lo que no se debe hacer. Boris Johnson, el recién descubierto demonio de la política internacional, que se ha propuesto llevar a Gran Bretaña a un Brexit no regulado, ha encontrado el eslogan con la seguridad instintiva de un demagogo con el que puede atrapar a gran parte de la población: al carajo con la economía.

La interpretación neoliberal

Con esta frase, que debe llevar al horror a todos aquellos que son engañados por la lógica económica existente, ha golpeado el nervio del tiempo, dado que la economía y las máximas que la dominan son responsables de muchos fenómenos que asustan cada vez más a la gente.

No nos engañemos: la globalización está impulsada por la interpretación neoliberal de la actividad económica.

Siempre se trata de recursos minerales, combustibles y mano de obra barata. Al igual que la creación de nuevos mercados y de la conquista de otros mercados aún intactos.

Lo que funciona o podría funcionar es destruido por una masa anónima de capital y disparado listo para la tormenta con el fin de maximizar a los grandes actores globales. Ya sea sobre la factura de la deuda o con la herramienta balística.

Y así sucede, los mercados locales son destruidos y las personas pierden sus puestos de trabajo allí y ya no pueden encontrar otros nuevos, se disponen a probar suerte en otro lugar.

El aplastamiento de los estados

Se dan cuenta rápidamente que esto no tiene nada que ver con la suerte cuando llegan a su destino. Rebajan los precios de los que todavía tienen trabajo allí, y rápidamente se dan cuenta de que se calculó de esa manera. Y los que pierden sus antiguos trabajos en el nuevo paraíso se horrorizan por los que han sido añadidos a precios bajos.

No sólo hablamos de africanos que ahora se desplazan en la agricultura en el sur de Italia o en Andalucía, porque los derechos de aduana de la UE han hecho que los productos de su propia patria sean invendibles, sino también hablamos de Polonia en especial, que lo llevó a Gran Bretaña y Alemania; hablamos de portugueses que ofrecen su trabajo en Francia, Alemania e Inglaterra, de rumanos en Italia y de todos aquellos de los Balcanes que vienen a Europa Central. A veces, como en este último caso, la causa no era la destrucción de los mercados, sino la destrucción de su estado.

Al carajo la economía

En un país como Gran Bretaña, que desde la menos que gloriosa puesta en escena del liberalismo económico desde la época de Margaret Thatcher también ha estado contando con decir adiós a la creación de valor y concentrarse exclusivamente en los mercados financieros, cerca de 4 millones de ex proletarios cuya mano de obra ya no necesita nadie, pueden contar la anécdota sobre lo que «La Economía» les ha hecho en las últimas décadas.

Gritarles «Que se joda la economía» es un movimiento inteligente porque podría venir de sus propias bocas.

Que un Boris Johnson pertenezca a la misma clase que condujo a Gran Bretaña por este camino de destrucción social no molesta mucho a los demagogos. Además no debe llevar a aplausos por esa afirmación.

Sin embargo, tiene razón. No son los pobres los que, impulsados por la destrucción de los mercados internacionales de capitales, se ven obligados a abandonar sus países para entrar en nuevos mercados laborales; son los que amenazan la vida de aquellos que ya quieren financiar sus vidas allí.

En efecto, es la economía, este temor abstracto, lo que destruye sistemáticamente los fundamentos de la vida. El funcionamiento de esta economía se ha convertido en el hilo conductor de la política; cambiar eso es de lo que se trata.


Gerhard Mersmann estudió ciencias políticas y literatura, trabajó como desarrollador de personal y como jefe de procesos de cambio en el gobierno local. También como asesor gubernamental en Indonesia después del derrocamiento de Haji Mohamed Suharto. Gerhard Mersmann es director gerente de un instituto de estudio y blogger. En Form7 escribe de manera puntual sobre los acontecimientos políticos y sociales, y pone un ojo crítico sobre las acciones de los partícipes.

 


Traducción del alemán por Sofía Yunga

Categorías: Derechos Humanos, Europa, Política
Tags: , , ,

Noticias diarias

Escriba su correo electrónico para suscribirse a nuestro servicio diario de noticias.

Buscar

 

Catálogo de documentales

Renta Básica

Jornadas FCINA-Internet Ciudadana

Todos los domingos

Cuaderno de cultura

¡Movilicémonos por Assange!

App Pressenza

App Pressenza

Programa de Radio

International Campaign to Abolish Nuclear Weapons

International Campaign to Abolish Nuclear Weapons

Foro para la integración de NuestrAmerica

Foro para la integración de NuestrAmerica

Telegram Pressenza

Conéctate con nuestro canal Telegram

Archivos

Except where otherwise note, content on this site is licensed under a Creative Commons Attribution 4.0 International license.