Primer caso de criminalización del asilo eclesiástico en Baviera

24.07.2019 - Evelyn Rottengatter - Pressenza Muenchen

Este artículo también está disponible en: Alemán

Primer caso de criminalización del asilo eclesiástico en Baviera
Fotografía de Werner Kempf / Petición «¡Futuro para Reza! ¡Educación y familia - en lugar de miedo y separación a través de la deportación!»)

Por primera vez, un pastor protestante bávaro de Immenstadt en Allgäu ha recibido una orden de sanción: pagará 4.000 euros por la concesión de asilo a un refugiado afgano de 22 años.

El motivo oficial es «complicidad por permanencia ilegal». El caso también pasó por la prensa regional e incluso llegó al diario Süddeutsche. Sin embargo, una vez más, no se menciona nada sobre los antecedentes.

Reza Jafari llegó a Alemania en 2015 y, a pesar de las experiencias traumáticas de su huida, se integró perfectamente en un abrir y cerrar de ojos: aprendió alemán, se graduó de la escuela secundaria, juega con entusiasmo en el club de fútbol local y ya tiene una novia alemana con la que quería planificar su futuro. A partir del 1 de agosto de este año, ya podría completar su aprendizaje.

Hasta que de repente, en abril de 2018, la policía se presentó y quiso deportar a Reza a Afganistán el mismo día.

Es gracias a la valiente ayuda de la pareja de pastores protestantes Marlies y Ulrich Gampert que Reza encontró refugio en su iglesia y pudo esperar más de un año a que se detuviera la deportación. También fue la familia Gampert quien, junto con el círculo de ayuda Asyl Lauben, lanzó una petición en Change.org, que desde entonces ha sido firmada por casi 80.000 personas. Allí también se explica por qué sería una sentencia de muerte deportar a Reza a Afganistán:

«Reza pertenece a la minoría de los Hazara, el grupo étnico más amenazado por la tribu gobernante de los Pashtuns y sobre todo por los Talibanes y el IS, que en los últimos meses se han convertido repetidamente en víctimas de ataques brutales con muchas muertes de inocentes. Además, los talibanes y los islamistas se dirigen a los refugiados, en su mayoría indigentes, que han llegado a los improvisados campamentos de Kabul.

La familia de Reza huyó con él a Irán cuando tenía cuatro años. Esto significa que Reza no conoce su país de nacimiento. Tampoco está familiarizado con la cultura de Afganistán, que es extremadamente peligrosa en un país así. También habla el idioma iraní Farsi. Como resultado de estas condiciones, ¡los solicitantes de asilo deportados hacia Afganistán deben temer por sus vidas! Ante el miedo constante a los ataques y a la muerte, son excluidos de la sociedad y tienen que luchar con un inicio de negocio extremadamente difícil. Reza no tiene familia en Afganistán, ni contactos sociales, ni perspectiva alguna».

También Reza recibió una orden de sanción de más de 900 euros o 90 tarifas diarias, lo que lo convierte ahora, a los ojos del poder judicial, en un delincuente penal y, por lo tanto, puede ser deportado con mayor facilidad. En octubre se negociará el caso.

Parece que revivimos la misma historia de siempre: para salvar a la gente de la muerte hay que esconderla, ya que ahora no se concede ni el asilo normal ni el asilo eclesiástico. En junio del año pasado, los ministros del Interior del Gobierno Federal y de los Gobiernos Regionales presentaron el proyecto de ley de criminalización: desde entonces, las normas para el asilo eclesiástico se han endurecido y cada vez menos parroquias se atreven a conceder asilo a los solicitantes de protección. ¡Esto me recuerda a los tiempos muy, muy malos de este país!

La historia detallada de Reza y su lucha por construir un futuro para sí mismo está bien documentada en las diversas actualizaciones de la petición «¡Futuro para Reza! ¡Educación y familia – en lugar de miedo y separación a través de la deportación!». También se ha abierto una cuenta de donaciones para recaudar fondos para los honorarios del abogado, porque a Reza todavía no se le permite trabajar y ganar dinero por sí mismo.

La historia de Reza es un ejemplo de lo que está ocurriendo en Alemania en estos momentos, porque desgraciadamente no es el único caso. Además, muchos jóvenes refugiados no tienen la suerte de poder integrarse y formar un círculo de amigos. La desesperación y el temor a ser  deportados se agrandan cada vez más, y muy pocos de estos casos van más allá de la prensa regional, son simplemente silenciados.


Traducción del alemán por Sofía Yunga

Categorías: Derechos Humanos, Europa, Migrantes
Tags: , , , , , , , , ,

Noticias diarias

Suscríbete ingresando tu correo electrónico para recibir un resumen diario de noticias.


Documental: RBUI, nuestro derecho a vivir

Documental: el principio del fin de las armas nucleares

2a Marcha Mundial por la Paz y la Noviolencia

Renta Básica

Alerta Paz Colombia

Comunidad internacional en alerta por una Colombia en paz

App Pressenza

App Pressenza

Despenalizar la eutanasia

Milagro Sala

Programa de Radio

International Campaign to Abolish Nuclear Weapons

International Campaign to Abolish Nuclear Weapons

Foro para la integración de NuestrAmerica

Foro para la integración de NuestrAmerica

Telegram Pressenza

Conéctate con nuestro canal Telegram

Archivos

Except where otherwise note, content on this site is licensed under a Creative Commons Attribution 4.0 International license.