Fridays For Future tiene que organizarse, no ser organizado

22.03.2019 - Guido Viale

Este artículo también está disponible en: Italiano

Fridays For Future tiene que organizarse, no ser organizado
Huelga mundial por el futuro en Milán, 15 de marzo de 2019 (Imagen de Thomas Schmid)

¿Pero de verdad «Sin izquierda en Europa no hay respuestas para los jóvenes», como encabezó un artículo de Rossella Muroni il Manifesto el domingo pasado? Para expresar su potencial, este nuevo movimiento no necesita una «izquierda» que no existe, y no es casualidad. Es la izquierda la que ya no existe que necesita ese movimiento para intentar volver a la vida; con el riesgo de destruirlo, como después del G8 en Génova y en otras ocasiones.

Nadie nace revolucionario, ni siquiera democrático. Uno recibe las ideas de la propia familia y, al crecer, las hace propias o las rechaza. Las rutas y especialmente las personas que se van conociendo también cuentan. El viernes pasado en Milán, cien mil personas muy jóvenes se encontraron y se dieron cuenta de que, todos juntos, son algo diferente de lo que pensaban o les hacían creer que eran. En este comienzo del movimiento, han comprendido que para salvarse a sí mismos y al planeta es necesario cambiar y derribar todo.

No es ni siquiera necesario insistir en que este movimiento se oriente en un sentido «anticapitalista». ¿Qué significa? Muchos todavía piensan en el capitalismo como un universo cerrado por una puerta (blindada), que una vez derrumbada, pondrá a todos en otra habitación bien amueblada (por el «desarrollo de fuerzas productivas»): el «socialismo». Pero detrás de esa puerta no hay socialismo. Tal vez haya otra habitación, pero está vacía y llena de basura muy voluminosa que hay que vaciar y amueblar de nuevo. Quizás el socialismo parezca renacer con hombres como Corbyn y Sanders; pero en el socialismo de Corbyn hay pocas novedades, si no el entusiasmo de quienes lo apoyan. Y en el caso de Sanders, existe sobre todo la afirmación (que en Estados Unidos sigue siendo un escándalo) de que no todo debe ser privado y que el público puede ser mejor.

En Europa sabemos que esto no es suficiente. Los muebles de esa habitación deben comenzar a juntarlos a partir de ahora, con un camino común (y una primera cita puede ser la manifestación del 23 de marzo contra todas las Grandes Obras innecesarias). Aquellos que las tienen pueden poner a disposición sus propias experiencias, pero con la humildad de aquellos que tienen poco que enseñar y mucho que aprender.

Nos enfrentamos a un movimiento global que, en medio de posibles altos y bajos, solo puede crecer ya que las razones que lo originaron son cada vez más urgentes. Y ante la necesidad de un cambio tan radical (el futuro de la raza humana) que no se puede afrontar con el bagaje y las palabras de otra época. Los círculos del noreste tienen razón cuando escriben: «deberíamos empezar a pensar que la ‘transición ecológica’ es uno de los nuevos nombres de la revolución». Esa transición o conversión ecológica se compone de análisis y perspectivas globales para los cuales los científicos y los técnicos han trabajado durante años. Pero se compone sobre todo de planificación local, de iniciativas llevadas a cabo donde todos pueden tratar de «meter mano», según el principio «pensar globalmente y actuar localmente».

Muchos han empezado a hacerlo; es con la práctica y con el ejemplo que uno puede entrar en contacto con esta generación que no quiere saber sobre mitos y rituales antiguos; con las luchas contra la manipulación de su propio territorio y contra todas las plantas destinadas a prolongar el tiempo de uso de combustibles fósiles y la producción adicional de CO2 (en primer lugar, el Tap, las perforadoras y el sitio de construcción del Tav); con el diseño e instalación de plantas de energía renovable y la promoción de comunidades energéticas, con la conversión ecológica de la agricultura y su propio suministro de alimentos, en una alianza de relaciones directas entre quienes cultivan la tierra o transforman alimentos y quién los apoya garantizándoles un determinado ingreso, un modelo que ha demostrado ser transferible a otras áreas: movilidad, vivienda, fabricación 3D y más. Y nuevamente, con la atención médica basada en la prevención en lugar de terapias y con modelos educativos que hacen que los niños, alumnos y estudiantes sean personas autónomas e independientes. Incluso con bancos y monedas locales diseñadas para hacer que una comunidad viva y no para estrangularla.

En una palabra, con el cuidado de la Tierra y nuestro prójimo que trasciende la distinción entre trabajo productivo y reproductivo. Son prácticas con las que las nuevas generaciones rara vez se ponen en contacto. En la escuela no se enseñan; por esta razón, faltar a la escuela para salvar la Tierra (Fridays for Future), de la irresponsabilidad de los poderosos, también es una crítica de una escuela con conocimiento inadecuado.

La conversión ecológica es la respuesta a los principales problemas de nuestro tiempo: el trabajo que falta; pero las cosas indispensables, que pueden dar trabajo, útiles y creativas, a todos, son muchísimas. Las migraciones: acoger e incluir a los recién llegados será una vez más posible al darles un trabajo (regular), como lo fue durante los años de reconstrucción y del «milagro económico» del siglo pasado, sin repetir los errores de esa época. La paz: porque la primera industria a reconvertir es la de las armas y sin armas no hay guerras. Y el retorno voluntario a sus comunidades de refugiados y migrantes que ya han llegado o que vendrán a Europa porque ya no pueden vivir en sus países, pero siguen esperando poder regresar.

Porque sobre todo es necesario tanto la conversión ecológica de su entorno, devastado por las multinacionales, los grandes poderes y guerras, como la conversión social de sus comunidades, comprometida por años de conflictos fratricidas. Una tarea que no se puede confiar a los gobiernos corruptos de sus países, ni a los capitales o a nuestras empresas corruptoras («ayudémosles en su casa»), pero solo a una gran cantidad de migrantes que regresan; si sabemos cómo darles la bienvenida como se merecen y ayudarlos a tomar en sus manos, junto con su destino, el de los pueblos que han tenido que abandonar y el de todo el planeta. Por lo tanto, «vamos a ayudarlos en casa nuestra» (que «nuestra» no es, porque les pertenece a todos).


Traducido del italiano por Michelle Oviedo

Categorías: Ecología y Medio Ambiente, Jóvenes, Opiniones
Tags: , , , , ,

Noticias diarias

Escriba su correo electrónico para suscribirse a nuestro servicio diario de noticias.

En VIVO movilizaciones diarias en Santiago 14.12.19

Documental: el principio del fin de las armas nucleares

2a Marcha Mundial por la Paz y la Noviolencia

Renta Básica

Alerta Paz Colombia

Comunidad internacional en alerta por una Colombia en paz

Documental: RBUI, nuestro derecho a vivir

App Pressenza

App Pressenza

Despenalizar la eutanasia

Milagro Sala

Programa de Radio

International Campaign to Abolish Nuclear Weapons

International Campaign to Abolish Nuclear Weapons

Foro para la integración de NuestrAmerica

Foro para la integración de NuestrAmerica

Telegram Pressenza

Conéctate con nuestro canal Telegram

Archivos

Except where otherwise note, content on this site is licensed under a Creative Commons Attribution 4.0 International license.