Atrapados en la red de la globalización

31.03.2019 - Valentin Grünn

Este artículo también está disponible en: Alemán

Atrapados en la red de la globalización
(Imagen de TheDigitalArtist | pixabay CC0)

«No estoy contribuyendo a la globalización», «Son los otros», «No estoy librando una guerra» o «¿Qué puedo hacer por ella?»

Fijemos el estándar para las acciones de nuestra sociedad y exploremos la influencia en el mundo global; la influencia sobre la angustia y la miseria en el mundo y, para crear una referencia actual concreta, sobre el tema de los refugiados.

La gran mayoría de nosotros en realidad no vamos a la guerra. No, nos sentamos aquí en nuestros sillones, miramos en la tele las terribles imágenes de Bruselas, París, Berlín y gritamos al unísono: «¡Combatan el terror!». Somos simples espectadores.

No es de extrañar, entonces, que cuando los políticos deciden enviar bombarderos y soldados a países extranjeros, es porque quieren ser elegidos nuevamente. Estos políticos están librando la guerra en nuestro nombre y con nuestra legitimidad democrática porque los hemos elegido para que nos representen. Por eso el pueblo está librando una guerra. Sin embargo, podemos anunciar nuestra opinión contraria. Me complace que se estén manifestando en voz alta contra la guerra en la manifestación por la paz…

«¡No soy responsable del hambre en el mundo!»

La tierra es realmente lo suficientemente grande como para alimentar a muchos miles de millones de personas más. Entonces, ¿por qué tantas personas mueren de hambre? Una razón importante es la especulación alimentaria de los grupos financieros, especialmente Deutsche Bank y Allianz. Pero también las alianzas de Volksbank y de muchos otros bancos, compañías de seguros de vida y vejez operan con alimentos, crean planes de ahorro de fondos y aseguran clientes y buenas ganancias, que prometen desembolsar a los inversionistas. Apuestan a sequías o inundaciones, a nevadas o tormentas. En cada una de estas catástrofes, los precios comienzan a subir, trayendo enormes ganancias al inversionista y creando un vacío en el estómago en la gente que está allí. Estas corporaciones, en las que se invierten nuestros ahorros, aseguran los derechos al agua potable, la llenan en botellas de plástico y la venden a las personas a las que ahora se les niega el acceso a las fuentes. Yo soy muy responsable del hambre en el mundo porque mi inversión, mi pensión, incluso el seguro de pensión del estado tienen acciones de estas compañías y asienten bien en las juntas de accionistas. Me complace que haya confiado sus ahorros a una de las pocas instituciones financieras éticas. También me complace que haya revisado su banco y compañía de seguros de acuerdo con los principios éticos de su inversión…

«¡No tengo la culpa de las catástrofes ambientales!»

Hoy en día, los desastres ambientales ocurren muy a menudo debido al cambio climático. Las temperaturas inestables alteran el clima. Donde una zona climática ha sido establecida por mucho tiempo, ahora cambia. No es el clima en sí, es el impacto en el medio ambiente lo que desencadena estas catástrofes; ni la naturaleza ni los humanos son capaces de adaptarse en tan poco tiempo. Donde se realiza un ajuste demanda un coste como en la construcción de diques en el Mar del Norte. Bangladesh no puede permitirse la construcción de este dique.

Se sabe que el cambio climático se debe a las emisiones de CO2, a través de la generación de energía por carbón, gas y petróleo, por transporte privado. El continente europeo es uno de los mayores productores de CO2 y es en parte responsable de este calentamiento global. El biodiesel se mezcla con aceite de palma, el mobiliario está hecho de maderas tropicales y el extranjero argentino a la vuelta de la esquina de las grandes carnes para comer. Esto conduce a la deforestación de las selvas tropicales, que promueve el cambio climático.

Tuvalu, un estado ubicado en los mares del sur, planea evacuar a toda la población en los próximos 20 años debido al aumento del nivel del mar. Kiribati ya ha programado la evacuación para 2021. Bangladesh, el país más densamente poblado del mundo, con 170 millones de habitantes, está un tercio por debajo del metro del nivel del mar. ¿Adivina cuántas personas tendrán que abandonar el país en las próximas décadas? Por otro lado, me alegro de que esté montando una bicicleta, posea un automóvil electrónico, se convierta en un sistema fotovoltaico y esté calentando su casa con un intercambiador de calor…

«No soy un guardián de esclavos, ¡no empleo esclavos!»

Pronto se celebrará uno de los muchos festivales de chocolate del año. Recientemente hemos regalado el chocolate con figuras navideñas a nuestros hijos y robamos secretamente dos barras de chocolate para niños. Celebrábamos con mucha alegría las festividades e incluso nos regañaban cuando ensuciábamos con chocolate la nueva camiseta. Ahora bien, nadie considera de dónde proviene el chocolate: de las plantaciones de cacao de África occidental, donde los niños de 6 años de edad que tienen que trabajar desde muy temprano hasta la noche, por necesidad o porque fueron vendidos a los propietarios de las plantaciones. ¡Qué ironía!,  ¡qué sorpresa! … «Los niños esclavos trabajan por los huevos de chocolate para los niños que llevan una vida normal» Sí, yo también he estado comiendo algo de chocolate en los últimos días. Pero me alegro de que haya regalado solo chocolate de comercio justo a sus hijos…

¿Qué oculta la vergüenza de los europeos, qué les calienta en el frío de afuera? ¿Camiseta o un suéter de invierno? ¿Comprado en un supermercado? ¿3.99 euros por una gran camiseta? En Bangladesh, la cadena de supermercado Lidl tiene mujeres en edificios en mal estado que cosen estas camisetas por el equivalente a € 1.50 por día. Para su mala suerte, muchas construcciones se han desplomado sobre sus cabezas. Para los fabricantes de marcas, ¡es más caro! Estos suelen funcionar en mano de obra conformado por esclavos, pero su margen de beneficio es mayor si se paga un mejor precio por el reconocimiento. Me hace feliz que camines con ropa orgánica de comercio justo…

«¡Son los americanos!»

Los estadounidenses están en guerra en todo el mundo y punto. Europa se mezcla diligentemente; así como los rusos. Los ataques de París, Bruselas y Berlín fueron trampas planeadas por el Estado Islámico. El objetivo no era un teatro, un estadio de fútbol, ​​un aeropuerto o unos pocos puestos navideños; no se preocupan por matar gente. Su objetivo era involucrar a la opinión europea en las guerras mundiales; y así pasó. Claramente, fue una trampa y caímos en ella. Estos terroristas celebran y hacen estallar los tapones de champaña… mientras seguimos gritando: «Guerra contra el terror …»

¿Nos sorprende que la gente huya? Todos en este mundo son parte de la guerra; una guerra que se libra en los medios de comunicación; una guerra que convierte a cualquier lector de noticias en un soldado; una guerra de la cual no somos conscientes.

«¿Qué puedo hacer por las personas que son explotadas?»

Todo el mundo tiene un teléfono celular; todos tienen una calculadora al alcance de la mano. Un humano se sienta frente al televisor a mirar un reality show o una película de terror sin sentido. Todos estos dispositivos de alta tecnología requieren componentes difíciles de encontrar para su fabricación. Muchos se encuentran solo en ciertos lugares del mundo; como el Coltán en el Congo. El Congo, estoy seguro de que ya lo has oído, es un área bastante problemática. Mientras se disparan y se violan las normativas, se alejan del país y reclutan niños para convertirlos en soldados. Los beneficios allí han dividido a los más “prestigiados” de la guerra, respaldados por nuestras corporaciones, financiados por nuestros bancos y compañías de seguros, obligados por nosotros a asegurar las mayores ganancias de nuestras anualidades de inversión y sacar el dinero de los productos de alta tecnología de nuestros bolsillos.

Es fácil entregar nuestro dinero al banco y cerrar los ojos frente a lo que se hace con él. Es francamente cínico lavarse las manos con inocencia de esta manera.

Me gustaría preguntar si renunciarías al Coltán, pero luego recuerdo que no lo haces porque justo ahora estás sentado frente a la computadora, hecha del mismo metal. Es difícil, lo sé, yo también estoy sentado frente a la computadora, pero hay fabricantes que intentan prescindir de estas materias primas explotadoras en la medida de lo posible. Por eso está el Fairphone (un teléfono que no perjudicó a nadie durante su fabricación, un dispositivo ensamblado de manera “justa”). Me alegro de que tengas un Fairphone…

¿Quiere leer más sobre la pesca depredadora por parte de las flotas europeas, el acaparamiento de tierras en África, las guerras tácticas por el petróleo barato, la tasa de suicidios en las fábricas de los productores de Apple, los productores de algodón indios envenenados, las exportaciones de armas, los desguaces electrónicos en Senegal o la exportación del exceso de alimentos en los mercados de agricultores africanos?

Sin duda alguna, estamos atrapados en la red de la globalización, pero aún es posible ajustar algunos tornillos pequeños.


Traducido del alemán por Sofía Yunga

Categorías: Ecología y Medio Ambiente, Opiniones, Paz y Desarme
Tags: , , , ,

Noticias diarias

Escriba su correo electrónico para suscribirse a nuestro servicio diario de noticias.

 

#8M

Documental: el principio del fin de las armas nucleares

Renta Básica

Alerta Paz Colombia

Comunidad internacional en alerta por una Colombia en paz

Documental: RBUI, nuestro derecho a vivir

¡Movilicémonos por Assange!

2a Marcha Mundial por la Paz y la Noviolencia

App Pressenza

App Pressenza

Despenalizar la eutanasia

Milagro Sala

Programa de Radio

International Campaign to Abolish Nuclear Weapons

International Campaign to Abolish Nuclear Weapons

Foro para la integración de NuestrAmerica

Foro para la integración de NuestrAmerica

Telegram Pressenza

Conéctate con nuestro canal Telegram

Archivos

Except where otherwise note, content on this site is licensed under a Creative Commons Attribution 4.0 International license.