Los seres humanos estamos destruyendo la vida en la Tierra, pero nos engañamos a nosotros mismos de que no es así

21.01.2019 - Australia - Robert Burrowes

Este artículo también está disponible en: Inglés

Los seres humanos estamos destruyendo la vida en la Tierra, pero nos engañamos a nosotros mismos de que no es así
(Imagen de Pressenza)

Es fácil identificar la violencia continua e interminable que se está infligiendo a la vida en la Tierra. Esto va desde la gran multiplicidad de ataques infligidos a nuestros niños y a la biósfera hasta las interminables guerras y otras violencias militares, así como la explotación grotesca de muchos pueblos que viven en África, Asia y América Central y del Sur. Pero para una lista (muy incompleta) de 40 puntos, véase «Reflexiones sobre 2018, pronósticos 2019».

Sin embargo, a pesar del hecho obvio de que son los seres humanos los que están infligiendo toda esta violencia, es virtualmente imposible hacer que la gente preste atención a este hecho simple e incontrovertible y preguntarse por qué, precisamente, los seres humanos se están comportando de manera tan violenta y destructiva. ¿Y podemos abordar eficazmente esta causa?

Por supuesto, una parte de este problema es la existencia de muchas ideas que compiten entre sí sobre las causas de la violencia. Por ejemplo, algunas ideologías atribuyen la causa a una manifestación estructural particular de la violencia, como el patriarcado (que genera un sistema de violencia y explotación basado en el género) o el capitalismo (que genera un sistema de clases de violencia y explotación). Sin embargo, ninguna de estas ideologías explica por qué los seres humanos participan en estructuras de violencia y explotación en primer lugar. Seguramente una persona que no fuera violenta y explotadora en principio, rechazaría de plano tales estructuras violentas y explotadoras y trabajaría para crear estructuras no violentas e igualitarias en su lugar.

Pero la mayoría de la gente realmente acepta el engaño de que los seres humanos son innatamente disfuncionales y violentos, y esto debe ser contenido y controlado por los procesos de socialización, las leyes, los sistemas legales, las fuerzas policiales y las prisiones o, en el ámbito internacional, por medidas tales como las sanciones económicas y la violencia militar. Es raro el individuo que percibe la flagrante disfuncionalidad y violencia de la socialización, las leyes, los sistemas legales, las fuerzas policiales, las prisiones, las sanciones económicas y la violencia militar, y cómo estas instituciones y su violencia sirven a los intereses de las élites.

Por lo tanto, los seres humanos están atrapados en un ciclo de intentos de abordar la amplia gama de manifestaciones del comportamiento humano violento -las guerras, la catástrofe climática, la destrucción del medio ambiente, la explotación económica de amplios sectores de la población humana (mujeres, pueblos indígenas, pueblos trabajadores…), las dictaduras y ocupaciones militares- sin saber qué es lo que, fundamentalmente, causa los comportamientos humanos disfuncionales y violentos y atrae a muchas personas a participar en (y beneficiarse de) la violencia cualquiera que sea la forma que esta adopte.

Bueno, a mí me aburre ver que las mismas manifestaciones de violencia se repiten sin cesar porque no entendemos ni abordamos la causa fundamental (y por eso incluso los esfuerzos bien intencionados para abordarla en una variedad de contextos están condenados al fracaso). ¿Qué hay de usted?

Además, me resulta aburrido escuchar (o leer) a la gente que se engaña a sí misma sin cesar sobre la violencia; esto es, se engaña a sí misma de que no está ocurriendo, «siempre fue así», «no es tan malo como parece», «no se puede hacer nada», «hay otra explicación», que ya estoy «haciendo lo suficiente», y así sucesivamente.

Para ilustrar lo anterior, permítanme escribir algunos ejemplos más frecuentes de personas que se engañan a sí mismas sobre su causa. Es posible que usted mismo haya escuchado delirios como estos; puede que conozca a algunos de los muchos otros.

  1. «El niño merecía el castigo».
  2. «Ella se lo buscó».
  3. La violencia es innata: está «en nuestra naturaleza».
  4. «La guerra es inevitable».
  5. La gente en África/Asia/América Central/Sudamérica «siempre ha sido pobre».
  6. «El clima no ha cambiado, así era cuando yo era niño».
  7. «No podemos controlar a la madre naturaleza».
  8. «La naturaleza es abundante».

Por supuesto, el estado delirante más común es aquel en el que la mayoría de las personas están atrapadas: simplemente no están prestando una atención significativa a los temas críticos y no tienen conocimiento (ni opinión informada) sobre ellos, sino que se dejan distraer de la realidad por los diversos canales de la élite utilizados para hacerlo, tales como los medios informativos pertenecientes a la corporaciones.

Entonces, ¿por qué la mayoría de la gente se engaña a sí misma en lugar de observar cuidadosamente la realidad, buscar y analizar la evidencia en relación con ella, y luego comportarse de manera apropiada y poderosa en respuesta?

Porque están (inconscientemente) aterrorizados.

«¿Eso es todo?», me podría decir. «Seguramente la explicación para el comportamiento humano disfuncional (y violento) ¡es más compleja que eso! Además, cuando observo a la gente haciendo el tipo de comportamientos disfuncionales y violentos que menciona arriba, no parecen asustados, y mucho menos aterrorizados».

Así que permítanme explicar por qué la explicación anterior -que la mayoría de los seres humanos viven en el engaño, se comportan disfuncional y violentamente, no observan y analizan la realidad y para luego comportarse poderosamente en respuesta a ella, porque están aterrorizados- es la explicación completa y por qué las personas que están completamente aterrorizadas no «parecen asustadas».

En el momento del nacimiento, el individuo humano tiene el potencial genético de buscar y perseguir poderosamente su propio destino único mediante el desarrollo progresivo de un complejo conjunto de capacidades para observar y escuchar, pensar y sentir, analizar y evaluar, planificar y elaborar estrategias, y comportarse con conciencia y poder en respuesta a su aguda percepción de la realidad y a la guía que le da su conciencia.

Sin embargo, en lugar de nutrir este potencial para que el niño crezca profundamente en contacto con su conciencia, sintiendo capacidades, pensamientos, sentimientos y otras facultades necesarias para buscar y recorrer con fuerza su propio y único camino, los adultos significativos en la vida del niño comienzan inmediatamente a «socializar» (es decir, a aterrorizar) al niño para que se conforme con las normas cultural y socialmente aceptables de pensamiento y comportamiento sobre la base de que un ser humano es más o menos idéntico a otro (dar o tomar algunas variaciones menores entre las razas, los idiomas…).

La idea de que cada mente humana puede ser única en la forma en que cada cuerpo es único (mientras se ajusta a un patrón general en relación con la forma, la altura y otras características físicas) nunca se le ocurre a nadie. La idea de que su hijo podría tener el potencial de ser tan creativo, poderoso y único como Leonardo Da Vinci, Mary Wollstonecraft, Sojourner Truth, Albert Einstein, Mohandas K. Gandhi o Rosalind Franklin nunca entra en la mente de un padre típico.

En cambio, criamos y enseñamos a los niños a ajustarse a una secuencia interminable de creencias y normas de comportamiento sobre la base de que «una talla sirve para todos» porque estamos literalmente (pero inconscientemente) aterrorizados de que nuestro hijo pueda ser «diferente» o, horror de los horrores, ¡único! Y recompensamos con creces a las personas que se conforman y pueden demostrar su conformidad aprobando, a menudo literalmente, la interminable serie de pruebas socialmente aprobadas, formales y de otro tipo, que hemos establecido. Véase, por ejemplo, «¿Queremos escuela o educación?».

Lo último que queremos es un individuo que piense, sienta y se comporte sin miedo, como ellos mismos decidan es lo mejor para sí mismos, quizás incluso porque su conciencia lo dicta. Pero cuando actúan por su propia voluntad, los castigamos para asegurarnos de que el comportamiento generado por su «Yo» único sea, si es posible, aterrorizado de ellos.

Por supuesto, hay «buenas razones» para hacer esto. Si queremos estudiantes, soldados, empleados y ciudadanos obedientes, es la fórmula perfecta. Aterrorizar al niño cuando es pequeño y la obediencia a un conjunto de creencias y comportamientos aprobados por los padres y la sociedad, está prácticamente garantizada.

Igualmente importante es que, al comenzar esta embestida contra los niños desde el momento de su nacimiento, crezcan completamente inconscientes del hecho de que fueron aterrorizados para no convertirse en su «Verdadero Ser» y buscar su propio destino único con el fin de poder ser esclavos de su sociedad, desempeñando alguna función, servil o incluso «profesional», después de haberse sometido a un entrenamiento suficiente. El esclavo que nunca cuestiona su papel es un verdadero esclavo. ¡Y eso es lo que queremos!

Igualmente importante, la persona que ha entregado temerosamente su Ser en el altar de la supervivencia física no puede observar ni escuchar el miedo expresado por nadie más, incluyendo a sus propios hijos. Así que simplemente «no se dan cuenta» de ello.

Entonces, ¿qué hacemos exactamente para que el Ser individual de cada ser humano sea aplastado y esté demasiado aterrorizado, se odie a sí mismo y se sienta impotente para seguir su propio camino en la vida, observar y escuchar honestamente a sus propios hijos y considerar con atención el estado de nuestro mundo y actuar poderosamente en respuesta?

Infligimos una enorme y continua violencia sobre el niño, comenzando inmediatamente después de su nacimiento.

«¿Cómo?», se preguntarán. «No le grito ni le pego a mi hijo. Y nunca lo castigo».

Bueno, si eso es cierto, es un buen comienzo.

Pero, desafortunadamente, es mucho más complejo que estos tipos obvios de violencia y, aunque parezca extraño, no es sólo la violencia «visible» (como golpear, gritar y abusar sexualmente) a la que normalmente llamamos «violencia» la que causa el daño principal, aunque es extremadamente dañina.  El mayor componente del daño proviene de la violencia «invisible» y «totalmente invisible» que los adultos infligimos inconscientemente a los niños durante el curso ordinario del día. Trágicamente, la mayor parte de esta violencia ocurre en el hogar familiar y en la escuela. Vea «¿Por qué la violencia?» y «Psicología del valor y psicología del temor: principios y práctica».

Entonces, ¿qué es la violencia «invisible»? Son las «pequeñas cosas» que hacemos todos los días, en parte porque estamos «demasiado ocupados». Por ejemplo, cuando no tenemos tiempo para escuchar y valorar los pensamientos y sentimientos de un niño, éste aprende a no escucharse a sí mismo, destruyendo así su sistema de comunicación interna. Cuando no dejamos que un niño diga lo que quiere (o lo ignoramos cuando lo hace), el niño desarrolla disfuncionalidades de comunicación y de comportamiento mientras trata de satisfacer sus propias necesidades (para las cuales, como estrategia básica de supervivencia, está genéticamente programado).

Cuando reprochamos, condenamos, insultamos, nos burlamos, abochornamos, avergonzamos, humillamos, nos mofamos, instigamos, hacemos sentir culpable, engañamos, mentimos, sobornamos, chantajeamos, moralizamos y/o juzgamos a un niño, socavamos su sentido de autoestima y le enseñamos a reprochar, condenar, insultar, burlarse, abochornar, avergonzar, humillar, mofarse, instigar, hacer que otro se sienta culpable, engañar, mentir, sobornar, chantajear, moralizar y/o juzgar.

El resultado fundamental de ser bombardeado a lo largo de su infancia por esta violencia «invisible» es que el niño está totalmente abrumado por sentimientos de miedo, dolor, ira y tristeza (entre muchos otros). Sin embargo, las madres, los padres, los maestros y otros adultos también interfieren activamente con la expresión de estos sentimientos y las respuestas conductuales que son generadas naturalmente por ellos, y es esta violencia «totalmente invisible» la que explica por qué los resultados conductuales disfuncionales realmente ocurren.

Por ejemplo, al ignorar a un niño cuando expresa sus sentimientos, al consolarlo, tranquilizarlo o distraerlo cuando expresa sus sentimientos, al reírse o ridiculizarlo, al aterrorizarlo para que no exprese sus sentimientos (por ejemplo, al gritarle cuando llora o se enoja), y/o al controlar violentamente una conducta generada por sus sentimientos (por ejemplo, al pegarle, restringirlo o encerrarlo en una habitación), el niño no tiene otra opción que reprimir inconscientemente su conciencia de estos sentimientos.

Sin embargo, una vez que un niño ha sido aterrorizado para que suprima la conciencia de sus sentimientos (en lugar de que se le permita tener sentimientos y actuar en consecuencia), el niño también ha suprimido inconscientemente su conciencia de la realidad que causó estos sentimientos. Esto tiene muchos resultados que son desastrosos para el individuo, para la sociedad y para la naturaleza, porque ahora suprimirá fácilmente su conciencia de los sentimientos que le dirían cómo actuar más funcionalmente en cualquier circunstancia dada y progresivamente adquirirán una variedad fenomenal de comportamientos disfuncionales, incluyendo algunos que son violentos hacia sí mismos, hacia otros y/o hacia la Tierra.

De lo anterior se desprende también que nunca se debe utilizar el castigo. «Castigo», por supuesto, es una de las palabras que usamos para ocultar nuestra conciencia del hecho de que estamos usando la violencia. La violencia, incluso cuando la llamamos «castigo», asusta a niños y adultos por igual y no puede provocar una respuesta conductual funcional. Véase «El castigo es violento y contraproducente».

Si alguien se comporta de manera disfuncional, necesita ser escuchado, profundamente, para que pueda empezar a ser consciente de los sentimientos (que siempre incluirán el miedo y, a menudo, el terror) que condujeron a la conducta disfuncional en primer lugar. Luego necesitan sentir y expresar estos sentimientos (incluyendo cualquier enojo) de una manera segura. Sólo entonces será posible un cambio de comportamiento en la dirección de la funcionalidad. Véase «Nisteling: El arte de escuchar profundamente».

Pero estos comportamientos de adultos que ha descrito no parecen tan malos. ¿Podría ser el resultado tan desastroso como usted dice? El problema es que hay cientos de estos comportamientos cotidianos «ordinarios» que destruyen la individualidad del niño. Es «muerte por mil cortes» y la mayoría de los niños simplemente no sobreviven como individuos conscientes de sí mismos. ¿Y por qué hacemos esto? Como se mencionó anteriormente, lo hacemos para que cada niño encaje en nuestro modelo de «el ciudadano perfecto»: es decir, un estudiante obediente y trabajador, un empleado/soldado confiable y flexible, y un ciudadano sumiso y respetuoso de la ley.

Además, una vez que destruimos la individualidad de un niño, esto tiene muchos efectos de flujo. Por ejemplo, una vez que aterrorizas a un niño para que acepte cierta información sobre sí mismo, sobre otras personas o sobre el estado del mundo, el niño se vuelve inconscientemente temeroso de tratar con nueva información, especialmente si esta información es contradictoria con lo que ha sido aterrorizado a creer. Como resultado, el niño inconscientemente descartará nueva información de la mano.

En resumen, el niño ha sido aterrorizado de tal manera que ya no es capaz de aprender (o su capacidad de aprendizaje se ve seriamente disminuida al excluir cualquier información que no sea una simple extensión de lo que ya «conoce»). Fundamentalmente, el niño es ahora incapaz de observar cuidadosamente la realidad, analizar las pruebas en relación con esa realidad y responder estratégicamente para que los conflictos y los problemas se acerquen a la resolución. Es decir, el niño está ahora atrapado inconscientemente, creyendo y comportándose precisamente dentro del espectro de creencias y comportamientos socialmente aprobados con que la sociedad le aterrorizaba para que aceptara, por muy disfuncionales y violentos que fueran esos sistemas de creencias y esos comportamientos.

En los países industrializados, por ejemplo, esto incluirá invariablemente el consumo excesivo, que es un comportamiento estándar (pero muy disfuncional y violento), particularmente dado el estado actual de la biósfera. Vea «Amor negado: la psicología del materialismo, la violencia y la guerra».

Respondiendo poderosamente a la realidad

Entonces, ¿cómo nutrimos a los niños para que se conviertan en el individuo único y poderoso que es su derecho de nacimiento? Alguien que sea capaz de identificar claramente qué es lo que necesita y qué resultados funcionan para él, y que no aprenda a comprometerse progresivamente hasta que no quede nada de su identidad única; alguien, en definitiva, tan impotente, que sea incapaz de considerarse a sí mismo, a los demás y al estado de la biósfera. Alguien que vive en el engaño.

Bueno, si quiere un niño poderoso, puede leer lo que se requiere en «Mi promesa a los niños».

Si después de leer esta «promesa», usted se siente incapaz de nutrir adecuadamente a los niños, podría considerar realizar la curación necesaria para que pueda hacerlo. Vea «Poniendo los sentimientos primero».

Si ya se siente libre de los delirios que afligen a la mayoría de las personas y es capaz de responder poderosamente al estado de nuestro mundo, entonces considere unirse a los que participan en la estrategia de quince años esbozada en «El Proyecto Árbol de Fuego para salvar la vida en la Tierra» y firmar el compromiso en línea de “La Carta de los Pueblos para la Creación de un Mundo No Violento”.

Si es lo suficientemente poderoso como para hacer campaña a favor del cambio contra una o más de las manifestaciones de violencia en curso en el mundo, considere la posibilidad de hacerlo estratégicamente para que tenga el máximo impacto. Vea  Estrategia de Campaña No Violenta.

Y si ninguna de las opciones que he ofrecido de forma apremiante apela a su criterio, pregúntese si realmente quiere ayudar a poner fin a la violencia o simplemente engañarse a sí mismo como todas las personas que describí anteriormente.

Traducido del inglés por María Cristina Sánchez

Categorías: Internacional, Noviolencia, Opiniones
Tags: , , , ,

Noticias diarias

Suscríbete ingresando tu correo electrónico para recibir un resumen diario de noticias.


Documental: el principio del fin de las armas nucleares

Alerta Paz Colombia

Comunidad internacional en alerta por una Colombia en paz

50 aniversario "La Curación del Sufrimiento"

App Pressenza

App Pressenza

Despenalizar la eutanasia

Milagro Sala

Programa de Radio

Renta Básica

International Campaign to Abolish Nuclear Weapons

International Campaign to Abolish Nuclear Weapons

Foro para la integración de NuestrAmerica

Foro para la integración de NuestrAmerica

Telegram Pressenza

Conéctate con nuestro canal Telegram

Archivos

Except where otherwise note, content on this site is licensed under a Creative Commons Attribution 4.0 International license.