Open Arms, Sea-Watch y Mediterranea se alían para desafiar las políticas migratorias de Europa, bajo el movimiento #UNITED4MED, con el respaldo de una red de ciudades y plataformas en tierra.

Oscar Camps, fundador de Open Arms, Giorgia Linardi, representante de Sea-Watch y Erasmo Palazzotto, diputado italiano y representante de Mediterranea, han presentado esta mañana una alianza de las tres organizaciones que se materializa en una flota humanitaria para “defender los más básicos de los derechos de las personas: la vida y la dignidad”.

En una rueda conjunta en el Museu Marítim de Barcelona, esta mañana los representantes de estas organizaciones han leído un manifiesto conjunto en el que hacen un llamamiento a “las ciudades europeas, alcaldes y alcaldesas, ciudadanas y ciudadanos, sociedades, movimientos, organizaciones y aquellas personas que crean en nuestra misión, para que se unan”. Concluyendo que, “juntos podemos demostrar que otro mundo es posible”.

“Empezamos nosotros, pero esto es una llamada para que movimientos y organizaciones se unan”, ha sentenciado Camps, que también ha recordado que “no estamos solos, tenemos el apoyo de muchas ciudades como Barcelona, Valencia, Madrid, Zaragoza, Nápoles, Palermo, Boloña y Milán”.

Palazzotto, que ha definido Mediterranea como a una ‘ANG’, Acción No Gubernamental, diferenciándose de las ‘ONG’, Organizaciones no Gubernamentales, ha remarcado que “nos juntamos para hacer frente común a la barbarie que está acabando con nuestra idea de Europa”.

Ahora mismo, los barcos Sea-Watch 3, de Sea-Watch; Open Arms y Mare Jonio, de Mediterranea, se encuentran en aguas internacionales, rumbo al sur de Lampedusa donde se encontrarán y empezará a hacerse efectiva esta alianza. No es casualidad, que se haya presentado el proyecto #UNITED4MED justo cuando las embarcaciones se encuentran fuera de aguas territoriales. “Somos conscientes de que, si quieren pararnos, lo harán”, ha compartido Linardi, como le ha pasado al Aquarius que se encuentra en Marsella o al Aita Mari, el antiguo pesquero vasco que se encuentra parado en Bilbao a la espera de una autorización administrativa para salir del puerto.

Camps ha detallado que el modus operandi que se va a seguir a partir de ahora en la zona SAR “va a ser respetar el convenio SAR y el derecho marítimo internacional escrupulosamente, como se ha hecho hasta la fecha”. “Cuando rescatemos nos pondremos a disposición de las autoridades como siempre hemos hecho y veremos qué pasa”, concluye.

Puedes leer el manifiesto aquí:

Castellano
Inglés
Francés
Italiano
Catalán
Euskera

Sobre las organizaciones:

Open Arms
Open Arms, una organización no gubernamental que vela por los derechos humanos en el mar, inició sus labores de rescate y salvamento en septiembre de 2015 en Lesbos (Grecia), donde ha rescatado a miles de personas en el mar Egeo. En el verano de 2016 amplió su misión al Mediterráneo central, donde rescató 15.000 vidas a bordo del velero Astral en 4 meses. Desde que se empezó la misión en el Mediterráneo Central, se ha rescatado a 26.500 personas, más de 5.000 a bordo del Open Arms. Todo gracias a las donaciones de la sociedad civil.

Sea-Watch
Sea-Watch es una ONG alemana que nació en 2014, pero empezó operar en el Mediterráneo Central desde el verano del 2015 como respuesta de la sociedad civil al vacío dejado por las instituciones europeas en el canal de Sicilia al finalizar la operación Mare Nostrum. El objetivo principal de su misión es presionar a las autoridades para que asuman la responsabilidad de la defensa del derecho a la vida en el mar. Desde entonces, han participado en numerosas acciones de rescate a bordo de tres barcos. En la actualidad operan con el Sea-Watch 3 que se encuentra navegando rumbo a la zona SAR después de pasarse más de tres meses bloqueado en Malta por parte de las autoridades. También disponen de una avioneta, el Moonbird, con la que hacen acciones de reconocimiento desde el aire.

Mediterranea
Mediterranea se fundó con su barco Mare Jonio que salió de Augusta el pasado 4 de ocubre en una misión de monitoreo y denuncia de lo que está pasando ahora en el Mediterráneo Central. La organización está formada por militantes italianos que vienen de la sociedad civil, del mundo católico, centros sociales y empresas sociales. Aunque su misión principalemente es de denuncia y apoyo a las ONGs de salvamento, llevan también equipos de rescate a bordo para usarlos en caso de ser necesario.