Educación turística: cómo el capitalismo está transformando las escuelas

17.10.2018 - Tobia Savoca

Este artículo también está disponible en: Italiano

Educación turística: cómo el capitalismo está transformando las escuelas
(Imagen de 1977 Magazine)

Que la educación está en el corazón de todo proyecto político que quiera perennizar y arraigar su ideología, es algo que se sabe desde tiempos inmemoriales. Las características del sistema educativo expresan las ambiciones de una sociedad. En la civilización greco-romana los jóvenes habían crecido con el objetivo de convertirlos en soldados y habitantes de la polis o civitas, en la medieval sólo los hombres «libres» de las labores del trabajo agrícola podían recibir educación en las artes para los llamados «liberales» del trivium y del cuadrivium, que formarán la base de esa pequeña burguesía urbana que tuvo que leer y contar para enriquecerse a través del comercio. Toda sociedad impone objetivos educativos necesarios para alcanzar sus prioridades.

Dejando de lado las cuestiones puramente técnicas sobre los métodos de aprendizaje, el paradigma educativo desde la construcción de los Estados modernos a partir de la Revolución Francesa ha sido el de crear ciudadanos conscientes mediante la adquisición de principios, valores y conocimientos que les permitieran convivir y comprometerse como una forma de participación en la política. Saber era una señal de poder.

En las últimas décadas la sociedad capitalista ha impuesto otros objetivos educativos y los protagonistas capitalistas tienen el rostro del mercado, con sus reglas y su lógica. El objetivo educativo de esta sociedad no es sólo reunir la demanda (empleadores) y la oferta (trabajadores), sino también asegurar que esta reunión se lleve a cabo de la manera más ventajosa posible para el empleador. El trabajador típico es aquel que es especializado, competente y competitivo, políticamente manso y un buen consumidor de los bienes que él u otros trabajadores producen.

Aprovechando las ambiciones de mejorar nuestra condición social y económica, el mercado quiere nuestra especialización más completa y esto va acompañado de una continua elección de camino de formación. Para ser productivo es necesario estar especializado en un segmento específico y ser mejor que los demás. Los sistemas educativos requieren un esfuerzo enorme en términos de inversión, pero también en términos de anticipación de las opciones.

Desde el comienzo mismo de la enseñanza secundaria (middle school), por ejemplo, en Francia, ya se está eligiendo entre secciones, especializaciones y opciones, que se perfeccionarán en el curso de la enseñanza superior, donde ya se ha definido el perfil del puesto de trabajo que se ofrecerá. La selección despiadada garantiza la llamada reproducción social (1), es decir, la inmovilidad social entre una generación y la siguiente (el hijo de un trabajador tiene muy pocas posibilidades de convertirse en protagonista).

Se hacen esfuerzos considerables de esta manera en el contexto de la orientación de estas elecciones, no importa si los jóvenes estudiantes han madurado esa elección en un período, el de la adolescencia, ya bastante complicado. La realización del ser humano pasaría por la fatídica pregunta «qué quieres hacer cuando seas grande», dejando a todos poco tiempo para reflexionar sobre muchas otras cuestiones que forman parte de la búsqueda de su identidad y de su búsqueda interior o personal. En efecto, esta investigación íntima está sujeta a la demanda de trabajo y a sus exigencias: el mercado impone su dik-tat y el adolescente puede fácilmente reemplazar su ambición personal con las exigencias del mercado y de las oportunidades de trabajo, generando adultos insatisfechos.

Que esta especialización permita entonces el progreso o beneficio colectivo de la empresa no es una cuestión que concierne al trabajador, su interés es producir respondiendo a los requerimientos del empleador, sin tener que formular nuevos requerimientos. De ahí el éxito y el atractivo de todos los temas y caminos científicos que corresponden más a la demanda de progreso de la sociedad, a menudo intercambiados por un mayor productivismo. Las asignaturas literarias son relegadas a un segundo nivel, la humanitas clásica, y por lo tanto la humanidad, las cuestiones filosóficas son suplantadas por fórmulas matemáticas, mecanismos, acercando al estudiante a convertirse en una computadora, en un ejecutor. Como dice el profesor Keating en la Sociedad de los poetas muertos: «La medicina, el derecho, la economía y la ingeniería son profesiones nobles, necesarias para nuestro sustento. Pero la poesía, la belleza, el romance, el amor, son las cosas que nos mantienen vivos».

Esta especialización va inevitablemente de la mano de una competencia desenfrenada, que incita al arribismo y no a la colaboración, al individualismo impuesto por la selección, no a la solidaridad. Los vínculos sociales y humanos se ponen en segundo plano, haciendo que algunas personas se aventuren a prefigurar caminos completamente à la carte desde una edad temprana, escuelas sin clases, como si fueran universidades, e incluso destruyendo la idea de tener un «compañero de carpeta». Lograr el resultado como un objetivo permanente hace que el aprendizaje sea un desempeño que induce a la ansiedad y en el que el error apenas forma parte de la capacitación. La educación sería una experiencia comercial, instantánea, fast-food, turística, de la que los residuos son nuestro mundo interior, nuestras emociones, nuestros deseos y nuestras pasiones, y no un proceso no lineal y que moviliza todos los mecanismos del crecimiento del ser humano.

El horizonte de logro y satisfacción individual aleja al estudiante de cualquier intento de investigación política. De hecho, la política ha sido completamente prohibida en la escuela. Al igual que con la religión, este espacio público se ha vuelto aséptico por temor a que una ideología pueda socavar la falsamente neutral ideología del libre mercado. Temerosos de hacer política en la escuela, muchos profesores han renunciado por completo, incluso bajo la amenaza de las autoridades públicas, a crear cualquier debate beneficioso sobre las ideas, la actualidad y los debates fundamentales en la sociedad actual y en el pasado.

Un paralelismo sobre el resultado de este exceso de neutralidad, en este caso religiosa, se encuentra en esa ignorancia, en ese vacío que, en algunos países como Francia, siguiendo los casos de radicalización y fundamentalismo, han hecho sentir la necesidad de enseñar el «hecho religioso» desde el punto de vista de la historia, para enseñar y contextualizar sus creencias.

En el ámbito político, habría que dedicar horas de clase a laboratorios que permitan, no hacer proselitismo, sino comprender las grandes ideologías y la historia política. Las grandes ideologías de los dos últimos siglos, culpables de haber llevado al totalitarismo y de haber proyectado ambiciones que deberían implicar a toda la sociedad, proyectando un modelo colectivo, se estudian para disuadir su retorno, para defender el mercado de su ideología del consumidor solitario. Si la humanidad quiere resolver sus problemas, debe razonar colectivamente, no sólo como individuo. Un símbolo emblemático de esta actitud es la desaparición de la huella histórica del examen de madurez en Italia, confirmando la voluntad de educar en el presente inmediato y no en el pasado ni en el futuro.

La realización personal pasa por el propio trabajo, y la apropiación de estas experiencias es cada vez más anticipada. Con el pretexto de adquirir habilidades prácticas y prepararlas para el mundo del trabajo, nuestros hijos están acostumbrados a través de la alternancia del trabajo escolar con la lógica del mercado y del empleador. Este primer trabajo no sólo es gratuito, para recordarle que no se debe nada a cambio de su tiempo y energía, sino que también lo somete a la recompensa del chantaje de la evaluación del empleador. Anticipando la lógica de las prácticas gratuitas bajo el pretexto de adquirir experiencia, el mensaje y el valor al que se educa es claro: primero el mercado, luego el ser humano.

Y el mercado quiere consumidores acríticos que intercambien libertad con la elección entre diferentes marcas, que tengan una relación con la información emocional, inmediato, irreflexivo y no meditado. La sociedad de la información ha cambiado y es hora de que los sistemas educativos comprendan que, en el centro de la construcción del individuo, es más necesario que nunca dotarlo de un espíritu crítico que le permita reconocer una noticia falsa, un punto de vista desde un dato objetivo, el objetivo del autor, el contexto y muchos otros aspectos fundamentales para poder hacer una elección real.

Atrapados por una elección esquizofrénica del camino educativo, el trabajo, el futuro posible, y alejados de la conexión con la sociedad a través del mundo interactivo de lo social, los estudiantes se alejan del universo que se esconde dentro de sí mismos y que permite la realización de su propia persona. La educación debe orientarse una vez más a toda la construcción humana, no sólo al mundo del trabajo.

(1) Para Bourdieu, el éxito escolar requiere una larga serie de comportamientos «cultos» que le permiten acceder a la enseñanza superior y participar en las pruebas de selección. Los niños de las clases altas tienen este conjunto de comportamientos, no así los niños de la clase trabajadora. Los primeros, por lo tanto, son favorecidos por el sistema educativo y sus familias pueden reproducir su posición de clase de una manera legítima y aparentemente «justa».

Categorías: Educación, Jóvenes, Opiniones
Tags: , , , , ,

Noticias diarias

Suscríbete ingresando tu correo electrónico para recibir un resumen diario de noticias.


Documental: el principio del fin de las armas nucleares

Alerta Paz Colombia

Comunidad internacional en alerta por una Colombia en paz

50 aniversario "La Curación del Sufrimiento"

App Pressenza

App Pressenza

Despenalizar la eutanasia

Milagro Sala

Programa de Radio

Renta Básica

International Campaign to Abolish Nuclear Weapons

International Campaign to Abolish Nuclear Weapons

Foro para la integración de NuestrAmerica

Foro para la integración de NuestrAmerica

Telegram Pressenza

Conéctate con nuestro canal Telegram

Archivos

Except where otherwise note, content on this site is licensed under a Creative Commons Attribution 4.0 International license.