El número y la razón: sobre la abolición del sufragio universal

03.09.2018 - Tobia Savoca

Este artículo también está disponible en: Italiano

El número y la razón: sobre la abolición del sufragio universal
(Imagen de Wikipedia)

Con Internet, millones de votantes han tenido acceso a una cantidad indefinida de información. Como tantos capitanes de barcos sin licencia, miles de personas fueron abandonadas para navegar por las altas aguas de la red, incapaces de reconocer los códigos y por lo tanto el significado de las propuestas e imágenes.

Los efectos son devastadores y desencadenan en los que todavía están lúcidos el mismo desaliento que uno siente cuando se induce a las personas mayores, a través de la inconsciencia y la ingenuidad, a firmar contratos fraudulentos.

Incapaces de diferenciar noticias plausibles de un cordero, a los italianos, especialmente si tienen de 40 a 60 años, se les dio una herramienta que no son capaces de manejar. Basta con ver la facilidad con la que las cadenas de San Antonio y las noticias falsas circulan en los teléfonos móviles de los recién llegados y siguen circulando en los de nuestros padres.

En este caos general, hay una escasa minoría de personas que incluso piden la abolición del sufragio universal. Varios grupos de Facebook están cada vez más alarmados por el analfabetismo funcional (y no funcional) de miles de italianos, que son cada vez más “webmaniáticos”, y por sus odiosas reacciones “viscerales”.

Ahora bien, no confiar en los compatriotas no será nada bueno para un país como el nuestro, cada vez más deliberadamente fragmentado, hoy desintegrado por la presunción generalizada de todos de ser depositario del conocimiento humano gracias al libre acceso a Wikipedia o a un video conspirador. La presunción obstruye el diálogo y profundiza el abismo entre “intelectuales” y “personas” y, más en general, entre facciones.

La historia nos ha enseñado una vez más que este debate ya se ha celebrado en un momento en que nació la opinión pública y al mismo tiempo se fundó el Estado de Derecho y, en particular, la República Francesa.

Durante el siglo XIX, la afirmación del principio del sufragio universal, apoyada por algunos herederos radicales de la Revolución Francesa, fue rechazada no sólo por la monarquía y el Antiguo Régimen, sino, sobre todo, por la burguesía liberal (el PD de los “webmaníacos”), aquella parte del Tercer Estado que, junto con el pueblo parisino, había derribado, junto con los privilegios medievales, la idea de que la legitimación divina también fundaba esa política.

La burguesía no confiaba en la ampliación de la base electoral del pueblo inculto: el abogado no confiaba en el campesino. Así, se establecieron criterios censales para convertir al ciudadano rico en votante por derecho propio; en la práctica, aquellos que poseían y pagaban una cierta cantidad de impuestos podían participar en la “gran empresa nacional”, como votantes y como elegibles, como si se tratara de una sociedad de responsabilidad limitada.

Durante décadas, la historia de la República Francesa ha experimentado la ambigüedad liberal de querer incorporar al pueblo a un régimen representativo estable, garante de las libertades individuales, a riesgo de perder el movimiento popular en defensa de sus derechos.

Además, las pocas veces que se pidió a la gente que hiciera oír su voz, dieron carta blanca a Robespierre y a Napoleón, considerados como auténticos tiranos. Por otra parte, para compensar la legitimación tradicional del poder, era necesario fundar una legitimación basada en un nuevo elemento, la voluntad general.

Por lo tanto, había un dilema, el de tener que reconciliar la idea de soberanía popular (el número) con la de una voluntad general y racional (la razón); la democracia exigía el voto del mayor número posible de votantes, mientras que la razón exigía su limitación.

La solución se encontró en el tiempo de algunas décadas, en ese camino en el que la República echó raíces desde 1870 y entró en un pacto que, a excepción del paréntesis del régimen de Vichy debido a la derrota militar, nunca se disolverá. Este pacto se basaba en la idea de Ferdinand Bouisson, quien en 1903 declaró: “El primer deber de una República es hacer republicanos. Para llegar a ser republicano es necesario tomar al ser humano, a un niño o al hombre más inculto y darle la idea de que debe pensar por sí mismo, que no debe creer ni obedecer a nadie, que le corresponde buscar la verdad y no recibirla hecha.”

Unas décadas antes, al comienzo de la Tercera República, Jules Ferry fundó la escuela, consciente de que sólo formando republicanos podría luchar contra el oscurantismo de la monarquía, la Iglesia y las tiranías. El número, la masa, tenía que ser sacado (e-ducare) de la ignorancia, la superstición y hacer de él un votante “razonable”. Leer, escribir, contar, permitir el acceso al mundo, a la sociedad, y por lo tanto a una de las palancas del poder, la información.

Volviendo a hoy el escenario parece repetirse, pero nuestro Estado, que periódicamente se olvida de ser República, ha olvidado por completo la tarea de formar al ciudadano y su espíritu crítico a través de la educación, dejando que el simple e irracional “pensamiento mágico” sustituya a las luces del pensamiento científico y su complejidad, preludiando a las aclamaciones de los salvadores de la patria; cómplices de décadas de televisión comercial y de entretenimiento que han propuesto modelos antipolíticos e individualistas, nuestro Estado, marginando a la escuela, ha abandonado al ciudadano a sí mismo, a su smartphone y al océano de información que transmite, permitiendo que se desaten sus reacciones emocionales, careciendo tanto de las herramientas para “leer” la realidad como de las herramientas para expresar sus necesidades.

La democracia es una fórmula muy delicada que, como enseña Aristóteles, puede degenerar en oclocracia y luego en tiranía cuando no se forman ciudadanos conscientes.

No encuentro la solución de restringir al electorado a una prueba de comprensión (que debería ser la “prueba de madurez”) para obtener la tarjeta electoral que sea previsora y efectiva, de lo contrario nos enfrentaríamos a una oligarquía, y también sería una vuelta al privilegio; ni tampoco sería al revés restringir el electorado sólo a aquellos que forman parte de la “democracia en red”, la nueva tiranía del algoritmo.

Aprender a evaluar la fiabilidad de la fuente, a contextualizar la información, junto con una crítica (si no rechazo) de los medios sociales como herramienta de diálogo y como fuente de información: lo que necesitamos difundir no son sólo conocimientos, ahora fácilmente accesibles, sino sobre todo herramientas para comprender, evaluar el conocimiento y la información, dotando al ciudadano de un filtro entre sus miedos y su smartphone, de forma que el “número” sea razonable.

Categorías: Cultura y Medios, Educación
Tags: , , ,

Noticias diarias

Suscríbete ingresando tu correo electrónico para recibir un resumen diario de noticias.


video 10 años de Pressenza

50 anniversario "La Curación del Sufrimiento"

Foro Humanista Latinoamericano

App Pressenza

App Pressenza

Despenalizar la eutanasia

Milagro Sala

Programa de Radio

Renta Básica

International Campaign to Abolish Nuclear Weapons

International Campaign to Abolish Nuclear Weapons

Foro para la integración de NuestrAmerica

Foro para la integración de NuestrAmerica

Telegram Pressenza

Conéctate con nuestro canal Telegram

Europe.Netting

Europe.Netting

Archivos

Except where otherwise note, content on this site is licensed under a Creative Commons Attribution 4.0 International license.