Antecedentes del artículo sobre el Coop Anti-Kriegs Café en Berlín

21.09.2018 - Berlín - Reto Thumiger

Este artículo también está disponible en: Alemán

Antecedentes del artículo sobre el Coop Anti-Kriegs Café en Berlín

El Coop Anti-Kriegs Café en Berlín es un lugar de encuentro popular, no sólo para los activistas por la paz. Ofrece espacio libre para muchas reuniones y eventos de diferentes grupos. Se han desarrollado muchas iniciativas de política de paz y se han forjado planes en esta ocasión. Los activistas y voluntarios de Pressenza Berlín también aprecian el café y el CO-OP News, también dirigido por Heiner Bücker, es uno de los socios de medios de comunicación de Pressenza.

El 16.09. la BZ y la Bild-Zeitung publicaron un artículo sobre el Anti-Kriegs Café titulado «Zu Besuch in Berlins Verschwörungs-Höhle» (“Visita a la cueva de la conspiración de Berlín”). En este punto es importante para nosotros publicar la opinión de Heiner, también o precisamente porque no compartimos sus puntos de vista sobre todos los puntos. Siempre es difícil defenderse cuando un medio con tal alcance quiere llevarte a través del cacao. Nos solidarizamos con Heiner Bücker y el Coop Anti-Kriegs Café.

El reportero de BZ, llamado Til Biermann, hijo de Wolf Biermann, estuvo en el Coop Anti-Kriegs Café en julio de este año, tomó fotos y habló con algunas personas, y dio su tarjeta de presentación a uno de mis invitados durante la conversación.

Después de haber investigado quién era, y cuando volvió a la cafetería al cabo de unos días, me acerqué directamente a él como Til Biermann. Me confirmó que trabajaba para BILD y BZ y me preguntó si podía entrevistarme. Después de unos días de reflexión estuve de acuerdo, porque asumí que escribiría algo sobre el café de todos modos y luego estuve de acuerdo con él para poder leer la entrevista antes de la publicación y rechazar la publicación si fuera necesario.

Después de la entrevista me envió el borrador final del artículo y le pedí algunos cambios pequeños pero importantes, que él aceptó posteriormente. Era consciente de que, como empleado del Grupo Springer, tenía que tomar una posición opuesta al Anti-Kriegs Café.

La publicación actual refleja esencialmente mi opinión, frustrada por una retórica extremadamente dura, que es típica de Springer-Verlag.

En mi opinión, expresada en el artículo del 11 de septiembre de 2001 acerca de los acontecimientos de ese mismo día, no exijo, como los 3.000 arquitectos e ingenieros civiles mencionados en el artículo, más que la necesidad absoluta de nuevas investigaciones.

Ya en 2010 escribimos la declaración “Krieg ist illegal” («La guerra es ilegal») en el Coop Anti-Kriegs Café en la que se exigía: «Investigación internacional de los atentados terroristas del 11 de septiembre de 2001, que constituyen la justificación central de la «guerra contra el terrorismo», pero toda una cadena de pruebas circunstanciales demuestra que el relato oficial del 11 de septiembre no puede ser cierto. Personalidades internacionales de la ciencia, la política y la cultura, incluyendo líderes militares retirados, han pedido nuevas investigaciones».

La declaración termina: «La base de estas demandas es el compromiso con la noviolencia y la tolerancia hacia las personas de todos los orígenes y religiones. Dos guerras mundiales devastadoras y catástrofes históricas como el Holocausto nazi como última consecuencia del nacionalismo exagerado, el racismo y el belicismo deben permanecer siempre presentes en la mente de la gente.

En cuanto al movimiento LGBT y la supuesta campaña de Putin contra los homosexuales en Rusia, en el Anti-Kriegs Café tengo contacto amistoso con personas de estas comunidades, incluyendo a los rusos, y una parte está de acuerdo con mi opinión mencionada en el artículo de que la mayoría del movimiento LGBT ruso ve al presidente positivamente.

También se pueden presentar otros argumentos sobre este tema. Por ejemplo, la emisora RT (Russia Today, por ejemplo), financiada por el Estado, emplea a trabajadores homosexuales como el periodista Martyn Andrews. Ha estado trabajando para RT en Moscú durante 10 años y hace 2 años concedió una entrevista a una revista gay británica y dijo: «Puedo decir honestamente que en casi nueve años no he tenido una experiencia negativa. No me atacaron. No siento homofobia en el trabajo. No he visto ningún ataque en clubes gays. De hecho, creo que Moscú es más seguro que Londres».

Gay, lesbiana, trans o bi en Rusia – si crees en los medios de comunicación alemanes, esto es algo imposible. Pero a pesar del rechazo, en parte real, de la homosexualidad y de los estilos de vida extraños por parte de la sociedad rusa, se está estableciendo una escena LGBT cada vez más segura de sí misma, especialmente en las grandes ciudades. Jasmin Kosubek, que trabaja como periodista para RT Deutsch, viajó a San Petersburgo y conoció a personas que tienen poco que ver con los roles tradicionales de género. Aparte de la histeria y la instrumentalización, RT Deutsch ha abordado esta cuestión de forma objetiva. https://bit.ly/2Ns6ARB

La cadena de televisión financiada por el Estado, Russia Today, incluso muestra toda una serie de documentales sobre transexuales en Rusia bajo el título «TransReality«.

Y en un post Russia Today preguntó: ¿Es peligroso ser gay en Rusia? La situación de los derechos de los homosexuales en Rusia ha sido noticia en todo el mundo y ha desencadenado un enorme debate entre activistas, políticos e incluso atletas. Una nueva ley que prohíbe la propaganda gay para menores de edad desencadenó llamamientos a un boicot antes de los Juegos Olímpicos de Invierno en Sochi. Para discutir los derechos de los homosexuales en Rusia, la RT había invitado a una comisión delegada. Los invitados fueron Nikolay Alekseev, un activista gay ruso y ex jefe del Orgullo de Moscú, el ya mencionado experto cultural de la RT Martyn Andrews y Anissa Naoui de la RT y activista de derechos humanos de Londres Peter Tatchell: https://bit.ly/2DcqOKo.

En cuanto a la acusación principal del artículo de BILD y BZ, a saber, el titular sobre «Left Putin. and Assad fans» (“Putin de izquierda. Y los fans de Assad”), me refiero a lo siguiente: Aunque Assad y Putin puedan ser considerados críticamente, debemos condenar la demonización que se está llevando a cabo contra estos políticos.

Cualquier compromiso contra el racismo y la xenofobia debe significar al mismo tiempo siempre una resistencia decisiva contra la rusofobia y la agitación contra Rusia. Desde el principio, la Alemania nazi ha vinculado el antisemitismo de manera propagandística con la lucha contra el llamado «bolchevismo judío», uno de los términos de combate más utilizados de la agitación anticomunista y antisemita del fascismo alemán.

Como resultado, casi 30 millones de ciudadanos soviéticos fueron asesinados durante la guerra de exterminio fascista iniciada por Alemania. Seis millones de judíos, innumerables comunistas, gitanos, homosexuales y otras víctimas fueron sistemáticamente asesinados en campos de concentración alemanes.

Y como en la política alemana de hoy, y en la política de varios de sus aliados de la OTAN, se observa de nuevo una creciente hostilidad hacia Rusia, debemos defendernos de esta nueva escalada de la rusofobia, sobre todo a causa de esta responsabilidad histórica.

Al presidente sirio Assad lo siguiente: Después de que Berlín mantuviera inicialmente relaciones con Damasco al inicio de las protestas en Siria en 2011, las relaciones diplomáticas con Siria se rompieron en 2012 y desde entonces Berlín perteneció al grupo de estados conocidos como «Amigos de Siria», que se había fijado el objetivo de derrocar al gobierno de Damasco. En una conferencia en Qatar en 2013, en violación del derecho internacional, se decidió conjuntamente suministrar armas a la «oposición» siria. La mayoría de los líderes de esta oposición habían vivido en el exilio durante décadas y ahora exigían una intervención militar extranjera.

La Fundación «Ciencia y Política» de Berlín, relacionada con el gobierno, junto con grupos sirios contra Assad, a los que incluso se les dotó de una oficina en Berlín, elaboró un programa para reestructurar la economía siria. A fin de hacer cumplir el cambio de régimen deseado, se han introducido sanciones económicas y financieras globales a escala de la UE desde 2011. Los activos extranjeros sirios fueron «congelados», se prohibieron las importaciones y exportaciones y, como resultado, la economía se derrumbó cada vez más. Desde entonces, las sanciones se han renovado y endurecido anualmente y se limitan explícitamente a las zonas bajo control gubernamental. Los representantes de las iglesias sirias, los sindicatos y las organizaciones de ayuda humanitaria llevan años pidiendo el levantamiento de las sanciones.

Durante años, el Bundeswehr alemán también ha estado involucrado militarmente en el conflicto, con misiles antiaéreos, aviones de combate Tornado, aviones de vigilancia AWACS y petroleros para la campaña militar dirigida por Estados Unidos contra el IS. La semana pasada, incluso la exigencia directa de los EE.UU. de que Alemania participe en las llamadas «huelgas de represalia» contra el «régimen de Assad».

Los principales medios de comunicación alemanes informan de forma totalmente parcial sobre el conflicto en Siria. El Gobierno sirio, el Presidente Assad y el ejército sirio están representados casi exclusivamente como representantes de un régimen criminal. Desde la intervención de Rusia en respuesta a una petición de ayuda del gobierno sirio, la situación de seguridad en el país ha mejorado considerablemente, pero los informes alemanes también pueden describir al presidente ruso como el pilar del «régimen de horror» de Damasco.

Por lo tanto, la guerra contra Siria debe considerarse en el contexto del conflicto en curso con Rusia y de la demonización de Putin. En Ucrania, un golpe de estado fue apoyado por fuerzas radicales de derecha que libraron una guerra brutal contra la minoría de habla rusa en su propio país, y los soldados de la OTAN se encuentran ahora directamente en la frontera rusa. En Siria, una guerra por delegación apoya a los extremistas que se supone que deben derrocar al gobierno de Damasco. En una guerra de información implacable, los perpetradores se convierten en víctimas y las víctimas en perpetradores. Sin embargo, los medios de comunicación y los gobiernos occidentales identifican a los autores exclusivamente en Damasco y Moscú.

Finalmente, me gustaría subrayar mis comentarios tanto sobre Trump: «Trump dice muchas cosas que me parecen repugnantes. Pero no ha cambiado de opinión sobre Rusia, a pesar de las increíbles presiones», así como sobre la AFD: «Rechazo rigurosamente la política de la AFD. Pero no se le debe negar que a veces dice algo razonable sobre Rusia y Siria».

En resumen, sólo puedo decir que pude expresar mi opinión en la entrevista y al mismo tiempo, por supuesto, tuve que tolerar los ataques propagandísticos de la prensa de Springer. Tal vez el proverbio «la mala publicidad es buena publicidad» se haga realidad y uno u otro lector quiera cuestionar críticamente su opinión.

Categorías: Cultura y Medios, Opiniones, Paz y Desarme
Tags: , ,

Noticias diarias

Escriba su correo electrónico para suscribirse a nuestro servicio diario de noticias.

 

#8M

Documental: el principio del fin de las armas nucleares

Renta Básica

Alerta Paz Colombia

Comunidad internacional en alerta por una Colombia en paz

Documental: RBUI, nuestro derecho a vivir

¡Movilicémonos por Assange!

App Pressenza

App Pressenza

Despenalizar la eutanasia

Milagro Sala

Programa de Radio

International Campaign to Abolish Nuclear Weapons

International Campaign to Abolish Nuclear Weapons

Foro para la integración de NuestrAmerica

Foro para la integración de NuestrAmerica

Telegram Pressenza

Conéctate con nuestro canal Telegram

Archivos

Except where otherwise note, content on this site is licensed under a Creative Commons Attribution 4.0 International license.