Eugenio Zaffaroni: “El poder financiero mundial se convirtió en una organización criminal”

09.08.2018 - Porto Alegre, Brasil - Redação São Paulo

Este artículo también está disponible en: Portugués

Eugenio Zaffaroni: “El poder financiero mundial se convirtió en una organización criminal”

Por Marco Weissheimer | Sul21 | Traducción de Pressenza

La crisis financiera de 2008 fue un fraude astronómico que costó billones (o trillones) de dólares a los contribuyentes de Estados Unidos, la Unión Europea y otros países. El autor de ese fraude es un poder mundial que además explota el trabajo esclavo a distancia, compra bonos de países endeudados y después los extorsiona. Ese poder busca debilitar a los Estados y ocupar el lugar de la política. El diagnóstico es del jurista argentino Eugenio Raúl Zaffaroni, que estuvo en Porto Alegre la semana pasada participando de un debate sobre la cuestión democrática y la mediatización del proceso judicial, promovido por el Instituto Nuevos Paradigmas (INP).

En entrevista con Sur21, Zaffaroni habló sobre cómo el sistema penal en América Latina se hizo funcional a ese poder. “En la medida en que crean y potencian la violencia, están debilitando el Estado, que es lo ellos quieren. Y los medios se quedan pidiendo cada vez más prisiones, reproduciendo cada vez más violencia. Es un mecanismo totalmente funcional a ese impulso totalitario del capitalismo financiero”, afirma. Para Zaffaroni, que fue juez de la Suprema Corte argentina y hoy es juez de la Corte Interamericana de Derechos Humanos, el objetivo de esos intereses es imponer sociedades con 30% de integrados y 70% de excluidos. “En este escenario, van cayendo límites éticos, morales y legales, lo que hace que ese poder vaya transformándose en un poder criminal a nivel mundial. Y cuando digo ‘criminal’ no estoy hablando metafóricamente”, añade.

–En 1989, en su libro “En busca de las penas perdidas”, usted analizó el proceso de pérdida de legitimidad del sistema penal en América Latina. Para quien lee ese libro hoy, la actualidad de ese diagnóstico impresiona. ¿Cuál su evaluación del desenvolvimiento de ese proceso en el escenario actual?

–Creo que el escenario fue empeorando. No mejoró, empeoró. Tuvimos una crítica criminológica que llegó a América Latina por medio de dos grandes criminólogas de Venezuela, Rosa Del Olmo y Lolita Aniyar de Castro. De Europa venían Alessandro Baratta, Massimo Pavarini… Bueno, todos ellos murieron. Yo soy el último (risas). Estamos formando ahora una nueva generación crítica. También cambió el marco del poder mundial. En el momento en que escribí ese libro, no tenía claro lo que estaba sucediendo en el mundo. Hoy la cosa está mucho más clara. Tenemos un poder financiero mundial con inmensas corporaciones transnacionales, con un volumen económico que supera el de muchos países. Eso se está convirtiendo en un impulso totalitario. No digo que ya esté dominando todo plenamente, pero se trata de un impulso de dominio que quiere ocupar el lugar de la política.

Esas corporaciones no están en manos del capital productivo. En el periodo del capitalismo productivo, el explotador necesitaba de la existencia del explotado. Lo que tenemos hoy es otra cosa. Quien comanda son los Chief Executive Officers (CEO’s), que son gerentes tecnócratas cuya única misión es obtener la mayor renta en el menor tiempo posible. En este escenario van cayendo límites éticos, morales y legales, lo que hace que ese poder se vaya tornando un poder criminal a nivel mundial. Cuando digo “criminal” no estoy hablando metafóricamente. Si analizamos la crisis de 2008, lo que tenemos es un fraude astronómico. La explotación del trabajo esclavo a distancia es otro crimen. Si pensáramos en el endeudamiento de los países y lo que se hace con esa minoría que compra los bonos de deuda de esos países y después los extorsiona, tenemos otro crimen. Es una organización criminal.

El objetivo de esos intereses es imponer sociedades con 30% de integrados y 70% de excluidos. La vinculación ya no es entre explotador y explotado como en los tiempos de Henry Ford, cuando el Estado podía actuar como mediador en esa relación entre la producción y el capital. Ahora ya no podemos hacer eso porque del lado del capital no tenemos a nadie más, sólo tecnócratas que quieren la mayor renta posible en el menor tiempo. El objetivo de ese impulso totalitario del capital financiero es debilitar a los Estados, que son el espacio de la política. Ellos quieren ocupar ese lugar de la política. No necesito hablar de lo que está sucediendo en otros países de la región. Es suficiente con hablar del mío. En Argentina, tenemos un gabinete ocupado por gerentes de transnacionales…

–No hay más intermediarios…

–No, los lobistas ya no hacen más lobby porque están ocupando las carteras ministeriales. En esa tentativa de crear una sociedad 70–30, en algún momento tendrán que contener los 70% de excluidos y el modo de contenerlos es utilizando primero el monopolio mediático. No es que esos monopolios mediáticos estén al servicio de esas corporaciones y del capital financiero: forman parte de él.

Entonces el marco del poder hoy es muy diferente de aquel de los años 70 y 80. El proceso de debilitamiento de los Estados que estamos viendo en nuestra región, es muy serio. En México el Estado perdió el control territorial y la situación de Brasil es muy preocupante. Creo que ustedes tienen un serio problema de violencia, un problema de seguridad nacional. No estoy hablando de la doctrina de seguridad nacional sino de la seguridad de vida de sus habitantes, que debe ser garantizada por el Estado.

–¿Usted cree que Brasil corre el riesgo de seguir el camino de México?

–No. Es diferente. México tiene otros problemas. Como decía el dictador Porfírio Diaz, México está lejos de Dios y cerca de Estados Unidos. El caso de Brasil es otro. Ustedes tienen cerca de 700 mil presos y algo entre 600 y 700 mil órdenes de detención no cumplidas, por no tener vacantes en las cárceles. Y las cárceles brasileras, en general, se están convirtiendo claramente –o ya se convirtieron– en verdaderos campos de concentración. El deterioro que los presos sufren en esas cárceles es terrible. No hay asistencia médica adecuada, la superpoblación es mayor que la recomendada internacionalmente y las reglas mínimas de las Naciones Unidas no son cumplidas. Toda cárcel es degradante por mejor que sea, pero estas son particularmente degradantes. El sujeto que sale de esa cárcel es un criminal en potencia. Eso es inevitable. Esas cárceles sólo están reproduciendo violencia.

Pero no es sólo eso. Si tenemos cerca de 700 mil presos y cerca de 700 mil órdenes de detención no cumplidas, llegamos a un universo de 1,4 millón de personas. No se qué número de procesados hay en Brasil sin detención preventiva determinada, pero la experiencia normal es que ese número es mayor que el de aquellos que están con detención preventiva. Entonces debemos tener por lo menos cerca de 3 millones de personas sometidas a un proceso penal. Cada una de esas personas tiene padre, madre, hermanos, hermanas, amigos y así siguiendo. Tienen un contacto directo con cinco o seis personas por lo menos. Entonces tenemos un universo de aproximadamente 20 millones de personas que están conviviendo con el proceso penal como si fuera una cosa normal, que forma parte de su día a día. Hay por lo tanto una banalización del proceso penal y todo ese conjunto es un inevitable reproductor de violencia.

Es verdad que todo sistema penal está compartimentado. Tiene policía, juzgados, fiscalía, jueces, cárceles y así siguiendo. Cada uno actúa según criterios de eficacia propios de su sector. Yo jamás vi una compartimentación tan extrema como la que existe en Brasil. Cada uno dice que está tratando de hacer lo mejor que puede en su ámbito, pero ¿y el conjunto? Brasil no necesita tener el número de presos y de procesados que tiene. Las cárceles están llenas de autores de pequeños robos, pequeños ladrones, de personas que venden marihuana en la esquina. Eso genera una exclusión social especial que se extiende a la familia. Eso está creando un serio problema de violencia. Hay un aparato en el Estado que crea violencia.

–¿Como definiría usted la relación del sistema penal –de modo general–, con ese poder financiero mundial que quiere debilitar a los Estados y ocupar el lugar de la política?

–Es funcional a ese poder. En la medida en que crean y potencian la violencia, están debilitando el Estado, que es lo ellos quieren. Además de eso, está dividiendo la sociedad, creando esa clase medía que es imaginaria porque no es una realidad económica. En la India crearon una casta de parias y el resto de la sociedad se considera superior a ellos. Es un tipo especial de racismo. Y los medios siguen pidiendo cada vez más prisiones, reproduciendo cada vez más violencia. Es un mecanismo totalmente funcional a ese impulso totalitario del capitalismo financiero.

–Además del crecimiento de esa cultura punitiva, alimentada por mecanismos como estos que usted acaba de describir, tenemos también un avance político de la derecha y aún de la extrema derecha en América Latina. ¿Cómo ve ese escenario?

–Eso también es funcional, porque divide la sociedad y crea una violencia social e ideológica. Estamos volviendo, con otro escenario, a algunas cosas del periodo pre guerra. El lawfare no es nuevo, fue usado por los nazis. No estoy diciendo que tenemos la vuelta del nazismo. Es otra cosa. El marco del poder es diferente, pero las técnicas son antiguas. Cualquier sistema penal es estructuralmente selectivo. No hay cómo evitarlo. Lo que podemos hacer es disminuir el nivel de selectividad. En todas las sociedades, en especial en las nuestras que son extremadamente estratificadas, tenemos entrenamientos diferentes. En la favela, nadie es entrenado para crear una sociedad offshore. Ese entrenamiento pertenece a otra clase social. Aquellos que son creados en la favela y quieren delinquir, acaban haciendo cosas más simples y la policía hace lo que es más fácil hacer. Tenemos ahí, por lo tanto, una selectividad estructural. Ahora tenemos el surgimiento también de una selectividad persecutoria, que es un elemento totalitario. Estamos viendo ese fenómeno de modo muy claro en mi país.

–¿Cómo se está manifestando ese fenómeno en Argentina?

–En Argentina vemos la utilización de los medios para estigmatizar opositores y la manipulación de un segmento de la Justicia Federal, para criminalizar la oposición. Hacen eso inventando cosas. Llegaron al extremo de hablar de traición a la Nación. Nosotros tenemos una definición constitucional de traición a la Nación copiada de la Constitución de Estados Unidos, según la cual no podemos tener traición a la Nación sin guerra. Procesaron a la ex-presidente Cristina Kirchner, el ex-secretario de la presidencia y el ex-ministro de Relaciones Exteriores por traición a la Nación. Se dieron cuenta de que eso era una burrada muy grande y cambiaron la acusación: no es traición a la Nación, pero sí encubrimiento. Es un proceso claro de selección persecutoria.

–Y en el caso brasileño ¿está siguiendo el proceso del Lava Jato que culminó con la prisión del ex presidente Lula?

–Yo no puedo hablar sobre ese tipo de situación en otros países que no sean el mío porque son cosas que en algún momento pueden llegar a la Corte Interamericana. Sobre la Argentina puedo hablar porque como argentino no puedo tratar esos casos en la Corte Interamericana.

–En su opinión ¿el sistema penal tiene anticuerpos para resistir y enfrentar esa ofensiva del poder del capital financiero a nivel mundial?

–Yo no creo mucho en conspiraciones, porque creo que ese es un modo de tranquilizarse. Si creemos que alguien tiene un gran ordenador con el cual está haciendo todo eso, la solución sería fácil, sería sólo atrapar a ese sujeto que está en el ordenador, pero la realidad es mucho más complicada. Hay cosas que van sucediendo por una multiplicidad de factores, a veces muy difíciles de precisar. Esa situación de Brasil a la que me refería no fue creada por un gobierno, sino que fue sucediendo a lo largo del tiempo. ¿Qué hace el poder financiero –como cualquier poder, de hecho? Si evalúa que un determinado proceso es funcional, lo deja avanzar. Si en cambio es disfuncional, intenta detenerlo. Por otro lado, ningún poder es macizo, tiene fisuras y espacios. Si fuera macizo, nosotros no estaríamos aquí.

Por dentro del sistema penal no es muy posible resistir a ese poder. Ustedes, brasileros, tienen que saber que tienen una responsabilidad continental. Cualquier cosa que pase aquí, va a reflejarse sobre todos nosotros. Eso es inevitable por la dimensión del país. Brasil está frente a un problema de seguridad nacional que se refiere a la vida de sus habitantes. Es necesario pararse a pensar un poco en eso, hacer un llamado a la racionalidad.

–¿Qué espacio de actuación ofrecen hoy instancias internacionales como la Corte Interamericana de Derechos Humanos, para enfrentar estos problemas?

–Hace dos semanas tuvimos una reunión con motivo del 40º aniversario de la Corte Interamericana, en la que también participaron miembros de la Corte Africana y de la Corte Europea. Debatimos problemas enfrentados por esas tres cortes regionales. Uno de ellos es que estamos teniendo dificultades para el cumplimiento de las sentencias. Los Estados están utilizando el argumento de la soberanía. Eso es interesantísimo. No creo mucho que la realidad que vivimos hoy pueda definirse por una polarización entre izquierda y derecha. Creo que nuestra realidad regional responder más a una polarización entre colonización y soberanía. Ese impulso del totalitarismo corporativo es un impulso colonizador que perjudica nuestras soberanías. Y ellos defienden ese impulso colonizador alegando el valor de la soberanía.

Las cortes regionales, internacionales y el sistema mundial son un seguro. La vigencia de los derechos humanos tiene que ser empujada por las instituciones de cada país. Las cortes regionales no pueden sustituir esa tarea. Muchas denuncias nos llegan después de años de que las cosas ocurrieran. No tenemos cómo actuar en la solución de conflictos tras diez, quince años. Tenemos alguna importancia en el sentido de bajar doctrinas a los tribunales superiores y cosas así. Si un poder judicial está fallando, no podemos sustituirlo. No tenemos capacidad material para tanto y además sería un absurdo desde el punto de vista institucional.


Fotos: capturas de pantalla, video Clacso

Categorías: Entrevistas, Opiniones, Política, Sudamérica
Tags: , , , , ,

Noticias diarias

Suscríbete ingresando tu correo electrónico para recibir un resumen diario de noticias.


App Pressenza

App Pressenza

Milagro Sala

Programa de Radio

Renta Básica

International Campaign to Abolish Nuclear Weapons

International Campaign to Abolish Nuclear Weapons

Foro para la integración de NuestrAmerica

Foro para la integración de NuestrAmerica

Telegram Pressenza

Conéctate con nuestro canal Telegram

Archivos

Except where otherwise note, content on this site is licensed under a Creative Commons Attribution 4.0 International license.