Por Lu Sudré | Brasil de Fato. Traducción de Pressenza

“Lula no es un preso. Hoy Lula es un secuestrado”, afirma el jurista y ex ministro de Justicia Eugênio Aragão sobre el incumplimiento de la decisión firmada por el camarista federal Rogério Favreto del Tribunal Regional Federal de la 4ª Región (TRF-4), que ordenó la libertad inmediata del ex presidente Luiz Inácio Lula da Silva, hoy domingo (8) por la mañana.

Tras el cuestionamiento de la competencia de Favreto por el juez de primera instancia Sérgio Moro –que está de vacaciones en Portugal pero fue notificado de la decisión por la Policía Federal– el dictamen de liberación fue revocado por João Pedro Gebran Neto, relator del Lava Jato ante el tribunal.

En respuesta a la revocatoria de Gebran Neto, Favreto volvió a dictar la liberación de Lula con un plazo de una hora, en despacho publicado a las 16:12 hs.

Sobreposición de poder

“Moro no tiene ninguna jurisdicción para entrometerse, mucho menos para desafiar al camarista de un tribunal al cual él está subordinado. Él no tiene ese poder”, critica Aragão.

En la evaluación del jurista, ningún juez en periodo de receso o vacaciones, mucho menos de primera instancia, tiene autoridad para ordenar otra medida que no sea la liminar. “Es absurdo lo que está sucediendo”, afirma el ex ministro. “Sólo la movilización popular va a detener ese tipo de comportamiento. Estamos todos escandalizados”, afirma.

La diputada federal Jandira Feghali (PCdoB de Rio de Janeiro) coincide con la afirmación de Aragão de que Lula es un secuestrado de la Justicia, ya que aun con la decisión que lo libera, Lula no salió de su celda.

Anarquía jurídica

“Hay una decisión clara de libertad que no se cumple. Es un secuestro ilegal. Él está ilegalmente preso. De hecho, secuestro es una designación que se aplica concretamente en este momento”, dijo Jandira en entrevista a Radio Brasil de Fato.

El plazo de la segunda decisión de Favreto para que Lula fuera liberado se agotó antes de las seis de la tarde de este domingo (8) y no se había cumplido hasta el cierre de esta nota.

El artículo original se puede leer aquí