Luchar contra la pobreza, no contra los inmigrantes

17.07.2018 - Partito Umanista

Este artículo también está disponible en: Francés, Italiano

Luchar contra la pobreza, no contra los inmigrantes
(Imagen de Mihály Köles, https://unsplash.com)

«Toda persona, como miembro de la sociedad, tiene derecho a la seguridad social y a la realización, mediante el esfuerzo nacional y la cooperación internacional y de conformidad con la organización y los recursos de cada Estado, de los derechos económicos, sociales y culturales indispensables a su dignidad y al libre desarrollo de su personalidad.

(Artículo 22 de la Declaración Universal de los Derechos Humanos)

De conformidad con el espíritu y el texto de la Declaración Universal de Derechos Humanos:

Condenamos cualquier respuesta al fenómeno de la migración que incluya no rescatar a los náufragos, la devolución, la externalización de las fronteras y las expulsiones;

  • Del mismo modo, condenamos el acuerdo firmado con Libia por el ex Ministro Minniti (y mantenido por el nuevo Ministro Salvini), que legitima la existencia de campos de prisioneros en los que se somete a los migrantes a tratos inhumanos y que confía a los guardacostas libios la tarea de capturar a los que salen al mar;
  • Consideramos despreciable la actitud de la Unión Europea, resumida en el Tratado de Dublín, que prohíbe a los inmigrantes llegar a los países a los que desean ir (y en los que las condiciones sociales y laborales son mejores) y que pretende dejar la carga de su acogida e integración únicamente en manos de los países de la frontera sur, los más gravemente afectados por las políticas económicas aplicadas por la propia Unión y en los que proliferan la pobreza y el desempleo;
  • Rechazamos la distinción entre migrantes regulares e irregulares, entre los que huyen de la guerra y la persecución y los que huyen de la pobreza. Todo el mundo debe tener la oportunidad de un futuro mejor. En coherencia con este principio, denunciamos el proceso que hoy, en Italia y en Europa, se llama hipócritamente «recepción» y gracias al cual el 90% de los migrantes están condenados a la expulsión, es decir, a convertirse en «fantasmas» sin derechos y sin posibilidad de integración, cuya única esperanza de supervivencia está representada, en el mejor de los casos, por el trabajo no declarado. Una ola de nuevos pobres, además de todos aquellos que no tienen ni trabajo ni protección social adecuada, en un país obligado a equilibrar su presupuesto y, por lo tanto, incapaz de invertir para proteger a sus habitantes y estimular la recuperación económica.

La creciente pobreza en nuestro país nos parece un hecho que no debe subestimarse, si queremos explicar el porqué del apoyo electoral dado a los partidos explícitamente dispuestos a frenar el fenómeno migratorio; persistir en pensar que el pueblo italiano está compuesto por una mayoría de racistas y xenófobos no ayuda a la comprensión de los procesos en curso y se aleja de la solución del problema.

En Italia hay 5 millones de pobres, hay niños desnutridos y personas que renuncian a la atención médica porque no pueden permitírselo; el desempleo se dispara y los jóvenes emigran en busca de trabajo. Debemos comprender el sufrimiento de los sectores de la población que se encuentran en dificultades, de un pueblo que sufre las consecuencias de una guerra -una guerra económica- que no quiso y no entendió, que se resintió de la política despiadada de un centroizquierda totalmente convertido al neoliberalismo y que sucumbió a la voluntad de los países más fuertes de la Unión, que durante años identificaron la inmigración como una emergencia y trabajaron para frenarla por todos los medios, señalando a la población un falso enemigo sobre el que derramar su cólera, capitalizado por la derecha en las últimas elecciones.

Así se empezó a ver con hostilidad a los inmigrantes, los nuevos pobres que llegan a un país que no puede dar trabajo ni integración social ni a ellos ni a una gran parte de la población italiana. Así, la xenofobia, que era un fenómeno absolutamente marginal antes de la crisis económica, ha cobrado fuerza; no por un problema cultural, sino por una pobreza cada vez mayor.

Más aún que los conflictos armados, que empujan a una serie de refugiados a Europa cuya acogida no es un problema y no se pone en tela de juicio, la verdadera emergencia es el aumento vertiginoso de la pobreza en el mundo; la que empuja a poblaciones cada vez más necesitadas hacia países en los que antes había bienestar y trabajo para todos, pero que hoy ya no se los puede garantizar a nadie.

Hoy existe la posibilidad de satisfacer las necesidades de cada habitante del planeta; la escasez de dinero y recursos se crea artificialmente y permite a las élites explotar, empobrecer e imponer enormes sacrificios a las poblaciones, en beneficio de su propio enriquecimiento. La brecha entre ricos y pobres se amplía y anuncia un futuro en el que el modelo de distribución de la riqueza será nivelado en todas partes por los estándares de los países del tercer mundo.

Por lo tanto, la solución al problema de la migración radica en la lucha por la redistribución de la riqueza.

No estamos hablando simplemente de llevar ayuda humanitaria a África; estamos hablando de un profundo cambio de paradigmas, de un nuevo modelo económico y social, de una democracia real, en los países europeos y en los países africanos.

Mientras haya flujos migratorios hacia nuestro país, el Estado debe asumir la responsabilidad de la acogida e integración de los migrantes, sin delegar esta función en entidades privadas y poniendo en marcha todas las medidas necesarias para que no se creen focos de nuevos pobres. Para ello, es necesario que el Estado pueda gastar, invertir en bienestar y crear puestos de trabajo tanto para los italianos como para los inmigrantes, con el objetivo de lograr el pleno empleo para todos los habitantes del país.

Para ello, es imprescindible recuperar la soberanía monetaria y alejarse del rígido esquema neoliberal del euro, un esquema monetario con soberanía privada; rechazar el empate de un presupuesto equilibrado y crear políticas económicas expansivas con una perspectiva redistributiva.

Para influir en las condiciones en las que se produce la migración desde África y Oriente Medio, Italia debería convertirse en promotora y unificadora de un ámbito político y económico en el Mediterráneo, proponiendo y creando inmediatamente procesos convergentes y una verdadera solidaridad y democracia entre y con los países del sur de Europa y los del Mediterráneo.

Un nuevo orden económico-político de este tipo sería decisivo para estabilizar a los países del norte de África y promover el desarrollo de los países subsaharianos, que finalmente podrían salir del campo de influencia de las antiguas potencias coloniales que aún obstaculizan su crecimiento.

Traducido del italiano por María Cristina Sánchez

Categorías: Africa, Derechos Humanos, Europa, Opiniones, Política
Tags: , , , , , ,

Noticias diarias

Escriba su correo electrónico para suscribirse a nuestro servicio diario de noticias.

Buscar

 

Documental: el principio del fin de las armas nucleares

Renta Básica

Documental: RBUI, nuestro derecho a vivir

Todos los domingos

Cuaderno de cultura

Alerta Paz Colombia

Comunidad internacional en alerta por una Colombia en paz

¡Movilicémonos por Assange!

App Pressenza

App Pressenza

Milagro Sala

Programa de Radio

International Campaign to Abolish Nuclear Weapons

International Campaign to Abolish Nuclear Weapons

Foro para la integración de NuestrAmerica

Foro para la integración de NuestrAmerica

Telegram Pressenza

Conéctate con nuestro canal Telegram

Archivos

Except where otherwise note, content on this site is licensed under a Creative Commons Attribution 4.0 International license.