África, una historia para redescubrir. 6 – El Reino del Congo, la Reina Nzingha y la lucha contra el colonialismo y la esclavitud

22.07.2018 - Valentin Mufila

Este artículo también está disponible en: Inglés, Francés, Italiano, Alemán, Griego

África, una historia para redescubrir. 6 – El Reino del Congo, la Reina Nzingha y la lucha contra el colonialismo y la esclavitud
La Reina Nzingha negocia con el Gobernador portugués, Ilustración de 1657.

África es una tierra de emigración interna, como siempre ha sucedido en todos los continentes de la tierra. La población de los Bakongo llegó a la región del río Congo como parte de la primera migración bantú, trayendo la práctica de la agricultura y el trabajo del hierro.

Los Bakongos estaban fascinados por una espiritualidad basada en la adoración de sus antepasados y los intermediarios entre ellos y los hombres. La divinidad suprema fue representada por Tata Nzambi, creadora de la humanidad, quien la dejó a su suerte al retirarse al cielo.

Según la leyenda eran descendientes de Nkaka ya Kisina. Tenían una organización matriarcal y utilizaban el diálogo para resolver conflictos.  Mani Kongo o Mwene Kongo, el rey elegido por 12 clanes, vivía en la capital Mbanza Kongo. Tenían una moneda llamada nzimbu, que consistía en conchas que se utilizaban en el comercio. El líder militar se llamaba ntinu, mientras que el mfumu se encargaba de los asuntos sociales.

Entre los siglos XIV y XIX, el Reino del Congo dominó la zona correspondiente a los actuales estados de Angola y la República Democrática del Congo. Formalmente independiente, a partir de finales del siglo XVI se vio cada vez más influenciada por Portugal, que amenazó su integridad territorial para expandir sus colonias.

De hecho, el primer europeo en visitar el Reino del Congo fue el explorador portugués Diego Cão, un acontecimiento que marcó un punto de inflexión fundamental para toda África; llegó en busca de esclavos entre 1482 y 1483 y quedó muy impresionado por la organización de los Bakongo. Durante su estancia en el Congo, Cão secuestró a miembros de la nobleza del reino, llevándolos a Portugal como prisioneros. En 1491, cuando Cão devolvió los rehenes, el rey Nzinga en Nkuwu aceptó convertirse al cristianismo y fue bautizado con el nombre de João I.

A pesar de las protestas del rey, los portugueses secuestraron a los jóvenes para llevarlos como esclavos a las plantaciones de Brasil. También utilizaron las divisiones que ya existían en el reino para acelerar su decadencia, creando muchos reinos vasallos, proporcionándoles armas de baja calidad y firmando alianzas con algunos líderes para alimentar las guerras internas.

Imagen de la capital del Reino del Congo publicada en 1668 por Olfert Dapper

Una svolta arrivò con Nzingha Mbande, regina di Ndongo e Matamba, due regni corrispondenti all’attuale Angola. Figlia del re Kiluanji Ngola e dalla sua seconda moglie Kangela, nacque nel 1581 con il cordone ombelicale avvolto intorno al collo e una sapiente predisse che sarebbe diventata regina, una novità assoluta per quei tempi. Fin dall’inizio il padre vide in lei le caratteristiche del vero capo e favorì la sua istruzione in vari campi: le insegnò ad andare a cavallo e a combattere, la sollecitò a studiare il portoghese e l’olandese e ad apprendere le arti della diplomazia e del commercio.

Il re Kiluanji cercò per tutta la vita di resistere all’invasione europea – a quell’epoca i Portoghesi avevano aperto porti per la tratta degli schiavi in varie parti dell’Africa ormai da cento anni. Alla sua morte gli succedette il figlio Mbande, che nel 1622 nominò Nzingha ambasciatrice e la mandò a Luanda, attuale capitale dell’Angola e a quei tempi porto principale per l’imbarco degli schiavi, per incontrare il governatore João Correia de Sousa e firmare un trattato di pace.

Il vero piano di Nzingha però era quello di cacciare i Portoghesi. Al suo arrivo a Luanda la popolazione l’accolse con grande gioia, ma il governatore  per insultarla la invitò a sedersi per terra. Per dimostrare che non avrebbe negoziato da una posizione di inferiorità, lei sedette sulla schiena di una serva che si era messa a quattro zampe. Riuscì a raggiungere un accordo, i cui termini però non vennero rispettati dai portoghesi. Per una questione tattica si convertì al cristianesimo, prendendo il nome di Ana de Souza. Dopo il suicidio del fratello, nel 1623, a 42 anni, divenne regina e abbandonò il nome cristiano.

Retrato de Nzingha, François Villain, litógrafo

Un punto de inflexión llegó con Nzingha Mbande, reina de Ndongo y Matamba, dos reinos correspondientes a la Angola actual. Hija del rey Kiluanji Ngola y de su segunda esposa Kangela, nació en 1581 con el cordón umbilical alrededor del cuello y un hombre sabio predijo que se convertiría en reina, una novedad absoluta para aquellos tiempos. Desde el principio, su padre vio en ella las características del verdadero jefe y la alentó a educarse en varios campos: le enseñó a montar a caballo y a pelear, la alentó a estudiar portugués y holandés, y a aprender las artes de la diplomacia y el comercio.

El rey Kiluanji intentó durante toda su vida resistir a la invasión europea; en esa época, los portugueses habían abierto puertos para la trata de esclavos en varias partes de África desde hacía ya cien años. Después de su muerte, le sucedió su hijo Mbande, quien en 1622 nombró embajadora a Nzingha y la envió a Luanda, la actual capital de Angola y en ese momento el principal puerto para el embarque de esclavos, para que se reuniera con el Gobernador João Correia de Sousa y firmar un tratado de paz.

El verdadero plan de Nzingha, sin embargo, era cazar a los portugueses. Cuando llegó a Luanda, la gente la recibió con gran alegría, pero el gobernador, para insultarla, la invitó a sentarse en el suelo. Para probar que no negociaría desde una posición inferior, se sentó en la espalda de una sirvienta que se había puesto de pie. Consiguió llegar a un acuerdo, pero los portugueses no cumplieron los plazos. Por una cuestión táctica se convirtió al cristianismo, tomando el nombre de Ana de Souza. Después del suicidio de su hermano, en 1623, a la edad de 42 años, se convirtió en reina y abandonó su nombre de pila.

Desde entonces hasta su muerte en 1663, a la edad de 82 años, Nzingha se dedicó a luchar contra los portugueses y la esclavitud. Ofreció refugio a los esclavos fugitivos y estableció un ejército en el que también había sitio para las mujeres. Desarrolló una nueva forma de organización militar llamada Kilombo, en la que los jóvenes se alejaban de sus familias y crecían en milicias comunitarias y formaban alianzas con pueblos vecinos, como los Imbangalas. También se alió con los holandeses para luchar contra los portugueses, pero pronto descubrió que ellos también estaban dispuestos a traicionar promesas y tratados y que sólo querían esclavizar a los pueblos africanos.

Con su fuerza, dignidad, orgullo, perspicacia e intransigencia, Nzingha se convirtió en un símbolo de la resistencia africana a la penetración europea y en una fuente de inspiración para todos aquellos que eligieron luchar contra el colonialismo y la esclavitud.

Traducido del italiano por María Cristina Sánchez

Categorías: Africa, Cultura y Medios
Tags: , , , , ,

Noticias diarias

Escriba su correo electrónico para suscribirse a nuestro servicio diario de noticias.

Buscar

Catálogo de documentales

Renta Básica

Jornadas FCINA-Internet Ciudadana

Todos los domingos

Cuaderno de cultura

¡Movilicémonos por Assange!

App Pressenza

App Pressenza

Programa de Radio

International Campaign to Abolish Nuclear Weapons

International Campaign to Abolish Nuclear Weapons

Foro para la integración de NuestrAmerica

Foro para la integración de NuestrAmerica

Telegram Pressenza

Conéctate con nuestro canal Telegram

Archivos

Except where otherwise note, content on this site is licensed under a Creative Commons Attribution 4.0 International license.