Corea del Norte y Corea del Sur se reunieron, pero ¿qué significa realmente?

06.05.2018 - Pass World

Este artículo también está disponible en: Griego

Corea del Norte y Corea del Sur se reunieron, pero ¿qué significa realmente?
pass-world.gr

Las conmovedoras imágenes del presidente de Corea del Sur, Moon Jae-in, y del líder de Corea del Norte, Kim Jong-un, proporcionaron un rico simbolismo para las negociaciones de la tercera cumbre intercoreana, celebrada en Panmunjom el viernes.


Por Benjamin Habib


Aunque no hubo acuerdo sobre ningún resultado sustantivo en la cumbre, la resultante Declaración de Panmunjom para la Paz, la Prosperidad y la Unificación de la Península Coreana sentó las bases para un mayor compromiso intercoreano y preparó el escenario para la próxima cumbre entre Estados Unidos y Corea del Norte.

Los medios de comunicación han hecho muchas conjeturas sobre lo que las dos partes acordaron exactamente en la cumbre de Panmunjom. Por lo tanto, vale la pena examinar la declaración artículo por artículo para determinar lo que está y lo que no está sobre la mesa.

El Acuerdo de Panmunjom se basa en tres artículos básicos que identifican los puntos de acuerdo entre las dos partes, abordan los posibles problemas de seguridad a nivel local y piden que se negocie un tratado para concluir oficialmente la Guerra de Corea.

Mucho de lo que se ha acordado aquí no es nuevo, ya que se ha reafirmado a partir de acuerdos intercoreanos anteriores. Sin embargo, en el contexto de la mayor tensión que ha rodeado a la Península de Corea durante el año pasado, este material adquiere un nuevo significado.

Identificar los puntos de acuerdo

Las cláusulas del artículo 1 se basan en los puntos de acuerdo existentes entre Corea del Sur y la República Popular Democrática de Corea que se establecieron durante el período de “la política del sol” de las presidencias Kim Dae-jung y Roh Moo-hyun.

Al hacer un llamamiento a ambas partes para que apliquen los acuerdos intercoreanos existentes, el Artículo I intenta reunir la autoridad de los acuerdos anteriores como base para legitimar esta declaración.

Específicamente, estos incluyen la Declaración Conjunta del 15 de junio que surgió de la cumbre de 2000 en Pyongyang entre el presidente de Corea del Sur Kim Dae-jung y el líder de Corea del Norte Kim Jong-il, y la Declaración sobre el Avance de las Relaciones Sur-Norte de Corea, Paz y Prosperidad acordada por Kim Jong-il y el presidente de Corea del Sur Roh Moo-hyun en octubre de 2007.

En los Artículos 1.2, 1.3 y 1.4 se pide la continuación del diálogo Sur-Norte y el establecimiento de una oficina de enlace conjunta en Gaeseong: una cuasi embajada que facilite esas interacciones más fácilmente de lo que actualmente es posible.

Teniendo en cuenta el éxito diplomático del equipo conjunto coreano en los Juegos Olímpicos de Invierno de Pyeongchang, la declaración pide otro equipo conjunto coreano en los próximos Juegos Asiáticos.

En el párrafo 5 del artículo 1 se pide que se reanude el programa de reunificación familiar para reunir a los familiares separados por la guerra de Corea. Las reuniones familiares han sido una medida básica de fomento de la confianza entre las dos partes, ya que satisfacen una necesidad genuina de las familias afectadas, son buenas relaciones públicas y relativamente fáciles de implementar.

De manera más intrigante, el Artículo 1.6 menciona el trabajo potencial en corredores ferroviarios y viales a través de la zona desmilitarizada (DMZ).

La zona desmilitarizada (DMZ) en el lado surcoreano, mirando hacia el norte.

Esto uniría no sólo a Corea del Norte y Corea del Sur, sino también a China a través de la ruta de transporte occidental de Seúl a Gaeseong y del norte a Sinuiju, en el cruce del río Yalu.

El establecimiento de conexiones de infraestructura entre China y Corea del Sur, a través de la República Popular Democrática de Corea, ha sido un objetivo de larga data que se remonta a la zona de desarrollo del río Tumen a principios de la década de 1990.

Amortiguar los puntos de tensión de seguridad

En el artículo 2 de la Declaración de Panmunjom se señalan posibles medidas de fomento de la confianza relacionadas con la seguridad sobre cuestiones de irritación constante entre ambos. Se trata de acciones de mínimo común denominador con las que ambas partes pueden estar de acuerdo, y señalan un mayor compromiso con la cooperación.

Si bien son medidas fáciles de ganar, también abordan los puntos de fricción en la gestión diaria de la línea de demarcación. La prevención de los puntos álgidos a nivel local es particularmente importante dado el entorno de seguridad bajo presión del año pasado, cuando la confrontación militar parecía una posibilidad real.

El cese de los «actos hostiles entre sí» alrededor y a través de la línea de demarcación articulada en el artículo 2.1 no significa que habrá desmovilización de las fuerzas militares de ambos lados.

Más bien, cesarán las provocaciones, como las batallas propagandísticas por altavoces a través de la zona desmilitarizada y el lanzamiento de panfletos en globo en territorio de la República Popular Democrática de Corea. Estas son medidas fáciles de aceptar para cada parte sin comprometer su postura de seguridad.

En el párrafo 2 del artículo 2 se vuelve a examinar el concepto de una zona marítima de paz en el Mar Occidental en torno a la Línea Límite Septentrional, que ya se había señalado en la declaración conjunta de octubre de 2007.

En este espacio marítimo disputado se han producido los dos focos más graves del enfrentamiento militar real en la última década: el hundimiento de la corbeta naval Cheonan y el bombardeo norcoreano de la isla Yeonpyeong. Si las dos Coreas tropiezan por accidente en una guerra de disparos, este sería el punto álgido.

En el párrafo 3 del artículo 2 se pide un compromiso a nivel militar. Esto podría potencialmente mantener en jaque las situaciones de futuros puntos álgidos, aunque el acuerdo para hablar no indica mucho más que una discusión en esta parte frontal del proceso de fomento de la confianza.

Un régimen de paz permanente para la Península de Corea

El compromiso con un tratado de paz permanente para poner fin a la Guerra de Corea es una característica de las declaraciones anteriores de las cumbres intercoreanas.

Pero en este caso, el llamado ha agregado ímpetu, ya que un tratado de paz podría ser la única forma de avanzar en una ronda ampliada de compromiso que incluya a Estados Unidos.

Si Corea del Norte se negó a renunciar a sus armas nucleares, y hay pocas pruebas que sugieran lo contrario, no hay otro objetivo en el que puedan centrarse las negociaciones entre las tres partes.

En el apartado 1 del artículo 3, las dos Coreas han reafirmado su pacto de no agresión del Acuerdo de Reconciliación, no agresión e intercambios y cooperación de 1992.

Moon Jae-in y Kim Jong-un

Aunque la cláusula de no agresión ha sido la norma en las declaraciones conjuntas desde entonces, esta cláusula ha añadido resonancia en el contexto de las amenazas de guerra que emanaron de la administración Trump el año pasado.

En el párrafo 2 del artículo 3 se examina el desarme gradual. Sin embargo, esto se relaciona con las fuerzas convencionales movilizadas unas contra otras, y no con las armas nucleares, con la advertencia añadida de que se han implementado otras medidas de fomento de la confianza y que se han aliviado las «tensiones militares» (léase «la amenaza estadounidense»).

Como la mayoría de las cláusulas de la Declaración de Panmunjom, la velada referencia a los Estados Unidos en este artículo es un buen ejemplo del compromiso negociado y el lenguaje codificado del texto final.

El Artículo 3.3 se refiere al contexto más amplio de las grandes potencias al pedir la participación de los signatarios originales del armisticio de la Guerra de Corea en la negociación de un tratado de paz. Ese objetivo se complica porque la República de Corea no es signataria del acuerdo de armisticio.

El Sur estuvo representado por los Estados Unidos en esas negociaciones, que actuaron en nombre de las fuerzas de las Naciones Unidas. Corea del Sur tendrá que ser incluida como signataria soberana de un tratado formal para poner fin a la Guerra de Corea.

La mayor parte de la atención de los medios de comunicación se ha centrado en el apartado 4 del artículo 3, que aboga por una «desnuclearización completa» y una «península coreana libre de armas nucleares«. Esto se añade al llamamiento que figura en el artículo 1, apartado 1, para que ambas partes colaboren en la aplicación de la Declaración conjunta de 2005 sobre la desnuclearización de la península coreana y el Acuerdo de 13 de febrero de 2007.

Sin embargo, esta cláusula no significa que Corea del Norte se haya comprometido con la desnuclearización, tal como la entiende la administración Trump (CVID, o «desnuclearización completa, verificable e irreversible»).

La interpretación norcoreana de una Corea libre de armas nucleares incluye también la renuncia total de Estados Unidos a las armas nucleares, algo que obviamente no va a volar en Washington.

Al afirmar que «Corea del Sur y Corea del Norte compartían la opinión de que las medidas iniciadas por Corea del Norte [mi énfasis] son muy significativas y cruciales para la desnuclearización de la Península Coreana».

Este artículo se parece más a una declaración de buena voluntad a Washington con vistas a la próxima cumbre EE. UU.-República Popular Democrática de Corea que a un compromiso sustantivo.

Será interesante ver si Moon Jae-in acepta la invitación en la conclusión de la declaración de visitar Pyongyang más adelante en el año. Eso dependerá del resultado de la reunión entre el presidente estadounidense Donald Trump y Kim Jong-un.

¿Y ahora qué?

Hay pocas pruebas en la Declaración de Panmunjom de que los surcoreanos hayan intentado poner a prueba la agresividad de la agenda de negociación estadounidense en la próxima cumbre Trump-Kim. No hubo ninguna declaración sobre aspectos específicos como la congelación de las armas nucleares o la moratoria de los ensayos de misiles.

En cambio, parece haber más evidencia aquí de un intento de cortafuegos en la Península Coreana contra una táctica de Trump demasiado agresiva.

Una cumbre entre EE. UU. y la República Popular Democrática de Corea basada exclusivamente en el programa de trabajo de EE. UU. y la CVID está condenada al fracaso, ya que no hay puntos de convergencia entre Washington y Pyongyang.

Una agenda de negociación que incluya un camino hacia un tratado formal para poner fin a la Guerra de Corea tiene una posibilidad más realista de progreso.

De cualquier manera, una vez concluida la cumbre intercoreana, parece que estamos en el descanso de un juego de cumbres muy disputado y de alto riesgo, en el que la acción de la segunda mitad sólo se va a calentar más.

El artículo fue publicado en The Conversation el 29 de abril de 2018.

Traducido por: equipo editorial de pass-world.gr

Acerca del autor

Benjamin Habib es profesor de Relaciones Internacionales en el Departamento de Política y Filosofía de la Universidad La Trobe.

Categorías: Asia, Internacional, Opiniones, Paz y Desarme
Tags: , , ,

Noticias diarias

Suscríbete ingresando tu correo electrónico para recibir un resumen diario de noticias.


Documental: RBUI, nuestro derecho a vivir

Documental: el principio del fin de las armas nucleares

2a Marcha Mundial por la Paz y la Noviolencia

Renta Básica

Alerta Paz Colombia

Comunidad internacional en alerta por una Colombia en paz

App Pressenza

App Pressenza

Despenalizar la eutanasia

Milagro Sala

Programa de Radio

International Campaign to Abolish Nuclear Weapons

International Campaign to Abolish Nuclear Weapons

Foro para la integración de NuestrAmerica

Foro para la integración de NuestrAmerica

Telegram Pressenza

Conéctate con nuestro canal Telegram

Archivos

Except where otherwise note, content on this site is licensed under a Creative Commons Attribution 4.0 International license.