La bonanza de Myanmar en China sin responsabilidad alguna

16.10.2017 - Noreste de India - Nava J. Thakuria

Este artículo también está disponible en: Inglés

La bonanza de Myanmar en China sin responsabilidad alguna
Gasoducto Myanmar - China. (Imagen de www.minorityvoices.org)

Mientras los medios de comunicación del mundo entero siguen centrándose en la crisis de Rohingya en Myanmar, su gigantesca vecina China mantiene su distanciamiento mientras sigue utilizando plenamente los oleoductos de combustible que pasan por la provincia de Arakan (también conocida como Rakhine) en el oeste de Birmania (antiguo nombre de Myanmar).

El gasoducto China-Myanmar y los oleoductos de petróleo crudo, que conectan el puerto de Kyaukphyu de Rakhine -últimamente en los medios de comunicación por los sangrientos enfrentamientos entre budistas mayoritarios y colonos musulmanes rohingya- con la ciudad de Kunming en el suroeste de China, comenzaron sus operaciones en mayo de 2017.

El oleoducto está diseñado para desplazar el petróleo crudo desde Oriente Medio y África a través de Myanmar con el objetivo de alimentar a la segunda nación consumidora de petróleo más grande del mundo. En la actualidad, las autoridades chinas de Pekín ya no necesitan depender del problemático transporte marítimo de carga a través del Mar del Sur de China (aproximadamente 5.000 km) para sus importaciones de petróleo crudo destinadas a las refinerías de China National Petroleum Corporation (CNPC) en Yunnan.

Se espera que los 770 kilómetros (480 millas) de gasoductos China-Birmania (dentro de Myanmar), propiedad y construidos por Pekín con un presupuesto de 1.500 millones de dólares estadounidenses bajo su política de «One Belt, One Road», transfieran alrededor de 22 millones de toneladas de petróleo crudo al año (alrededor de 442.000 barriles diarios). Se espera que el oleoducto cambie casi el 6% de las importaciones totales de China (como por año récord en 2016).

Una empresa conjunta de CNPC (con una participación del 50,95%) y Myanmar Oil and Gas Enterprise (MOGE, 49,05%), los gasoductos casi dividen Myanmar.

El país necesitado desesperadamente de apoyo financiero puede reclamar una tarifa por carretera de US $13.81 millones para ambos oleoductos anualmente, junto con una tarifa de tránsito de $1 por tonelada de crudo bajo un acuerdo de 30 años. Además, Myanmar puede tomar 2 millones de toneladas de petróleo crudo al año de la línea para su consumo.

El acuerdo entre los dos países vecinos para construir los oleoductos desde la bahía de Bengala hasta la provincia china de Yunnan se firmó en 2009 y posteriormente las obras comenzaron al año siguiente. El gasoducto de 793 km (493 millas) de gas natural ya estaba operativo en 2015, con una capacidad de transporte de 12.000 millones de metros cúbicos anuales desde el yacimiento de Shwe en alta mar.

El oleoducto, paralelo al de Myanmar, también estaba previsto que se iniciara en el mismo año, pero debido a las diferencias políticas entre los dos países y las resistencias públicas, su operación se retrasó. Los activistas continúan afirmando que más de 20.000 indígenas perdieron sus medios de vida debido a la confiscación de tierras cultivables para el proyecto.

La visita del Presidente de Myanmar Htin Kyaw a Beijing a principios de 2017 fue testigo de la firma de un acuerdo operativo en presencia del Presidente chino Xi Jinping el 10 de abril. El aliado más confiable de Daw Aung Sun Suu Kyi, quien dirige el gobierno democráticamente electo de la Liga Nacional para la Democracia (NLD) como jefe de facto, se comprometió a hacer que el oleoducto funcionara lo antes posible.

La relación estratégica entre China y Myanmar ha resultado triunfante últimamente, pero cabe señalar que ambas han disfrutado de una relación diplomática de confianza desde hace mucho tiempo. Birmania, entonces un gobierno semidemocrático en Yangón (antiguamente Rangún) reconoció a la República Popular China en 1949, poco después de que el Partido Comunista Chino liderado por Mao Zedong saliera victorioso en todos los frentes de batalla. Posteriormente, ambos países establecieron una relación diplomática formal en 1950.

Le siguió el levantamiento antichino de 1967, cuando el agitado pueblo birmano atacó a la embajada china en Rangún. El gobierno comunista chino adoptó una postura dura contra el régimen birmano del general Ne Win. Más tarde, cuando el país del sudeste asiático pasó a estar bajo un régimen militar completo, los vínculos con Pekín habían mejorado visiblemente en los años ochenta.

Después del 8 de agosto de 1988 (08-08-88) el levantamiento birmano que derrumbó el régimen de Ne Win y allanó el camino para que la junta militar gobernara el país, China se hizo más amiga de Birmania a medida que la comunidad internacional empezó a aislar el régimen dirigido por el general Than Swe. Los dictadores militares rechazaron el resultado de las elecciones generales de 1990, en las que la LND de Suu Kyi ganó una victoria aplastante e incluso puso al premio Nobel de la paz bajo arresto domiciliario.

Poco a poco, Myanmar se volvió más dependiente de China y continuó hasta que un gobierno cuasi democrático tomó el poder en Naypyitaw (la nueva capital de Myanmar) en 2011. El ex presidente de Myanmar, Thein Sein, que tomó algunas decisiones firmes contra China, incluida la suspensión del proyecto hidroeléctrico Myitsone de propiedad de Beijing en la provincia de Kachin, intentó establecer vínculos más estrechos con Europa y los Estados Unidos. La relación sobrevivió con la iniciativa del consejero de Estado de Myanmar y ministro de Relaciones Exteriores Suu Kyi.

Mientras tanto, surgieron oposiciones al proyecto a medida que el Comité de Vigilancia del Oleoducto Myanmar-China advirtió que los derrames de petróleo podrían afectar severamente el ecosistema terrestre y costero, dañando el sustento de miles de residentes de Myanmar. El órgano coordinador de las organizaciones comunitarias locales instó a las autoridades a adoptar medidas eficaces para prevenir los derrames de petróleo a lo largo del oleoducto.

El organismo de derechos también levantó voces en favor de los agricultores birmanos, que entregaron sus tierras de cultivo a la autoridad del proyecto, pero que aún no han recibido compensación. Los dos oleoductos están tendidos en paralelo a través de las zonas rurales subdesarrolladas y los aldeanos afectados recibieron la promesa de una adecuada compensación por parte de las autoridades chinas, pero no se ha convertido en realidad, agregó el foro.

Por supuesto, el CNPC afirmó que el proyecto se materializó con un ojo puesto en la protección del medio ambiente y la restauración de la tierra. Además, se hizo hincapié en actividades de desarrollo comunitario como la construcción de escuelas, hospitales, carreteras, puentes, suministro de electricidad y agua, acuerdos de telecomunicaciones, etc., en beneficio de las familias afectadas de Myanmar.

Earth Rights International (ERI), una organización no gubernamental y sin fines de lucro que combina el poder de la ley y las personas en defensa del medio ambiente y los derechos humanos expresó su satisfacción de que los inversores chinos habían tenido éxito en la operación de los proyectos después de algunos retrasos.

Sin embargo, argumentó que «todavía quedan algunos problemas importantes por resolver, como la compensación de tierras a las comunidades, los problemas de seguridad y la restauración ecológica en el sitio del proyecto».

El CNPC, como uno de los principales inversores, debe mantener su compromiso con la salud, la seguridad y el medio ambiente y resolver estos problemas con la consulta efectiva con las comunidades locales», dijo Valentina Stackl, gerente de comunicaciones de ERI con sede en Estados Unidos, al tiempo que respondió a las preguntas de Asia Sentinel.

Añadió también que cuando Myanmar estaba bajo el gobierno militar, las comunidades afectadas no tenían otra opción que permanecer en silencio incluso cuando se violaban gravemente sus derechos legales. Después de la elección de la LND, cada vez más comunidades han comenzado a defender sus derechos, no sólo en proyectos con inversionistas chinos, sino con todos los inversionistas potenciales delincuentes, afirmó Valentina.

Últimamente, las demandas justificadas de su propia participación en los beneficios han comenzado a ser escuchadas cuando un representante público de la provincia de Shan en Myanmar dijo que el beneficio (en términos de ingresos anuales) de los oleoductos debería ir también a su gobierno provincial. El legislador de Shan, Nang Kham Aye, al tiempo que reaccionó ante el comentario del ministro de Myanmar Tun Naing sobre la participación de los beneficios del proyecto, afirmó que todos los interesados directos deberían recibir sus cuotas.

Categorías: Asia, Economía
Tags: , , , ,

Noticias diarias

Escriba su correo electrónico para suscribirse a nuestro servicio diario de noticias.

Buscar

Día de la Noviolencia

Día de la Noviolencia

Formación Pressenza

Catálogo de documentales

Renta Básica

Jornadas FCINA-Internet Ciudadana

Todos los domingos

Cuaderno de cultura

¡Movilicémonos por Assange!

App Pressenza

App Pressenza

Programa de Radio

International Campaign to Abolish Nuclear Weapons

International Campaign to Abolish Nuclear Weapons

Foro para la integración de NuestrAmerica

Foro para la integración de NuestrAmerica

Telegram Pressenza

Conéctate con nuestro canal Telegram

Archivos

xpornplease pornjk porncuze porn800 porn600 tube300 tube100 watchfreepornsex

Except where otherwise note, content on this site is licensed under a Creative Commons Attribution 4.0 International license.