John Loretz, IPPNW: Fortaleciendo el mensaje sobre las consecuencias de las armas nucleares

11.09.2017 - York, Reino Unido - Tony Robinson

Este artículo también está disponible en: Inglés

John Loretz, IPPNW: Fortaleciendo el mensaje sobre las consecuencias de las armas nucleares
John Loretz en el congreso IPPNW, York, septiembre 2017.

Pressenza se encuentra en York, en el norte de Inglaterra, para cubrir la conferencia Health through Peace (Salud a través de la paz) organizada por MedAct, la filial británica de Médicos Internacionales para la Prevención de la Guerra Nuclear.  La IPPNW también está aquí para celebrar su congreso mundial.

A pesar de su intenso programa, nos pusimos al día con el director del programa, John Loretz, para hablar sobre los objetivos del congreso, el Tratado de Prohibición y adónde va la IPPNW desde aquí.

Pressenza: En primer lugar, cuéntame sobre IPPNW, su historia, cómo empezó, en cuántos países está operando, etc.

John Loretz: Claro. El IPPNW comenzó en 1980, y fue organizado principalmente por médicos estadounidenses y soviéticos que estaban realmente preocupados por la Guerra Fría, el estado de la carrera armamentista nuclear y las amenazas de ida y vuelta sobre las guerras nucleares que se podían ganar, y pusimos mucho esfuerzo en tratar de educar al público y a los que tomaban decisiones en ese momento sobre las consecuencias médicas y ambientales de las armas nucleares.  Así que, es lo mismo con lo que estamos tratando hoy de nuevo, en realidad.  Y ganamos el Premio Nobel de la Paz en 1985 como resultado de esa labor.

Desde entonces, IPPNW se ha convertido en una federación en más de 60 países.

Tenemos afiliados en casi todas las regiones del mundo. Y mientras que el enfoque principal de la organización sigue siendo las armas nucleares y la abolición de éstas, también nos hemos extendido a lo largo de los años para tratar otros aspectos de la violencia armada y la salud pública. Participamos en la campaña del Tratado de Prohibición de Minas en los años 90 y en la campaña de las Convenciones sobre Municiones en Racimo, y hemos estado fuertemente involucrados en el Tratado sobre el Comercio de Armas, tratando de incorporar la dimensión de la salud pública en eso.

Pero dicho esto, intentar deshacerse de las armas nucleares, que realmente representan la mayor amenaza para la salud pública del mundo, ha sido el objetivo principal. Así que hemos estado muy involucrados durante los últimos 5 o 6 años en esta iniciativa humanitaria para intentar producir el Tratado de Prohibición. ¡Y estamos encantados de que finalmente lo conseguimos el 7 de julio!

PZ: ¿Cuál es el marco de este congreso específico, cuáles son sus objetivos?

JL: Tenemos estos congresos cada dos o tres años. Este es el 22º. Son todos diferentes. Por lo tanto, la manera en que nos hemos enfocado en este tema es que nos asociamos con MedAct, que es la filial de IPPNW en el Reino Unido, y durante los últimos tres años MedAct ha realizado estos foros de “Salud a través de la paz”, que realmente han tratado de dar una mirada muy amplia a las intersecciones entre temas de salud, violencia armada, guerra y desarrollo.

Por lo tanto, el programa es una especie de amalgama. Hemos hecho esto conjuntamente con ellos, y por eso nos hemos unido a uno de sus foros de Salud a través de la Paz con un Congreso de la IPPNW que trae el tema nuclear un poco más fuertemente.

Nuestro enfoque en esto es realmente destacar el Tratado de Prohibición, y lo que condujo a eso, y hacia dónde va a ir desde aquí, y luego ponerlo en el contexto de los temas de violencia y la relación entre salud y paz.

PZ: La IPPNW ha sido una fuerza impulsora del ICAN y obviamente del Tratado de Prohibición.  Así que has visto el desarrollo en los últimos ocho años.  ¿En qué momento pensaste: “Vamos a sacar un tratado de esto”? ¿Cuándo pensaste que iba a ocurrir?

JL: En la reunión del Grupo de Trabajo de composición abierta [una conferencia de las Naciones Unidas en 2016 en Ginebra para estudiar las medidas que podrían conducir al desarme nuclear]. Hasta entonces, tenía la sensación de que el Tratado de Prohibición era la agenda de este proceso, pero nunca se pudo obtener una respuesta clara de los Estados centrales que iban a tener que impulsarlo, si estaban comprometidos con él.  Parecía muy exploratorio hasta que el Compromiso Humanitario fue anunciado en Viena en la conferencia sobre el Impacto Humanitario de las Armas Nucleares [diciembre de 2014].

Y luego hubo un cambio de marea en ese momento, diría yo. La promesa salió a la luz y dijimos: “Muy bien, ahora esto se va a convertir en un proceso político”, pero hacia dónde iba a conducir y qué tan rápido iba a llegar, no estaba claro.  Cuando se desarrollaba el Grupo de Trabajo Abierto en Ginebra en 2016, al final de esa reunión, dije que un Tratado de Prohibición se iba acercando.  Ese fue el momento en que dije: “Sí, aquí es donde conduce esto, y ahora parece que va a llegar allí rápidamente”.

Lo que le dije al Consejo Internacional de la IPPNW que se reunió aquí durante el fin de semana fue: “He estado diciéndoles durante los últimos años que el Tratado de Prohibición estaba llegando, y me he estado observando a mí mismo diciéndoselos cada vez con más confianza, y tenía un miedo mortal de tener que pararme en esta reunión y decirles lo que salió mal”.

PZ: Este tratado de prohibición tiene sus raíces en el documento final de la Conferencia de Revisión del TNP de 2010 cuando, por primera vez, se incluyó un texto sobre las consecuencias humanitarias de las armas nucleares.  ¿Tuvo la IPPNW algo que ver en que ese lenguaje llegara al documento?

JL: No sé si lo hicimos o no. Pero sé que estuvimos allí, tratando el caso humanitario y presentando las pruebas médicas y medioambientales, como lo habíamos estado haciendo durante algunos años antes.  Si tuviera que decir de dónde procede ese lenguaje y si tuviera que entrar en el documento, diría que es del Comité Internacional de la Cruz Roja.  Tengo la sensación de que utilizaron algunas conexiones de puerta trasera para que realmente se incluyera eso en el documento final.

Pero creo que la única razón por la que está ahí es porque muchos de nosotros; IPPNW, el CICR y otros estuvieron presentes en esa Conferencia de Revisión, junto con el ICAN, que realmente dio su primer gran paso en esa conferencia, para tratar de impulsar ese mensaje.

La cosa es que los impactos humanitarios, las consecuencias médicas, todo eso, ese fue el mensaje en los años 80 durante la Guerra Fría. Y una vez que terminó la Guerra Fría y las cuestiones se desvanecieron de nuevo en el trasfondo, ese mensaje se volvió a atenuar y a perder, y toda la charla sobre las armas nucleares se convirtió en preocupaciones estratégicas, disuasión, quizás algún proceso gradual para el desarme nuclear, pero todo eso giraría en torno a cuando los Estados con armas nucleares pensaron que iba a ser el momento adecuado para hacer algo.  Hicimos este tipo de cosas de un paso hacia adelante y dos pasos hacia atrás durante unos 10 o 20 años.  Y seguíamos diciendo: “No, el mensaje no es sobre eso.  El mensaje es sobre las consecuencias médicas y lo que va a pasar con el medio ambiente y el impacto humanitario”.

Sólo fue en 2010, cuando esas palabras finalmente volvieron a entrar en un documento de revisión del TNP, que pudimos cambiar de nuevo a ese marco y empezar a presionar realmente.

Ese ha sido un proceso de siete años que comenzó entonces y condujo al Tratado de Prohibición este año.

PZ: Lo que ha sido un torbellino si nos fijamos en el proceso del TNP.

JL: Se movió muy rápido, y esa es realmente la otra cosa. Aunque estaba seguro de que íbamos en la dirección correcta, el último año o dos ha sido realmente impresionante, y nunca hemos visto nada que se moviera tan rápido en ese tipo de foros.

Creo que había algunas preguntas que muchos de nosotros teníamos sobre si la ONU iba a ser el lugar adecuado, un lugar eficaz para hacerlo. Y estábamos dejando nuestras opciones abiertas para que si las cosas no parecieran funcionar en la ONU, nos moviéramos hacia algo más parecido a un Proceso de Ottawa y el Tratado de Prohibición de Minas.

Al final hubo mucho interés en mantener a la ONU como foro para ello. Así que dijimos: “Bien, veamos hasta dónde podemos llegar con esto”, y esta vez funcionó.

Pero después de haber estado en muchas, muchas PrepComs del TNP y Conferencias de Revisión y otros foros de la ONU, solo veía que todo estaba estático y moribundo y no había ningún progreso real, y esta vez el sentimiento en la sala era tan diferente. Eran reuniones en las que la gente de la sala hablaba entre sí.  No sólo estaban leyendo los documentos preparados que habían sido enviados por sus gobiernos.  Se podría decir que estaban decididos a hacer esto y buscaban formas de hacerlo rápidamente, y sólo la franqueza y honestidad de todo el proceso es lo que lo llevó más rápido de lo que nadie esperaba.

PZ: El hecho de que la conferencia sobre el TNP de 2015 no obtuviera un resultado fue probablemente muy útil para el proceso del Tratado de Prohibición, ¿no?

JL: Creo que lo fue, pero para 2015 este proceso iba por un camino tan rápido que todo lo que nos preocupaba era que algo pudiera ocurrir en esa conferencia de revisión de 2015 que pudiera hacer fracasar las cosas o interrumpirlas.

Y lo que especialmente no queríamos que ocurriera era que el Tratado de Prohibición se estableciera como una especie de competidor o como un acuerdo que de alguna manera iba a interferir o socavar los objetivos del TNP. Queríamos asegurarnos de que emitiéramos el mensaje de que el Tratado de Prohibición estaba destinado a cumplir un objetivo esencial del TNP (artículo VI) y que trabajáramos en paralelo con él y, a continuación, lo empujáramos hacia sus propios objetivos declarados, y creo que lo conseguimos.

En ese sentido, el alejarse del TNP de 2015 con eso intacto ayudó a que las cosas avanzaran hacia un final más rápido este año.

PZ: Obviamente hay mucha resistencia al Tratado de Prohibición…

JL: ¡Un poco!

PZ: ¿Crees que se necesitará una verdadera explosión nuclear, con toda la muerte y destrucción que ello implica, antes de que la sociedad civil se rebele contra la violencia nuclear impuesta por los P5 (EE. UU., Rusia, Francia, China y el Reino Unido)?

JL: Espero que no sea así. Es lo que intentamos evitar, ¿no?

A veces oigo a la gente hablar de eso. ¿Va a tener que ocurrir un desastre para que la gente se despierte de nuevo?

Creo que la pregunta surge de un sentido correcto de que han pasado unos setenta años desde Hiroshima y Nagasaki y de que la memoria de lo que realmente hacen las armas nucleares se ha perdido un poco. Hay una falta de comprensión real, inmediata y física sobre el impacto de estas armas, y que tal vez se necesite algo como ello de nuevo antes de que la gente realmente lo entienda.

¡No estoy tan seguro de que esa sea la mejor motivación para hacerlo!

Y se podría ver que, yendo en varias direcciones diferentes, por un lado si eso sucediera podría finalmente motivar a la gente a deshacerse de las armas, o podríamos terminar con algún tipo de ley marcial global o todo se sale de control y no es sólo un arma, una ciudad, sino que tenemos lo que más tememos que es una verdadera guerra nuclear que podría conducir a un invierno nuclear, si es lo suficientemente malo.

Así que no quiero especular demasiado sobre ese escenario. Espero que no llegue a ello, pero lo que había detrás de esa pregunta era: ¿Es eso lo que va a costar, o algo como esto [el Tratado de Prohibición] realmente nos va a llevar allí?

No lo sé, pero creo que ahora hemos trazado un camino.

Hay un par de caminos para la eliminación de las armas nucleares que están incorporadas en este tratado. Creo que cualquiera de ellos podría funcionar.  Pero creo que para que eso suceda vamos a tener que mantener estas asociaciones formadas en el proceso de conseguir el tratado.  Y los Estados que lo han defendido, y los grupos de la sociedad civil, el ICAN y las organizaciones internacionales como el CICR que han estado detrás de esto, van a tener que encontrar una manera de mantenerse unidos y hacer el trabajo ahora para implementar las disposiciones de este tratado, que incluyen aumentar la presión sobre los Estados nucleares y los Estados dependientes de la energía nuclear y hacerles sentir, de alguna manera, la seriedad de dichas prohibiciones.

Esto no va a ser un proceso de la noche a la mañana, y va a tomar tiempo. Pero creo que ése es el rumbo que tomamos.  Mi temor es que la gente diga -y no veo ninguna señal de que vaya a suceder así, pero ya sabes-, “Bueno, hemos logrado el Tratado de Prohibición, nuestro trabajo está hecho.”   Si el tratado acaba de ser firmado, ratificado y puesto en la estantería y la gente realmente no empieza a tomar en serio las disposiciones políticas del mismo (nos hemos tomado la obligación de presionar a los estados con armas nucleares y dependientes de ellas para que respeten estas prohibiciones y hagan algo al respecto), si ese trabajo no continúa, entonces estamos perdidos.

PZ: Bueno, esa es la siguiente pregunta. ¿Cuáles son los próximos pasos para que IPPNW salga de este Congreso de York?

JL: Pensamos que nuestra misión -ofrecer pruebas de las consecuencias médicas y medioambientales de las armas nucleares- fue la base del Tratado de Prohibición. Fueron las pruebas las que defendieron políticamente el tratado.

En cierto momento durante las negociaciones se convirtió en una especie de proyecto diplomático. Por lo tanto, tuvimos que dar marcha atrás en el mensaje subyacente para que el tratado se convirtiera en un asunto político, pero ahora que tenemos el tratado, el mensaje humanitario se convierte de nuevo en lo más importante, porque ahora lo que tenemos que ver -y de esto estamos hablando aquí- es cómo podemos tomar las pruebas médicas y medioambientales, el trabajo sobre la hambruna nuclear y el invierno nuclear y mantenerlo frente a la población para que sigan motivados para implementar este tratado.

Lo que esperamos hacer es aunar realmente las asociaciones en el mundo médico, que hemos creado durante el proceso con la Asociación Médica Mundial, las enfermeras y los profesionales de la salud pública. Nos reuniremos con ellos en Ginebra durante las próximas semanas para ver si ahora podemos reunir a la comunidad médica internacional en proyectos de implementación del Tratado de Prohibición.

De alguna manera, creo que el mensaje médico entonces se vuelve más importante de lo que fue cuando estaba conduciendo al proceso, porque si no mantenemos las consecuencias de esto delante de la gente, podemos perder algo del sentido de urgencia para hacer el trabajo. Lo que proporciona la sensación de urgencia es el recordatorio constante de lo que hacen estas armas.

Categorías: Entrevistas, Europa, Salud
Tags: , , , , ,

Noticias diarias

Suscríbete ingresando tu correo electrónico para recibir un resumen diario de noticias.


Video presentation: What Pressenza is...

Milagro Sala

Programa de Radio

Renta Básica

International Campaign to Abolish Nuclear Weapons

International Campaign to Abolish Nuclear Weapons

Foro para la integración de NuestrAmerica

Foro para la integración de NuestrAmerica

Archivos

Except where otherwise note, content on this site is licensed under a Creative Commons Attribution 4.0 International license.