Nuevo Humanismo y no violencia

30.08.2017 - Claudie Baudoin

Este artículo también está disponible en: Francés

Nuevo Humanismo y no violencia

En un post publicado en su blog el 26 de agosto, el señor Jean-Luc Mélenchon nos da una reflexión sobre el Nuevo Humanismo que pretende asumir desde la corriente de Francia Insumisa.

https://www.pressenza.com/es/2017/08/la-insumision-es-un-nuevo-humanismo/

¡Qué gran y buena noticia es que la «insumisión» no se entienda como una fuerza viva que sólo refleja ira o sentimientos de injusticia, sino que es aprehendida en sus raíces históricas y biografías personales como una traducción de la intencionalidad del ser humano que busca «construirse», que siempre se propone conquistar su libertad – ininterrumpida a lo largo de la historia humana!

¡Qué buena es esta invitación continua a la reflexión, a estudiar tanto la historia como los contextos actuales, y a la acción, cuyos cimientos son el intercambio y la inteligencia colectiva! Las «universidades de verano» de Francia Insumisa en Marsella del 24 al 28 de agosto buscaban ser un ejemplo.

¡Qué esperanza, finalmente, de que un verdadero proyecto de sociedad sea llevado al campo político!

Los «AMFiS» de verano en la Universidad de Marsella (véase el artículo de Gabrielle Négrelle) mostraron un gran entusiasmo, de hecho, no sólo a causa de los 3000 participantes determinados a aprender, a contribuir con sus aportes y a discutir las experiencias significativas, sino también porque todo fue convocado: el júbilo intelectual de un pensamiento no superficial (conferencias, talleres interactivos), la emoción en un ambiente cálido y de camaradería y la contribución a otro tipo de relaciones interpersonales (reuniones, intercambios, comidas festivas) y la fuerza motriz de los que actúan con decisión (movilizaciones y manifestaciones en la ciudad, preparación de las actividades de la temporada). Vimos que hay una coherencia entre lo que el líder y las actividades del Movimiento «insumisos» y sus miembros, coherencia que ya se ha notado en el duro trabajo de los 17 Diputados “insumisos” en la Asamblea Nacional.

Por lo tanto, es de agradecer que Jean-Luc Mélenchon (en el artículo mencionado y el link) dirija su reflexión hacia los orígenes del Humanismo (asociándolos con la no-resignación), deseando con él que este “de dónde uno viene” pueda guiar el “a dónde uno va”.

Es, por lo tanto, en la comodidad de la apertura al diálogo que nos expresamos muy brevemente aquí, recordando las condiciones necesarias para que este diálogo sea constructivo:

  • El tema es el Nuevo Humanismo, y no lo es tanto de la apropiación de la etiqueta como de la definición y la necesidad histórica de una ideología tan nueva.
  • Por otra parte, no dudamos por un momento de la extrema importancia concedida a este tema, ya sea por nosotros como por el líder de Francia Insumisa.
  • En cuanto a los términos que merecen comentarios, tanto ideológicos como filosóficos, la extensión de este artículo no permite su desarrollo, por lo tanto, nos referiremos más bien a algunas de nuestras referencias bibliográficas.

En esta preocupación que compartimos para comprender de dónde venimos, para definir mejor a dónde vamos, preguntamos:

En el «hilo conductor» de la historia descrita en el artículo del Sr. Mélenchón citado en referencia, quid del Nuevo Humanismo ya mencionado, ¿también se reconoce como una continuidad de la historia desde el Renacimiento italiano, que implementó un gran número de acciones sociales, políticas y culturales desde finales de la década de 1960 en todo el mundo, y fue impulsora en el 2009 de una Marcha Mundial por la Paz y la No Violencia en Punta de Vacas, Argentina?

El Sr. Salvatore Pulleda, cuyo trabajo Interpretaciones Históricas del Humanismo, desde el Renacimiento hasta nuestros días [[1]], describe todo el proceso para llegar a esta nueva corriente nacida en Argentina. También destaca a partir de qué definición del ser humano (no sólo del hombre en su nueva relación con la naturaleza) el reconocimiento de esta corriente de la Historia no sólo está legitimado sino también presente como una alternativa verdaderamente revolucionaria.

Porque es precisamente esto: definir lo que es humano, en su esencia conciencia-mundo, en la cualidad intrínseca de su conciencia (activa y no pasiva, intencionalidad humana) para poder establecer, a partir de ahí, las relaciones-mundo, las estructuras, los proyectos personales y político-sociales, para poder reivindicar su pleno despliegue, por un lado, y traer elementos profundos y útiles a la superación del sufrimiento, por otro lado.

Silo no fue solo el pensador argentino que, a partir del año 1969, llamó y convocó a este «Nuevo Humanismo«, llamando la atención sobre el hecho de que el verdadero cambio no ocurrirá si no cuestionamos, en profundidad, el fenómeno humano en su esencia, si no se estudia en profundidad su funcionamiento (conciencia-mundo) y, en consecuencia, su propio comportamiento, si uno se apega a la única “razón». De la misma manera, ya nos invitaba a observar siempre y en todas las cosas la mirada del observador, es decir, la propia mirada, si es un individuo en su vida cotidiana, un científico impulsado por la intuición, un historiador buscando analizar procesos, un político con un proyecto social.

En coherencia con estas Contribuciones al Pensamiento [[2]], el Nuevo Humanismo de Silo, que también ha sido utilizado en otras obras bajo ángulos de enfoque tan variados como los dominios de la actividad humana [[3]], genera una corriente de cientos de miles de personas repartidas por todo el planeta, cuyos miembros activos desarrollaron todo tipo de acciones políticas y sociales concretas, una amplia literatura, medios alternativos y varias editoriales, campañas potentes (alertando por ejemplo sobre la urgencia del desarme nuclear), sino también de los Parques de Estudio y Reflexión en casi 50 países.

Esta corriente, tanto histórica como contemporánea, tiene sin embargo una notable diferencia con el actual Movimiento de Francia Insumisa (apoyado sin embargo por muchos «siloístas», más comúnmente llamados «humanistas» durante las últimas cinco décadas): plantea la noviolencia como necesidad absoluta, tanto como dirección, como valor, como metodología de acción.

La cuestión aquí no es definir qué es la violencia o qué es la no violencia. Para ello, nos referimos a la reciente obra de Philippe Moal, Violencia, conciencia y no violencia [[4]]. Más bien, se trata de cuestionar si esta corriente que reclama un Nuevo Humanismo, tan esperanzadora, tan prometedora, será consistente si no considera este tema de la violencia y su respuesta: la No violencia. El mundo de hoy está muriendo no sólo por los golpes de la metodología violenta por parte de los poderosos (violencia física, económica, psicológica, racial, religiosa o de género), sino también porque esta violencia genera de forma sostenida la resignación, para citar lo que el propio Sr. Mélenchon hizo hincapié en su discurso de clausura en las universidades de verano. Ahora, el primero de los temas que uno admite con gran resignación es la visión de un ser humano «natural», y por lo tanto «naturalmente violento». – ¡Lo humano en primer lugar!»[[5]], esto sólo es posible si, poco a poco, no se acepta más ninguna justificación de la violencia, visceral e intelectualmente, si es rechazada por la persona humana, si este rechazo se transforma gradualmente en la aparición de una fuerza moral y una conducta superior a toda moral: «Tratar a los demás como uno quisiera ser tratado», el principio supremo de la no violencia.

El camino es largo, pero si en esta dirección convergen los progresistas, los idealistas y los vanguardistas de toda procedencia, estas perspectivas se afirmarán más.

Francia Insumisa y su mentor, que han logrado reunir a partidos, organizaciones y ciudadanos no comprometidos, que tienen el mérito de articular lo poco que queda de las fuerzas «revolucionarias» de este país, que tienen la inteligencia de superar la dialéctica generacional al dar un espacio considerable a los jóvenes, desgraciadamente no han afirmado esta posición ni esta dirección.

Estamos entonces en condiciones de cuestionar, aunque creen un espacio hermoso en sus universidades de verano con modos de organización no violentos [[6]], la forma que pueda llevar a «la toma del poder» anunciada como deseable y presentada en una conferencia de prensa como algo inminente.

Este Movimiento, naciente pero fructífero en su proceso, nutrido e inspirado por estos valores del humanismo, parece impulsado por una voluntad infalible de trabajar por otro mundo y contribuir al avance hacia los «días felices».

Por lo tanto, tenemos la confianza de que será capaz motivar la reflexión no sólo sobre una nueva sociedad, sino también sobre un «hombre nuevo»: el que construye, que colabora con la vida, que siempre proyecta más y más, que no se somete a las leyes injustas o al sinsentido de la vida, que optará (o estará en condiciones de optar) por la no violencia, pues es la única manera de reunir el pensamiento, el sentimiento y la acción, y que es tan poderoso en sus aspiraciones que se atrevió a desafiar todos los dictados impuestos por la naturaleza así como el sueño de volar, y que continúa hoy rebelándose incluso contra la aceptación resignada de una muerte absurda, buscando entonces la trascendencia a través de nuevas espiritualidades que convergen con las nuevas ciencias.

Como dijo uno de los diputados de Francia Insumisa en un discurso a la tribuna de la Asamblea: «¡La historia definitivamente no ha dicho su última palabra!»

 

Notas

[1] Pulleda Salvatore, Acerca de lo humano, Interpretaciones históricas del humanismo, del Renacimiento al presente, prefacio por Mikhail Gorbachev, Editions Références, Colección Nouvel Humanisme, París, 2000, edición española en 2002, primera edición en italiano en 1994.

[2] Silo, Contribuciones al Pensamiento, Obras Completas, Vol. I, Editores Plaza y Valdés, México, 2002. Primera edición del texto en 1990. Descargable en www.silo.net en muchos idiomas. (Se publicará en la edición francesa en Éditions Références en noviembre de 2017.)

[3] Para un acercamiento político-sociológico, ver: Silo, Cartas a mis amigos, Sobre la crisis social y personal en el momento actual, Colección Nouvel Humanisme, París, Éditions Références, 2004, edición en idioma original en 1993; Silo Habla, Conferencias e Intervenciones Públicas, Éditions Références, París, 2013, edición en idioma original en 1997.

[4] Moal Philippe, Violencia, conciencia y no violencia, L’Harmatan, París, 2016.

[5] Este eslogan apareció en 1995 durante las campañas legislativas a las que se habían presentado «humanistas» bajo el sello del Partido Humanista.

[6] Conferencias y talleres sobre el Método Alinsky: Principios para la organización de los ciudadanos y el desarrollo del poder de actuar.

Categorías: Europa, Humanismo y Espiritualidad, Internacional, Opiniones
Tags: , , , , ,

Noticias diarias

Suscríbete ingresando tu correo electrónico para recibir un resumen diario de noticias.


Documental: el principio del fin de las armas nucleares

2a Marcha Mundial por la Paz y la Noviolencia

Alerta Paz Colombia

Comunidad internacional en alerta por una Colombia en paz

50 aniversario "La Curación del Sufrimiento"

App Pressenza

App Pressenza

Despenalizar la eutanasia

Milagro Sala

Programa de Radio

Renta Básica

International Campaign to Abolish Nuclear Weapons

International Campaign to Abolish Nuclear Weapons

Foro para la integración de NuestrAmerica

Foro para la integración de NuestrAmerica

Telegram Pressenza

Conéctate con nuestro canal Telegram

Archivos

Except where otherwise note, content on this site is licensed under a Creative Commons Attribution 4.0 International license.