En Alas del Intento – Entrevista a Trudi Lee Richards

18.04.2017 - Berlín, Alemania - Pressenza Berlin

Este artículo también está disponible en: Inglés, Francés, Alemán

En Alas del Intento – Entrevista a Trudi Lee Richards

Tomó a Trudi Lee Richards 12 años para terminar de escribir sobre Silo, el seudónimo de Mario Rodríguez Cobos. Este notable hombre nacido en Argentina fue un brillante pensador, un escritor prolífico, un campeón gimnasta y un orador carismático que atrajo seguidores en los años 60 por su enfoque revolucionario hacia la transformación no violenta social y personal. Desarrolló la corriente de pensamiento conocida como Nuevo Humanismo o Humanismo Universalista, fundó el Movimiento Humanista Internacional conformado en tu totalidad por voluntarios, y que por el año 2000 tenía más de un millón de adherentes en los cinco continentes. En el nuevo milenio publicó el Mensaje de Silo, inspirando el nacimiento a nivel internacional de la Comunidad del Mensaje de Silo y la construcción de Parques de Estudio y Reflexión alrededor del mundo. Cuando el Movimiento Humanista llevó a cabo la Marcha Mundial por la Paz y la No Violencia en 2009, dio una charla sobre la Noviolencia Activa ante la Cumbre de los Premios Nobel de la Paz, en Berlín.

¿Quién es Silo, el llamado “Sabio de los Andes”, y por qué alguien que nunca ha oído hablar de él, debería leer su biografía?

Silo es el pseudónimo de Mario Luis Rodríguez Cobos, escritor, pensador y guía espiritual del siglo XXI de América del Sur. Su historia debe interesar a cualquiera que se haya hecho con preguntas como estas: ¿por qué estamos aquí? ¿cómo podemos acabar con la violencia? ¿la vida termina con la muerte?

Era una persona como cualquier otra, nacido en 1938, en Mendoza, Argentina. Se hizo cargo de la empresa agrícola familiar a una edad temprana, se casó con una chica de la localidad, tuvo dos hijos y escribió libros en su tiempo libre. Él era conocido por sus vecinos como un hombre de familia, una persona amable y amigable con un gran sentido del humor y una pasión por el helado de fresa. Murió en su casa en 2010, rodeado de amigos y familiares, habiendo vivido toda su vida en la misma pequeña ciudad de provincia.

Pero Silo era también un ser humano notable, un pensador y un escritor, poeta y místico extensamente viajado y de renombre mundial. Muchos lo consideran como uno de los guías espirituales más importantes de nuestros tiempos.

Su amplio legado incluye:

  • Quince libros importantes traducidos a más de 20 idiomas, así como incontables conversaciones y obras escritas más cortas en múltiples géneros
  • La Comunidad del Mensaje de Silo, una corriente espiritual mundial para la paz y la no violencia, inspirado en su última gran contribución escrita, El Mensaje de Silo
  • El Movimiento Humanista mundial, formado enteramente por voluntarios, para la transformación social y personal a través de la no violencia activa
  • La Escuela Silo, dedicada a la preservación y desarrollo del conocimiento humano esencial
  • La red mundial de “Parques de Estudio y Reflexión”, santuarios de paz y noviolencia en cinco continentes, abiertos a seres humanos de todos los orígenes y creencias

¿Por qué Silo es llamado el “Sabio de los Andes”?

Primero encontré el término “Sabio de los Andes” en el documental con ese mismo nombre, de Daniel Zuckerbrot. El nombre es apto – a lo largo de su vida, desde la infancia, los Andes fueron un importante centro de gravedad espiritual para Silo. En 1969 dio su primera charla pública en Punta de Vacas, el remoto lugar cerca del monte Aconcagua que años más tarde se convertiría en el Parque de Estudio y Reflexión Punta de Vacas. Fue allí donde Silo viviría y trabajaría con los miembros de su Escuela en el nuevo milenio, hasta poco antes de su muerte en 2010.

Has dicho que, tropezar con el Movimiento Humanista, te ayudó a encontrar tu propia manera de salir del sufrimiento. ¿Qué cambió para ti cuando sucedió eso?

Fue loco. Hasta que conocí a los humanistas en 1984, básicamente tenía miedo de todo: de la enfermedad, de la muerte, de perder a la gente que amaba. Después de que comencé a trabajar con ellos, mi miedo obsesivo desapareció inexplicablemente.

La Guerra Fría estaba en su apogeo, y andaba aterrorizada de que caiga la bomba y tener que ver a mis amados gemelos quemarse vivos ante mis ojos. Estaba desesperada, y estos humanistas decían que podíamos cambiar las cosas, así que me uní a ellos.

Trabajar con ellos convirtió mi energía alrededor. Ir a la calle para hablar con la gente acerca de la paz y la no violencia, dejé de andar centrada solo en mí misma y en mis propios problemas. Comencé a dirigir mi energía hacia afuera, hacia los demás, hacia el mundo. Esto transformó mi experiencia de lo que soy: me puso en contacto con algo dentro de mí, una fuerza interior y la bondad que yo no sabía que tenía.

Como Silo decía a menudo, hay “algo grande y bueno” dentro de cada uno de nosotros. Ese “algo” está dentro de nosotros – pero también es más grande que nosotros. Es fuerte, sabio, amable y alegre, y no tiene miedo en absoluto.

Creo que la mayoría de nosotros sufrimos porque no estamos en contacto con lo que es grande y bueno dentro de nosotros. Cuando algo sale mal, nos vemos como víctimas indefensas de la desgracia, o sentimos que hemos hecho algo mal…

Pero cuando nos ponemos en contacto con nuestra fuerza y bondad interior, y comenzamos a invocarla, ejercitándola, nuestra conexión con ella crece más fuerte y más fuerte – al igual que los músculos cuando los usamos. Y esto nos ayuda a empezar a construir un nuevo centro de gravedad. Entonces, comenzamos a sentir que estamos bien – que no tenemos que buscar ayuda de afuera, de otras personas o de algún dios externo – ¡porque toda la ayuda que necesitamos ya está dentro de nosotros!

Trudi Lee Richards es poeta, escritora y traductora.

¿Por qué pasaste 12 años escribiendo una biografía de Silo, y cómo el haber escrito este libro afectó tu vida?

Perder mi miedo obsesivo fue un enorme alivio, un regalo increíble. Me liberó para dar lo mejor de mí, lo cual me dio mucha alegría. Después de eso no quería nada más que compartir mi buena fortuna con los demás. Lo intenté de muchas maneras a través de los años, trabajando por el cambio personal y social a través de la no violencia activa en el Movimiento Humanista.

Pero cuando el Mensaje de Silo salió a la luz, me tocó más profundamente que cualquiera de sus otras obras. Era el regalo de los regalos. Se abre una forma muy simple y accesible de entrar en lo más profundo de nosotros mismos – hacer contacto con lo Sagrado y lo Profundo. Nos muestra que no estamos separados o solos, que todos estamos profundamente conectados. Que todo es posible cuando vivimos con unidad.

Este pequeño libro es tan universal, tan accesible, que sabía que podría ayudar a muchas personas, si sólo pudieran saber algo de él.

Entonces me di cuenta de que si escribía la historia de Silo, podría ayudar a que los demás tomen conciencia de la existencia de su trabajo. Me encanta escribir, por lo que sería algo muy unitivo, que me produciría mucha alegría poder retribuir en algo todo lo recibido – para hacer una importante contribución a la difusión de este hermoso trabajo, que es tan necesario en este momento. Escribí a Silo, proponiendo escribir su biografía – y, para mi deleite, ¡dijo que sí!

Realmente, escribir el libro ha sido todo un proceso – apasionante, frustrante, desafiante y humillante. Silo me advirtió que no me ayudaría, y me pidió que no molestara a su familia. Muy poco era lo que encontraba escrito sobre su vida – pero había mucha gente que lo conocía, así que hice muchos viajes y envíos de correos. Me acerqué a cualquiera que lo conocía y estuviera dispuesto a compartir su experiencia.

¡Era más complicado de lo que podría haber imaginado! Pronto me di cuenta de que había tantas historias contradictorias sobre Silo que no había forma de que yo pudiera decir la “verdad” – en el sentido de dar una descripción exacta y objetiva de su vida. He intentado varios enfoques diferentes, deseché toneladas de material. Durante un tiempo pensé que la única respuesta era escribir una novela. Al final, sin embargo, decidí que podía unir todas estas historias en torno a un marco de “hechos” verificables, dejando claro que nada de lo que escribía era la verdad absoluta; cada historia, cada anécdota, era simplemente la percepción de una persona, la memoria de una persona, inevitablemente teñida por su propia experiencia.

¿Por qué llamaste a tu libro “En Alas del Intento”?

Ese nombre está relacionado con un tema central de Silo: el fracaso. En 1969, los amigos de Silo viajaron por toda Argentina y Chile, difundiendo que Silo hablaría en Punta de Vacas, en lo alto de los Andes. Dijeron que su enseñanza era “para los fracasados”. Unos 200 jóvenes se presentaron y Silo les habló sobre La Curación del Sufrimiento. Despreciando la violencia en el mundo, exhortó a sus oyentes a encontrar la paz dentro de ellos y llevarla a otros.

Esa charla puso en marcha el Movimiento Humanista que ha estado trabajando desde entonces para traer la paz a los individuos y a la sociedad a través de la noviolencia activa.

Treinta años después, en 1999, Silo volvió a hablar en Punta de Vacas. En esa charla reconoció que el Movimiento Humanista había fracasado y que el antihumanismo había triunfado, al menos por ahora. Al mismo tiempo, sin embargo, algo nuevo estaba naciendo: “la primera civilización planetaria en la historia humana…”

En 2004, Silo habló en Punta de Vacas por tercera vez, ante miles. Sus primeras palabras hicieron que todos estallaran en risas:

– “Hemos fracasado”, dijo, “¡pero insistimos!”

Cuando todo el mundo se tranquilizó, siguió con algunas de las palabras más profundamente conmovedoras que le hayamos escuchado:

“Hemos fracasado, y seguiremos fracasando, una y mil veces, porque montamos en las alas de un pájaro llamado “intento”, que se eleva por encima de las frustraciones, las debilidades y las pequeñeces…”

Más adelante, en la misma charla, dijo: ” Si, habrá paz, y por necesidad se comprenderá que se comienza a perfilar una nación humana universal”.

Yo estaba allí, de pie en esa árida ladera de la montaña, cuando pronunció esas palabras, y cuando dijo: “Habrá paz”, todos empezamos a llorar y reír y aplaudir con alegría y alivio.

No es que pensáramos que él era un profeta, pero él era nuestro amigo, alguien que amamos y estimamos tremendamente. Lo habíamos visto trabajar sin descanso durante décadas ante las probabilidades aparentemente desesperanzadoras, sin renunciar nunca, siempre compartiendo su “certeza de la experiencia” de que todo estaría bien, que “si repites tus actos de unidad interna, nada podrá detenerte… ”

Es por eso que esta biografía se llama “En Alas del Intento”. Porque más que nada, lo que impulsaba a Silo era su intencionalidad fiera, profunda y paciente. Nunca se dio por vencido, incluso después de repetidos fracasos, ante la imposibilidad de las probabilidades y la violencia más horrible.

La intencionalidad de Silo estaba enraizada en su claro e inquebrantable Propósito, en su profunda fe en la vida y en el futuro, una fe que no era ingenua, sino basada en la experiencia viviente. Esa misma intencionalidad sigue inspirando a un número incalculable de sus seguidores hoy, que siguen enfrentándose a la violencia con la noviolencia, al odio con el amor, a la amargura con la reconciliación.

En nuestra sociedad, donde el éxito es tan valorado, la disposición de Silo a admitir que el proyecto de Humanizar la Tierra había fracasado, fue muy inusual. ¿Por qué tomó esa postura?

Silo vio que el éxito no es todo lo que está por romperse. Creemos que seremos felices si lo logramos, pero la lucha por el éxito siempre termina en frustración. Si no lo conseguimos, sufrimos porque fracasamos. Si tenemos éxito, nuestra felicidad es siempre temporal y provisional – sabemos que las cosas siempre cambian, y la pérdida vendrá, de una manera u otra.

La gran pregunta es cómo ser feliz desde dentro, sin depender del éxito exterior. Silo dijo que el sufrimiento proviene de la contradicción, y que sólo podemos aprender a superar la contradicción si renunciamos al éxito, si admitimos que somos fracasados.

En su charla sobre “Sobre la búsqueda del objeto”, habló sobre el fracaso y la contradicción y el trabajo de la “mano vacía”:

“Esto del fracaso parece una idea de algún interés, porque hasta tanto uno no considere seriamente que no tiene salida y que su vida es un círculo vicioso, que su vida es una continua contradicción, ya sin sentido, entonces tampoco puede trabajar seriamente. No es más que eso… Queremos superar la contradicción, superar el sufrimiento. Nosotros definimos nuestro Trabajo no como de mano llena, sino como de mano vacía…

By way of illustration, he went on to tell a story about monkeys:

A manera de ilustración, continuó contando una historia sobre los monos:

“Ustedes saben cómo se cazan algunos monos: se coloca arroz en un tronco de un árbol con un orificio pequeño, entonces el mono mete la mano en el agujero, toma el arroz y entonces no puede sacar la mano, él ve que lo van a cazar, pero no quiere soltar lo que tiene en la mano. El mono sufre una gran contradicción…”

Silo a menudo habló de la importancia de superar el dolor y el sufrimiento, y también habló sobre la noviolencia activa y el desarrollo personal como un medio para lograr el cambio social. ¿Por qué estos temas eran tan importantes para él?

Silo vio a la gente a su alrededor tratando de acabar con el sufrimiento de una manera unilateral.

Algunos se enfocaron en el cambio social, tratando de cambiar el mundo pero descuidando sus propias necesidades internas, personales y espirituales. Terminarían quemándose y renunciando con resentimiento y desilusión.

Otros, los “buscadores espirituales”, se esforzaron por poner fin a su propio sufrimiento personal, pero ignoraron el sufrimiento de los demás y la creciente crisis en el mundo que los rodeaba. Se volvieron aislados y neuróticos por obsesionarse con sus propios problemas personales. Yo era una de esos.

Silo sabía que ninguno de los dos métodos funcionaba. Viendo la vida como una estructura global, donde el interior y el exterior son dos caras de la misma moneda, él sabía que la única manera de lograr un cambio profundo y duradero, ya sea personal o social, era trabajar para ambos al mismo tiempo. Porque realmente no estamos separados y aislados, vivimos en el mismo mundo, compartimos la misma humanidad esencial.

Es por eso que, “tratar a los demás como quieres ser tratado” es tan central para la enseñanza de Silo. Sólo de esa manera puedes ayudar a los demás ya ti mismo al mismo tiempo.

En el Mensaje de Silo hay una maravillosa experiencia llamada “Bienestar”, donde nos reunimos para pedir lo mejor para los amigos y seres queridos que están pasando por tiempos difíciles. Cada vez que participo en esa experiencia, me siento mejor, porque realmente estamos conectados, en lo profundo. Tratar a otros bien es realmente tratarme bien. Esa es la manera de vivir una vida coherente, fiel a mí mismo, fiel a los demás, fiel al mundo.

Presentación de libros en Europa:

  • 07.05.2017, Parque de Estudio y Reflexión Toledo, España
  • 08.05.2017, Centro de enseñanzas alternativas, en Málaga, España
  • 10.05.2017, Espacio Ronda, en Madrid, España
  • 11.05.2017, Casa del Libro (Pseo. de Gracia, 62), en Barcelona, España
  • 12.05.2017, Salita Spandau, Berlín, Alemania
  • 13.05.2017, Parque de Estudio y Reflexión Schlamau, Alemania
  • 14.05.2017, Parque de Estudio y Reflexión La Belle Idée, Francia
  • 19.05.2017, Parque de Estudio y Reflexión Attigliano, Italia

 

Entrevista por Nina Siebenborn y Reto Thumiger

 


Trudi Lee Richards es poeta, escritora y traductora; vive en el norte de California. En los años 70, cuando su BA en Literatura Inglesa de la Universidad de Stanford no pudo resolver su perplejidad sobre el significado de la vida, se embarcó en la búsqueda que finalmente la llevaría a la obra de Silo. Al unirse al Movimiento Humanista, se convirtió en una activista noviolenta, publicando un periódico independiente, dirigiendo reuniones semanales y viajando ampliamente mientras criaba a sus tres hijos. A principios de 2000 se estableció en el norte de California para escribir, reflexionar sobre la vida, aprender a tocar a Bach en el teclado y nutrir una comunidad de amigos inspirada en el Mensaje de Silo. Su poesía y otras publicaciones, incluyendo Soft Brushes with Death, Experiences on the Threshold, y Fish Scribbles, se ofrecen en www.wingedlionpress.org, junto con el trabajo de otros siloístas de todo del mundo.

Categorías: Entrevistas, Humanismo y Espiritualidad
Tags: , , , , , , ,

Noticias diarias

Suscríbete ingresando tu correo electrónico para recibir un resumen diario de noticias.


Video presentation: What Pressenza is...

Milagro Sala

Programa de Radio

Renta Básica

International Campaign to Abolish Nuclear Weapons

International Campaign to Abolish Nuclear Weapons

Foro para la integración de NuestrAmerica

Foro para la integración de NuestrAmerica

Archivos

Except where otherwise note, content on this site is licensed under a Creative Commons Attribution 4.0 International license.