Juan Pedro Baca, nació en Lima, en 1987. Es bachiller en artes plásticas con mención en pintura por la Pontificia Universidad Católica del Perú (PUCP). Artista desde los 4 años, ha trabajado con diversas técnicas de pintura a lo largo de su vida y carrera. Tiene dos exposiciones individuales y varias exposiciones colectivas (nacionales e internacionales) desde el año 2004. Actualmente su trabajo se centra en el uso de espejos para componer. Una muestra de ello es su más reciente exposición, «Fractales», en el Centro Colich (Barranco, Lima), del 1 al 29 de Septiembre.

Pressenza: ¿Por qué tu interés en trabajar con espejos, especialmente quebrados?

Juan Pedro Baca: Creo que lo que me llamó la atención desde niño fue el movimiento que sucedía en los espejos, en ese entonces solamente descubriéndome e identificándome como ser. Luego, el reflejo en cualquier superficie que pueda mostrar la realidad en su superficie es lo que me llamó la atención. Y, finalmente, descubrí las posibilidades de los reflejos cuando se empieza a jugar con los ángulos y las piezas, lo cual me lleva a imaginar miles de posibilidades para componer obras de arte con espejos.

Los elegí quebrados originalmente porque ya existen muchas propuestas con piezas de espejos o reflectantes que siguen un patrón geométrico. Y mi obra no busca la perfección, sino busca una relación con quien la observa.

P: ¿Qué relación buscas producir entre el espectador y tus obras? ¿Hay algún tipo de interacción directa con ellas, más allá de la observación?

JPB: A simple vista, parecen simplemente “espejos rotos y pegados”, pero detrás de cada obra, en algunos casos aparentemente caótica, existe un orden y una composición.

Las obras físicamente siempre van a ser las mismas. Sin embargo, al ser todas las piezas de composiciones de espejos, visualmente siempre van a ser distintas. Quien observa nunca va a poder experimentar la obra como en el instante en que la vio, desde el lugar que la vio, el lugar y la luz con que la vio. Si das un paso atrás o al lado ya no vas a estar observando lo mismo. Si alguien se acerca a observar la obra y se refleja en ella, desde tu punto de vista, todo va a cambiar. Y si te paras en el mismo lugar con respecto a la obra, pero ésta colocada en lugares distintos, todo va a ser diferente.

Para todo esto es muy importante la proporción de las piezas de la obra y el manejo compositivo con el que dispongo los espejos, y así lograr una fragmentación del entorno en mayor o menor grado.

P: Mencionas que tus obras son el resultado de una intención de relacionar el arte con la ciencia, específicamente con las matemáticas. ¿Podrías explicar de qué manera estableces esa relación entre ciencia y arte en tus obras?

JPB: El concepto de fractal no es muy conocido, sin embargo, se encuentra en toda la naturaleza. Un fractal es un objeto geométrico cuya estructura básica, fragmentada o irregular, se repite a diferentes escalas. Deriva del latín fractus, que significa quebrado o fracturado. Para la exposición “Fractales”, todas las obras han sido inspiradas en este concepto. En la gran mayoría me permití componer, crear y formar propuestas geométricas fractales un poco más libres del concepto matemático. A pesar de eso hay una obra que está compuesta netamente de una forma geométrica, inclusive tiene una fórmula matemática del desarrollo del área de la misma.

P: ¿Cuál es tu intención al introducir secuencias en la conformación de algunas de tus obras?

JPB: No es una intención, es una consecuencia del concepto de fractales para componer con espejos. Yo no conocía nada acerca de los fractales cuando comencé a componer obras con espejos. No fue recién hasta el año pasado cuando, de casualidad, llegué a enterarme de ese concepto. Estaba haciendo una serie de dibujos, los cuales tenían una reminiscencia a la sublimación (el cambio de estado de la materia de solido a gaseoso), cuando una de mis amigas al ver estos dibujos me preguntó si conocía acerca de los fractales. Y cuando investigué al respecto mi mente simplemente explotó con todas las posibilidades que tenía para componer inspirado en los fractales. Sumado al hecho de que muchos de mis primeros bocetos de proyectos con espejos calzaban, o mejor dicho, convergían en forma.

P: Cuéntanos alguna reflexión personal acerca de tus fractales.

JPB: Cada vez que imagino una obra con espejos, pasa lo mismo. No puedo saber cómo va a quedar o si va a funcionar hasta el momento en el que está colgada. De alguna manera cuando construyo mis piezas me guio un poco por el instinto; eso no quiere decir que antes no haga dibujos o bocetos. Ni la tecnología puede ayudarme a visualizar como se verá mi obra finalizada, sobre todo cuando trabajo con piezas rotas, ya que las uso tal cual, sin arreglos o pulidos. Es por ello que siempre digo que armar mis espejos es como armar un rompecabezas sin la imagen. Tengo la suerte de poder decir que hasta ahora, cada vez que instalo una obra me sorprendo sobremanera, ya que para mí es siempre una sorpresa cuando las veo finalizadas y colgadas.

“Fractales” se presenta en el Centro Colich, Jr. Colina 110, Barranco (Lima), del 1 al 29 de septiembre.

Enlace al evento: https://www.facebook.com/events/1634109756904269/

www.juanpedrobaca.com