El golpe de Estado contra Erdogan no funcionó o por lo menos eso es lo que nos dicen. Entre las medidas dispuestas están los despidos de más de 55 000 mil funcionarios de Estado, el encarcelamiento de más de 10 000 personas y la acusación de que serán considerados terroristas todos los partidarios de su rival político Fethullah Gülen, a quien se señala como instigador del golpe desde los Estados Unidos, ayúdanos a entender lo que está pasando

Baher Kamal: Turquía tiene una larga tradición de golpes de estado, el ejército es un aparato muy poderoso y se autoproclamó siempre guardián del laicismo. Con anteriores primeros ministros hubo varios golpes de estado por lo que el ejército está siempre al acecho. Aunque eso no justifica nada. Ahora dan por llamar como rival político a Fethullah Gülen, quién está en Estados Unidos. Es una historia muy larga, se cuenta que cuando Erdogan era Primer Ministro, hace más de 8 años, hubo sospechas de conspiración para un golpe. Se decía la versión oficial y luego la que no lo era, pero a la que yo tuve acceso en el mismo Estambul. Conozco que hubo un pacto entre el gobierno de Erdogan y entre el Señor Fethullah Gülen para que bien se le enjuiciara en Turquía o se marchara del país, al final se fue a Estados Unidos, a Pensilvania, una tierra muy basta y muy grande donde está acogido por los Estados Unidos de América.

Fethullah Gülen está ahora, más o menos, exiliado o residente en Estados Unidos, esa es la versión turca de los hermanos musulmanes, que como sabemos están muy fuertes y presentes en Turquía, en Egipto y llegaron a ocupar la Presidencia de la República hace más de dos años. Ellos están presentes en países como Túnez, Marruecos e incluso llegaron a formar un gobierno en Marruecos. Acerca de estos hermanos musulmanes, a mí, a veces, me divierte o me entristece la versión de los grandes medios de comunicación occidentales cuando dicen: “Islamistas moderados o no moderados, radicales y todo eso”. Es un ejercicio de butaca, de salón con gente con aire acondicionada que está muy bien. El tema es que una fracción de los islamistas o de los fundamentalistas islámicos liderada por este Gülen está protegida en el territorio de los Estados Unidos de América.

Baher, ¿entonces deberíamos descartar la idea de que Gülen pueda utilizar al ejército para generar un enfrentamiento de las fuerzas laicas en contra del islamismo?

Nada de eso, que haya pactado o no con el ejército, no lo sabemos todavía, pero podemos sospechar una tendencia laica que habría pactado con ellos, al respecto de las decisiones masivas de Fethullah Gülen que está en Estados Unidos. Tenía fuentes turcas muy cercanas a las esferas políticas quienes me dijeron que el movimiento de Fethullah Gülen controlaba las universidades, las escuelas, los sindicatos y las uniones de empresarios muy importantes como los de minerales, los de minería, los de arquitectura, los de ingeniería, y varios medios de información. Cada vez se asaltaban más medios de información por parte del régimen de Erdogan, se podía ver que perseguía al movimiento de Fethullah Gülen. En las noticias sabemos que se está haciendo una purga profunda para acabar con toda la presencia de los seguidores o simpatizantes de Fethullah Gülen y otra purga paralela a los generales, coroneles y altos mandos del ejército que no están contentos con la deriva hacia un Islamismo moderado con el régimen de Erdogan en Turquía. No sería de ciencia ficción descartar que un movimiento como el de Fethullah Gülen pactara con otra fuerza como la del ejército que es laica para desbancar al gobierno.

Hay algunos analistas que simplificando el asunto hablaban que se podía tratar de una represalia de los Estados Unidos por haberse acercado al gobierno Ruso de Vladimir Putin. ¿Algo de eso puede haber o ya se está entrando en otros intereses?

Hay otros intereses, en una primera parte hubo lo del acercamiento a Rusia, pero después fue todo lo contrario. Hace no muchos meses las fuerzas aéreas turcas derribaron un avión ruso y a partir de ese momento las relaciones fueron muy tensas. El avión ruso estaba justo en la línea fronteriza sobrevolando Siria que era su objetivo y su destino, Turquía dice que no, que pasó por el espacio aéreo turco, mientras los rusos dijeron que no, que estaban en el espacio aéreo ruso, sin embargo lo derribaron.

Una cosa es cierta, de vez en cuando, desde arriba del altísimo Washington llegan estos cambios de régimen o un régimen islamista, luego se llama al golpe de estado y después a esos golpistas les llaman moderados. Esto está ocurriendo en Oriente Medio una o dos veces al año por lo que no es sorprendente.

El tema en relación con la Unión Europea (UE) es muy importante. Hace muchas lunas (doce años) la UE accedió por fin, tras una negociación muy penosa (estuve muy cerca de ella), a iniciar el diálogo con Turquía para su posible, potencial, eventual y futura integración como socio de la UE en el 2004. Había fuerzas sorprendentes a favor y en contra que estuvieron precedidas por el Reino Unido, lo que era absolutamente favorable para el ingreso de Turquía desde dentro de la UE y Estados Unidos desde afuera (pero que siempre está dentro).

La UE tuvo que aceptar estas presiones, empezaron las negociaciones y les hablaron de 172 capítulos como reglas de honor, de ética, de moral en la UE y que Turquía debía adoptar para alinearse con los valores europeos: reglas políticas, reglas de derechos humanos, reglas de comercio y por supuesto reglas económicas.

Turquía fue adaptándose a estas reglas gradualmente y cada vez que cumplía con un paquete de estas normativas la UE decía que sí, pero luego empezaba con otro paquete de normas. En definitiva nunca hubo una intensión seria de parte de la UE de integrar a Turquía como miembro. En cambio sí hubo mucha intención y deseo de integrar a Turquía como mercado de consumo con sus 70 millones de consumidores turcos, quienes sí podían ser admitidos como receptores de las exportaciones europeas pero nada más. Las relaciones siempre fueron muy tensas entre Turquía y la UE por la intransigencia turca y por la falta de voluntad de la UE.

¿Bueno, pero con el último tratado que había hecho la UE con Turquía para devolver a los refugiados al país, esa tensión había aflojado un poco?

Sí, aflojaron unilateralmente al tiro de que la UE dijo no saber qué hacer con esos emigrantes. Los vendieron en una subasta humana sin precedentes y luego cada potencia europea se adjudicó un número, Alemania dijo “me quedo con un millón”, pero luego descubrieron que no sabían qué hacer con ellos porque tenían procesos electorales internos y los partidos conservadores empezaron a protestar, y con tal de no perder votos dijeron: “no queremos a los refugiados”. Fue ahí que surgió el pacto con Turquía para que se los quedaran a cambio de dos condiciones: dar a Turquía a partir de noviembre del año pasado 3000 millones pero no pagaron en noviembre y tampoco este año, y la segunda condición era que a partir del 1 de junio la UE iba a autorizar el acceso sin visa a los ciudadanos turcos. Pero una vez más la UE se ha quedado con los refugiados. Entonces fue cuando la UE impuso 72 normas nuevas que no estuvieron nunca en la mesa de negociación de mercadeo de refugiados, que explicaba que Turquía debía cumplir antes de autorizar esa entrada sin visa a los ciudadanos.

Hoy nos ha llegado a Pressenza un comunicado de la Confederación de Sindicatos Progresistas de Turquía, una declaración que están haciendo. Hay un estado de emergencia en Turquía y Francia y sabemos que en esa condición cualquier cosa es posible. En el comunicado la Confederación de Sindicatos expresa su preocupación y dice claramente que Turquía no necesita un estado de emergencia sino democracia, laicismo y posibilidad. ¿Cuál es la situación que podría pensarse para las organizaciones y movimientos sociales que existen en Turquía en la pugna que se está dando y en las purgas que comenzaron de manera inmediata después del golpe de estado?

Agrego, que Erdogan asusta mucho cuando amenaza con instaurar de vuelta la pena de muerte, con matar a todos los golpistas porque dice que el Estado no debe mantenerlos.

Los círculos de alianza de la OTAM empezó a hablar de Turquía, que era considerado elemento fundamental de la alianza militar occidental. Turquía es un socio incómodo, hubo rumores, insinuaciones y amenazas de una posible suspensión de su membresía e incluso de expulsión. Lo que no me parecería bien o mal, porque no se trata de una opinión o juzgar, pero en este caso con la misma regla: sí. La implantación de la pena de muerte en Turquía que había sido suspendida en el 2014 por cumplir una normativa de exigencia de la UE, si la regla es que el miembro de la OTAN que implante la pena de muerte debe ser expulsado, ¿qué hacemos con Estados Unidos?

Luego, lo que va a pasar dentro de las pequeñas organizaciones o grandes sindicatos en los estados de excepción y sobre todo en Oriente Medio es que autorizan a los gobernantes y autoridades a todo. Se suspenden los derechos, se congelan de manera que lo que le va a pasar a esta organización es lo que le pasa a cualquier otra persona o cualquier otra organización bajo un estado de emergencia o excepción.

Gracias, Baher, por la comunicación, que nos ayuda a descifrar mejor este enigma, que la verdad hay tantos intereses de por medio, que pugnan en ese territorio y que es gravísimo todo lo que pasa ahí porque repercute en el resto de continentes.
La entrevista fue realizada en el programa de la radio pública ecuatoriana En la Oreja, que se emite los viernes a las 9 hs de Ecuador por Pichincha Universal, 95.3 fm.