Científicos chinos hallan restos de agua en la Luna, algunos de los cuales tienen un origen autóctono lunar, informa este viernes el medio estatal CGTN.

Según el medio local, los científicos lograron identificar al menos dos fuentes de procedencia: agua traída por vientos solares y otra autóctona de la Luna.

Los expertos se basaron en información recabada a partir de muestras lunares e imágenes recogidas por la misión Chang’e 5 y publicaron el martes los resultados de su investigación en la revista científica Nature Communications.

La región en la que aterrizó la misión Chang’e 5 contenía minerales apatitos que mostraban restos autóctonos de hidroxilo, que, formado por un átomo de hidrógeno y otro de oxígeno, es el principal ingrediente del agua.

El análisis de laboratorio de las muestras, que devolvió el módulo de aterrizaje en 2021, descubrió al menos un mineral hidratado, la hidroxiapatita, lo que demuestra la existencia de “agua” del proceso de cristalización magmática.

Uno de los propósitos de la Chang’e 5 era precisamente investigar la existencia de agua lunar, clave para entender la formación y evolución de nuestro satélite. La presencia de agua en la Luna podría surtir a posibles asentamientos humanos en el futuro, apunta el medio.

El artículo original se puede leer aquí