Los líderes de Suecia y Finlandia han anunciado formalmente que solicitarán unirse a la OTAN en unos días, poniendo fin a décadas de neutralidad. Si son aceptados, Suecia y Finlandia se convertirían en los países miembros 31 y 32 de la OTAN. Finlandia comparte una frontera de más de 1.300 kilómetros con Rusia; país que advirtió a Suecia y Finlandia que sería un “grave error” unirse a la OTAN. El sábado, Rusia, que proporciona el 10% de la electricidad de Finlandia, cortó su abastecimiento de energía eléctrica al país nórdico. La primera ministra sueca, Magdalena Andersson, brindó declaraciones el domingo.

Primera Ministra Magdalena Andersson: “Hoy, el Partido Socialdemócrata ha llegado a la conclusión de que Suecia debería unirse a la OTAN. Durante 200 años hemos tenido una política de no alineamiento militar que ha sido útil para Suecia, pero el tema en cuestión es si el no alineamiento militar nos seguirá beneficiando. La invasión no provocada de Rusia a Ucrania no solo es ilegal e indefendible, sino que también socava el orden de seguridad europeo sobre el que Suecia construye su seguridad”.

Turquía, que es miembro de la OTAN, ha expresado su preocupación por la incorporación de Finlandia y Suecia a la alianza militar, sin embargo no se espera que vete su ingreso. Turquía ha acusado durante mucho tiempo a Suecia de apoyar al PKK, el Partido de los Trabajadores del Kurdistán, que está prohibido en Turquía.

El artículo original se puede leer aquí