Un grupo de arqueólogos descubre una monumental tumba datada de hace 2000 años con treinta momias en la ciudad de Asuán, en el sur de Egipto.

Conforme a las estimaciones preliminares de los científicos, se trata de una necrópolis en la que una familia enterró a sus muertos a lo largo de generaciones, que abarcaron los periodos ptolemaico y romano, es decir, del siglo I antes de Cristo a los siglos II o III de nuestra era, según ha informado recientemente el portal Live Science.

El sepulcro consiste en cuatro cámaras, y entre las momias hay restos de personas de diferentes edades, incluidos varios ancianos con artritis, así como niños y un recién nacido.

Esta tumba es una de las 300 recientemente encontradas en la zona, pero mientras que la mayoría de ellas fueron descubiertas bajo tierra o excavadas en colinas rocosas, esta fue hallada en el interior de una estructura terrestre de mayor tamaño, que podría haberse utilizado también como lugar de sacrificio, según los investigadores.

Como confirmación de que se usaba como lugar de sacrificio, la arqueóloga Patrizia Piacentini y su equipo encontraron rastros de fuego en las paredes de la estructura, posiblemente fruto de ese tipo de ceremonia. Sin embargo, Piacentini indicó en una entrevista con el medio que algunas de las marcas de fuego también podrían haber sido hechas por ladrones de tumbas.

El artículo original se puede leer aquí