La luna Mimas de Saturno está cubierta con una capa de hielo de hasta 31 kilómetros de grueso, pero astrónomos creen que hay un océano oculto bajo la superficie helada.

La misión Cassini de la Administración Nacional de Aeronáutica y del Espacio de EE.UU. (NASA, por sus siglas en inglés) identificó una curiosa libración en la rotación de la luna Mimas de Saturno, que a menudo apunta a un cuerpo geológicamente activo capaz de albergar un océano interno.

El estudio, publicado el miércoles por el equipo de investigación de la doctora Alyssa Rhoden delSwRI (siglas inglesas por el Instituto de Investigación del Sudoeste), mostró que si de verdad Mimas tiene un océano, representará una nueva clase de pequeños mundos oceánicos “sigilosos” con superficies que “no traicionan la existencia del océano”.

Aunque nuestros resultados respaldan un océano actual dentro de Mimas, es un desafío reconciliar las características geológicas y orbitales de la luna con nuestra comprensión actual de su evolución orbital térmica”, subrayó Rhoden al respecto.

De este modo, al explorar el tamaño y las predicciones de formación de Mimas, el equipo determinó que su calor interno sería suficiente para sustentar un océano global de agua líquida, de entre 24 y 31 kilómetros por debajo de una gruesa corteza de hielo, lo suficientemente profunda como para no agrietar la superficie, indicó el estudio.

El artículo original se puede leer aquí