PROSA POÉTICA

Hoy me reconocí, me vi. En el niño y en el hombre con bigotes, en la mujer gorda y en el hombre delgado.

En un anciano y en el joven me reconocí, en el impedido y en el loco. Me reconocí en el de piel blanca, morena y amarilla.

Estoy en todas partes y nunca me vi. Re-conocimiento. Re-conocimiento

¿Por qué no nos vemos? ¡Todo cambia cuando ello ocurre!

Ves el dolor del otro y quieres sanarlo. Ves la alegría del otro y quieres celebrarla. Ves el sufrimiento de aquel y es urgencia recomponer su alma.

Cuando me reconozca en una piedra, nada volverá a ser igual, nunca más, nunca más…